14/12/12

Concepto de ideología en Antonio Gramsci, Louis Althusser & Raymond Williams

María Eugenia Díaz Jiménez

Es principalmente a través de autores como Gramsci y Althusser que en el seno de los Estudios Culturales británicos (y específicamente en teóricos como Raymond Williams) se establece el nexo con el marxismo. Vínculo en términos de encuentro y de distancia. Por un lado, la crítica a un cierto reduccionismo y economicismo, que conlleva directamente a la réplica a la relación estructura-superestructura y, también, al tema de la ideología como falsa conciencia.

PDF
En Gramsci la noción de cultura está planteada en términos de la lucha por establecer la hegemonía social, por tanto, como un campo en disputa, en cuyo funcionamiento intervienen las distintas instituciones. En este sentido es que integra en su reflexión la expresión de ‘sociedad civil’ y señala: “hay que distinguir entre la sociedad civil, tal como la entiende Hegel y en el sentido en que la expresión se utiliza a menudo en estas notas, o sea, en el sentido de hegemonía política y cultural de un grupo social sobre la entera sociedad, como contenido ético del Estado”.

Por lo tanto, la cultura queda erigida en el centro de una tensión entre mecanismos de dominación y resistencia. La aprehensión de los contenidos ideológicos en una cultura no consiste sino en captar, en un contexto determinado, qué hay en los sistemas de valores, en las representaciones que entrañan, que actúa como impulso de los procesos de resistencia o aceptación del mundo social tal como es.

En Williams una parte central de su labor va a consistir en la búsqueda de autores que, aún apelando a la herencia marxista, ayudan a superar las interpretaciones mecanicistas y economicistas y a identificar las mediaciones. Lo que explica el interés por las obras de Gramsci. A las teorías esencialistas del Estado y la clase, al reduccionismo económico, al reduccionismo de un concepto de clase que hace volver cualquiera de las formas de lucha social al regazo del conflicto de clase, el enfoque gramsciano opone una reflexión acerca del vínculo que el Estado mantiene con la sociedad civil y un interrogante sobre las culturas populares, sobre la noción de lo "nacional-popular" y sobre la función que cumplen los intelectuales en la edificación de la hegemonía de un grupo social. Este enfoque coloca en el corazón de sus problemáticas el papel desempeñado por las ideologías, así como por sus vectores de difusión, como instrumentos estratégicos de una dominación-hegemonía, es decir, de la capacidad de un grupo social para desempeñar un papel de dirección intelectual y moral y para construir una relación de poder que no se agota ni limita en la mera fuerza o en la consecuencia mecánica de las relaciones económicas de producción.