9/11/11

Nota sobre el concepto de hegemonía en Gramsci


Ricardo Beyer
Antonio Gramsci había llegado a la conclusión de que la burguesía había logrado fortalecer progresivamente su hegemonía, es decir, su capacidad de ejercer efectivamente su dominación sobre el conjunto de la sociedad sin encontrar demasiada resistencia, mediante el desarrollo de diferentes mecanismos de control social, entre ellos la interiorización de su punto de vista sobre las cosas por parte de los explotados (a través de aparatos ideológicos como la escuela, los medios de comunicación masivos, etc.).
Estas cosas, sumadas a varias otras (el desarrollo del sufragio universal, la formación de una clase media, la liberalización política, el reconocimiento legal de los sindicatos y partidos obreros, la mediación estatal en los conflictos entre capital y trabajo, la disminución de la intervención de la Iglesia sobre la vida, la mejora de los salarios, el establecimiento de los Estados de Bienestar, etc.) llevaron en su conjunto al desarrollo de una subjetividad colonizada de los explotados, es decir, a la disminución de su capacidad subversiva.

Una pequeña lección de marxismo

 Especial para Gramscimanía

Miguel Manzanera Salavert       
“Cada paso del movimiento real vale más que una docena de programas” : Carlos Marx, Crítica del Programa de Gotha
La pérdida de sustancia marxista del Partido Comunista de España es algo antiguo. Ya lo denunciaba Manuel Sacristán en los años 80 del pasado siglo. Que desde entonces no haya sido posible recuperar para el partido de la izquierda un punto de vista científico sobre la realidad social, es ya una tragedia para el futuro. Que IU haya heredado esa falta de teoría social es casi natural, en una época que estaba de moda certificar la defunción del marxismo y el capitalismo parecía imposible de superar. Hoy en día, cuando nos encaminamos a una crisis sistémica de gran profundidad y no parece posible reformar una vez más el modo de producción, bueno sería recordar lo que no deberíamos haber olvidado.