4/3/12

Gianni Vattimo / Posmodernidad

Foto: Gianni Vattimo
En esta ocasión trataré el pensamiento de Gianni Vattimo a quien se le postula como un autor y filósofo posmodernista. Gianni Vattimo nació en 1936 en Turín, Italia. Allí mismo en Italia estudió y se tituló en filosofía, fue entonces que pudo seguir los cursos de H. G. Gadamer y K. Loewith en la universidad de Heidelberg. (1) Hacia el año de 1964 enseña en la Universidad de Turín, donde su pensamiento se desarrolla en un contexto de cambios en la sociedad y en la cultura, que “es en cierto modo relativista, y valora especialmente la multiculturalidad”  (2). Así nace la idea y el concepto del posmodernismo que indica el fin y despedida de la modernidad.


En términos generales la modernidad es el resultado de un proceso histórico que quizo llevar tanto elementos de continuidad como de cambio. “Así la formación y consolidación de este periodo se realizaron a través de un proceso que duró siglos e implicó nuevas técnicas, riquezas, medios de acción, y de igual manera el surgimiento de clases, de ideologías e instituciones que se gestaron, desarrollaron y fueron fortaleciéndose en medio de luchas y confrontaciones en el seno de la sociedad feudal”. (3) Por ello se trata de un proceso de carácter global y de una realidad distinta en la que las etapas históricas en cuanto a lo económico, lo social, lo político y lo cultural se interrelacionan y avanzana ritmos desiguales hasta terminar por configurar la moderna sociedad burguesa y una nueva forma de organización política.

Con lo visto anteriormente podemos adentrarnos al término de posmodernismo, ya que teniendo las bases de lo que era la modernidad, según Vattimo se puede y debe dar paso decisivo para estabecer la conexión entre dos filósofos que sin duda aportaron para el cambio del modernismo al posmodernismo, uno con el nihilismo y el otro con la hermeneutica. Así Nietzsche y Heidegger han de ser de gran influencia para Vattimo, de hecho en su libro El fin de la modernidad; nihilismo y hermeneutica en la cultura posmoderna, expresa claramente la relación y vínculo entre la reflexión de estos dos autores y que llevan a una reflexión por un lado, sobre el fín de la época moderna y sobre la posmodernidad, por otro. Así, “Vattimo cree que el paso de lo moderno a lo posmoderno se configure como el paso de un pensamiento fuerte a un pensamiento débil” (4) ¿Cómo es esto?

Como pensamiento fuerte o también conocido como metafísico, Vattimo concibe un pensamiento que habla en nombre de la verdad, de la unidad y de la totalidad, un tipo de pensamiento ilusorio tendiente a establecer posturas absolutas. Y como pensamiento débil o también conocido como postmetafísico, lo concibe un tipo de pensamiento que rechaza las categorías fuertes, es decir, un tipo de razón que, junto a la razón y dominio de la tradición, ha renunciado a una fundación única, última, normativa.

El pensamiento débil se presenta explicitamente como una forma de nihilismo, vocablo que el filósofo de Turín considera “una palabra clave de nuestra cultura, una especie de destino del que no podemos liberarnos sin privarnos de aspectos fundamentales de nuestra espiritualidad”. (5) Con este término que Vattimo usa de manera positiva y propositiva, cree que “el nihilismo no se debe combatir como un enemigo, mas debe ser asumido como nuestra única posibilidad”. (6) El nihilismo del cual habla Vattimo no es un nihilismo resentido ni trágico, obsesionado por el derrumbe de lo absoluto y por el no-sentido. No es tampoco un nihilismo fuerte, tendido a edificar un nuevo absolutismo sobre los escombros de la metafísica, es decir, un nihilismo que sustituye la voluntad del hombre a la voluntad creadora de Dios. El de Vattimo es un nihilismo débil, que habiéndo vivido hasta el fondo la experiencia de la disolución del ser, no tiene ni añoranzas por las antiguas certezas ni deseo de nuevas totalidades. De aquí su carácter constitutivamente postmoderno y su consonancia con el hombre de buen temperamento del que hablaba Nietzsche en la filosofía del amanecer, describiéndolo como un individuo libre de resentimiento.

Según Vattimo, los inspiradores del postmodernismo son Nietzsche y Heidegger: “el acceso a las posibilidades positivas que se encuentran en las condiciones postmodernas de existencia, es posible sólo si se toman en serio los resultados de la destrucción de la ontología operada por Heidegger y, antes de él, por Nietzsche”. (7) Mientras que el hombre y el ser sean concebidos metafísicamente y platónicamente en términos de estructuras estables que imponen al pensamiento y a la existencia la tarea de ‘fundarse’, de establecerse (con la lógica, con la ética) dentro del dominio de lo no-deviniente, reflejándose en una mitificación de las estructuras fuertes en todos los campos de la experiencia, no será posible para el pensamiento vivir positivamente aquella verdadera y propia edad postmetafísica que es la postmodernidad.

De Nietzsche, Vattimo hereda el anuncio de la “muerte de Dios”, es decir, la teoría de la ausencia los valores absolutos metafísicos (inclusive la idea de sujeto). De Heidegger hereda la concepción del ser, es decir, la tesis según la cual “el ser no es, mas acontece”, y el convencimiento consecuente, según el cual, el acontecer del ser no es más que el abrirse lingüístico de las varias aperturas histórico-destinales, o sea de los varios horizontes concretos dentro de los cuales los entes se vuelven accesibles al hombre y el hombre a sí mismo.

Bibliografía

Gianni Vattimo, El fin de la modernidad, nihilismo y hermenéutica en la cultura posmoderna, Editorial Gedisa, Barcelona España, 1985, pp. 9-20.
Gianni Vattimo, Vida, en; http://www.giannivattimo.it/menu/f_biografia.html, consultada el 06 de Febrero del 2011.
La modernidad como proceso histórico, en; http://biblioteca.itam.mx/estudios/estudio/letras23/notas/sec_2.html, consultada el 06 de Febrero del 2011.

Notas

(1) Gianni Vattimo, Vida, en; http://www.giannivattimo.it/menu/f_biografia.html, consultada el 06 de Febrero del 2011.
(2) Gianni Vattimo, Pensamiento, en; http://www.filosofico.net/vattimospagn.htm, consultada el 06 de Febrero del 2011.
(3) La modernidad como proceso histórico, en; http://biblioteca.itam.mx/estudios/estudio/letras23/notas/sec_2.html, consultada el 06 de Febrero del 2011.
(4) Según el propio Vattimo, el pensamiento débil se definiría: "Frente a una lógica férrea y unívoca, necesidad de dar libre curso a la interpretación; frente a una política monolítica y vertical del partido, necesidad de apoyar a los movimientos sociales trasversales; frente a la soberbia de la vanguardia artística, recuperación de un arte popular y plural; frente a una Europa etnocéntrica, una visión mundial de las culturas".
(5) Gianni Vattimo, Pensamiento, en; http://www.filosofico.net/vattimospagn.htm, consultada el 06 de Febrero del 2011.
(6) Idem
(7) Idem