9/11/12

Marx y la Historia

Eric Hobsbawm ✆ Castino
Eric Hobsbawm

Français
Estamos aquí para discutir temas y problemas de la concepción marxista de la historia, cien años después de la muerte de Marx. Este no es un ritual de celebración de su centenario, pero si es importante que comencemos por recordar el papel único de Marx dentro de la historiografía. Lo hare sencillamente por medio de tres ilustraciones. La primera es autobiográfica. Cuando yo era estudiante en Cambridge en los años treinta, muchos de los hombres y mujeres más aptos se afiliaron al Partido Comunista. Pero como esta era una época muy brillante en la historia de una universidad muy distinguida, muchos de ellos estaban profundamente influidos por los grandes nombres a cuyos pies nos sentábamos. Allí, entre los jóvenes comunistas, solíamos decir en broma que los filósofos comunistas eran wittgensteinianos, los economistas comunistas eran keynesianos, los estudiantes comunistas de la literatura eran discípulos de F .R. Leavis.

¿Y los historiadores? Eran marxistas, porque no había ningún historiador que conociéramos en Cambridge --ni en ninguna otra parte y conocíamos a algunos grandes, como Marc Bloch-- que pudiera competir con Marx como maestro y como inspiración. Mi segundo ejemplo es similar.

Treinta años después, en 1969, Sir John Hicks, ganador del premio Nobel, publicó su ‘Teoría de la Historia Económica’. Escribió: “La mayoría de aquellos [que deseen otorgar un lugar al curso general de la historia] usarían las categorías marxianas, o alguna versión modificada de ellas, ya que no hay muchas versiones alternativas disponibles. Sin embargo, sigue siendo extraordinario que cien años después de Das Kapital [...] no haya surgido mucho mas.” 

 Mi tercera ilustración proviene del espléndido libro de Fernand Braudel ‘El capitalismo y la vida material’, un libro cuyo título mismo indica un vínculo con Marx. En ese ilustre trabajo se alude a Marx más que a ningún otro autor, más aun que a cualquier otro autor francés. Un tributo de esta naturaleza de un país no muy dado a subestimar a sus pensadores nacionales, es en sí impresionante.

>> Texto completo / PDF


>> Lire la suite / PDF