28/11/11

Teórica culinaria esencial: Una reflexión de Antonio Gramsci


En su Introducción a la filosofía de la praxis (también en El materialismo histórico y la filosofía de Benedetto Croce), Antonio Gramsci realiza en cierto momento una reflexión sobre qué es el hombre. Para ello, entre otras cosas, recuerda la conocida máxima de Feuerbach “el hombre es lo que come”, y a partir de ella formula una explicación en que relaciona consecuentemente alimentación, naturaleza y sociedad como elementos clave de la esencia humana. Así, la historia (y los hábitos) culinaria podrá servir para estudiar y analizar los diferentes tipos de sociedades, cómo funcionan en sus relaciones internas, además de para investigar sobre la esencia del ser humano, que no puede desligarse de su vida en sociedad.

Antonio Gramsci y la situación política italiana


¿Berlusconi es un desecho sin resto de virtud? Dimite Silvio Berlusconi y siento una alegría triste. Cómo es posible que un país de logros tan admirables haya convivido con un primer ministro que tanto nos ha avergonzado.  El honor es algo muy apreciado en Italia: la palabra, el coraje, el arrojo, todo lo que hizo de los italianos ingeniosos y aventureros.
Generalizo, ya lo sé: por lo que se ha dicho y se ha difundido, Berlusconi es un desecho sin resto de virtud. Yo no puedo creer que un primer ministro de la Italia grande y creadora haya sido tan deplorable. No lo puedo creer… ¿O sí?
¿Qué es la cultura popular? Leo a Antonio Gramsci, ese libro ¿Qué es la cultura popular? Lo que dijo tiene un gran valor. Una reflexión profunda, una observación aguda, un análisis fino: todo lo que laboriosamente escribía en la celda, como un cenobita forzado, era fruto del discernimiento, de la razón operante, de la intelección.