14/12/11

Lo que queda en Irak tras la retirada de EE UU


Gabriel Gatehouse

Antes de que finalice el año, los últimos 30.000 militares de Estados Unidos que quedan en Irak tendrán que marcharse. Después de ocho años, dentro y fuera del país se cuestiona el costo económico y de vidas humanas que ha tenido el conflicto.

En el mismo día que el presidente Barack Obama marcó el fin de la invasión con un discurso ante un grupo de soldados que estuvo en Irak, la BBC recorre el país que dejan las tropas estadounidenses.

El Trio de las Azores: ¿Quedarán impunes?
"He estado aquí durante más de seis años", comenta John, un contratista estadounidense que conduce una camioneta por las calles polvorientas del Campamento Kalsu.

"Estoy ayudando a hacer lo que hay que hacer. Tómelo con calma", agrega mientras sube el volumen de su iPod, conectado al estéreo de la camioneta. De repente brota una mezcla de música country y western. John es uno de los decenas de miles de estadounidenses, civiles y militares, que van a salir de Irak.

La verdadera crisis de Europa y la única solución posible


Alberto Garzón Espinoza

Sería un grave error considerar que la crisis de Europa es una crisis de la deuda pública, cuando ante lo que realmente estamos es ante una crisis de la propia configuración de la Unión Europea y un modelo insostenible e incoherente de crecimiento económico. Desgraciadamente la falta de cultura política y económica ha llevado a la errónea percepción de que la crisis económica es resultado de las políticas llevadas a cabo por un gobierno concreto en los años más recientes, algo que por cierto explica el cambio de color visto en las elecciones en todos los países. Sin embargo lo cierto es que la crisis actual es el resultado de políticas instaladas y aplicadas hace mucho más años y consensuadas por todos los gobiernos europeos. Esta es una crisis de la Unión Europea y del sistema capitalista, y si no resolvemos los problemas subyacentes durará como mínimo una década más, tendrá un carácter mucho más grave y acabará en un nuevo orden social muy perjudicial para la amplia mayoría de la población.

Crisis estructural y rebelión popular transnacional


William I. Robinson

Los poderes fácticos del sistema mundial están cada vez más a la deriva, a medida que la crisis del capitalismo global se les va de las manos. Desde la masacre de decenas de jóvenes manifestantes por el ejército en Egipto hasta la brutal represión del movimiento Ocupa en EE.UU. o los cañones de agua lanzados por la policía militarizada de Chile contra estudiantes y trabajadores, los Estados y las clases dominantes se muestran incapaces de contener la marea de rebelión popular a nivel mundial y deben recurrir a una represión cada vez más generalizada. En pocas palabras, las inmensas desigualdades estructurales de la economía política mundial ya no pueden ser sostenidas a través de mecanismos consensuales de control social. Las clases dominantes han perdido legitimidad y estamos asistiendo a una ruptura de la hegemonía de la clase dominante a escala mundial.