31/5/12

La servidumbre liberal

Luis Roca Jusmet

Especial para Gramscimanía
Este es un libro de psicología social crítica muy interesante. Presenta una serie de estudio hilvanados entre sí de una manera muy coherente. Tiene además un excelente prólogo del siempre estimulante Slavoj Žižek, una muy útil introducción de dos colaboradores del autor y una conclusión política muy interesante, escrita por el autor para la traducción española, diez años después de la publicación en francés.

El libro presenta tres hipótesis referidas a lo que el autor llama la psicología ordinaria, la libertad ordinaria y el ejercicio ordinario del poder, donde las dos primeras se constituyen en creencias sociales que legitiman la tercera. El autor analiza la utilización del término personalidad como supuesta causa psicológica interna de la conducta, ilusión que para él  responde a la ideología liberal hegemónica. para Beauvois  la mayoría de las veces la causa de nuestro comportamiento es externa y es debida, para ser más precisos, a la presión de los condicionamientos sociales. Hay que diferenciar, nos dice certeramente, entre determinación y significación del comportamiento. Es decir, entre lo que separa los procesos reales causantes de lo que hacemos de los elementos socio-cognitivos que lo justifican.

Releer a Marx en el Siglo XXI / Fetichismo, cosificación y apariencia objetiva

Stefan Gandler

A contracorriente de la actual moda anti-teórica en las ciencias sociales, así como a contracorriente de la supuesta tendencia en el ámbito partidista hacia el “centro” –que sólo son dos expresiones de la misma pereza mental, llamada ostentosamente “fin de los grandes relatos”– queremos retomar aquí uno de los grandes temas de los debates del siglo XX, que es la lectura crítica, no dogmática del gigante decimonónico de la crítica a la actual forma económica y social. Uno de los puntos centrales de su obra magna, El capital, es su crítica a la actual irracionalidad, no solamente en términos económicos, sino también en términos intrasubjetivos. Las grandes paralelas que podemos ver en los conceptos Marxianos de fetichismo, cosificación y apariencia objetiva con la crítica Freudiana (e incluso Nietzscheana) a la supuesta racionalidad omnipresente de nuestra actual subjetividad, es uno de los puntos claves por qué el posterior marxismo occidental, sobre todo la Teoría Crítica, pudieron confrontar de manera tan productiva a tales pensadores y sus aportaciones centrales.
  
Descargar, PDF
Stefan Gandler
Lamentablemente, la actual crítica a las ingenuidades de la teoría y realidad moderna se subordinó de tal manera al actual dogma antimarxista –salvo algunas contadas excepciones–, que la nueva teoría crítica tímidamente se formula en el incipiente siglo xxi en relación a la existente irracionalidad dentro de la sociedad altamente racionalizada, cortando una de sus raíces más fuertes  y más nutridas, ya no se atreve a releer con la debida calma y libertad los escritos de Karl Marx. A pesar de las consecuencias que ello pueda tener para el futuro profesional de cada uno, y a pesar de las omnipresentes suspicacias de muy probablemente ser apologista del viejo dogmatismo tipo soviético, no está demás tomarnos la libertad de releer aun en el siglo XXI a uno de los autores centrales que han hecho posible la mayor parte del debate socio teórico del siglo XX.

30/5/12

El concepto de Experiencia de Hegel

Martin Heidegger
@ Davide Calandrini
Martin Heidegger

“Ciencia de la experiencia de la conciencia”: así reza el título que Hegel coloca en cabeza de su publicación de la Fenomenología del Espíritu * el año 1807. La palabra experiencia aparece en cursiva y en medio de las otras dos palabras. “La experiencia” nombra aquello que es “la Fenomenología”. ¿Qué piensa Hegel cuando emplea tan enfáticamente la palabra “experiencia”? La respuesta nos la da el fragmento con el que comienza la obra después del prólogo sobre el “Sistema de la Ciencia”. Su texto reza así según la edición original:

“Es una representación natural pensar que, en filosofía, antes de entrar en la cosa misma, es decir, en el conocimiento efectivamente real de lo que es de verdad, es necesario llegar a un previo acuerdo sobre el conocimiento que consideramos como el instrumento con el que nos apropiamos de lo absoluto o como el medio gracias al que lo divisamos. Esta preocupación parece justa, en parte porque pudiera haber distintos tipos de conocimiento y, entre ellos, alguno más adecuado para alcanzar este fin último -lo que implica la posibilidad de una elección errónea entre ellos- y en parte porque, dado que el conocimiento es una facultad de un tipo y un alcance determinados, si no se señala con precisión su naturaleza y sus límites se alcanzarían las nubes del error en lugar del cielo de la verdad. Esta preocupación puede incluso transformarse en la convicción de que toda intención de ganar para la conciencia por medio del conocimiento lo que es en sí mismo, es en su concepto un contrasentido y de que entre el conocimiento y lo absoluto se alza una barrera que los separa de manera absoluta. 

Alain Badiou y el recomienzo de la idea de comunismo a partir del althusserianismo, el lacanismo y el maoísmo

@ Magalú Mariana García
Wenceslao García Puchades

Leer o descargar, PDF
Resumen: En el siguiente texto pretendemos mostrar cómo el fundamento de la teoría filosófica del pensador francés Alain Badiou tiene origen en su reflexión acerca de su práctica política iniciada a partir de los acontecimientos de mayo del 68 y que, tal y como reconocerá el propio Badiou en años posteriores, consistió en un recomienzo de la Idea de comunismo bajo la secuencia maoísta. De esta manera argumentaremos cómo para realizar esta reflexión el filósofo francés se apoyó en sus lecturas tempranas, tratando de sintetizar la teoría de causalidad estructural althusseriana, la teoría subjetiva lacaniana y la teoría dialéctica maoísta

Abstract: In the following text we intend to show that the basis of Badiou’s philosophical theory is originated in his thought about his political practice which began from the events of May 1968, and as Badiou will state later, which consisted of the restart of the Idea of communism under the Maoist sequence. This way, we will show how the French philosopher based this thought on his early works by trying to synthesize Althusser’s theory of structural causality, Lacan’s subjective theory and the Maoist dialectical theory.

Trotsky y la cultura, los escritores y el futuro

Leon Trotsky
@ Luis Cornejo Arenas
Demian Paredes

Noé Jitrik ha escrito una nota, “Íconos y alcohol”, publicada en Página/12 el pasado 26 de abril, que comienza refiriéndose a mí. No puedo dejar de emocionarme al leer ese primer párrafo –sensible, imaginativo, poético– que, pensándolo desde otro ángulo, no sólo habla de mí (y de la amistad, y de la militancia), sino también del mismo Noé. Quiero decir: habla del rango de sus preocupaciones vitales –o existenciales, si se prefiere el (como lo llamarían muchos) “arcaísmo setentista”–, y que son, ni más ni menos, las que hacen al destino de las sociedades contemporáneas y al de los seres humanos insertos en ellas, viniendo (como venimos) de más de tres décadas de restauración capitalista neoliberal.

Como escritor y crítico literario agudo que es (y ya sé que acá no dije nada original), Noé Jitrik observa, analiza, señala, como si por momentos hablara de un Aleph, algún aspecto llamativo (para el presente) de la vida y obra de León Trotsky (como Noé mismo lo recuerda, ya escribió sobre la biografía de Lenin escrita por Trotsky; sobre las actas del “contraproceso” en México, y ahora de cómo Trotsky pensó en cambiar la vida cotidiana de las amplias masas, intentando reemplazar la iglesia y el alcohol con el cine); cuestión que se emparenta con toda una importante tradición del siglo XX, que es la historia de las profusas relaciones –directas e “indirectas”– de Trotsky (y también los trotskistas) con los artistas en general, y con los surrealistas en particular.

Tony Judt / La defensa apasionada de lo público

Joaquín Rábago

Si uno quisiera recomendar un libro que resumiera y analizara críticamente las principales ideas políticas del siglo XX y que fuera al mismo tiempo una apasionante biografía de un intelectual formado a ambos lados del Atlántico, la elección caería sin duda sobre el titulado "Pensar el Siglo XX", obra póstuma del británico Tony Judt (Taurus, 2012)

Aquejado por una enfermedad degenerativa, que le causaría su muerte en agosto de 2010, aceptó la idea de mantener una larga conversación con otro intelectual cosmopolita en el mejor sentido de la palabra, de origen también judío como él y especializado en la historia política de la Europa central y del Este, el profesor de Yale Timothy Snyder.

Fruto de ese intercambio de ideas de dos profesores muy poco ortodoxos y situados en la izquierda del espectro político es esta obra, que habla de los principales acontecimientos de la que otro gran intelectual judío, el ya casi centenario Eric Hobsbawm llamó "la era de los extremos", pero que mira con esperanza al futuro, confiando en las lecciones aprendidas y en lo que sobre esa base puedan aportar las nuevas generaciones.

29/5/12

Josep Fontana / Que todo sea Por el bien del Imperio…

Jordi García-Soler

'Por el bien del Imperio. Una historia del mundo desde 1945', obra del gran historiador catalán Josep Fontana con la que el sello “Pasado y presente” inicia su andadura editorial, es un libro no sólo muy recomendable sino de lectura imprescindible si uno quiere entender el mundo en el que vivimos. Se trata de un repaso exhaustivo, y sobre todo riguroso y muy documentado, de la historia del mundo desde el fin de la II Guerra Mundial, al que el profesor Fontana ha dedicado sus quince últimos años de trabajo. A lo largo de sus 1.230 páginas, entre ellas más de 200 dedicadas a las correspondientes notas bibliográficas, este libro nos explica la historia mundial de las últimas siete décadas, y lo hace con un rigor expositivo ejemplar y de un modo muy ameno, con un discurso político que nos lleva a comprobar cómo se frustraron las grandes esperanzas surgidas después de la derrota nazi-fascista.

El libro del profesor Fontana tiene su origen, como él mismo explica, de “una preocupación personal”. “Su autor –escribe Fontana en un breve texto introductorio- tenía 14 años cuando terminó la segunda guerra mundial y creció con la esperanza de que se cumplieran las promesas que habían hecho en 1941, en la Carta del Atlántico, los que iban a resultar vencedores en la lucha contra el fascismo, en un programa en que nos garantizaban, entre otras cosas, “el derecho que tienen todos los pueblos a escoger la forma de gobierno bajo la cual quieren vivir” y una paz que había de proporcionar “a todos los hombres de todos los países una existencia libre, sin miedo ni pobreza”. Transcurridos ya más de setenta años desde entonces, es evidente que aquellas bienintencionadas promesas de 1941 quedaron muy lejos de la realidad del mundo de nuestros días, con el panorama actual del mundo.

Walter Benjamin y las sillas de Ibiza

Cuando Walter Benjamin dedica a la arquitectura popular española alguno de sus textos de la Serie Ibicenca, también se detiene al observar unas sillas: «Tal como se presentan estas sillas, siempre tan modestas en su forma, pero con su visible trenzado de belleza llamativa, permiten comprender algunas cosas. Ningún coleccionista podría exponer en las paredes del vestíbulo unas amplias alfombras de Isfahán ni tampoco los cuadros de Van Dyck, con mayor convicción que los campesinos exponen estas sillas en el zaguán vacío de su casa».

Como Benjamin, la sorpresa en la calle, la mirada que analiza y descubre, que proyecta hacia el futuro, se convierte en el mejor recuerdo para el futuro. La fotografía muestra una de las sillas que con tanta ternura describe Benjamin. Asombra pensar que los objetos más sencillos se convierten en algo maravilloso en la pluma de un genio, cuyo talento permite descubrir los más recónditos misterios de nuestras vidas cotidianas.

Marxismo y Ciencia

@ Robert Romanowicz
Carlo Frabetti

Cuando Marx dijo que los filósofos no han hecho más que interpretar el mundo pero de lo que se trata es de transformarlo, era plenamente consciente de que la filosofía natural, convertida en ciencia, llevaba varios siglos transformando el mundo a un ritmo acelerado; lo que en realidad quería decir era que la filosofía y la ciencia (o la filosofía-ciencia, pues, como señaló Engels, son inseparables) debían ponerse al servicio de la transformación radical de la sociedad. Por eso se planteó la batalla contra el capitalismo como una empresa científica, y por eso, hoy que el poder transformador de la ciencia puede ser la clave de nuestra supervivencia o de nuestra aniquilación, es urgente reconvertir el marxismo en el “socialismo científico” que nunca debió dejar de ser; es decir, en una corriente de pensamiento y acción que ponga la ciencia -y la cultura toda- al servicio de la revolución. En ese sentido, los marxistas -y los anticapitalistas en general- deberíamos hacernos algunas preguntas relativas a nuestro propio papel y a nuestras responsabilidades frente a la actual crisis económica y cultural.

La nueva revuelta estudiantil de México

Amaia Arribas  &  Octavio Islas

En la primera parte del texto referimos algunas de las principales estadísticas sobre la penetración de Internet y las redes sociales en el mundo y México. Enseguida recapitulamos en el potencial libertario de las redes sociales, destacando las funciones realizadas durante la llamada “Primavera árabe” y el movimiento de los indignados en España. Por último, centramos nuestra atención en México, realizando un escueto recuento historiográfico de algunos de los hechos que conducen al viernes 11 de mayo, día en el cual los estudiantes decidieron transitar a la condición de ciudadanos 2.0
1.  Las redes sociales en cifras

De acuerdo con información que reportó la Internet World Stats (IWS) el pasado 31 de marzo de 2012, fueron estimados 6,930,055,154 habitantes en el planeta, de los cuales 2,267,233,742 personas son usuarios de Internet y 835,525,280 usuarios de Facebook. La penetración de Internet en el mundo –que se establece a partir de considerar el porcentaje que representa el total de usuarios de Internet con respecto del total de la población- fue establecido por la IWS en 32.7 por ciento. Ello significa que hoy en día, de cada 100 habitantes en el planeta 33 personas son usuarios de Internet. Con base en los referidos datos de la IWS también es posible establecer la penetración mundial de Facebook: 5.79. Ello significa que de cada 100 personas en el mundo, 6 son usuarios de Facebook, y de cada 100 usuarios de Internet. El porcentaje de usuarios de Facebook, considerando el total de usuarios de Internet en el mundo fue ubicado en 36.85 por ciento. Ello significa que de cada 100 usuarios de Internet en el mundo, 37 son usuarios de Facebook.

El futuro de Costa Rica está en juego y se avecinan cambios más dramáticos aún

Alfonso J. Palacios Echeverría

Sabemos sobradamente, por las cosas que han sucedido en los últimos decenios, que los cambios en política global crean consecuencias económicas y sociales a todos los niveles y en todos los países del planeta, de una forma o de otra, de la misma forma que ejercen influencia sobre mercados geográficos nacionales o locales, aunque muchos de estos cambios son específicos para economías nacionales o regionales. Y el reto de los gobiernos, sobre todo de países minúsculos como el nuestro, es saber manejar el cambio, afrontarlo, y tomar las medidas necesarias para que  beneficie o proteja la situación nacional. No debemos asustarnos, el cambio es un fenómeno natural, es continuo y progresivo, debe ayudar a la supervivencia y el crecimiento aunque dependen de la adaptación que tengamos a ellos, y estamos aprendiendo continuamente ya que la experiencia es esencial para la adaptación y el éxito.

Las relaciones entre Alemania y España y el poder del capital financiero - I

Alberto Garzón Espinoza
Especial para Gramscimanía

Hace un par de años España venció a Alemania en las semifinales del mundial de Sudáfrica por un gol a cero. La euforia se desató por todo nuestro país, y las celebraciones se dejaron ver durante semanas gracias a un nuevo sentimiento de patriotismo. Aquella sensación de superioridad deportiva, cristalizada en la primera copa mundial de la selección española, no tenía, sin embargo, relación alguna con la competencia económica entre ambos países. Aquél otro enfrentamiento mostraba un marcador completamente opuesto; allí recibíamos una enorme paliza.

El esquema siguiente refleja la naturaleza de las relaciones económica entre ambos países, y es una herramienta útil para analizar cuáles son los problemas de la economía española y cuáles son las opciones de política económica que se abren tras la larga y dolorosa crisis económica que padecemos.

28/5/12

Nueva edición ilustrada del Manifiesto Comunista

Acaba de ser publicada una nueva edición del Manifiesto Comunista. Lo particular de esta edición, que ha buscado una forma original de acercarse al revolucionario alemán, y es por medio del dibujo, se trata de una obras ilustrada por lo tanto.

La publicación trata de reivindicar su pensamiento, en una época de crisis del capitalismo y en la que se había dado por muerta la lucha de clases, hoy más que nunca es necesario tenerla en cuenta, y qué mejor manera que por medio de uno de sus máximos valedores. Esta publicación llega de la mano de Nórdica Libros y tal y como explica su título, “El Manifiesto Comunista”, se centra en la obra que escribiera junto a Friedrich Engels, que pasa por ser uno de los análisis más lúcidos de la sociedad capitalista del siglo XIX y que, en muchos aspectos, sigue siendo actual. Además de un texto de gran valor literario y, con el impresionante trabajo gráfico de Fernando Vicente, el mejor acceso a la obra filosófica y política de Karl Marx.

De vita beata / Heidegger y Aristóteles

@ Thosio Ebine
Félix Duque

De todos es sabido –y por muchos, denostado- que Heidegger habla de la muerte (o mejor, del saberse “ir muriendo” en cuanto Sterben) como cierre de la existencia del Dasein. Es más, para el joven Heidegger: “Cuando toma posesión de la muerte cierta, la vida viene a hacerse visible en (an) ella misma.”
       
¿Por qué? Porque sólo desde la inminencia de la muerte (de ahí mi propuesta de traducción de Sein zum Tode como “estar a la muerte”), sólo desde ese impensable adviento se temporalizan (sich zeitigen) a redrotiempo, a contramovimiento el pasado y el presente. Aquí es preciso atender al respecto al doble sentido de Zeitigung, en cuanto “hacer que venga el tiempo”, rompiendo el tiempo cotidiano mediante una opción decisiva en el instante, por un lado, y “dar tiempo al tiempo pasado” por otro. De ahí que Zeitigung signifique habitualmente “maduración”.

Heidegger y Aristóteles

Tras la prolongada crisis de la gran filosofía, luego del agotamiento del sistema hegeliano, Heidegger aparece como el gran pensador del siglo XX. No sólo por la magnitud y la densidad de su obra, sino sobre todo por el hecho de que, con una radicalidad a la que nadie se había atrevido después de Hegel, supo reconsiderar en su conjunto la historia de la filosofía occidental al volver a plantear como problema filosófico la cuestión de los fundamentos de la época presente y su conexión esencial con el pensamiento griego.

En este ensayo Franco Volpi se propone demostrar que Aristóteles constituye una presencia generalizada que impregna toda la obra heideggeriana. Dicha presencia se configura en los términos de una confrontación que tiende a la apropiación y a la asimilación radical del patrimonio de la ontología aristotélica. A partir de esta hipótesis, Volpi demuestra que la fecundidad del vínculo de Heidegger con Aristóteles no reside en la simple interpretación de los textos en cuanto tales, sino en la capacidad de recuperar y volver actuales, con una concepción estimulante e inspiradora, los problemas filosóficos que despliegan.

Heidegger y Aristóteles es un análisis magistral sobre el modo en que el filósofo alemán revitalizó la sustancia especulativa de las obras aristotélicas, volviendo a proponer los interrogantes fundamentales que los griegos plantearon por primera vez y que nuestro tiempo, la edad de la técnica, parece haber desechado.

Traducción: María Julia De Ruschi /  Transliteración de términos griegos: Hernán Martignone
Colección: Filosofía  /  ISBN: 9789505579181
Primera edición: 2012  /  Última edición: 2012
Fecha de aparición: Mayo 2012

Georg Lukács y el realismo / Revisión de un paradigma

Libro ilustrado @ Soizick Meister
Werner Jung

I

 Se dan por admitidos el tradicionalismo de Lukács, su conservadurismo en cuanto a las preferencias estéticas, la orientación a los clásicos, la inclinación hacia la obra de arte cerrada, hacia la armonía y la reconciliación poética. Frecuentemente descriptos y, con suma frecuencia, justificadamente criticados, todos los puntos débiles han sido reconocidos y señalados. Pero, ¿es válida esta crítica in toto? ¿O no se arroja también, a menudo, al niño junto con la bañadera? ¿No se pasan por alto elementos centrales importantes y acertados?

Descargar, PDF
En lo que sigue procuraré discutir nuevamente uno de esos elementos centrales de la teoría estética de Lukács, revitalizarlo bajo las condiciones de la literatura actual. "Se trata del realismo"[1], tanto en 1998 como en 1938. La cuestión sigue manteniendo su actualidad; en todo caso, la conservan el importante preludio y la apertura de Lukács, según los cuales el término realismo designa algo sistemático, y de ningún modo debe ser confundido con la historiografía literaria tradicional, que con ese término designa el período de mediados del siglo xix. También aquí, una vez más, (ya) no vale la pena revisar uno por uno los errores y las deformaciones cometidos por Lukács durante los debates (con Seghers, Bloch y Brecht) desarrollados a finales de la década del treinta. Sin embargo, hay que reflexionar todavía sobre los conceptos empleados por Lukács en ese debate.

27/5/12

Ezequiel Zamora / Nota prescindible sobre su periplo vital y muerte insólita

Julio Rafael Silva Sánchez

“Volvemos el rostro hacia el pasado no para escuchar la música de los recuerdos, ni para hacer en actitud forzada vanos y vistosos alardes de devoción a los Padres de la República, sino para recalentar los ánimos en la fragua donde los viejos vulcanos batieron el metal resistente.”: Mario Briceño-Iragorry, Por la ciudad hacia el mundo, 1957

Especial para Gramscimanía
Aquella calurosa e inolvidable tarde estival, el 10 de Enero de 1860, una bala asesina detuvo el corazón del General del Pueblo Soberano en la hermosa villa de San Carlos de Austria, capital del estado Cojedes, llenando de luto y consternación a toda Venezuela, estremecida en aquel tiempo  por el cruento fragor de la Guerra Federal.

¿Quién era, entonces y para siempre, Ezequiel Zamora?

Fue en Cúa, en tierras de lo que es hoy el estado Miranda, el 1º. de febrero de 1817, en plena gesta independentista, donde don Alejandro Zamora, soldado de Bolívar en esa guerra fratricida, y doña Paula Correa vieron nacer su segundo hijo, Ezequiel. Allí recibió una instrucción rudimentaria, como la mayoría de los niños de su época, y tuvo su mentor en el Doctor José Manuel García, abogado prominente de ideas liberales, quien le orientó en sus lecturas, le inculcó su amor al pueblo y le enseñó a ser hombre, en sus continuos viajes por el llano venezolano. “Era alto y delgado de cuerpo, de nariz prominente, ojos azules y pelo castaño pasudo…”, como lo describe el ilustre intelectual cojedeño Laureano Villanueva (en 1954).

En la república de Alain Badiou

@ Tim Robinson
El triunfo socialista en las elecciones presidenciales francesas, las enseñanzas de Platón para la política actual y las razones por las cuales “el comunismo nunca fue una utopía” protagonizan esta entrevista con el autor de “El concepto de modelo”.

José Fernández Vega

Alain Badiou es considerado como el último representante de la gran tradición teórica francesa que brilló durante la segunda mitad del siglo XX. Seguidor de Sartre en su juventud, y de Althusser y Lacan después, sus escritos teóricos trabajan lo que denominó las cuatro condiciones de la filosofía: matemática, política, amor y arte. La inmensa obra de Badiou abarca también la novela y la dramaturgia. Si en el plano especulativo intenta formalizar una teoría del sujeto y desarrollar una metafísica, en el político es un ardiente militante de “la hipótesis comunista” y un detractor del ex presidente francés Nicolas Sarkozy, a quien, en un exitoso líbelo (¿Qué representa el nombre de Sarkozy?), comparó con Pétain, colaboracionista bajo la ocupación nazi. Ambos, escribió, hablaban de la regeneración moral del país, pero fundaron su poder sobre el miedo y el servilismo a los vencedores (Hitler en un caso; el gran capital financiero, en el otro). Distinguido recientemente con un doctorado honoris causa por la Universidad Nacional de San Martín, Badiou brindó allí varias charlas. Habló de su último libro, una versión libre y personalísima de un clásico absoluto de la filosofía, la República de Platón (el Fondo de Cultura Económica lo publicará en español en 2013).

¡Bienvenidos al Žižek Circus!

@ Emma Lofstrom
Existen hoy adoradores de Robespierre, quien decía hablar por el pueblo con el fin de enviarle mejor al cadalso, por su bien, sin duda, en nombre evidentemente, de lo que se llamaba la virtud. Así, a propósito de Lenin, de Stalin, de Mao y de algunos más de la misma cuerda, Badiou afirma: “ es capital no ceder en absoluto al contexto de criminalización y de anécdotas espeluznantes en las que desde siempre la reacción intenta encerrarlos y anularlos”. Žižek, en cuanto a él, presagia los “más bellos discursos” del terrorista Robespierre cubriéndolo de elogios, después escribe esto: “ nuestra tarea hoy en día es reinventar un terror emancipador”. Si la aventura de la guillotina volviese, hoy se conoce el nombre de dos o tres sucesores de Fouquier-Tinville [fiscal del tribunal revolucionario]. Camus tenía razón: “… el virus de la peste no muere nunca, se contenta con dormir”

Entrevista con Michel Onfray en Le Magazine Littéraire, N° 520 / 2012

Michel Onfray
Sólo con nombrar al filósofo esloveno, Slavoj Žižek, vienen a la mente  varias relaciones posibles: con la moda intelectual, con el espíritu indolente de provocación, con las luces de los pensadores mediáticos, etc. El pensamiento intempestivo de este singular sujeto va unido, por otra parte, al mantenimiento en alto de la bandera del comunismo, como así lo atestiguan sus labores oganizadoras de congresos en torno al tema, como el celebrado en Londres hace unos años , de la mano de su amigo Alain Badiou, defensor de la “hipótesis comunista”. En tal reunión participaron otros intelectuales que aun posicionándose en la tesitura de un horizonte de pensar lo común, el comunismo, se mueven en unos límites, si se me permite decirlo así, más innovadores, menos fieles a las ortodoxias y a las citas, del santoral de rigor….y me refiero a los italianos Giorgio Agamben, Antonio Negri-y su colega- Michael Hardt, los franceses Jacques Rancière y Etienne Balibar, el americano Francis Jameson, el británico Terry Eagleton…sin pretensiones de pasar lista.

26/5/12

Edward Albee o la ética del propio deseo

Edward Albee @ David Levine
Osvaldo Quiroga 

En su visita a la Argentina, el gran filósofo francés Alain Badiou, citando a Sócrates, sostuvo: "Quien no empieza por el amor no sabrá nunca lo que es la filosofía". Y agregó que en el amor se experimenta la verdad de la diferencia. ¿Pero de qué diferencia hablamos cuando un hombre se enamora de una cabra? Eso ocurre, precisamente, en La cabra o ¿Quién es Sylvia?, obra del dramaturgo norteamericano Edward Albee, el autor de Historia del Zoo y ¿Quién le teme a Virginia Woolf? 

Para Julio Chávez, un actor excepcional, no hay metáfora. La cabra es la cabra y lo insoportable es que un hombre pueda enamorarse de una cabra. Para el espectador no es así. El título de la obra de Albee ya ofrece una pista: ¿Quién es Sylvia? Charlie, el protagonista, llama Sylvia al animal de sus desvelos amorosos. Le da un nombre de mujer, como si buscara atemperar el impacto de su deseo.

25/5/12

Ryszard Kapuscinski / Ningún régimen opresivo puede sostenerse solo por la fuerza de las armas

Ryszard Kapuscinski
@ Magalú Mariana García
La única ley universal de las revoluciones es que no se dejan reducir a leyes. Sea cual sea su signo y orientación, ocurren de maneras muy diversas, transcurren por caminos insospechados, brotan en el momento menos esperado. “Su estallido, el momento en que se produce, sorprende a todos, incluso a aquellos que la han hecho posible”. Pueden desencadenarse por un incidente menor en la plaza de un pueblo remoto, pueden coronar el esfuerzo constructivo y organizativo de décadas, pueden brotar de una grieta súbita que aparece en la fachada del poder. No es posible prever qué sector social o demográfico se pondrá a la cabeza de las movilizaciones. A veces se abren paso a sangre y fuego, o por la fuerza pero (casi) sin sangre (como la revolución de octubre en Rusia), o por medio de las urnas, como ocurrió en Chile en 1970, en Venezuela en 1998 y en Ecuador en 2006. Fidel Castro, que algo sabe del asunto, dijo hace unos años que gracias al poder de la comunicación y la transmisión “no harán falta las revoluciones” (armadas, se entiende) y que en la circunstancia actual “estamos ante el arma más poderosa que haya existido, que es la comunicación”.

En un capítulo de El Sha o la desmesura del poder (Anagrama, Barcelona, 1987) que se titula “La llama muerta”, el fallecido periodista polaco (pero universal) Ryszard Kapuscinski afirma que para el surgimiento de una revolución “es imprescindible la palabra catalizadora y el pensamiento esclarecedor” que conducen a “la toma de conciencia de la miseria y de la opresión, al convencimiento de que ni la miseria ni la opresión forman parte del orden natural del mundo”. Para ello, se requiere de palabras: “palabras que circulan libremente, palabras clandestinas, rebeldes, palabras que no van vestidas de uniforme de gala, desprovistas del sello oficial”.

24/5/12

Alain Badiou / Gilles Deleuze fue un gran filósofo de la vida, así como yo soy el gran filósofo del concepto

@ Robert Romanowicz
Gustavo Santiago

[…] Badiou fue discípulo de Jean-Paul Sartre, de Louis Althusser, de Jacques Lacan. Rivalizó, entre muchos otros, con Jacques Derrida, con Richard Rorty y, especialmente, con Gilles Deleuze. Su conciencia del lugar que ocupa en la filosofía contemporánea se pondrá de manifiesto hacia el final de esta entrevista cuando, precisamente hablando de Deleuze, diga con una sonrisa plena de satisfacción: "Él fue el gran filósofo de la vida; yo soy el gran filósofo del concepto".

Badiou es un típico filósofo moderno. En sus textos todo está perfectamente ordenado, desde los cimientos hasta los pisos más elevados; todo se apoya en un fundamento sólido y cada paso responde a una rigurosa argumentación. Poco le importó que, durante las últimas décadas del siglo XX, cuando floreció el discurso posmoderno, lo tildaran de "anticuado". Él insistió hablando de temas como el ser, la verdad (la verdad universal, en la que no hay ningún lugar para el relativismo), el sujeto, la revolución, la razón. En pleno imperio del pensamiento  light  él continuó escribiendo tratados de 600 páginas.

¿Es posible un renacimiento indígena en la América del Siglo XXI?

Pedro Centeno Vallenilla
(Venezuela) La diosa Yara
Especial para Gramscimanía
Esteban Mira Caballos
En las últimas dcadas del siglo XX y principios del XXI se han establecido una serie de regímenes neoliberales que han favorecido, por un lado, los intereses de las grandes empresas y, por el otro, la consumación de genocidios sobre las poblaciones aborígenes. En la época colonial, los españoles fueron el azote de los indios mientras que desde la Independencia lo fueron los criollos y, en la actualidad, los grandes poderes económicos. Como ha escrito Miguel Palacín Quispe, ahora ya no son las carabelas sino las multinacionales.

En la actualidad, las cosas están cambiando sensiblemente por lo que son muchos los que hablan ya de un renacimiento del movimiento indígena, es decir, de que por fin, cinco siglos después de la Conquista, ha llegado la oportunidad del pueblo indígena. Sin embargo, las cosas no van a resultar tan sencillas; no podemos olvidar que el mundo prehispánico desapareció en el siglo XVI. Desde entonces, el sincretismo ha predominado, incluso, en aquellas sociedades indígenas más resistentes. ¿Es posible que los amerindios supervivientes y resistentes recuperen su identidad, sus espacios públicos y su territorio?

Olof Palme / Todavía no se sabe quién lo asesinó

Foto: Olof Palme, ex Primer Ministro
de Suecia. Asesinado el 28/02/1986
Antonio  García Maldonado

El 28 de febrero de 1986, Olof Palme fue asesinado en Estocolmo al salir del cine, al que había acudido sin escoltas junto a su mujer, Lisbet. El asesinato del primer ministro y líder socialdemócrata conmocionó a la sociedad sueca, y en gran medida a la opinión pública mundial, toda vez que Palme era un reconocido defensor del Tercer Mundo en Occidente, y un hábil hombre de Estado comprometido con las causas democráticas y sociales del continente. Mítica es la imagen que nos lo muestra, ya como primer ministro, en las calles de Estocolmo con una hucha y un cartel en el que pedía dinero para los represaliados españoles que luchaban contra Franco.

El caso Palme es en Suecia algo más traumático y de actualidad que el asesinato de Kennedy en EE.UU. Incluso hoy en día siguen publicándose artículos y ensayos con nuevas teorías sobre quién, cómo y por qué mataron a Palme, e incluso aún permanece un equipo de doce inspectores de policía trabajando en el caso.

Una lectura de “Americanismo y fordismo” de Antonio Gramsci

Juan Ramón Capella

Para alguien con afición a la lectura de los Quaderni de Antonio Gramsci, la de las páginas que componen Americanismo y fordismo no deja de plantear ciertas dificultades. A la admiración que habitualmente suscita aún hoy la fuerza del pensamiento de Gramsci, que puede llegar a ser particularmente intensa en este caso, se añade precisamente aquí un sentimiento contrapuesto, distinto, que impone cierto distanciamiento en el lector y señala inmediatamente la necesidad de realizar una evaluación crítica del texto al mismo tiempo a admirado. Explicar esta contraposición sentimental –así manifestada, en las emociones inmediatas, como reveladoras de nudos teoréticos- es el objeto de estas líneas, las cuales no pueden componer más que una lectura, esto es, una interpretación esencialmente diacrónica, desde la problemática del Presente.

Es un lugar común entre los estudiosos que Americanismo y fordismo contiene entre otros un elemento anticipatorio. Gramsci va a descubrir acertadamente rasgos destacados de un  período del siglo xx justamente en el momento en que ese período se abre. La lectura de hoy lo contempla ya cerrado. Debe declararse ante todo el triple sello que le pone fin: 1 ) la crisis del “Estado del Bienestar”, saldada con la reducción a mínimos de los márgenes de la actividad de éste, según unos, o con su conversión en mero “Estado intervencionista”; 2) la tercera revolución industrial, con tecnologías que reducen el tiempo de trabajo necesario para la producción de bienes; 3) la apertura de una gran crisis ecológico-social, no resuelta.

23/5/12

El imaginario / Entre Castoriadis y Lacan

La vida en blanco y negro y un toque de color
@ Rery
Luis Roca Jusmet

Especial para Gramscimanía
El término imaginario se utiliza en la filosofía y en las ciencias sociales con la misma ambigüedad que en el lenguaje coloquial. La cuestión me parece especialmente grave si consideramos que esta confusión es inadmisible en disciplinas que por su rigor deben utilizar una terminología precisa.
  
En este sentido hay un giro terminológico muy sutil cuando se empieza a traducir l’imaginaire por el imaginario, en lugar de por lo imaginario y este cambio de matiz en la traducción recoge un cierto desplazamiento conceptual que le da un sentido más sustantivo y menos adjetivizante. Hay un viejo libro de Jean-Paul Sartre, L’imaginaire, que puede ser un buen punto de partida. Contiene un análisis fenomenológico de la imagen mental a la que, en contra de la la teoría de las facultades de los escolásticos y de la teoría asociacionista de los empiristas, le da un estatuto propio diferenciado del de la percepción. Sartre considera la imagen mental y la percepción como dos formas de conciencia paralela, en la que la primera tiene como referencia los objetos mentales y la segunda los objetos físicos.

Syriza o la apertura magistral de una experiencia unitaria, única y original en toda Grecia

Foto: Alexis Tsipras
Yorgos Mitralias / Γιώργος Μητραλιάς

Italiano
Espantapájaros para los de arriba, la esperanza para los de abajo, SYRIZA ha hecho una entrada estrepitosa en el panorama político de esta Europa en crisis profunda. Tras haber cuadruplicado su fuerza electoral el 6 de mayo, SYRIZA ambiciona ahora no solamente convertirse en el primer partido de Grecia en las elecciones del 17 de junio, sino sobre todo, poder formar un gobierno de izquierdas que contenga las medidas de austeridad, repudie la deuda y elimine a la troika del país. No es pues una sorpresa que SYRIZA cause gran curiosidad en Grecia y que prácticamente todo el mundo se pregunte sobre su origen y naturaleza, sus objetivos y sus ambiciones.

Français
No obstante, SYRIZA no es exactamente un recién llegado en la izquierda europea. Nacida en el año 2004, la Coalición de la Izquierda Radical (SYRIZA) tendría que haber llamado la atención de los politólogos y los medios europeos aunque solo fuera porque desde sus comienzos era una formación política totalmente inédita y original en el paisaje de la de izquierda griega, europea e incluso mundial. Primero por su composición: formada por la alianza de Synaspismo (coalición), un partido reformista de izquierdas con un vago origen de extrema izquierda que abarca casi todo el espectro del trostkismo, del ex maoísmo y del “movimientismo”. La Coalición de la izquierda radical constituía, ya desde su nacimiento, una excepción a la regla que que quería (y sigue queriendo) que los partidos más o menos tradicionales de la izquierda, de la socialdemocracia, no fueran nunca organizaciones de extrema izquierda.

El tráfico de mano de obra / El comercio moderno de esclavos

Foto: Walden Bello
Walden Bello

El mayor flujo de mercancías y capitales ha sido una de las características del proceso contemporáneo de la globalización. No obstante, a diferencia de la fase más incipiente de la globalización en el siglo XIX, el mayor flujo de mercancías y capitales no ha sido acompañado por una mayor libertad de movimiento de la mano de obra a nivel global. Los centro dinámicos de la economía global han impuesto, al fin y al cabo, incluso mayores restricciones a la migración que se origina en los países más pobres. A pesar de esto la demanda de mano de obra barata en las partes más ricas del mundo sigue creciendo, incluso auque más y más personas en los países desarrollados tantean la posibilidad de escapar las condiciones de estancamiento económico y pobreza a menudo resultantes de las mismas dinámicas de un sistema de capitalismo global que ha creado prosperidad en el mundo desarrollado.

Filipinas
English 
El número de migrantes a nivel mundial ha crecido de 36 millones en 1991 a 191 millones en 2005, según Guy Arnold, autor de Migración: cambiando el mundo, uno de los más exhaustivos estudios sobre este fenómeno. Los números agregados no alcanzan, sin embargo, a transmitir el papel crucial que la mano de obra migrante juega en las economías prósperas.

22/5/12

Socialismo y poder / Una revisión crítica

En la ciudad @ Pietari Posti
Marcelo Colussi

Hasta ahora la historia nos demuestra que los seres humanos nos movemos en muy buena medida por el afán de poderío. De lo cual puede desprenderse, quizá con cierta ligereza, o con cierta mirada pesimista sobre nuestra condición, que estamos irremediablemente condenados a seguir repitiendo ese molde. El colmo de ese pesimismo lo presenta José Saramago, cuando no encontrando salida a todo esto llega a concluir entonces: "No nos merecemos mucho respeto como especie". La constatación tan interminablemente repetida del abuso del poder por parte de quien lo dispone –aún en el campo de la izquierda– podría llegar a permitirnos sacar esa conclusión. Estaríamos casi tentados de afirmar, por tanto, que "eso no tiene arreglo".

Pero si efectivamente está en la esencia humana esta "dialéctica del amo y del esclavo", si eso es parte definitoria de nuestra condición, ¿para qué seguir luchando por un mundo de mayor equidad? El estudio de la historia o de cualquier interrelación nos confronta con que la lucha en torno al poder cuando se encuentran dos personas, o dos colectivos, surge con pasmosa facilidad. ¿Autoriza ello a ver en esa repetición una matriz de origen biológico? ¿Cómo poder afirmar que la violencia, el afán de poderío, la dominación sean de orden genético? Si una lectura darwinista de la historia humana pude llegar a esa conclusión –justificando, de ese modo, la existencia de "razas superiores" y una presunta selección natural de los "mejores"– una visión más amplia de nuestra condición debe apuntar a otra cosa. ¿O acaso podemos avalar un triunfo de "superiores" sobre "inferiores"?

21/5/12

Peter Handke y la soledad de la literatura

Ignacio Castro Rey

Viernes, tarde, calor. Una luz cegadora aplana las calles. Escondidos tras el ocio estival presentamos ayer en un pequeño espacio de Madrid, ante un reducido público desconocido, el hermoso libro de Edgar Borges El hombre no mediático que leía a Peter Handke. Bajo este largo título, dentro de una cubierta azul, se escondía el sencillo diario de una indagación sobre el destino de la literatura en este tiempo de estruendo.

El libro de Borges tiene todas las características de una obra fronteriza: no es exactamente una novela, aunque tiene elementos de ficción; ni un diario, ni un ensayo, aunque contiene abundantes reflexiones; ni una narración al uso. Se podría decir que estamos ante una obra fronteriza que no podría no haber sido hecha. El propio autor aparece dentro de ella como un personaje obsesivo, un poco fanático, enfermo por el encierro en una investigación que no acaba de cerrarse y le obliga a romper amarras con el mundo comercial de la literatura y sus agentes comerciales.

Jacques Rancière / Sobre El Odio a la Democracia

Rancière, Jacques (2005) / La haine de la démocratie 
Paris: La Fabrique / El odio a la democracia. Buenos Aires: Amorrortu editores.
Traducción de Irene Agoff 2006)

Gontzal Zubizarreta

Con el libro El odio a la democracia, Jacques Rancière se implica de lleno en el gran debate que vive parte de la intelectualidad francesa en torno al concepto y uso de «democracia». Rancière tiene una motivación clara para su publicación: desmontar las mentiras y contradicciones que la intelectualidad «antidemocrática» achaca al objeto de sus críticas y, sobre todo, a su protagonista, el individuo democrático.

Leer o descargar, PDF
Para ello, el autor francés parte de la definición de la paradoja democrática, es decir, la paradoja que surge al entender la democracia como el reinado del exceso de sus sustentadores, lo cual llevaría a la ruina del mismo gobierno democrático, por lo que estos gobiernos deberían reprimir los excesos que su mismo sistema genera. Esta paradoja se convierte en punto de partida teórico a criticar para un Rancière que, con paciencia y mucho tino, tratará, no solo de desacreditar a los nuevos conservadores que usan el hijo del consumo, el individuo democrático, como culpable de todos los males, sino para expresar su posicionamiento democrático, sus ideas en torno a este concepto tan controvertido y su aplicación a la realidad política francesa.

La crisis, el imperio, la polarización y el movimiento

Carlos Petroni

Los trabajadores y oprimidos de EEUU conocen bien la crisis por la que atraviesa este país. No hace falta que les muestren estadísticas para saber que el desempleo se ha duplicado (cerca del 20% real y 10% en las estadísticas oficiales que solo retratan a los que cobran el seguro de desempleo); también saben que los servicios sociales han sido recortados drásticamente (un 18% de acuerdo a cifras oficiales), y que los grandes planes de “rescate” de la economía del gobierno de Obama se han utilizado fundamentalmente para ayudar a los grandes banqueros y empresarios del país (media docena de grandes bancos se llevaron el 50% de los fondos.) La educación, la salud, la vivienda, las carreteras… se desmoronan a la vista de todos. La situación ha sacado de adentro de la sociedad misma lo peor y lo mejor de muchos. Hoy hay más racismo – contra comunidades de color y contra inmigrantes. A veces con la vieja y falsa teoría de que son los responsables de la decadencia imperial.