11/10/11

Los pasos de Guillermo Cabrera Infante


Graziella Pogolotti
Un pequeño revuelo electrónico se ha armado con motivo de la reciente publicación de Sobre los pasos del cronista, resultado de una investigación emprendida por Carlos Velazco y Elizabeth Mirabal. Los autores procedieron a un minucioso estudio de las fuentes documentales y de los testimonios de coetáneos residentes en la Isla y fuera de ella, a fin de reconstruir los años de Caín antes de su salida de Cuba. Tan riguroso trabajo condujo al acopio de materiales de distinta naturaleza. Por una parte, dio lugar al ensayo, elaborado con buena técnica narrativa que ahora conocemos y, por otra, a un significativo cúmulo de entrevistas aun inéditas en su mayoría. En ellas se recoge una diversidad de puntos de vista, de experiencias personales y de anécdotas que contribuyen a iluminar una época en un extenso tejido de relaciones de individuos, grupos y tendencias que la matizan.

El abordaje se centra en lo que pudiera considerarse la prehistoria de un novelista, sus vínculos con la vida cultural de la época, su perfil periodístico y su papel protagónico en el suplemento del periódico Revolución. Profundiza en las contradicciones políticas y estéticas de las familias intelectuales que intervinieron en un tiempo de cambios radicales y de intensa creatividad en el campo de las ideas. Entre los testimoniantes no figuran todos los participantes. Algunos ya no están. Otros prefieren expresar sus criterios a través de otros medios. Al margen del intercambio de disparos entre francotiradores atrincherados en posiciones anacrónicas, justo es reconocer la importancia de una investigación de esta índole, atenida a indiscutibles principios éticos.

Transcurrido más de medio siglo desde el triunfo de la Revolución cubana, corresponde a la madurez alcanzada la relectura de un proceso cultural extraordinariamente complejo. Se trata, por lo demás, de un derecho inalienable de las nuevas generaciones apremiadas por establecer sus propias coordenadas.

Las protestas de Wall Street y las luchas en Portugal


Miguel Urbano Rodrigues
En los últimos días las protestas de Wall Street fueron tema de cabecera en influyentes media internacionales. En Washington el gobierno intenta desvalorizar el significado de las manifestaciones que iniciaron con la ocupación por un grupo de “indignados” de la calle de la Bolsa de Nueva York, símbolo del poder del capital.
Pero lo que parecía ser una iniciativa inofensiva de un puñado de jóvenes asumió rápidamente las proporciones de una protesta de dimensiones nacionales. La brutal represión que el día 1 de Octubre afectó a los jóvenes que avanzaban hacia Wall Street –más de 700 detenidos y golpeados- suscitó una ola de indignación y generó solidaridades inesperadas. El movimiento alcanzó a otras ciudades y asumió un carácter diferente, de contestación al sistema responsable por la actual crisis mundial.
El discurso de Obama en el décimo aniversario de la invasión a Afganistán produjo un efecto opuesto al deseado por la Casa Blanca, empeñada en desviar las atenciones de los acontecimientos de Wall Street. Al homenajear a los muertos norteamericanos y de las fuerzas de la OTAN, el Presidente mintió. Para justificar la agresión afirmó que el país está ahora más “seguro” y en camino del progreso. En realidad, la guerra está perdida y el pueblo afgano, empobrecido, odia a los ocupantes, como reconoce el general Mc Chrystal, ex comandante-jefe destituido por Obama.

¿Alguien sabe para qué sirve la ONU?


Vicky Peláez
“No se puede ser y no ser algo al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto”: Aristóteles
Si alguien preguntara a algún joven, en cualquier punto del planeta, para qué sirve la ONU, estoy casi segura que diría que es un organismo donde los poderosos del mundo deciden dónde y a cual país invadir o iniciarle una guerra.
Muy pocos de estas nuevas generaciones saben que este mes, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) celebra sus 66 años y que su principal propósito era ser el máximo garante de la preservación de la paz y la justicia social en el mundo. Pero nunca lo ha logrado. Con un presupuesto anual de cinco mil 160 millones de dólares y con aportes adicionales de 193 países miembros para diferentes programas, la ONU tiene teóricamente todas las condiciones para cumplir con su agenda de paz, sin embargo la realidad es diferente.
Desde su creación se convirtió en un instrumento de la política exterior norteamericana orientada al dominio del planeta que fue restringida solamente durante la existencia de la Unión Soviética. Fue famoso el veto de la URSS en cada intento de los Estados Unidos de convertir el mundo en su rancho privado. En los primeros diez años de la existencia de la ONU, el canciller soviético Viacheslav. Mólotov fue bautizado inclusive por los norteamericanos como “Mr. Veto”.

Argentina: El Frente de Izquierda ante la crisis capitalista


Ya nadie habla de ‘blindaje', ‘desacople' ni de la ‘solidez del modelo': los bancos y los grandes capitales están sacando decenas de miles de millones de dólares de Argentina; la producción industrial ha comenzado a caer y se están cortando las horas extras en las principales empresas; la inflación sigue sin parar. La fábrica Alpargatas, de la localidad tucumana de Aguilares, suspendió a 1.300 trabajadores por diez días, mientras que Fiat Córdoba amenazó hacer lo mismo con 400 obreros.
Los especuladores y los monopolios capitalistas se llevan del país los beneficios que obtuvieron con la explotación obrera y con los cuantiosos subsidios o créditos que recibieron del gobierno. Fugan esos fondos para rescatar a sus casas matrices de la quiebra y para prevenirse de una fuerte devaluación del peso. Entretanto, al calor de la recesión mundial, el precio de la soja se ha desplomado en las últimas semanas. ¿Qué hace el gobierno frente a esta sangría y qué plantean los que se dicen opositores?
El gobierno está financiando esta fuga de capitales con la entrega de las reservas del Banco Central y de la Anses -¡se está usando la plata de los jubilados y los aportes de los trabajadores a la Anses para rescatar al capital!
Los trabajadores estamos pagando la bancarrota capitalista.
¿Qué propone el gobierno de aquí en más?

Miedo y confusión en la eurozona


Alex Callinicos
Un par de semanas atrás, el economista Paul Krugman dijo que estaba "a la vez aterrado y aburrido" por la crisis de la eurozona. Yo sé lo que quiere decir. Por un lado, un estudio realizado por el banco suizo UBS estima que si la zona euro se derrumbase, una economía fuerte como Alemania perdería entre un quinto y un cuarto de su producción en el primer año. Por otro lado, la Unión Europea (UE) se está moviendo milímetro a milímetro hacia la respuesta a gran escala de la crisis que exigen los mercados financieros, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y los EE.UU.
La semana pasada se suponía que habría un milimétrico paso hacia delante cuando el parlamento alemán aprobó el último "rescate" de Grecia. Esto fue considerado como un triunfo de Angela Merkel, la canciller alemana. De hecho, parecía seguro que este paquete sería aprovado, ya que fue aprobado por todos los principales partidos, a excepción de Die Linke desde la izquierda. Toda la historia fue para asegurarse de que Merkel ganara el apoyo de la mayoría de los diputados que pertenecen a su coalición gobernante conservadora-liberal.
Pero, más importante aún, el paquete era obsoleto ya en el mismo momento de ser aprobado. Contiene dos disposiciones importantes. La primera, para reforzar el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), que fue creado por la zona euro cuando hubo el primer “rescate” de Grecia en mayo del año pasado. La segunda –con especial insistencia por parte de Alemania– es que los acreedores de Grecia deben aceptar una reducción en el valor de sus préstamos, aunque existe una gran controversia acerca de cuánto supondría este "recorte" en realidad.