14/2/12

Entre clásicos: Manuel Sacristán-György Lukács

A propósito del libro de Salvador López-Arnal

La historia del pensamiento desarrollado en la órbita soviética dista mucho de ser el monolito uniforme que suele evocarse alegremente. La relación entre Lukács y Sacristán manifiesta una realidad muy diferente: un pensamiento heterogéneo, muy apegado a la realidad política y social de cada momento, y con notas de discordancia e incluso, en ocasiones, de disidencia.
 "Desacuerdo explícito, retirada de la vida pública, deber comunista de crítica, reclusión intelectual como en las últimas décadas. La valiente y desolada toma de posición lukácsiana, el nada servil posicionamiento del autor de Die Zerstörung der Vernunft, a sus ochenta y tres años de edad, no podía ser más claro ni más coincidente con los análisis y posiciones de su editor, entonces un dirigente político clandestino en activo que estaba traduciendo (...)"
György Lukács y Manuel Sacristán mantuvieron durante los decenios centrales del siglo XX una larga conversación a partir de la edición en castellano de las obras del primero, introducidas, traducidas y comentadas por el segundo. A lo largo de sus cartas e intercambios asistimos a sus intentos de continua renovación de un proyecto «inabordable para un solo hombre», como diría Sacristán sobre Marx: el desarrollo, siempre inacabable, de la tradición marxista revolucionaria. Una corriente en busca de la ambicionada producción consciente de historia, siempre de la mano de la razón y cerca, muy cerca, de las luchas y dificultades de los movimientos obreros y sociales.

Salvador López Arnal reconstruye aquí ese espacio entre clásicos. Recorreremos así medio siglo de historia del marxismo: desde las primeras obras de Lukács hasta la muerte de Sacristán, desde los primeros años de los soviets hasta la aparición de las nuevas militancias canalizadas en el ecologismo, el pacifismo, el feminismo...

Medio siglo de una historia no sólo marxista, sino comunista, que en poco se parece a la caricatura que tan a menudo de ella se nos quiere presentar. De un comunismo inacabable como proyecto, un comunismo aún activo, aún necesario, aún espacio de reinvención de luchas.