9/6/12

Michel Onfray + Maximilien Le Roy = Nietzsche

A lo largo de los últimos cincuenta años, el lenguaje del cómic ha ido eliminando cualquier tipo de barrera que pudiera existir en su camino, desde sus inicios como historieta cómica y breve de prensa, hasta su puesta de largo con la creación de la novela gráfica por Will Eisner en 1978 (aunque esta autoría conlleva cierta polémica), y su máximo esplendor en obras como Maus o V de Vendetta.

Ahora, dando un paso más en otra línea, nos encontramos con la extraordinaria obra gráfica Nietzsche, donde se recorre, de manera resumida y con gran acierto, la entrelazada vida y obra del filósofo, quizá, más sorprendente, controvertido y moderno que haya existido jamás.

Este comicbook nos adentra en la principal línea argumental del pensamiento de Nietzsche y nos hace partícipes del origen de las ideas que desarrollaron su  filosofía, a la vez que nos presenta con acierto a los personajes clave que influyeron, de una forma u otra, en su obra a través de las distintas etapas de su vida. De esta manera, nos convertimos en observadores de los principales acontecimientos que marcaron el carácter y la obra de Nietzsche: el encuentro entusiasmado con el trabajo de Schopenhauer, la amistad y ruptura con Richard y Cósima Wagner, la colaboración de Peter Gast, la ambigua relación con su manipuladora y oportunista hermana, la influencia claustrofóbica de su madre, el loco enamoramiento de Lou Andreas Salomé, con quien intenta infructuosamente una relación triangular junto a Paul Rée, la afiliación al consumo de opio, los burdeles y las prostitutas y la temprana sífilis,  que le irá minando la salud hasta adentrarse en la más oscura locura en los últimos años de su vida, tras el paso por el manicomio en Jena.

En un perfecto entramado, meticulosamente ejecutado, el escritor y filósofo francés  firma el guión de esta obra donde repasa y despliega, a través de la voz propia del personaje, las principales ideas de Nietzsche. En esta línea argumental trazada -donde se citan textualmente frases del filósofo-, nos adentramos en los pensamientos laberínticos que forjaron los cimientos de la filosofía nietzschiana, encontrándonos de frente con sus teorías sobre el Eterno retorno, la Voluntad de poder, el “Superhombre”, el nihilismo o la ética contemporánea y la deconstrucción de los valores cristianos, culturales y filosóficos que imperaron en su época.

La utilización del lenguaje del cómic para hacernos llegar la vida y obra de un gran filósofo como Nietzsche es, sin duda alguna, un gran acierto. Esto nos demuestra que, una vez más, el cómic es un medio de expresión en el que se puede tratar cualquier asunto, por difícil, serio o complejo que pueda resultar a simple vista. El propio Onfray afirmó que este proyecto era “sacar la filosofía del gueto”.

Y llevando a cabo la parte gráfica, en una perfecta adecuación con el plano del contenido del texto, hallamos a Maximilien Le Roy, un joven dibujante, también galo, que se estrenó en 2009 con el cómic Hosni. Y aunque nos sorprende su juventud (París, 1985), el trazo y el color de su dibujo no muestran a un principiante, sino a un artista sereno que conoce el oficio de  diseñar la escena y que consigue transportarnos con la misma precisión y efectividad a los paisajes de Tribschen o de Sils María, que al mundo simbólico de las pesadillas y de la locura del gran filósofo alemán.

Finalmente, aunque esta obra esté basada en el libro biográfico La inocencia del devenir, escrito por el mismo Michel Onfray, Nietzsche es puramente un cómic. Una novela gráfica. Esto significa que su lectura y disfrute no es exclusiva para aquellos amantes de la filosofía, o para los que sientan curiosidad sobre la vida del autor de Así habló Zaratustra, o un privilegio para los fieles seguidores del cómic, sino que se convierte en un punto de encuentro para todos ellos.
José G. Cordonié