10/2/12

Gramsci en la pedagogía

En esta obra, "Filosofía, Política y Educación", Gramsci nos da su visión política y filosófica de las cosas. Me ciño en las más importantes:

 Para Gramsci todo el mundo es intelectual pues incluso en cualquier trabajo físico: "Todos los hombres son intelectuales, pero no todos tienen en las sociedad la función de intelectuales. Todos los hombres, al margen de su profesión, llevan a cabo alguna actividad intelectual "pues participan en una concepción del mundo [...]”. 

Gramsci por ello quiere aportar un nuevo significado al término intelectual: un intelectual ligado al desarrollo de la organización política de la clase obrera. "...el partido cumple esta misión subordinada [...] hasta convertirlos en intelectuales políticamente calificados, en dirigentes y organizadores de toda clase de actividades y funciones [...]”.

Gramsci considera necesario el contacto entre intelectuales y "simples" para crear un bloque intelectual-moral que haga posible un progreso intelectual de la masa y no únicamente a reducidos grupos intelectuales. 

También todos los hombres son filósofos, afirmaba Gramsci, ya que en la creación de un grupo social también se crea una filosofía particular. Partiendo de esa base, Gramsci aboga por una enseñanza basada a formar al alumno para que elabore críticamente su propio pensamiento, y no limitar a mostrar la filosofía pasada, evitando que caiga en el hombre-masa, que es aquél que no formula su propia crítica y se vuelve conformista. Acepta las cosas tal como le vienen sin preguntarse o cuestionarse, estando por ello, lleno de prejuicios y mezquindad. "Cuando la concepción del mundo no es crítica y coherente sino, ocasional y dispersa, se pertenece, simultáneamente a una multiplicidad de hombres-masa y la personalidad propia está compuesta de raro modo. [...] La elección y crítica de una concepción del mundo es también un hecho político."

Gramsci critica la educación  "por atiborrarles la cabeza de fórmulas y palabras que en su mayoría no le dicen nada y pronto las olvida." "la escuela los formará con escrúpulos y conciencia burocrática, y mecánica..."

Gramsci cita a un nuevo tipo de filósofos "el filósofo democrático", esto es; "el filósofo convencido de que su personalidad no se encierra en su propia individualidad..."

 Lo importante para Gramsci es la acción política. Los partidos políticos, según él, ayudan a salir a los individuos de la pasividad y a reemplazar al jefe individual (dictador) por organismos colectivos.

Gramsci es un anti-determinista que valora la subjetividad negando la separación entre lo objetivo y lo subjetivo, salvo a fines analíticos o didácticos. Para comprender la sociedad en la que se vive se necesita estudiar su historia, saberla y sentirla de forma que cada nueva sociedad cree sus propios intelectuales, en lugar de continuar con la intelectualidad anterior.

Antonio Gramsci nació en Ales el 23 de enero de 1891. En los años en que estudió se acercó al movimiento obrero turinés. Se afilió a la agrupación socialista local y fue encargado de organizar una sociedad obrera de socorros mutuos. Fue redactor del Grido del Popolo y siempre abogó por la revolución proletaria. Más tarde funda, como escisión del PSI, el Partido Comunista Italiano en el seno de la Internacional Comunista dirigida por Lenin. En las elecciones políticas de abril de 1924 Gramsci es elegido diputado. Crea un frente único antifascista y participa activamente en las reuniones del Aventino. Sostiene la necesidad de la huelga general política y de la transformación del Aventino en el único Parlamento legal. El 3 de enero Mussolini anunciará las leyes de excepción y el 28 de mayo de 1928 será condenado a 20 años, 4 meses y 5 días. Muere el 27 de abril de 1937 en Roma.