22/9/12

Principios de justicia en el pensamiento de Ernesto Che Guevara

Che Guevara Hossein Safish
Fernando Lizárraga

 “El Che es inconcebible sin el socialismo. Pero a su vez, el socialismo de Marx y Lenin es inconcebible sin el Che”: Adolfo Sánchez Vázquez

Dijo entonces el Che: “Nuestra fuerza de corazón ha de probarse aceptando el reto de la Esfinge y no esquivando su interrogación formidable”. Había regresado del África y sus pies hinchados pronto pisarían Bolivia. La Unión Soviética se obstinaba, por aquellos días, en perpetuar la brutal degeneración stalinista. El Tercer Mundo ardía en medio de luchas de liberación; muchas esperanzas se encendían. Los obreros de los países centrales se conformaban con los módicos beneficios de la prosperidad de posguerra; muchas esperanzas se esfumaban. El bloqueo yanqui sobre Cuba se hacía cada vez más asfixiante.

PDF
Una Esfinge se había posado en un peñasco andino y devoraba a quienes no acertaran a responder su acertijo. La bestia estéril amenazaba a los pueblos. Era una Esfinge nunca vista. Como todas las esfinges tenía un origen incestuoso. Había nacido de entidades abominables. Esta esfinge moderna tenía cabeza soviética, alas de águilas calvas, cola de dragón chino, y cuerpo de león colonialista.


Cierto día, el Che llegó a la encrucijada. El monstruo le preguntó: “¿Cuál es la criatura que nace de la entraña sangrienta del capitalismo, trabaja sin descanso hasta transformar el mundo y transformarse a sí misma, y luego goza de una utopía posible?” El Che respondió: “El Hombre Nuevo”. La Esfinge se arrojó al vacío. El Che siguió su camino. Hay quienes dicen que el Che ha regresado, otros afirman que nunca se fue. Y el Hombre Nuevo sigue siendo una promesa, un proyecto inacabado. Hay que hacerlo, con celeridad, apremiaba el Che. El Hombre Nuevo era una visión para este siglo, el siglo XXI.