3/10/11

Los negocios de la Real Academia Española de la Lengua


Jorge Fondebrider
El apriete que sufrió el uruguayo Ricardo Soca por parte de un abogado de Planeta es una parte ínfima del iceberg que se esconde detrás de la cuestión. En los últimos días, y a un ritmo francamente admirable, miembros del blog Addenda et Corrigenda han subido una serie de informaciones que ponen negro sobre blanco la cuestión de fondo. El 27 de octubre de 2010 el portal Universia había publicado que “La Real Academia Española en colaboración con las 22 Academias del continente americano, prepara un gran portal para ofrecer a los usuarios todos los diccionarios y recursos que brinda la institución. Esta nueva web estará lista en los primeros meses de 2011, según explicó Víctor García de la Concha, director del organismo”. Ahora bien, ese “gran portal”, según se indica aquí está siendo auspiciado por Telefónica de España, la cual “apoya a la Real Academia Española en el desarrollo del Portal Académico del Español, ventanilla unificada de acceso online a los diccionarios de la RAE”. Lo de la “ventanilla unificada” ya puede dar una pauta de cuáles son los intereses en juego. Pero antes de abundar, vale la pena volver al portal de Universiapara leer que “Este proyecto web, patrocinado por Telefónica, se enmarca en la ‘renovación tecnológica de la Academia’ y pretende ser el ‘escaparate’ de una ‘gran renovación tecnológica’ (sic), indicó Víctor García de la Concha, director de la Real Academia Española. “En esta iniciativa trabaja Michel Amigot, quien colabora con todo el departamento de tecnología de la RAE y las 22 Academias de la lengua para incluir todo tipos de registros léxicos. Entre ellos, figura el Diccionario panhispánico de dudas, el nuevo Diccionario histórico de la lengua española o la Nueva gramática.

Los encuentros del Che con Perón


Pacho O’Donnell
"Cuando le pregunté al General sobre la foto dedicada que el Che le había entregado en nombre del "gordo" Cooke en la que se veía a éste vestido de guerrillero cubano, me comentó: "Este hombre ha dejado de ser peronista", me confió Enrique Pavón Pereyra, su secretario y su biógrafo durante los primeros años del exilio de Perón en Madrid, a quien entrevisté para mi biografía del Che.
 John William Cooke, “El gordo”, líder de la izquierda peronista, exiliado en Cuba, había convencido al Che de que ningún proyecto revolucionario era viable en Argentina sin el apoyo del general Perón, aquel cuya caída en 1955 como consecuencia de una asonada militar había arrancado a Ernesto Guevara un insolente párrafo en una carta a su madre, visceralmente antiperonista: "La caída de Perón me amargó profundamente, no por él sino por lo que significa para toda América (…) Estarás muy contenta, podrás hablar en todos lados con la impunidad que te da el pertenecer a la clase en el poder".
A su regreso de una gira por países africanos, Guevara, ministro de Industria, hizo escala en Madrid. El testigo del encuentro fue Julio Gallego Soto, contador, hombre de confianza de Perón en asuntos comerciales, quien, cuando años más tarde su vida peligraba, eligió como depositario de su testamento político a su colega el contador Alberto T. López, quien declaró en la causa judicial abierta por secuestro y desaparición de Gallego Soto en 1977, a manos de la genocida dictadura. López, a su vez, lo relató a Rogelio García Lupo, quien lo reveló en un artículo periodístico.

Neolingua


Luis Britto García  /  Especial para Gramscimanía
En nombre del imperialismo humanitario, la atrocidad bondadosa y el holocausto bienhechor, intensificamos la agresión pacífica, el bombardeo filantrópico, el exterminio vivificante y el genocidio benévolo para asegurar la rebatiña honrada, el saqueo generoso y el pillaje altruista.
Multiplicando las guerras preventivas, expandimos el asesinato profiláctico, el exterminio saludable, la hecatombe caritativa y la matanza bienhechora para imponer la barbarie progresista, la democracia oligárquica, el racismo tolerante, el encarcelamiento liberador, la tortura compasiva y la opresión redentora.
Tan elevados fines justifican los medios del fraude informativo, la noticia inventada y la tergiversación verídica, que apoyadas en la ocultación transparente, la ignorancia ilustrada y la mentira fehaciente evidencian la elevada bajeza de nuestro oportunismo ético, etapa superior de la prostitución moralista que nos asegura la verdadera mentira de la eternidad efímera de la omnipotencia impotente.

Paul Breitner, el futbolista rebelde

Foto: Paul Breitner

En la década de 1970, uno de los mejores jugadores del mundo era seguidor de Mao Tse Tung y de la revolución china: el alemán Paul Breitner.
El jugador, como muchos jóvenes de Alemania y el mundo en los años 70, tomó las banderas de la revolución cultural y del maoísmo. Breitner hizo parte de la generación de mayo del '68, seguidor de Ho Chi Minh, lector del Libro Rojo y admirador del Che Guevara.
Llegó a ser jugador profesional en 1970 como lateral izquierdo. Con apenas 22 años, y luciendo el famoso “afro”, fue campeón mundial con la selección de la República Federal de Alemania. Fue una de las figuras del Mundial de 1974, y autor del gol de la final ante Holanda, la sorprendente "naranja mecánica". Pese a esto, no tuvo nunca una buena relación con la selección nacional: llegó a renunciar tres veces a ella. Breitner pasó a jugar en el medio campo y fue fichado por el Real Madrid. Su llegada al club merengue fue equivalente a la de un marciano. ¡Un maoísta en el club de Franco! Encontrándose allí, dio muestra de su rebeldía al donar medio millón de pesetas como donativo a obreros metalúrgicos de la fábrica Standard que se encontraban en huelga. Con el equipo merengue logró dos ligas y una Copa del Rey.
Se dice que los dirigentes del Real Madrid lo consideraron “jugador conflictivo” y cancelaron su contrato. En 1978 regresó a su club de origen: el Bayern de Munich. Con su selección jugó en 48 ocasiones y anotó 11 goles. Fue campeón del Mundial de 1974, jugado en su país; subcampeón de España '82; y campeón de la Eurocopa de 1972. A nivel de clubes fue campeón de la copa europea de clubes con el Bayer en 1974. Con este equipo logró también varios títulos nacionales.

La administración Obama ha rechazado todas las propuestas de diálogo con La Habana


Salim Lamrani  /  Especial para Gramscimanía
Anne-Cécile Huprelle: El país está viviendo en este momento en una era de modernización sin precedente.
Salim Lamrani: En efecto, hay que subrayar dos medidas. La primera constituye una revolución estructural de la fuerza del trabajo. Las autoridades han decidido proceder a la supresión a medio plazo de cerca de medio millón de puestos de funcionarios, o sea el 10% del total, y de un millón en cinco años.
La segunda medida también es una medida sin precedentes por su envergadura. Se trata de una apertura de la economía estatal al sector privado, destinada, entre otras cosas, a legalizar una economía informal creciente y a recaudar impuestos en un país poco habituado a la cultura fiscal. El Estado, que controla cerca del 90% de la economía, ha decidido delegar una parte de sus actividades económicas a personas privadas. Cerca de 178 nuevas actividades se han abierto al sector privado. Conviene recordar que en 83 sectores, los nuevos empresarios podrán contratar a personas, prerrogativa que hasta el momento era una exclusividad del Estado, de las empresas mixtas y de las empresas extranjeras.