31/8/12

Octava carta a las izquierdas / Las últimas trincheras

Boaventura
de Sousa Santos
Boaventura de Sousa Santos

¿Qué pasa para que el poder, una vez conquistado, se vuelva tan fácil y violentamente contra quien luchó para que fuese poder? ¿Por qué razón, siendo un poder de las mayorías más pobres, es ejercido en favor de las minorías más ricas? ¿Por qué es que, en este dominio, es cada vez más difícil distinguir entre los países del norte y los países del sur?

Los hechos

Leia em Português
En los últimos años, los partidos socialistas de varios países europeos (Grecia, Portugal y España) mostraron que podían velar tan bien por los intereses de los acreedores y especuladores internacionales como cualquier partido de derecho, no pareciendo nada anormal que los derechos de los trabajadores fuesen expuestos a las cotizaciones de las bolsas de valores y, por tanto, devorados por ellas. En África del Sur, la policía al servicio del gobierno de ANC, que luchó contra el apartheid en nombre de las minorías negras, mata 34 mineros en huelga para defender los intereses de una empresa minera inglesa.

La rebelión del presente / Notas de “excepción” en medio de la época intifadista

Rodrigo Karmy Bolton
                                                  
“En mis ruinas verdea la sombra / Y el lobo dormita en mi piel de cordero / Y sueña igual que yo / Igual que un ángel, / Que la vida está aquí...”: Mahmud Darwish, “Estado de sitio”

Especial para Gramscimanía
El título de nuestra comunicación amerita un comentario inicial: no se trata del “presente de la rebelión” como de la “rebelión del presente”, es decir, de un relámpago que corta la continuidad de los flujos, suspende el peso de la historia, y revoca al poder de la soberanía. El relámpago hoy día lleva el nombre de “intifada” (“revueltas” en árabe). En su ser-relámpago las intifadas han puesto a la orden del día una nueva forma de lo político en la que el presente reivindica sus derechos. Un presente que, paradójicamente, disloca las agujas del reloj pues suspende al tiempo cronológico ejerciendo sobre él una contracción tal, que el pasado y el presente se tocan en un sólo instante. El presente intifadista es el lugar en que se desactiva la diferencia entre la ley y la vida, entre el universal y el particular, poniéndose en juego la múltiple intensidad de una vida. Si es cierta la tesis de Alain Badiou, según la cual, las guerras contemporáneas se caracterizarían por la destrucción de todo presente, es decir, por el eterno diferir de la excepcionalidad en el incondicionado despliegue de los dispositivos de seguridad a nivel global, entonces el relampagueo de la intifada vendría a restituir un presente que no es más que la inmanencia en la que se juega todo vivir. La tesis de nuestra conferencia es que el relámpago intifadista no sería otra cosa que una  rebelión del presente.

Apuntes sobre Gramsci / A propósito de una biografía

Fernando Rosso

"Vida de Antonio Gramsci" de Giuseppe Fiori nos reafirmó el valor del relato biográfico. No pretendemos hacer una reseña de esta biografía pionera sobre la vida de Gramsci, sólo destacar algunos elementos de su formación que, creemos, ayudan a pensar su legado y sus "antinomias".

 Es cierta una afirmación del autor que dice que "conociendo al hombre" se explican mejor algunos fundamentos de sus ideas, la historia y los motores de su lucha. Ayuda a entender por qué desarrolló cierta sensibilidad y no otra. Y de conjunto es un aporte para comprender sus puntos fuertes y débiles. Fiori lo sintetiza afirmando que a "la cabeza" hay que agregarle "piernas y cuerpo". La humanización el personaje, sobre todo si se trata de hombres de la talla de Gramsci, permiten pensar que su excepcionalidad tiene también una historia y que antes de ser lo que fueron, recorrieron una trayectoria personal y política. 

Acto de presentación de las
Obras Escogidas de Trotsky
Si son genios u hombres destacados permite situar su genialidad o sus talentos y relacionarlo con su época y con su historia de vida, acercarse a las causas vitales que los llevaron a unir sus destinos, como en este caso, al destino de la revolución y a la causa del proletariado. Con esta biografía, por ejemplo, (re) descubrimos la marca que el "sardismo" dejó en todo el itinerario político e intelectual de Gramsci. Su origen meriodional, ser "poco menos que un bárbaro", "genéticamente incapaz", como llegaron a ser cualificados incluso "teóricamente" los habitantes de la isla de Cerdeña, generaba el odio contra la Italia septentrional rica y prepotente. El odio era indiferenciado, por todo y contra todos, sin identificación de clases. El regionalismo provinciano contra cierta forma de opresión nacional, fue el primer posicionamiento político de Gramsci.

30/8/12

Sigmund Freud & Carl Gustav Jung / Un testimonio sobre la relación de amistad de tipo epistolar

Luis Roca Jusmet

Especial para Gramscimanía
Sigmund Freud y Carl Jung fueron dos personajes fundamentales del siglo XX. Aunque no con la misma intensidad. Freud fue más consistente y tuvo una mayor importancia: fundó uno de los grandes movimientos del siglo, el psicoanálisis. Independientemente del valor teórico y práctico que se le dé, lo cierto es que es fundamental para entender el imaginario de la sociedad europea y americana del siglo XX. No es correcto decir que el psicoanálisis está superado, ya que la polémica continua en los mismos términos que en el momento de su fundación. Este libro es un documento imprescindible para los interesados en cualquiera de las dos biografías. Pero sobre todo para los interesados en el movimiento psicoanalítico. 

La relación entre Freud y Jung es, en todo caso, muy interesante. Precisamente el cine acaba de ponerla en primer plano con la sugestiva película Un método peligroso. Pero lo cierto es que hay un tercer personaje en la película, la psicoanalista rusa que da un tono dramático y amoroso que prácticamente no aparece en la correspondencia que nos ocupa. La correspondencia resulta algo ardua porque está llena de elementos anecdóticos. Pero incluso estos tienen su interés para el público especializado. 

Más allá de lo específico hay que reconocer que es todo un testimonio sobre la relación de amistad de tipo epistolar. La relación es particularmente intensa y se desarrolla básicamente por esta vía. Los encuentros directos de Freud y de Jung son escasos. Curiosamente la ansiedad con que Freud asume la relación, sus expectativas, ponen de manifiesto la dependencia de Freud con respecto a Jung y no al revés. La relación se plantea en unos términos de relación padre-hijo por parte de Jung pero está claro que lo que espera Freud de Jung no es algo filial sino una relación amistosa de una cierta ambigüedad. 

La palabra como exigencia alucinada de lo real / Acercamiento a la obra poética de Miguel Hernández

Miguel Hernández  Kikelín
Julio Rafael Silva Sánchez

Prefacio / Crónica y poesía van de la mano algunas veces

“La memoria en todo tiempo privilegia la esperanza de la vida”: Eugenio Montejo, 2007

Especial para Gramscimanía
Finales de la década del setenta: tardes de sol, cerdo asado y cachapas de maíz tierno con queso de mano, a la sombra de los samanes,  en La Rosaliera, la hermosa finca de José León Tapia, en Barinas. Nuestro anfitrión nos contaría que allí mismo, en aquella mata, cerca del jagüey, estuvieron conversando no hacía mucho, puntuales, cumplidores, expectantes por la dimensión de la invitación que les había cursado: el poeta Alí Lameda, con su parsimonia acostumbrada, Luis Alberto Crespo, dispuesto a montar su nuevo caballo recién llegadito de Carora y José Vicente Abreu, con su elegante pelo e´ guama, regalo de José Agustín Catalá, quien lo había adquirido esa semana en Valencia, donde Otto Schimerr, aquel bondadoso alemán aclimatado en esos predios hacía tantos años.

29/8/12

Un esbozo de guión cinematográfico [para aproximarse a Marx] de Francisco Fernández-Buey

Salvador López Arnal

Para Neus Porta. In memoriam et ad honorem

Especial para Gramscimanía
El cine era una de las grandes pasiones de Francisco Fernández Buey. Habrá que hablar de ello en alguna ocasión. En una de sus grandes conferencias, una que impartió en Barcelona sobre el comunismo del pasado siglo, nos regaló un guión –inolvidable- que tomaba como motivo la maleta perdida de Lukács, otro de sus referentes filosóficos.

Otra de sus pasiones (y preocupaciones) –prueba nítida de donde tenía ubicados sus pies: en tierra, en tierra firme cuando era necesario- era revisar la tradición marxista para que ésta tuviera continuidad entre los más jóvenes, entre personas de otras generaciones que no habían tenido, que no habían podido tener por edad sus vivencias.

El prisma del Lenguaje

Luis Roca Jusmet

Especial para Gramscimanía
Quizás la palabra imprescindible sea excesiva, pero en todo caso sí me parece que es un libro necesario para salir de la confusión en que estamos sumergidos la mayoría respecto a lo que dicen hoy los lingüistas sobre la relación entre el lenguaje, el pensamiento y el mundo. Políticamente comprobamos cómo se utiliza tanto el relativismo como el universalismo lingüístico para justificar las propias posiciones. Los nacionalistas quieren sostener la identidad política que reivindican sobre una identidad cultural que en la mayoría de los casos remite a la lengua. De esta manera, dicen que cada pueblo tiene una cultura propia que viene determinada fundamentalmente por una lengua propia y que ésta genera un mundo propio, una manera específica de concebir el mundo. Sus críticos afirman que hoy los lingüistas defienden que la lengua es simplemente un instrumento y que sus bases, siguiendo el innatismo de Chomsky, son universales entre todos los humanos. Al mismo tiempo, estos planteamientos sobre el relativismo/universalismo lingüístico tienen mucho calado filosófico. 

Guy Deutscher
De hecho, el lenguaje, sobre todo como manera de acceder a lo real, ha sido uno de los temas estrellas de la segunda mitad del siglo XX, y todavía continúa. De Wittgenstein y Heidegger llegamos al famoso giro lingüístico enunciado por Rorty, a partir del cual justifica una teoría convencionalista de la verdad. Igualmente, todos los estructuralistas, post-estructuralistas y post-modernistas han teorizado sobre el tema. Por todas estas razones me parece muy importante que un lingüista consistente y abierto coja el toro por los cuernos e intente concretar, con todos sus matices, qué es lo que puede sostener desde la ciencia lingüística sobre el problema.

27/8/12

Slavoj Žižek / La paradoja de la sociedad permisiva es que nos regula como nunca antes

Foto: Slavoj Žižek
Slavoj Žižek en Buenos Aires [dio] una serie de conferencias en la Facultad de Filosofía (UBA), la Biblioteca Nacional y el Malba. El prestigioso ensayista esloveno, autor de unos cincuenta libros, hizo gala de su proverbial humor y habló sobre los límites de la democracia liberal y del comunismo. Además, criticó el mandato actual que culpabiliza al que no goza "lo suficiente" y a esta sociedad permisiva que, paradójicamente, es "la que nos regula como nunca antes".
 —A 20 años de la recuperación de la democracia en la Argentina, se afianzaron las libertades, pero la mitad del país se hundió en la pobreza. Este contraste no es sólo local ¿A qué atribuye esta tensión contemporánea entre libertad e igualdad?
 —Si lo que entendemos por democracia es su variante liberal, hoy dominante, la triste conclusión es que en general está produciendo mayor desigualdad. Las razones son complejas. Tras la desaparición de la izquierda como fuerza política que pretendía un cambio de sistema social surgió una nueva izquierda, que en Europa se denominó "tercera vía" (con Blair, Schröeder y otros). Irónicamente, se basa en lo siguiente: el capitalismo ganó, por eso no nos tenemos que meter con la economía. Recuerdo que en una época se hablaba del socialismo con rostro humano; ellos ofrecen un capitalismo con rostro humano. Dicen que pueden mejorar la salud, por ejemplo, sin perturbar el funcionamiento del mercado. Esta nueva izquierda es la que mejor representa los intereses del conjunto del capitalismo.

Paco Fernández-Buey / Arden las pérdidas

Paisaje ✆ Juan Luis Jardí
Víctor Ríos

El sábado 25 de agosto a media tarde nos ha dejado Paco Fernández-Buey. Arden las pérdidas. El dolor por su muerte bien puede expresarse con este título de un libro de poemas de Antonio Gamoneda, alguien a quien Paco tuvo siempre en gran aprecio y de quien ha sido lector asiduo.

 Se nos ha muerto una persona buena, de las que dejan huella por su ejemplar forma de ser y de estar en el mundo: sensible, íntegra, lúcida, generosa. Además se nos va un revolucionario a carta cabal: un rojo cultivador de la tradición de Marx y de una identidad comunista a la que, sin desteñirla, fue incorporando desde los años setenta del siglo pasado un enfoque ecológicamente fundamentado, las contribuciones del feminismo, del pacifismo y la desobediencia civil, y de un renovado internacionalismo.

Testimonio de su compromiso con las causas que ha defendido lo ha sido su militancia en el movimiento estudiantil universitario, participando en la fundación del Sindicato Democrático de Estudiantes bajo el franquismo, siendo expedientado por ello, y luego en el movimiento de profesores no numerarios, su militancia en el PSUC durante la dictadura, su papel en la creación del sindicato de Comisiones Obreras de la Enseñanza y del Comité Antinuclear de Cataluña, su activa participación en el movimiento pacifista y contra la entrada y permanencia de España en la OTAN…

26/8/12

Francisco Fernández-Buey fue, es y seguirá siendo un modelo intelectual, político y personal

Francisco Fernández-Buey ✆ Allan MacDonald 
José Luis Moreno Pestaña

A principio de verano nos dejó Ángel de Lucas y acaba de hacerlo Francisco Fernández Buey, Paco, ligado a muchísima gente que aprecio. He coincidido con él en varias ocasiones y, sobre todo, recuerdo una conferencia en Linares, en el 60 aniversario de la muerte de Antonio Gramsci.

Paco habló acompañado por Juan Carlos Rodríguez. Creo que ninguno de los asistentes a una abarrotada y fría Casa del Pueblo -un 27 de noviembre- deseó aquella noche estar en otro sitio que escuchando al maestro palentino de origen –y barcelonés de adopción- y al maestro vitoriano de origen –y granadino de vida y residencia. Paco y Juan Carlos, personas tan inteligentes como poco pedantes, se animaron a compartir charla y copas con todos los asistentes y se fueron, como buenos invitados, los últimos, cuando empezaba a clarear. Al día siguiente anduvimos hasta la hoy inexistente Factoría de Santana, que en aquellos días representaba la resistencia de los trabajadores. Paco y Juan Carlos, contentísimos de ese paseo al hoy desmantelado pulmón obrero de mi tierra, siguieron hablando con todos, de todo. Fue, para la panda de amigos, un gran día de 1997. Mi amigo Sebastián Martínez Solás, organizador del acto, me ha enviado la trascripción que tuvo a bien realizar. Los lectores la tienen más abajo.

Ante la muerte del filósofo Paco Fernández-Buey

Foto: Paco Fernández-Buey
Además de catedrático y político, Fernández era un prolífico autor de ensayos, libros y artículos sobre teoría marxista y altermundialismo. El histórico militante y filósofo comunista Francisco Fernández Buey, fue uno de los cofundadores de Izquierda Unida, falleció el sábado a los 69 años.

Entrevista con 
Fernández-Buey (I & II)
Impartía una cátedra de Filosofía del Derecho, Moral y Política en la Universidad Pompeu Fabra, en Barcelona. Además, ha sido autor de diversos ensayos: 'Lenin', 'Ensayos sobre Gramsci', 'Contribución a la crítica del marxismo cientificista' o 'La ilusión del método', entre otros. Fernández fue expulsado de la universidad en 1966 por su activismo antifranquista, año en que fundó el Sindicato Democrático de Estudiantes en la Universidad de Barcelona, y fue militante del Partit Socialista Unificat de Catalunya, la rama catalana del PCE.

Posteriormente, estuvo entre los delegados del congreso fundacional de Izquierda Unida. Desde este partido han transmitido ya sus condolencias: "Lamentamos profundamente el fallecimiento de Paco Fernández Buey. El pensamiento emancipador pierde a una de sus mejores cabezas". La formación Izquierda Anticapitalista también ha querido transmitir un mensaje "en memoria de Paco Fernández Buey. Que la tierra te sea leve compañero".

Gramsci y la sociedad / De la crítica de la sociología marxista a la ciencia de la política

Antonio Gramsci Renzo Galeotto
Fabio Frosini

En los Cuadernos de la cárcel la crítica de la sociología conduce a la elaboración de una “ciencia de la política”. En este ensayo se muestra cómo esa crítica —que nace como intervención política en el contexto del comunismo de la Tercera Internacional— se entrelaza con los nudos cruciales de la reflexión de Gramsci, como la relación entre teoría y política (y el estatus de la teoría) y entre filosofía e ideología, y los conceptos de necesidad histórica, ley y ciencia. Se muestra cómo el resultado de la investigación consiste, para Gramsci, no tanto en el rechazo de la idea de una legalidad social, sino en la redefinición de la “ley” social e histórica en términos de “regularidad”, noción en la cual se sintetizan voluntad política y necesidad económica.
Fabio Frosini

Cuestiones de método

PDF
En este escrito quiero examinar algunos aspectos del legado manuscrito de Antonio Gramsci. Como es de sobra conocido, tras su encarcelamiento (8 noviembre 1926) con una condena a 20 años, 4 meses y 5 días de prisión (4 de junio de 1928) por los delitos de conspiración, instigación al cambio violento de la Constitución del Estado y de la forma de gobierno, incitación al odio entre las clases (y varios delitos menores) y el sucesivo traslado a la “casa penal especial” para “detenidos que sufren enfermedades físicas y psíquicas” de Turi di Bari (a donde fue enviado tras una visita médica), Gramsci obtuvo el permiso de tomar apuntes. En el momento de su muerte (el 27 de abril de 1937) dejó 29 cuadernos de apuntes, que después de la guerra fueron publicados (entre1949 y 1951) por Palmiro Togliatti y Felice Platone en una edición temática,1 y finalmente en 1975 Valentino Gerratana publicó la edición crítica con el título de Cuadernos de la cárcel.2 A diferencia de la primera edición, ésta presentaba el manuscrito original completo, publicando los 29 cuadernos, tal y como fueron escritos por el autor, en un orden cronológico establecido por el compilador a través de diversos indicios directos e indirectos.

Francisco Fernández-Buey / Cada día oigo a más jóvenes usar el término utopía

Francisco Fernández-Buey ✆ Alejandro Pérez
Emilia Lanzas

La utopía como un ideal regulador, como una hipótesis de trabajo, como una ilusión natural. Un mundo futuro en el que la persona sea el centro de todas las cosas, sin clases, sin poder, sin propiedad, sin explotación. El último libro de FF-B –filósofo, luchador comunista y profesor–, ‘Utopías e ilusiones naturales’, es un profundo estudio histórico y reflexivo sobre el devenir de las utopías, tan presentes, tan necesarias.

DIAGONAL: La utopía como aspiración y búsqueda, aunque siempre ha estado presente, ha irrumpido con fuerza renovada. ¿Cuáles son los motivos principales de este resurgimiento?

FFB: El renacer de la utopía se puede fechar. Se viene produciendo desde el inicio de la década actual. Y los motivos de este renacimiento son básicamente tres: la agudización del malestar que ha producido en todo el mundo el capitalismo salvaje, eso que se suele llamar globalización neoliberal; la comprobación de que el mundo que ha salido de ahí (el mundo de la guerra y del expolio permanente, de la crisis ecológica global y del aumento de las desigualdades) es un escándalo moral; y la sensación de que otro mundo es posible, de que pensando y luchando con los oprimidos y humillados puede haber alternativas.

25/8/12

Volver a leer a Gramsci

Francisco Fernández-Buey

Desde la aparición de la edición crítica de los Quaderni del carcere preparada por Valentino Gerratana (Einaudi, Turín, 1975) han visto la luz en Italia muchas piezas inéditas del epistolario de Gramsci y de Julia y Tatiana Schucht, su mujer y su cuñada (que fue la persona que más cerca estuvo de Gramsci entre 1927 y 1937), así como un considerable número de documentos que aclaran aspectos poco conocidos de la biografía del pensador sardo y permiten interpretar mejor ciertos pasos oscuros de los cuadernos que escribió en las cárceles musolinianas. Entre estos últimos documentos, lo más importante para el conocimiento preciso de lo que fue la evolución de Antonio Gramsci durante los años de la cárcel es la correspondencia entre Piero Sraffa y Tatiana Schucht, que fue publicada en 1991.

Por otra parte, y en relación con esta documentación nueva, los estudios gramscianos han crecido exponencialmente en todo el mundo. En el último tercio del siglo XX Gramsci dejó de ser "la moda" en que quiso convertirle cierto politicismo de la década de los setenta y pasó a ser estudiado como un clásico del pensamiento político.

Murió Francisco Fernández-Buey / Centró su ocupación en la filosofía de la cultura, en la línea marcada por Gramsci

Foto: Francisco Fernández-Buey
Paco Fernández-Buey (Palencia, 1943-Barcelona, 2012) ha muerto en Barcelona víctima de un cáncer. Hace unos años ya había sufrido la enfermedad, a la que combatió con tanta voluntad como ponía en casi todo. Cuando se le reprodujo tuvo una primera fase en la que confiaba en una nueva victoria. No ha sido así. Hace unas semanas confesaba su agotamiento, en parte, por la lucha contra los dolores que le distraían de otras ocupaciones.

Empezó su actividad docente en la Universidad de Barcelona en 1972. Eran tiempos extraños. Él impartía un curso para estudiantes de los cursos tercero a quinto. El objeto central de la enseñanza era la obra del filósofo italiano Antonio Gramsci, pero la asignatura se llamaba algo así como Teoría y Sociedad, no fuera a ser que las autoridades se inquietaran. Y se inquietaban mucho. El propio Fernández-Buey les resultaba inquietante. Las autoridades eran, sobre todo, las políticas, las académicas habían empezado a cambiar gracias, también, a una generación de estudiantes a la que pertenecía el propio Paco Fernández-Buey.

24/8/12

Ludovico Silva & Bolívar Echeverría: Dos aproximaciones del marxismo crítico al estudio de la ideología

Sandro Brito Rojas

El intereses central de esta ponencia es exponer críticamente algunas aristas de las aproximaciones teóricas al problema de la ideología que elaboraron dos representantes del marxismo latinoamericano durante la primera mitad de la década de 1970: Ludovico Silva, uno de los filósofos marxistas más importantes de Venezuela y Bolívar Echeverría (recientemente fallecido) uno de los teóricos marxistas más relevantes de Ecuador y de la región latinoamericana en las últimas décadas. Básicamente intento dar cuenta de algunas de las aristas de las contribuciones que estos representantes del marxismo latinoamericano hicieron a la renovación histórica de la reflexión sobre la ideología.

PDF
Como parte de ello sostengo que ambas aproximaciones ofrecen elementos pertinentes y que se pueden articular para pensar la cuestión ideológica y su despliegue en el capitalismo contemporáneo. En lo que sigue ofrezco pues, en primera, una breve presentación de ambos autores y de los aspectos que abordaremos, en segunda, algunas coordenadas básicas sobre el debate en torno de la ideología, y finalmente presento los aspectos que me interesa destacar del abordaje de estos autores a la cuestión de la ideología.

La cuestión del poder en Marx

Adolfo Sánchez Vázquez

La cuestión del poder en Marx es una de las más debatidas de su pensamiento desde una perspectiva o retrospectiva actual. Antes de abordarla, no será superfluo adentrarse en el terreno más general de la naturaleza del poder. Siguiendo un viejo uso conceptual, digamos primero lo que, a nuestro juicio, no es el poder. No es una cosa o la cualidad de un objeto en sí que se conquista, posee o mantiene. Tampoco es la cualidad o capacidad de un sujeto en sí, ya que éste sólo dispone de ella en virtud de un conjunto de condiciones o circunstancias que hacen posible su poder. Y esto puede documentarse tanto con el ejemplo de personalidades históricas excepcionales (un César, un Napoleón o un Lenin) o el de un individuo francamente mediocre como Luis Bonaparte, que, de acuerdo con el retrato que de él trazó Marx en El 18 brumario…, parecía negado personalmente para alcanzar el poder que efectivamente alcanzó. Así pues, el poder no es propio de un objeto ni de un sujeto en sí. Sólo existe en relación con lo que está fuera de él: circunstancias históricas, condiciones sociales, determinadas estructuras, etcétera. El poder no es inmanente. Algo exterior a él lo hace posible, necesario y lo funda. Pero el poder no sólo se halla en relación sino que él mismo es relación. ¿Entre qué y qué?; no entre los hombres y las cosas, aunque el dominio de aquellos sobre éstas, sobre la naturaleza, determina ciertas relaciones de poder entre los hombres. El poder es una peculiar relación entre los hombres (individuos, grupos, clases sociales o naciones) en la que los términos de ella ocupan una posición desigual o asimétrica. Son relaciones en las que unos dominan, subordinan, y otros son dominados, subordinados. En las relaciones de poder, el poder de unos es el no poder de otros. Dominación y sujeción se imbrican necesariamente. En la dominación se impone la voluntad, las creencias o los intereses de unos a otros, y ello independientemente de que la sujeción se acepte o se rechace, de que se obedezca o desobedezca interna o externamente, o de que la desobediencia externa adopte la forma de una lucha o resistencia. La aceptación o el rechazo de la dominación, la desobediencia o la resistencia a ella, caracterizan modos de asumir las relaciones de poder, pero ni en un caso ni en otro se escapa a su inserción en ellas, o a sus efectos desiguales y asimétricos.

Los Fines del Hombre

Jacques Derrida

«Ahora bien, yo digo: el hombre, y en general todo ser racional existe como fin en sí, y no simplemente como medio cuya voluntad puede ser usada por éste o por el otro a su antojo; en todas sus acciones, tanto en las que conciernen a sí mismo como en las que conciernen a otros seres racionales, debe siempre ser considerado al mismo tiempo como fin.» KANT: Fundamentos de la metafísica de las costumbres
«[La ontología] nos ha permitido simplemente determinar los fines últimos de la realidad humana, sus posibles fundamentales y el valor que tiene.» J-P. SARTRE: El ser y la nada
«El hombre es una invención de la que la arqueología de nuestro pensamiento muestra con facilidad la fecha reciente. Y quizá el fin próximo.» M. FOUCAULT: Las palabras y las cosas
 
PDF
La posibilidad de un coloquio filosófico internacional puede ser interrogada ad infinitum, según diferentes vías y en múltiples niveles de generalidad. En su mayor extensión, a la que volveré una vez más, enseguida, una posibilidad tal implica que, contrariamente a la esencia de la filosofía, al menos tal como siempre se ha representado a sí misma, se han constituido nacionalidades filosóficas. En un momento dado, en tal contexto histórico, político y económico, estos grupos nacionales han juzgado posible y necesario organizar encuentros internacionales, presume por parte de los organizadores del coloquio, determinar sus diferencias propias o poner en contacto sus diferencias respectivas. 

Igualdad y capitalismo

Alex Callinicos

Cualquiera que reflexione sobre la igualdad posiblemente se enfrentará a una notable paradoja. En primer lugar, tropezará con un inexorable crecimiento de la pobreza y la desigualdad, tanto a escala global como nacional. El filósofo alemán Thomas Pogge reunió evidencia estadística que provoca náuseas: en 1998, de un total de 5.820 millones de seres humanos, 1.214 millones poseían un ingreso de menos de un dólar norteamericano por día, y 2.800 millones vivían con menos de dos dólares por día, siendo esta la línea de pobreza establecida por el Banco Mundial. A estas cifras debemos agregar que 18 millones de personas mueren prematuramente cada año debido a causas vinculadas con la pobreza, es decir, un tercio de todas las muertes en seres humanos. Pogge también calcula que 250 millones de personas han muerto por inanición o enfermedades que pueden ser prevenidas en los 14 años posteriores al fin de la Guerra Fría. Señala el filósofo alemán: “Si se hiciera una lista al estilo del Vietnam War Memorial, los nombres de estas personas ocuparían una pared de 350 millas de largo” (Pogge, 2002: 97-98).

PDF 1
PDF 2
La pobreza masiva persiste en un contexto de crecimiento global de la desigualdad. La proporción del ingreso de la quinta parte más rica de la población mundial respecto de la quinta parte más pobre ha crecido de 30:1 en 1960 a 60:1 en 1990, y 74:1 en 1997 (UNDP, 1999: 3). Este hecho pone de manifiesto el fracaso del Consenso de Washington, el cual aducía que la liberalización de los mercados podría ensanchar la brecha de desigualdad económica debido a la dinámica de crecimiento generada, pero esta, no obstante, redundaría en un aumento de los ingresos de los pobres.

23/8/12

León Trotsky / Pasión, militancia (revolucionaria) e historia

Demian Paredes

En el marco de mi interés por las relaciones entre los artistas y escritores con Trotsky, y algunas discusiones sobre publicaciones y discusiones contemporáneas, hice, a modo de homenaje, este texto “de misceláneas”.

Tengo en mis manos un librito, publicado en 1993, de poco más de 120 páginas. Me lo dio una amiga, Juana Droeven.

Allí, la contratapa la escribe Fogwill.

Y comienza así: “En las memorias de Molinier jamás llueve, ni hace calor agobiante o frío. Nadie bebe ni fuma. Como en su vida, hay una sola atmósfera: el combate”.

Más allá de que el autor de Los pichiciegos haya sido –según él mismo declaró en algunos reportajes– trotskista en la década de 1960, ¡qué impresionado estaba de conocer en Argentina, en plena década neoliberal, a un militante trotskista de larga tradición!...
Y de pasión militante…

León Trotsky, un hombre de estilo

Leon Trotsky ✆ Luiz Fernando Reis 
Eduardo Grüner

En uno de los films de la estupenda Tetralogía del Poder de Alexander Sokurov, Stalin visita a un Lenin ya casi agonizante en su dacha, y le entrega un bastón con el puño exquisitamente labrado, que le envía de regalo el Comité Central. Compungido (cínicamente, hay que entender: al ascendente Stalin no se le puede escapar la simbología de regalarle un bastón al declinante Lenin), le informa que se había pensado inscribir en él una dedicatoria: al más grande hombre de la URSS, padre del socialismo, héroe titánico de la revolución, cosas por el (deplorable) estilo. El problema es que una decisión tan importante (¿?) requiere el voto unánime de todos los miembros del Comité y ha habido un voto en contra. Lenin lo interrumpe sin vacilar: “Ya me imagino: Trotsky”. La tragedia que ya ha empezado a atravesar a la Revolución Rusa está plenamente condensada en este episodio –sea verídico o imaginario–: poco tiempo después Lenin estará muerto, Trotsky será un paria, Stalin transformará el gobierno de los soviets en su personal dictadura burocrática y sanguinaria. La anécdota también pinta de cuerpo entero una posición política e intelectual de Lev Davidovitch Bronstein (a) Trotsky: los liderazgos son respetables y necesarios, pero la causa revolucionaria, llevada adelante por las masas en su conjunto, no puede ni debe reducirse al culto de la personalidad, así la “personalidad” sea el mismísimo Lenin. Cuando eso termina triunfando, se puede decir que ya está casi todo perdido.

22/8/12

Gramsci con Bourdieu / Hegemonía, consumo y nuevas formas de organización popular

Néstor García Canclini

No vamos a hacer una confrontación académica entre dos autores, sino un análisis interrelacionado de dos paradigmas capitales en la investigación actual sobre la cultura. Estos autores representan modos diferentes de observar la interacción ideológica entre las clases sociales. La orientación gramsciana se caracteriza por estudiar los procesos culturales en tanto están constituidos por la contraposición entre acciones hegemónicas y subalternas.

Descargar, PDF
Bourdieu, por su parte, es quien más ha desarrollado un modelo según el cual la cultura de las distintas clases se configuraría por la apropiación diferencial de un capital simbólico común, por las maneras en que el consumo las incorpora a la reproducción social. Nos interesa, más que la posible complementación entre las obras de ambos autores, imaginar y discutir la aproximación entre sus estilos de análisis. No sólo como contribuiría la problemática privilegiada por uno a enriquecer la elaborada por el otro, sino en qué sentido el acercamiento reelaboraría ambas problemáticas, el campo conceptual en que ellas coexisten en la realidad (y se ignoran en la bibliografía).

Perry Anderson, Gramsci y algunas claves de lectura

Juan Dal Maso

En su reflexión [Fernando Rosso] hace referencia [en su trabajo “El estalinismo y la estabilidad de la democracia occidental”] a unos pasajes del libro de Perry Anderson, Las antinomias de Antonio Gramsci, en el que se dice lo siguiente: 
"Paradójicamente, no obstante, Gramsci nunca produjo ninguna relación comprensiva de la historia o estructura de la democracia burguesa en sus Cuadernos de la cárcel. El problema que confiere su significado más profundo a su trabajo teórico central sigue siendo el horizonte más que el objeto de sus textos. Parte de la razón por la que las ecuaciones iniciales de su discurso sobre la hegemonía fueron mal calculadas se debió a esta ausencia. Gramsci no estaba equivocado en su reversión constante al problema del consenso en Occidente: hasta que no se comprenda toda la naturaleza y el papel de la democracia burguesa, no se puede entender nada del poder capitalista en los países industriales avanzados en la actualidad".
Creo que hay varios temas para discutir o tener en cuenta. En primer lugar, que la afirmación de que Gramsi nunca produjo ninguna relación comprensiva de la historia o estructura de la democracia burguesa en los Cuadernos, no es del todo exacta, desde mi punto de vista (que desde ya es el de un investigador amateur).

21/8/12

“Cierto negro brasileño leproso” / Un sueño político-filosófico de Spinoza - II

Baruch Spinoza ✆ Sarah Yu Zeebroek
Nicolás González Varela

“Los hombres son enemigos por naturaleza. Pues, para mí, el máximo enemigo es aquel que tengo más que temer y del que debo guardarme más”: Baruch Spinoza, ‘Tractatus politicus’, 1677

“No hay nada más terrible que un Estamento bárbaro de esclavos que haya aprendido a considerar su existencia como una injusticia”: Friedrich Nietzsche, XVIII, ‘Die Geburt die Trägedie’, 1872

“Los pueblos modernos de Europa no han hecho más que encubrir la Esclavitud en sus propios países y la han impuesto en el Nuevo Mundo”: Karl Marx, ‘Misère de la philosophie’, 1846

“El Sueño es absolutamente egocéntrico”: Sigmund Freud, ‘Die Traumdeutung’, 1900

Especial para Gramscimanía
 “Sirva de ejemplo la ciudad de Amsterdam, la cual experimenta los frutos de esta libertas en su gran progreso y en la admiración de todas las naciones. Pues en este Estado tan floreciente (florentissima Republica) y en esta ciudad tan distinguida (urbe praestantissima) viven en la máxima concordia todos los hombres de cualquier nación y secta: y para que confíen a otro sus bienes, sólo procuran averiguar si es rico o pobre, y si acostumbra a actuar de buena fe o con engaño…”[1] La utopía concretada, la única libera Republica es para Spinoza exclusivamente  Amsterdam, amada y venerada metrópoli, la nueva Atenas de Occidente. El alma burguesa de la Republiek der Zeven Verenigde Nederlanden,[2] era en la mitad del siglo XVII la sede estratégica mundial del negocio de trata de esclavos, los viles contratos mercantiles de venta y entrega de esclavos africanos se elaboraban en ella y en ella tenían sus oficinas la mayor parte de las nuevas multinacionales esclavistas europeas.[3] 

Detrás y más allá de la crisis

Guglielmo Carchedi

Italiano
La crisis financiera de 2007 ha vuelto a encender el debate sobre las crisis, su origen y sus posibles remedios1. Actualmente la tesis más influyente en la izquierda ve la crisis como una consecuencia del subconsumo y recomienda políticas keynesianas para su solución. En este trabajo se argumenta que debemos entender la crisis desde la perspectiva de la ley de la caída tendencial de la tasa media de beneficio (TMB) de Karl Marx (para resumir, en adelante: “la ley”). Su característica peculiar es que el progreso tecnológico hace descender la tasa de beneficio, en vez de incrementarla, como se suele asumir. Veamos por qué.

Español / Descargar, PDF
English / Download, PDF
The 2007 financial crisis has reignited the discussion on crises, their origin and possible remedies.1 At present the most influential thesis on the left sees the crisis as caused by underconsumption and recommends Keynesian policies as a solution. This paper argues that we should understand the crisis from the perspective of Karl Marxs “law of the tendential fall in the average rate of profit” (ARP), for short “the law”. Its characteristic feature is that technological progress decreases the rate of profit, rather than increasing it as is usually assumed. Let us see why.

El último combate de Lenin

Moshé Lewin

Prefacio
Con posterioridad a la Segunda Guerra Mundial, han aparecido en la escena política internacional gran número de regímenes progresistas dictatoriales, cuyo único precedente lo constituye la Unión Soviética, que celebra ahora el cincuentenario de su creación. Estos cincuenta años de experiencias socialistas podrían ser, sin duda, muy provechosos para los nuevos Estados, si éstos se preocuparan de adquirir un conocimiento profundo sobre los mismos y meditaran respecto a los avatares de la primera dictadura proletaria: así, el fracaso de los “combinados agroindustriales”, creados en la U.R.S.S. en 1929-1930, ha prefigurado el de las comunas populares chinas, y Nikita Kruschev fue víctima de la misma megalomanía cuando en 1950 quiso implantar las “agrociudades”.

Descargar, PDF
Marxismo Crítico
En cuanto a las enseñanzas económicas y sociales, singularmente ricas, del período de la Nep, con excepción de algunos soviéticos, han sido sobre todo los especialistas anglosajones quienes las han tenido en cuenta, a pesar de que apenas podían sacar provecho de las mismas. Muchos otros períodos y otros elementos de la historia soviética permanecen sumergidos en una niebla más o menos densa, apenas disipada aquí y allá por los trabajos de algunos investigadores.