23/6/12

El abecedario de Gilles Deleuze

Gilles Deleuze  EnGraphos
En 1988 Gilles Deleuze accede realizar una serie de entrevistas con Claire Parnet para la televisión. La entrevista realizada por Pierre-André Boutang para ediciones Montparnasse toma el formato de Abecedario. Parnet va presentando palabras cuya inicial sigue el alfabeto y Deleuze desarrolla con ellas su pensamiento. “El abecedario” es la única cinta consagrada a este pensador que siempre se rehusó a aparecer en televisión. En esta única ocasión, aceptó ser entrevistado por un equipo de televisión con la condición de que la filmación adquiriera la forma de una conversación entre él y su antigua alumna y amiga Claire Parnet y que fuera emitida después de su muerte.

Video in italiano
Un abecedario de conceptos propios es mucho más que una mezcla de temas filosóficos. El aprendizaje de nociones y de temas, el de los institutos, de los programas de enseñanza, de las pruebas del bachillerato, mata la reflexión y mina el deseo filosófico, el de crear sus conceptos, el de vivir su mundo en tanto que filósofo. Deleuze, probablemente, habría preferido un bestiario. Es por ello que la A es animal, llegar a ser-animal, mundos animales, territorios y desterritorialización. "Todo animal tiene un mundo". Y todo mundo-animal permanece extraño, exterior, recorrido de instintos distintos, al acecho, en busca de territorios y de líneas de fuga. Llegar a ser-animal es perseguir la alteridad, es resistir al laberinto identitario y refinado, es escapar a los lagos de los aparatos institucionales, es volver a ser viviente, hombre, mujer, niño, animal, vegetal. 

A continuación presentamos un fragmento de tal entrevista en dos videos, traducida y subtitulada en español. Si lo prefiere, tiene la opción de oír la entrevista en lengua italiana.

Algunas frases relevantes
" (...) ser de izquierdas es estar por naturaleza allí donde se trata ante todo de devenir, es un problema de devenir, de no dejar de devenir minoritario, lo que significa que la izquierda nunca es mayoritaria en tanto que izquierda. Y por una razón más sencilla: la mayoría es una cosa que supone, aun cuando se vota, que la mayoría no es sencillamente la mayor cantidad que vota por algo: la mayoría supone un patrón. En Occidente, el patrón que supone toda mayoría es: humano, adulto, varón, habitante de las ciudades.
 Así que tendrá la mayoría, por naturaleza, aquel que, en un momento dado, cumpla ese patrón, es decir, lo que se considera la imagen del humano adulto, varón, habitante de las ciudades. De tal suerte que, en última instancia, puedo decir que nadie es nunca la mayoría. Nadie lo es nunca, ¡es un patrón vacío! Sencillamente, varias personas, un máximo de personas se reconocen en ese patrón vacío, pero en sí el patrón está vacío.
Sin embargo, al lado de esto, ¿qué hay? Hay todos los devenires que son devenires minoritarios. 
El varón adulto no tiene devenir. Puede devenir mujer, y en ese momento entablar procesos minoritarios. La izquierda es el conjunto de los procesos de devenires minoritarios. Así que puedo decir literalmente: la mayoría no es nadie, la minoría es todo el mundo. Eso es ser de izquierdas: saber que la minoría es todo el mundo...