6/7/12

En qué sentido es factible hablar de estética marxista

Angelo Altieri

El problema del arte y de la belleza se planteo cuando la filosofía, luego de haber llegado a cierto punto de su proceso, a cierta madurez mental, descubrió que nuestra actividad espiritual, aparte de las funciones cognoscitiva y estrictamente practica, tiene otra manera de manifestarse: la "producción de obras bellas". Cuál es el valor del arte?  ¿Qué es lo que significa dentro del contexto de la vida espiritual? ¿Cuál es su relación con la ciencia, la moral y la política? He aquí como se origino el "problema estético". Platón (428/27-34) fue el primero en indagar filosóficamente la naturaleza del arte. Alma de poeta y de artista (comprobó ser en sus "Diálogos"), no podía permanecer extraño al problema del arte, que el valoro negativamente (cuando menos en las formas en que se daba en Grecia) como imitación de la apariencia sensible, esto es, como reproducción de un mundo de sombras, de ilusiones, de bajas pasiones. Aristóteles (384-322) substrajo el arte de la esfera sensible, a la cual lo había relegado Platón, y le asigno, mediante la noción de la "catarsis", una función educativa. Ya en el umbral de la Edad Media, Plotino (204-270) echo los cimientos de una concepción "mística" del arte, entendido como medio de ascensión y de unión del espíritu humano con Dios.

Leer o descargar, PDF
Angelo Altieri
El alegorismo medieval significo revestimiento poético de la verdad religiosa, es decir, compromiso del arte con la teología. En el Renacimiento, aunque no se abandono del todo la teoría pedagógica del arte, se antepuso, al valor intrínseco del contenido, el embellecimiento de la forma, derivado del estudio y de la imitación de los antiguos; con ello el arte adquirió una relativa autonomía, en especial respecto de determinadas exigencias de índole religiosa. Sin embargo, solo en el siglo XVIII, cuando empezó a plantearse la cuestión de la naturaleza de la fantasía como órgano especifico de la producción artística logro esta liberarse completamente del dominio de la esfera intelectual.

En 1750 salió a la luz en Alemania la obra del filosofo leibniziano-wolfiano Alejandro Baumgarten (1714-1762) titulada Aesthetic al comienzo de la cual se leía la siguiente definición: "La Estética (teoría de las artes liberales, teoría del conocimiento inferior) es la ciencia del conocimiento sensible". La originalidad de la concepción de Baumgarten estaba en que el conocimiento sensible no era considerado como un grado inferior o subordinado al conocimiento intelectual, sino como dotado de valor intrínseco; este valor intrínseco es su valor poético, ya que el arte perfecciona a la sensibilidad al conferirle el carácter de la belleza.