16/6/12

La ‘forma natural’ de la reproducción social

✆  Emil Markov
Bolívar Echeverría

“Las únicas formas reales de las mercancías son sus figuras en el uso, sus formas naturales.
…el proceso entero de trabajo en cuanto tal, en la interacción viva de sus elementos objetivos y subjetivos, se presenta como la figura total del valor de uso…”: Karl Marx

El proceso de reproducción social posee una estructura esencial, trans-histórica, supra-étnica, cuya presencia sólo es real en la medida en que se encuentra actualizada o dotada de forma dentro de un sinnúmero de conjuntos particulares de condiciones étnicas e históricas. Cada una de las formas en las que se ha actualizado esa estructura constituye la identidad o figura concreta de una sociedad. Para Marx, el modo en que esta actualización tiene lugar en la situación capitalista difiere radicalmente del modo en que acontecía en épocas anteriores de la historia y debería diferir también del modo que podrá tener en un futuro deseable. Mientras en las situaciones precapitalistas la formación de la estructura era simple, en la época capitalista ella es doble y por tanto compleja: no obedece únicamente al condicionamiento “natural” a partir de lo étnico y lo histórico, sino que se somete también a un condicionamiento “pseudonatural”, que proviene de la organización económica constituida en una “segunda naturaleza”.

Descargar, PDF
Según Marx, el proceso de reproducción social incluye, como función característica de la existencia humana concreta, una organización particular del conjunto de relaciones interindividuales de convivencia. Es decir, implica una clasificación de los individuos sociales según su intervención tanto en la actividad laboral como en la de disfrute; implica por tanto una definición de las relaciones de propiedad, una distribución del objeto de la riqueza social —medios de producción y bienes para el disfrute— entre los distintos miembros del sujeto social global. 

La ‘forma natural’ de la reproducción social
Cuadernos Políticos, número 41, México, D. F., Editorial Era, julio-diciembre de 1984, pp. 33-