30/6/12

Los silencios y sufrimientos de un detenido atormentado / Gramsci: Vigilado Especial

Rossana Rossanda 

Omar Montilla
Las difíciles relaciones y la comunicación con el partido comunista después de su arresto, el papel de enlace de Piero Sraffa y Tatiana Schucht, el régimen carcelario duro, la rígida censura impuesta por el fascismo. Y la elección, con los “Cuadernos” de iniciar un trabajo teórico para sustraer al marxismo de la vulgata en la cual había caído. 

Con “Vita e pensieri di Antonio Gramsci, 1926-1937”, Giuseppe Vacca, después de veinte años de investigación por parte suya y de otros estudiosos, concluye en una biografía signada por los acontecimientos del Partido Comunista de Italia (Pcd’I), del partido comunista ruso (Vkp), y de la Internacional Comunista de la mitad de los años ’20 hasta la segunda guerra mundial. Esta es una biografía que ha surgido lentamente y cuyas zonas de oscuridad corresponden a silencios y sufrimientos de un detenido atormentado por la duda de haber sido condenado/abandonado, bien por su propio partido, bien por sus seres más queridos. Algunas de estas zonas oscuras perduran en archivos rusos, aun inaccesibles, pero Vacca esboza perímetro y espesor con un cuidado que, cuando llegarán los documentos faltantes, saldrá confirmado, pienso, el recorrido que él propone.

La escritura carcelaria ha dado lugar a un psicodrama cifrado: Antonio Gramsci & Aldo Moro

Sergio Luzzatto

Omar Montilla / Especial para Gramscimanía
En el siglo XIX, en Italia, y por lo menos en dos ocasiones, los escritos carcelarios se han convertido, más que en una correspondencia del prisionero con su familia, variadamente integrada, de anotaciones, crónicas y reflexiones políticas. Por lo menos en dos ocasiones, la escritura carcelaria ha dado lugar a un psicodrama cifrado, donde la puesta en juego no era solamente la salvación física del prisionero: era también la naturaleza de su legado civil. Así sucedió también durante la primavera de 1978, en el caso de Aldo Moro, secuestrado por las Brigadas Rojas; y así sucedió también entre el final de los años 20 y el inicio de los 30, en el caso de Antonio Gramsci, detenido  por el régimen fascista. En una edición de las cartas de Aldo Moro (Einaudi), Miguel Gotor ha demostrado cuánto las cartas de una cárcel puedan hablar –a pesar de la evidencia de una censura, y por lo tanto la necesidad de una autocensura- si se lee con un máximo de escrupulosidad filológica y de sensibilidad historiográfica. La escrupulosidad filológica ha servido a Gotor para descifrar encriptaciones de Aldo Moro, los mensajes ocultos del presidente de la Democracia Cristiana en el interior de sus cartas de la “cárcel de pueblo”.

29/6/12

Crisis orgánica y revolución pasiva / Americanismo y corporativismo

Antonio Gramsci  Renzo Galeotto
Donatella Di Benedetto

“[...] la cosa es si el desarrollo deba tener como su punto de partida lo íntimo del mundo industrial y productivo o si pueda producirse desde el exterior, por la construcción cautelosa y masiva de una armadura jurídica formal que guíe desde el exterior los desarrollos necesarios del aparato productivo”: Antonio Gramsci, Cuaderno 22

El interés gramsciano para el americanismo se confirma en los Cuadernos ya desde el programa de trabajo (con el cual inicia con fecha de 8 de febrero de 1929) el primer Cuaderno (1). Esta dirección se confirma claramente en la carta a la cuñada Tatiana Schucht del 25 de marzo de 1929: “Decidí ocuparme principalmente y tomar notas sobre éstos temas: 1º La historia italiana del siglo XIX con especial atención a la formación y desarrollo de los grupos intelectuales; 2º La teoría de la historia y de la historiografía; 3º El americanismo y el fordismo (2).

Un examen rápido del programa de trabajo iniciado el 8 de febrero y de la carta a Tatiana ilustra el hecho que el tema del americanismo primero aparece como parte de un proyecto de la historia de los intelectuales italianos, y sucesivamente, en el programa formulado al principio del Cuaderno 8, el tema del americanismo (3) asume un carácter ulterior que lo convierte, respecto a la reflexión sobre los intelectuales italianos, en el término dialéctico-dialógico de comparación constante y de análisis diferencial, en un intento por asir nexos, analogías y diferencias entre la realidad italiana y la internacional en sus partes más avanzadas mientras la misma noción de intelectual se somete a medida que se escriben las notas a una progresiva extensión de su significado (4).

Karl Marx, Baruch Spinoza y un Cuaderno

Entrevista a Nicolás González Varela sobre la aparición del Cuaderno Spinoza de Karl Marx

Salvador López Arnal

Especial para Gramscimanía
Autor del ensayo ‘Nietzsche contra la democracia’ (Montesinos, 2010), el editor, traductor y periodista cultural Nicolás González Varela ha enseñado Ciencias Políticas en la Universidad de Buenos Aires, así como traducido a Heidegger y Pessoa, entre otros. Autor de diversos artículos y estudios sobre Arendt, Blanchot, Heidegger, Engels, Graves, Marx, Pound, Spinoza, colabora en distintos medios impresos y digitales de actualidad y cultura.

Después de felicitarte por tu traducción, por tu deslumbrante prólogo, por tus notas, te pregunto por el nombre del autor del libro que has editado: ¿por qué Karl Heinrich Marx y no Karl Marx?

–Si es curioso, pero se trataba de ser fiel a Marx mismo. Incluso desde la rúbrica. El trabajo juvenil sobre el libro más político de Spinoza, por primer vez traducido al español, en su portada original, lleva como autor, escrito de su propia mano, “Karl Heinrich Marx”; simplemente traté de respetar el espíritu original que le había acuñado desde la escritura y quizá disolver el óxido de la marca “Karl Marx”, tan desigualmente conocida, y creo que provoca una productiva sensación al lector (y efectivamente es así) de que se introducirá en un Marx inédito, irreconocible, incómodo, menos familiar, un pensamiento que hay que volver a reencontrar y conocer. Por cierto, y nunca tan actual como hoy.

La democracia como emancipación en Cornelius Castoriadis

Cornelius Castoriadis
Luis Roca Jusmet

Especial para Gramscimanía
“A pesar de que él sabía perfectamente que ésta no podía quedar cerrada, porque la coherencia es de suyo creación, porque él no era el único ser pensante –por mucho que a cada cual le cueste admitir eso- y porque quedan tantas preguntas por responder (una infinidad, precisamente una infinidad). Hay una de ellas en concreto que Castoriadis, con todos nosotros en Socialismo o Barbarie, hemos ignorado, no fuimos los únicos, pues ante ella el pensamiento del siglo, y en última instancia la razón humana misma, vacila o pasa de largo. Me estoy refiriendo, evidentemente, a la cuestión planteada por el hecho concentracionario, la Shoa, los genocidios, es decir el derrumbamiento, bajo los golpes del nihilismo capitalista, de la certidumbre de “questo è un uomo”. Tal vez Castoriadis hubiera debido considerar este espanto ante lo indeterminado del ser, germen de toda la locura del siglo XX, como una de las “significaciones imaginarias” (por emplear su vocabulario) centrales de la sociedad moderna, Por otra parte ¿cómo se entreteje esto con la búsqueda de la autonomía? ¿Sabremos vivir con esta angustia sin volvernos locos? ¿Seremos capaces de darle la vuelta, transformándola en goce de la libertad? Etc. Estos interrogantes –y otros, ciertamente- a los que Castoriadis no respondió dejan su obra no solamente inacabada sino abierta.”: Daniel Blanchard

Hay 4 videos sobre
Cornelius Castoriadis
Cornelius Castoriadis fue un filósofo comprometido en un proyecto revolucionario de tipo emancipatorio. Tuvo la lucidez de desmarcarse de las concepciones dogmáticas de la izquierda y mantener como esencial del proyecto socialista la autonomía personal y la autogestión colectiva. Cada vez más insistió en que la experiencia democrática griega y europea era la única vía que recogía históricamente este proyecto de manera consecuente. La democracia es, para Castoriadis, la sociedad que se crea a sí misma a partir de la participación activa de los ciudadanos y la deliberación sobre el bien común. Lo que hoy recibe engañosamente este nombre no es más que una oligarquía liberal al servicio de una sociedad capitalista y burocrática.

28/6/12

El código de Gramsci prisionero

Nerio Naldi

La vida y el pensamiento de Antonio Gramsci, de Beppe Vacca, se basa en un largo proceso de investigación y, como tal, incorpora trabajos ya publicados y presenta nuevos desarrollos; en ambos casos, hay el tratamiento sistemático de lo que consideramos los temas y aspectos cruciales de la biografía personal, política e intelectual de Antonio Gramsci en la última década de su vida, es decir, en los años de prisión; todo ello ofrece una gran contribución a la reconstrucción de su historia y su pensamiento y a la conservación y transmisión de su patrimonio. 

Leggi in italiano
El título del libro es preciso: la vida y los pensamientos (en plural) de Antonio Gramsci se entrelazan. La palabra cárcel no aparece en el título, y de hecho pensamos que la grandeza de Gramsci va más allá de su encarcelamiento, pero también es cierto que pasó en la cárcel todos los años que van entre 1926 y 1937: primero confinado, después recluido y luego preso y forzado a una cama de hospital; pero lo sabemos en la cárcel.

Versione italiana, PDF
La lectura se centra justamente sobre la correspondencia, porque, más allá de unas cuantas entrevistas, solo a través de aquélla podía pasar la comunicación, aunque en algunos casos el análisis utiliza otras fuentes y se extiende a los Quaderni (como en el examen de la disidencia de Gramsci con respecto al cambio de 1928-29 y el significado de su propuesta de la Constituyente, que, según Vacca, que le dedica un espacio mucho mayor de lo que habían hecho los estudiosos anteriores, representa el punto de confluencia de una serie de elaboraciones cruciales desarrolladas en los Quaderni: la idea de que la democracia y no la revolución era el lugar para dar la batalla por la conquista de la hegemonía).

Sociedades ricas, sociedades pobres

Howard Davies

<> Reseña en THE sobre Why Nations Fail: The Origins of Power, Prosperity, and Poverty, libro de Daron Acemoglu y James Robinson (Crown)
<> Una gran cantidad de detalles sobre un enigma y una exposición sobre las economías exitosas impresiona a Howard Davies, pero no puede emocionar a otros.

Me preocupa lo que dicen Daron Acemoglu y James Robinson. ¿O quizá debería decir que estoy preocupado por ellos? A pesar de que son profesores distinguidos, con plazas a tiempo completo en el MIT y en Harvard, respectivamente, realmente me pregunto si se les está dando el asesoramiento profesional adecuado. En vista de la eminencia de las universidades en las que trabajan,  puede que sea una idea presuntuosa para un (señalado) exdirector de la London School of Economics ofrecer tal punto de vista. Pero tengo que decir que, con esta exposición, les costaría conseguir una oferta de trabajo en cualquiera de las mejores universidades del Reino Unido.

Read in English
Tal vez ellos no lo quieran de momento, pero uno nunca puede estar seguro de estas cosas. Suponiendo que la Universidad de Harvard perdiera su financiación en la segunda etapa de la crisis financiera que vivimos;  suponiendo que el presidente Santorum declarara que ninguna persona con nombre turco puede enseñar a los estudiantes de Estados Unidos;  entonces podría interesarles una oferta de Londres u Oxford. Y dudo que tal oferta les vaya a llegar.

Los problemas de la sobreacumulación en China

Mylène Gaulard

La tasa de inversión de China alcanzó en 2009 un récord mundial, superando el 45% del PIB. Sin embargo, este proceso de acumulación puede ser peligroso para el mantenimiento de la inversión. El acento se pone a menudo en la importancia de los fenómenos de sobreproducción y de las capacidades de producción ociosas: la industria china funciona con sólo el 50 % de sus capacidades de producción. Ello tiene consecuencias sobre la productividad. Sin embargo, la evolución de la productividad puede ser también analizada a través de la teoría de de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia, teoría presentada por Karl Marx en el tercer libro de El Capital.

Introducción

Descargar, PDF
Es importante estudiar el proceso de acumulación de China con el fin de percibir mejor los límites con los cuales el crecimiento económico chino corre el riesgo de tropezar en el futuro. Según algunos economistas, China presenta una tasa de inversión muy alta que podría afectar la continuidad del proceso de acumulación. Diversos estudios tratan de explicar los problemas con los que ha tropezado el país en lo referente a las inversiones, pero aquí consideramos esencial retomar los instrumentos de análisis que nos suministra la teoría de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia. Esta teoría, planteada hace más de un siglo por Karl Marx, parece efectivamente capaz de explicar la situación que atraviesa hoy en día el gigante económico asiático. <> Marxismo Crítico

27/6/12

Publicar a Lenin hoy puede ser una impertinencia necesaria

Lenin  Jaime Clara
<> Lenin y el proletariado soviético se enfrentaron a problemas y circunstancias que nadie se había imaginado
<> Entrevista a Constantino Bértolo sobre la antología "Lenin. El revolucionario que no sabía demasiado" [I]

Salvador López Arnal

Especial para Gramscimanía
Nacido en 1946 en Navia de Suarna (Lugo, Galicia), licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid, Constantino Bértolo Cadenas ejerció la crítica literaria entre 1970 y 1990 en diversos medios de prensa (El Urogallo, El País y otros). Desde 1990 viene desempeñando funciones ejecutivas en el mundo editorial. Director de la editorial Debate entre 1994 y 2003, cofundador de la Escuela de Letras de Madrid, donde ejerció como Director de Estudios hasta 1995, es actualmente Director Literario de la editorial Caballo de Troya. Profesor Invitado en distintos Cursos y Máster de Edición, en 2008 publicó el ensayo La cena de los notables, y en 2009 recibió el Premio Periodístico sobre Lectura de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez.

Nuestra conversación se ha centrado en esta ocasión en su última publicación: una antología de la obra del revolucionario soviético que lleva por título “Lenin. El revolucionario que no sabía demasiado” que ha sido editada recientemente por Los Libros de la Catarata.

La democracia como emancipación en Jacques Rancière

La sombra de Jacques Rancière 
 Maurice Matieu
Especial para Gramscimanía
Luis Roca Jusmet

“Proletarios” significa, ante todo, aquel que no tiene parte, aquellos que viven sin más, y políticamente define aquellos que no son tal solo seres vivos que producen sino sujetos capaces de discutir y de decidir acerca de los asuntos de la comunidad. Así, representar la “parte de los sin parte” quiere decir precisamente vincular la cuestión del estatuto de una u otra categoría a la cuestión más general del poder de cualquiera. El corazón de la subjetividad histórica proletaria fue precisamente la capacidad, no de representar la potencia colectiva, productiva, obrera, sino la de representar la capacidad de cualquiera, la capacidad justamente, en tanto que excluido.”: Jacques Rancière

Introducción

Entrevista con Jacques Rancière
Jacques Rancière es un pensador francés nacido en 1940 y que actualmente es profesor de la Universidad de París XII y ha publicado libros muy interesantes dedicados a la estética, al cine y a la política. Forma parte ( con Alain Badiou i Etiénne Balibar ) de la troika de los que fueron discípulos de Althusser, ajustaron cuentas con su maestro y acabaron superándolo con un elaborado trabajo crítico en la tradición de la izquierda radical. Rancière llega a la conclusión, después de mayo del 68, que Althusser, con su dicotomía ciencia/ideología y su teoría del partido como vanguardia del movimiento obrero lo que está haciendo es formular una nueva ideología del orden.

26/6/12

La oscuridad de las luces / Jean-Jacques Rousseau en el tercer centenario de su nacimiento

Jean-Jacques Rousseau 
 David Levine
Miguel Manzanera Salavert

Especial para Gramscimanía
Celebramos este año el tercer centenario del nacimiento de Jean-Jacques Rousseau, el 28 de junio de 1712.  En estos momentos en los que la patente crisis de la civilización capitalista impulsa a las multitudes a buscar una alternativa al actual orden mundial, vale la pena que recordemos su pensamiento, mentor del republicanismo moderno y enormemente influyente en la tradición revolucionaria de los últimos siglos. Filósofo destacado de la Ilustración del XVIII, Rousseau fue un disidente de la corriente principal de carácter liberal, al defender un modelo social fundado sobre la ciudad soberana, frente al expansionismo imperialista dominante en su época dentro de los Estado europeos.  Idealizando su patria natal, la ciudad de Ginebra, nos la propone como el modelo de sociedad, proyectándola sobre los lugares clásicos de la filosofía política de Platón y Aristóteles,  si bien los depuró del elitismo aristocrático con que interpretaban el mundo.  Rousseau es un plebeyo de los pies a la cabeza, pensador vagabundo e inconformista, cristiano de todas la confesiones, con enormes conocimientos científicos y una profunda reflexión moral sobre la humanidad.


El Contrato Social, su obra más conocida sobre filosofía política, propone la democracia participativa como forma más adecuada de la organización política, como único orden social que permite mantener la libertad personal dentro del compromiso social.  Cada ciudadano participa en la elaboración de las leyes y las decisiones políticas, de tal modo que al obedecer la ley no se obedece más que a sí mismo;  la ley es el resultado del compromiso entre los ciudadanos para vivir en común, fruto del diálogo en la asamblea de hombre libres y soberanos, que ceden su independencia para formar parte del cuerpo social.  De ese modo se constituye la voluntad general, como una realidad colectiva con entidad propia.  Con esa propuesta teórica inspiró el sector más radical de la revolución francesa, el partido jacobino, y recibió el reconocimiento de Robespierre que ordenó trasladar sus restos al Panteón de hombres ilustres.

Crisis & Teoría de la Crisis

Paul Mattick

«Crisis y teoría de la crisis» fue publicado originalmente en 1974. El grueso de la versión aquí presentada ha sido tomado de la edición en castellano de Ediciones Península (Barcelona, 1977, Trad. de Gustau Muñoz), pero ha sido completada de acuerdo con la edición inglesa, que contiene un prefacio y añade a la obra como capítulo adicional la crítica del autor a «El capitalismo tardío» (1972) de Ernest Mandel, fechada asimismo en 1972. La traducción de este último texto se ha tomado de la versión también publicada por Península, incluida en la compilación «Crítica de los neomarxistas» (1977, Trad. de Gustau Muñoz). Todas las traducciones publicadas por Península fueron realizadas a partir de las versiones originales en alemán, Krisen und Krisentheorien y Ernest Mandels «Spätkapitalismus».

Descargar, PDF
El prefacio que el autor preparó, --y que transcribimos más abajo-- presumiblemente para la edición británica, ha sido traducido a partir de la versión digital, publicada por Class Against Class. Se ha insertado como capítulo final el artículo «Valor y precio en Marx», que está bastante relacionado con los temas tratados. Éste texto fue publicado en Negaciones (Revista Crítica de Teoría, Historia y Economía), N° 6, otoño de 1978 (Trad. de Justo G. Beramendi). 

Paul Mattick
Esta versión contiene diferencias de desarrollo con la disponible en inglés en el Marxists Internet Archive y publicada póstumamente en la compilación «Marxismo y economía burguesa» (1983). Puede suponerse que la aquí reproducida sea una versión anterior, más breve. Se han realizado correcciones mínimas en todos los textos, allí donde se detectaron erratas evidentes. Este libro puede considerarse una de las obras sintéticas fundamentales del comunismo de consejos, al mismo nivel que «De la revolución burguesa a la revolución proletaria», de Otto Rühle (1920), de los «Principios Fundamentales de Producción y Distribución Comunistas» del Grupo de Comunistas Internacionalistas de Holanda (GIKH, 1930) o la más famosa, «Los Consejos Obreros» de Anton Pannekoek (1942-47).

La enseñanza de la catástrofe y la iluminación infantil / Los guiones de Walter Benjamin para la radio alemana: 'Aufklärung für Kinder'

Helena Okón

Desde temprana edad me quedó claro que la historia se compone de desastres consecutivos. Las anécdotas felices son material pobre para la historia de la humanidad. Los cumpleaños y las comidas familiares se olvidan con facilidad; la evidencia de esas interacciones cotidianas, encapsuladas en fotos anodinas, aburre. En cambio, los desastres se quedan fijos en la memoria: las muertes, los suicidios, las largas enfermedades, esas nadie las olvida. Más allá de la catástrofe privada, invaden los desastres públicos a nuestra historia personal: a mi abuela le tocó la Gran Depresión, a mis tíos la Segunda Guerra Mundial, mi madre protestó la Guerra de Vietnam, a mi padre el 68. ¿A nosotros qué nos tocó?

Cuando al desastre público se une la ventaja del testimonio—“yo lo vi”, “mi abuelo lo miró suceder” —entonces el recuerdo se convierte en signo de identidad. La catástrofe marca así, a las generaciones. Yo pertenezco a la generación de la gran crisis económica mexicana. Nací en una de ellas (con cuidado mi madre apuntó en su diario el escalofriante tipo de cambio del día en que nací), y crecí a la par de ellas. Suponiendo que las catástrofes de la época marcan nuestra identidad, resultaría entonces fundamental proporcionar a los miembros de la sociedad, desde niños, una educación sobre la catástrofe.

25/6/12

Una aproximación a Walter Benjamin y su interés para la teoría literaria

María Eva Báez

Walter Benjamin y su análisis materialista de la producción literaria resultan de un gran interés para la teoría literaria en la medida en que no se limita a analizar las obras en sí mismas, es decir los productos literarios, sino que llama a la reflexión de los autores sobre su propio lugar en el proceso de producción de la literatura, los medios y formas de esta producción y las transformaciones que debe operar el intelectual que opta por ponerse al servicio del proletariado en su lucha revolucionaria contra la burguesía.

En su texto “El autor como productor” (1) Benjamin reconoce que ya se ha cuestionado la autonomía del autor: la “libertad para escribir lo que quiera”. El escritor burgués recreativo trabaja siempre en razón de determinados intereses de clase, aun sin admitirlo. Podemos clarificar esta afirmación apelando a Terry Eagleton, quien en su trabajo “Una introducción a la teoría literaria” sostiene que en las diferencias individuales de opinión subyace un firme consenso de valoraciones inconscientes que se relacionan estrechamente con las ideologías sociales (2). En el escritor progresista tampoco hay autonomía, ya que sobre la base de la lucha de clases decide orientar su actividad al servicio del proletariado, es decir que persigue una tendencia.

Sin embargo, Benjamin plantea que es un error considerar por separado la tendencia política progresista de la calidad literaria de las obras, ya que este abordaje no da cuenta de la profunda interconexión de estos dos elementos. Para una correcta crítica literaria política, se debe incorporar el concepto de tendencia literaria. Para esto es necesario superar la contraposición entre forma y contenido y abordar en forma dialéctica la obra literaria no sólo en relación con su contexto social sino en relación con las condiciones de producción literaria de la época, es decir, en relación con la técnica literaria.

La democracia según Charles Tilly

Foto: Charles Tilly
Luis Roca Jusmet

Especial para Gramscimanía
En abril del año 2008 murió el sociólogo Charles Tilly. La noticia pasó desapercibida no sólo para la ciudadanía en general sino también para muchos intelectuales de izquierda. Porque Tilly no era ni mucho menos un escritor mediático, simplemente era un científico social riguroso, tan brillante como humilde. Siempre estuvo preocupado y comprometido con su realidad social. Su trabajo se desarrolló durante medio siglo y durante este tiempo publicó 50 libros y más de 600 artículos. Su método fue madurando  y finalmente considera que los factores estructurales para explicar las sociedad y sus cambios son complejos. Son las condiciones materiales; las identidades colectivas; las relaciones sociales, sobre todo las de poder ; las creencias . Como Wallernstein, Tilly creía en la unidad de las ciencias sociales y de éstas con la historia. Entre otros temas Tilly estudió la formación del Estado Moderno y los procesos de democratización. Tilly siempre consideró que los procesos de democratización fueron resultado de luchas y no de concesiones del poder o de aplicación de una teoría. La democracia es un regimen y un proceso real y conflictivo, no un procedimiento formal.

24/6/12

La actualidad de Friedrich Engels

Friedrich Engels
✆ Fernando Vicente
Maciek Wisniewski

Después de 2008 y la crisis presenciamos un renacimiento de Carlos Marx (1818-1883), de quien muchos, incluso los economistas del mainstream, dijeron que "tenía la razón sobre el capitalismo" y que se volvió "más actual que nunca". ¿Y Engels?

¿Qué pasó con Federico Engels (1820-1895), su amigo y colaborador, del que el propio autor de El Capital escribió que en sus estudios sobre la economía “había llegado por distinto camino... al mismo resultado que yo” (prólogo a la Contribución a la crítica de la economía política)? Un buen intento de rescatar su figura, borrada del imaginario común y acusada –en mucha parte erróneamente– de "torcer" y "codificar" a Marx y al marxismo es el libro de Tristram Hunt Marx’s general: the revolutionary life of Friedrich Engels (Metropolitan Books, 2009).

Según Hunt, Engels se volvió un "chivo expiatorio" por los excesos del marxismo-leninismo para poder salvar a Marx, aunque ni uno ni el otro tienen la culpa por los crímenes cometidos décadas después. Si bien para algunos el estalinismo fue en realidad el "engelsismo" (el contenido de Anti-Dühring y El socialismo utópico y científico, influyentes obras que popularizaron a Marx), para Hunt el problema no son las malas interpretaciones de Engles, sino las interpretaciones a sus interpretaciones: un "teléfono descompuesto marxista" Marx-Engels-Plejánov-Lenin-Stalin.

Mercancía y Valor-trabajo / Guía de lectura de Marx

 Karl Marx ✆ Blumpi
Reinaldo A. Carcanholo

“En la misma esencia del dinero se siente algo de la esencia de la prostitución”. G. Simmel

“Si el dinero, según Augier, nace con manchas naturales de sangre en una de sus caras, el capital viene al mundo chorreando sangre y suciedad por todos los poros, desde la cabeza a los pies.”  K. Marx

En verdad, la teoría del valor no es una teoría por construirse. Ella se encuentra mucho más desarrollada de lo que en general se cree y se sostiene. Es sorprendente el número tan reducido de aspectos de ella que no fueron descubiertos y expuestos en El Capital. Ella es mucho más amplia de lo que tiende a pensar. En primer lugar, no se trata de una teoría que se preocupe simplemente con los factores que determinan los precios relativos o el nivel de los precios en el mercado. No es eso. Sus objetivos son mucho mas amplios y complejos y su punto de partida es la comprensión teórica sobre la naturaleza de la riqueza capitalista.

Descargar, PDF
En segundo lugar, ella no se limita a lo que se encuentra expuesto en el primer capítulo de El Capital, aunque sumándose aquellos dedicados al problema de la transformación de los valores en precios de producción. Las categorías de capital e plusvalía, capital industrial, capital ficticio, por ejemplo, son aspectos fundamentales de la mencionada teoría del valor, sin los que ella no estaría completada y sería incomprensible. En verdad, tales categorías no son sino formas desarrolladas del valor y, por lo tanto, los capítulos y secciones de El Capital dedicadas a ellas son indispensables para la referida teoría; ellas aparecen discutidas y desarrolladas a lo largo de todo el mencionado libro, en sus diferentes tomos. Capital, por ejemplo, es el mismo valor en su fase avanzada de desarrollo. Así, podríamos decir, sin exageraciones, que la exposición de la teoría marxista del valor se encuentra dispuesta en el conjunto de la obra económica de Marx y, en particular, en su libro mayor: El Capital.

El Proyecto Cultural de Antonio Gramsci

Gloria Amparo Giraldo Zuluaga / Docente investigadora de la Universidad de Manizales, de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas. Experiencia investigativa: Narrativas de migración (2011). El capital social en Caldas (2011). La Jubilación (2010). Capital social Manizales (2010). Caracterización, Desarrollo Humano juvenil: Familia (2009). Políticas públicas adulto mayor (2008).

El proyecto Cultural de Antonio Gramsci es la consolidación de un pensamiento crítico y audaz, en permanente movimiento. Se opone a la tradición del pensamiento idealista que desde Kant, planteó unilateralmente un proyecto de "educación para la libertad", que ha servido para perpetuar la sumisión y la intimidación. Gramsci redimensiona el papel del marxismo y le da un nuevo sentido a sus metas de transformación de la realidad. El proyecto Cultural de Gramsci es una sugerente tentativa de oponer otros análisis y otras visiones a la tendencia homogenizadora del capitalismo moderno y una conciencia valiosa para valorar el encuentro entre pensamiento, crítica y realidad. Se realiza un detallado estudio de su obra, no sólo para determinar sus aportes al marxismo y ala filosofía o a la ciencia política, sino para establecer su vigencia y su contribución a importantes concepciones y movimientos actuales, en especial a los conceptos modernos de ideología y cultura.

Alain Badiou sigue batallando por la Democracia

Iñaki Urdanibia Sarasola

El último libro de Alain Badiou desenmascara la "democracia" como expresión del capital-parlamentarismo.

¿Qué democracia?

Cualquiera que siga mis intervenciones se habrá dado cuenta de que soy lector constante, entre otros, del filósofo francés Alain Badiou; desde sus años althusserianos le he seguido la pista y como lo he hecho saber, no hace mucho en esta misma red por partida doble o triple, hay algunos aspectos de su obra y de sus referencias que la verdad me crujen de cara a sostener una apuesta por la emancipación que trate de evitar, y como primer paso comience por denunciarlas, algunas desviaciones que condujeron al terror y a la violencia indiscriminada precisamente aplicados por la nomenklatura sobre quienes se proclamaba que eran los que detentaban el poder: el pueblo, el proletariado, etc. El poder de las masas, usurpado por un auto-proclamado partido de vanguardia, que a su vez era monopolizado-vía “centralismo democrático”- por el comité central, y dentro de éste por el peso aplastante del secretario general. Este proceso del que hablo es similar, o paralelo, al que denuncia, con absoluta clarividencia el filósofo francés, en su última obra,  refiriéndose a la “democracia” en su forma capital-parlamentaria. Si la definición etimológica nos dice que la democracia es el poder del pueblo, en la realidad en los regímenes denominados democráticos el pueblo no pinta nada más que cada cuatro años para depositar sus votos y delegar en los blancos o los colorados-es una manera de señalar- la gestión de los intereses del capital.

23/6/12

El abecedario de Gilles Deleuze

Gilles Deleuze  EnGraphos
En 1988 Gilles Deleuze accede realizar una serie de entrevistas con Claire Parnet para la televisión. La entrevista realizada por Pierre-André Boutang para ediciones Montparnasse toma el formato de Abecedario. Parnet va presentando palabras cuya inicial sigue el alfabeto y Deleuze desarrolla con ellas su pensamiento. “El abecedario” es la única cinta consagrada a este pensador que siempre se rehusó a aparecer en televisión. En esta única ocasión, aceptó ser entrevistado por un equipo de televisión con la condición de que la filmación adquiriera la forma de una conversación entre él y su antigua alumna y amiga Claire Parnet y que fuera emitida después de su muerte.

Video in italiano
Un abecedario de conceptos propios es mucho más que una mezcla de temas filosóficos. El aprendizaje de nociones y de temas, el de los institutos, de los programas de enseñanza, de las pruebas del bachillerato, mata la reflexión y mina el deseo filosófico, el de crear sus conceptos, el de vivir su mundo en tanto que filósofo. Deleuze, probablemente, habría preferido un bestiario. Es por ello que la A es animal, llegar a ser-animal, mundos animales, territorios y desterritorialización. "Todo animal tiene un mundo". Y todo mundo-animal permanece extraño, exterior, recorrido de instintos distintos, al acecho, en busca de territorios y de líneas de fuga. Llegar a ser-animal es perseguir la alteridad, es resistir al laberinto identitario y refinado, es escapar a los lagos de los aparatos institucionales, es volver a ser viviente, hombre, mujer, niño, animal, vegetal. 

A continuación presentamos un fragmento de tal entrevista en dos videos, traducida y subtitulada en español. Si lo prefiere, tiene la opción de oír la entrevista en lengua italiana.

Desmontar la mentira para combatir la alienación y dinamizar la lucha / El belicismo de Obama es muy ostentoso

Máscaras ✆ Scabeater
Miguel Urbano Rodrigues     

El premio Nobel Obama aprueba los objetivos humanos seleccionados cuyas biografías le son enviadas. En ese nivel se sitúa hoy su concepto de la ética
 
Repetir evidencias pasó a ser una necesidad en el combate a la alienación de las grandes mayorías confundidas y manipuladas por los responsables de la crisis de civilización que afecta a la humanidad. Tal vez nunca antes la insistencia en iluminar lo obvio oculto haya sido tan importante y urgente porque la falsificación de la Historia y la manipulación de las masas empujan a la humanidad para el abismo.

Leia em Português
Esta tarea asume un carácter revolucionario porque las fuerzas que controlan el capitalismo utilizan los engranajes del sistema mediático para crear una realidad virtual que actúa como arma decisiva para la formación de una consciencia social pasiva, para la robotización del hombre.

22/6/12

¿Por qué derrocaron a Lugo?

Foto: Fernando Lugo, Presidente de Paraguay
Atilio Boron

[…] se acaba de consumar la farsa: el presidente del Paraguay Fernando Lugo fue destituido de su cargo en un juicio sumarísimo en donde el Senado más corrupto de las Américas -¡y eso es mucho decir!- lo halló culpable de "mal desempeño" de sus funciones debido a las muertes ocurridas en el desalojo de una finca en Curuguaty. Es difícil saber lo que puede ocurrir de aquí en más. Lo cierto es que, como lo dice el artículo de Idilio Méndez que acompaña esta nota, la matanza de Curuguaty fue una trampa montada por una derecha que desde que Lugo asumiera el poder estaba esperando el momento propicio para acabar con un régimen que pese a no haber afectado a sus intereses abría un espacio para la protesta social y la organización popular incompatible con su dominación de clase. Pese a las múltiples advertencias de numerosos aliados dentro y fuera de Paraguay Lugo no se abocó a la tarea de consolidar la multitudinaria pero heterogénea fuerza social que con gran entusiasmo lo elevó a la presidencia en Agosto del 2008. Su gravitación en el Congreso era absolutamente mínima, uno o dos senadores a lo máximo, y sólo la capacidad de movilización que pudiera demostrar en las calles era lo único que podía conferirle gobernabilidad a su gestión. Pero no lo entendió así y a lo largo de su mandato se sucedieron múltiples concesiones a una derecha ignorando que por más que se la favoreciera ésta jamás iría a aceptar su presidencia como legítima. Gestos concesivos hacia la derecha lo único que hacen es envalentonarla, no apaciguarla.

Breve impromptu sobre Beethoven, artista empresario

La traducción inédita que presentamos a continuación es la transcripción corregida de un extracto, tomado a su vez, de un seminario impartido en 1981 por Pierre Bourdieu a propósito de la relación entre vendedores de bienes culturales (editores, directores de galerías, empresarios de conciertos, productores de cine) y artistas. Fue publicado originalmente bajo el título Pierre Bourdieu, Bref impromptu sur Beethoven, artiste entrepreneur, Sociétés & Représentations 1/2001 (n° 11), p. 13-18.

Es por demás sabido que el sociólogo francés eligió como objeto de reflexión sociológica distintos campos de producción artística. Sin duda debido a su ferviente pasión por la literatura, la pintura y la música. Incluso, como relata Luc Boltanski, desde muy joven pensó en abandonar la filosofía para convertirse en director de orquesta.

Pierre Bourdieu

Beethoven se sitúa en un periodo de transición donde las bases económicas sobre las que descansaba la música conocen una crisis profunda. Debido a que, después de 1815, muchos príncipes fueron arruinados y que los Estados eclesiásticos fueron secularizados, puestos bien pagados como el de Kapellmeister o músico de la Corte, llegaron a ser muy raros. Los músicos sin empleo llegan a estar disponibles para dar lecciones y pueden estar concentrados en unidades más amplias para tocar en concierto. Se pasa de un aprendizaje de tipo artesanal, de padre a hijo, a formaciones más indirectas: las escuelas aparecen.

21/6/12

Alain Badiou en TV

Esta es una entrevista que Alain Badiou concedió recientemente (mayo de 2012) al programa “El refugio de la cultura” de la Televisión Pública Argentina. En esta entrevista, pensada para un público amplio, Badiou se refiere brevemente a temas como el del amor, la diferencia entre opinión y verdad, la posibilidad del fin del capitalismo y la importancia del legado de Lacan. Los realizadores de “El refugio de la cultura” optaron por doblar al español (no subtitular) las respuestas en francés de Badiou.

La entrevista se reproduce en dos videos, que serán mostrados a continuación:

Cuando Noam Chomsky lloró

Noam Chomsky ✆ Gatoechado
Fred Branfman

Hace cuarenta y dos años tuve una experiencia poco usual. Me hice amigo de un hombre llamado Noam Chomsky. Llegué a conocerlo como ser humano antes de darme cuenta completamente de su fama y del impacto de su obra. Desde entonces he pensado a menudo en esa experiencia, por la visión que me dio de su personalidad y, lo que es más importante, por los profundos problemas que afligen actualmente a nuestra nación y al mundo. En mi caso, su principal contribución ha sido su enfoque sobre cómo tratan los dirigentes de EE.UU. a una gran parte de la población del mundo como “no-gente” explotándola económicamente o iniciando guerras que han asesinado, han mutilado y han dejado sin techo a más de 20 millones de personas desde el final de la Segunda Guerra Mundial (más de 5 millones en Iraq y 16 millones en Indochina, según estadísticas oficiales del gobierno de EE.UU.).

Nuestra amistad se forjó por nuestra preocupación por la “no-gente” cuando visitó Laos en febrero de 1970. Yo había estado viviendo en una aldea laosiana en las afueras de la capital, Vientiane, durante tres años y hablaba laosiano. Pero cinco meses antes me había conmocionado hasta la médula cuando entrevisté a los primeros refugiados laosianos llevados a Vientiane desde la Llanura de los Jarros en el norte de Laos, que había sido controlada por el Pathet Lao comunista desde 1964. Descubrí horrorizado que los dirigentes del poder ejecutivo de EE.UU. habían estado bombardeando clandestinamente a esos pacíficos aldeanos durante cinco años y medio, forzando a decenas de miles a refugiarse bajo tierra y en cavernas, donde se vieron obligados a vivir como animales.

Alemania en la Gran Desigualdad

Rafael Poch

Sobre el momento alemán en la crisis mundial

El gran reto al hablar de la eurocrisis consiste en insertar apropiadamente a Alemania en la gran crisis de civilización a la que asistimos y en el entramado de lo que se ha venido a llamar la Gran Divergencia. Ese concepto, que aquí rebautizamos como Gran Desigualdad, fue acuñado por el economista y premio Nóbel Paul Krugman en un libro de 2007 que lleva por título, The conscience of a liberal. El concepto ofrece la ventaja de que permite al historiador insertar en él la evolución del capitalismo del último medio siglo -como hace nuestro ilustre historiador Josep Fontana en su último libro- que ha llevado al mundo a una desigualdad extrema en la que a una quinta parte de la población del planeta le corresponde sólo el 2% del ingreso global, mientras el 20% más rico concentra el 74% de los ingresos.  [1]

Resumiendo, la tesis de Krugman que Fontana ha explotado es la de que a partir de los años setenta el Capital perdió el miedo a los factores que perturbaban, y moderaban, su sueño histórico de dominio y beneficio sin concesiones ni fisuras. Es entonces cuando, aprovechando la primera crisis del petróleo de 1973, se comienza a desmontar el pacto social de posguerra en los países del capitalismo central, pacto que incluía una cierta socialización de la prosperidad, lo que a su vez contribuía a ampliar el consumo y a alimentar el crecimiento. A partir de políticos como Carter, Reagan y Thatcher, eso se sustituye por un enfoque dirigido al enriquecimiento exacerbado de una minoría oligárquica: el enriquecimiento de los más ricos a expensas de trabajadores y clases medias.

La modernidad líquida podría "licuar" las religiones

Lluvia ✆ Arah Jane Szikora
La modernidad líquida, término establecido por el sociólogo, filósofo y ensayista polaco Zygmunt Bauman, es un tiempo sin certezas, donde los hombres que lucharon durante la Ilustración por poder obtener libertades civiles y deshacerse de la tradición se encuentran con la obligación de ser libres asumiendo los miedos y angustias existenciales que tal libertad comporta: la cultura laboral de la flexibilidad arruina la previsión de futuro. Desde un punto de vista sociológico, la modernidad líquida, además, hace precarios los vínculos humanos y podría llegar a “licuar” incluso a las religiones.
Anexos: 1) Obras de Bauman publicadas desde su estancia en Inglaterra, y 2) Bibliografía de Zygmunt Bauman en castellano

Leandro Sequeiros

La modernidad líquida es un tiempo sin certezas, donde los hombres que lucharon durante la Ilustración por poder obtener libertades civiles y deshacerse de la tradición, se encuentran ahora con la obligación de ser libres asumiendo los miedos y angustias existenciales que tal libertad comporta; la cultura laboral de la flexibilidad arruina la previsión de futuro. Este es el sombrío panorama que nos describe Zygmunt Bauman (Poznań, 1925), un sociólogo, filósofo y ensayista polaco.