29/9/11

El pueblo de Grecia lucha por la construcción del futuro


Miguel Urbano Rodrigues
El agravamiento de la crisis en los países del Sur de la zona euro intensificó  el debate ideológico en Europa. Los gobernantes, los banqueros, los dirigentes de las trasnacionales y los media  repiten monótonamente que no hay alternativa para el capitalismo. Pero es indisfrazable su malestar frente a la voluminosidad de la contestación al sistema. Los responsables por la recesión y por el desempleo de decenas de millones de trabajadores constatan que las guerras de agresión imperiales y el saqueo de los recursos naturales de los pueblos del Tercer Mundo no traen solución a la crisis estructural del capitalismo.
En tanto prosiguen políticas impuestas por el capital que descargan el costo de la crisis sobre sus víctimas, desarrollan un gran esfuerzo para evitar que las protestas contra el sistema de opresión alcancen un nivel que amenace su continuidad. En ese contexto, las campañas para promover la alienación de masas son especialmente perversas. El objetivo es impedir que los trabajadores tomen consciencia del funcionamiento del engranaje de la falsa democracia representativa (que en la realidad es una dictadura de clase) y se movilicen para un combate permanente y frontal contra el sistema.

Fracaso en el poder: 10 años desde el 11-S


Alex Callinicos
Las guerras que empezaron tras el 11-S supuestamente iban a mostrar el poder de EEUU al mundo, pero han hecho lo contrario. Los ataques en Nueva York y Washington el 11 de septiembre de 2001 parecían venir literalmente de la nada, con la muerte lloviendo desde un cielo claro de septiembre.
Los políticos y la prensa declararon que estos hechos habían cambiado el mundo completamente. Pero ¿cómo aparecen ahora?
El ataque contra EEUU se había estado incubando durante una década. Al Qaeda juntó islamistas radicales de diferentes ámbitos, especialmente en la guerra de guerrillas contra la ocupación soviética de Afganistán y en la fracasada campaña contra el régimen de Hosni Mubarak en Egipto. Bajo el liderazgo de Osama Bin Laden, Al Qaeda señaló a EEUU como el garante de varios de los regímenes árabes que quería derrocar. Los consejeros de la inteligencia de EEUU, Stratfor, argumentaron poco después del 11-S que si EEUU reaccionaba atacando a “múltiples países musulmanes” serviría a los “dos objetivos estratégicos” de Al Qaeda:
“Primero, agotar a EEUU estratégicamente además de operacionalmente, globalmente además de localmente, al forzarlo a comprometerse más allá de sus habilidades militares. Segundo, demostrar al mundo musulmán que EEUU es hostil indiscriminadamente contra el Islam. Esto, junto con el creciente agotamiento militar americano, abriría la puerta a lo que Al Qaeda deseaba, teniendo como resultado una derrota militar de EEUU en el mundo musulmán.”
Desde la perspectiva de 2011, parece que Al Qaeda ha logrado estos objetivos. Sin embargo, Al Qaeda no fue el beneficiario. Ha sido marginalizado en Afganistán e Irak y el propio Bin Laden fue asesinado por EEUU este año.

Diez postales desde Marrakech

Plaza Djema, en Marrakech

Miguel Muñoz
1. En una ciudad árabe con más de un millón de habitantes, sin industria, sin puerto y con un clima semidesértico poco agraciado para la agricultura y la ganadería es difícil convertirse en ese tipo de turista que se mezcla entre la población y pasa inadvertido: las hordas de visitantes que las compañías aéreas de bajo coste inyectan en Marrakech son la principal y casi única fuente de ingresos de sus habitantes, y éstos se lanzan a exprimirla sin pudor. En el turismo a la europea, la tendencia natural es callejear por las tiendas, visitar los lugares, y detenerse en algo que atrape el interés. Lo que choca de frente con el planteamiento de los marraquechíes, que parten de la premisa de que al turista le interesa todo aunque él no lo sepa. Pasear por el casco histórico consiste, esencialmente, en esquivar a vendedores de ropa o alhajas, ser increpado por media docena de escanciadores de zumo de naranja a la vez, quitarte de encima los monos y serpientes que los buscafotos te echan encima, repetir media docena de veces en cada zoco o palacio que no necesitas un guía, y desprenderte de las tatuadoras de henna que tratan de pararte tirándote de las mangas, con la esperanza de que quizá, aunque hayas pasado por delante de su puesto y lo hayas visto, quieras un tatuaje pero no habías reparado en ello.

Añorando a Edward Said

Edward Said por David Levine

Anthony Alessandrini
La fecha de hoy [25 de septiembre] marca el octavo aniversario del fallecimiento de Edward Said. Es un aniversario que sigue desbordándome de un profundo sentimiento de melancolía, compartido, me consta, por tantos admiradores de su trabajo y de su ejemplo.
Los aspectos por los que echamos de menos hoy en día a Edward Said, y son tantas las veces en nos hemos visto añorándole en el curso de esta sangrienta década, son innumerables. Algún consuelo puede encontrarse en el excelente trabajo inspirado por el legado de Said en estos años, incluido el excelente e inclusivo nuevo volumen “Edward Said: A legacy of Emancipation and Representation”. Pero como señala Noam Chomsky en su contribución a dicho volumen: “Su muerte fue una pérdida enorme para la vida intelectual internacional, para el sufrimiento de los oprimidos de todo el mundo y para los principios universales de justicia y libertad”. Parte del trabajo de proseguir desarrollando ese legado consiste, precisamente, en el deber mismo de continuarlo, pero esto no nos libra de la necesidad de llorarle.
Nunca tuve la ocasión de reunirme personalmente con Edward Said, por eso me vuelvo hacia el recuerdo de dos oportunidades perdidas de las que voy a hablar en relación con importantes corrientes de su legado. La primera se produjo durante mi breve estancia (un año) como estudiante de postgrado en Columbia. Francamente, me sentía demasiado intimidado como para elegir el seminario de postgrado que Said ofrecía ese curso. Pero casi tuve mi oportunidad una fría tarde de otoño, cuando me encontraba en una mesa en el paseo del campus ayudando a distribuir información en apoyo del mal retribuido personal de Columbia que estaba considerando la posibilidad de hacer una huelga. Vi que Said se dirigía decididamente hacia la mesa; al mismo tiempo, un señor mayor con barba se estaba aproximando desde la dirección opuesta. Este último llegó primero, por lo que dirigí mi atención hacia él, dándome cuenta casi de inmediato de que era un charlatán en busca de audiencia en vez de alguien hambriento de información sobre las negociaciones laborales. Said esperó pacientemente un minuto, y después, echando una mirada a su reloj, se alejó dando zancadas con los mismos andares resueltos.

El banco suizo UBS amenaza: O rescatan a los bancos y al euro o hay guerra civil y/o golpe militar


Alfredo Jalife-Rahme
UBS, el mayor banco suizo, resultante de la fusión en 1998 entre Union Bank of Switzerland y Swiss Bank Corporation, publicó un reporte de 21 páginas, Fractura del euro; las consecuencias (6/9/11), de corte apocalíptico y de entonaciones mafiosas sobre las consecuencias de la balcanización del euro, cuyos autores son los economistas Stéphane Deo, Paul Donovan y Larry Hatheway.
En paralelo, para dramatizar sus investigaciones, el polémico UBS publica otras dos notas ominosas: 1) La recesión pasó, pero la depresión acaba de empezar, que predice una austeridad que llevará a una mayor forma muscular (sic) de gobierno (¿no habrá colaborado Calderón en su redacción?); y 2) La eurozona puede fracturarse en un horizonte de 5 años, por Nouriel Roubini, quien se ha vuelto el espantapájaros del financierista sionismo jázaro.
La brutal amenaza de UBS –que, por cierto, en fechas recientes destapó la cloaca de sus actividades metafinancieras con una nueva pérdida por más de 2 mil millones de dólares– es dicotómica: si sus bancos quebrados (sic) no son rescatados y la eurozona se balcaniza, ergo, advendría un gobierno autoritario o militar, o la guerra civil.
¿Por qué propaga el pánico UBS, uno de los nueve bancos que controlan el mercado de los derivados a escala global (Bajo la Lupa, 7/9/11)? ¿Para ganar más y/o intentar resarcir sus cuantiosas pérdidas bursátiles?
Como los clásicos pescadores, a río revuelto ganan más los nueve bancos globales que controlan los derivados financieros, que se calcula han rebasado la cifra estratosférica de alrededor de 2 mil billones de dólares, frente a unos exiguos 74 billones del PIB global.

Datos sobre el túnel entre Rusia y EE UU en el estrecho de Behring (+ Infografía & Aerofoto)


Estados Unidos y Rusia han firmado un acuerdo para construir un tunel bajo el Estrecho de Bering que unirá Asía y América.
Rusia y Estados Unidos  empezaron a trabajar en este proyecto hace cuatro años. El túnel propiamente dicho costará unos 12.000 millones de dólares y estará dividido en tres secciones, una para la vía férrea, otra para la autopista y otra para el oleoducto y los cables eléctricos y de fibra óptica. Este enlace intercontinental no servirá únicamente para vehículos y trenes, servirá también para exportar petróleo y energía eléctrica a Estados Unidos.
Línea férrea que unirá Europa con Estados Unidos
Aunque el proyecto no es solamente el túnel, el estrecho de Bering es una de las zonas más aisladas del planeta, así que el acuerdo incluye la construcción de unos 3.500 kilómetros de carreteras y vías férreas en el lado ruso y 2.000 kilómetros en el lado estadounidense, para enlazar el túnel con las poblaciones más cercanas; también está previsto construir una gigantesca planta mareomotriz en el estrecho que producirá 10 GigaWatios de energía eléctrica; de esta forma, el coste total del proyecto ascenderá a unos 65.0000 millones de dólares.
Aunque este proyecto genera mucho escepticismo. Como era de esperar existen dudas de que en esta época de recesión sea una buena idea embarcarse en un proyecto tan costoso, aunque en Rusia son muchos los que piensan que su mercado es China y no Estados Unidos.

Datos sobre la tecnología del “Image Fulgurator” (+ Fotografías, infografía & 2 videos)


En las pasadas Jornadas de la Juventud en Madrid se sucedieron numerosas acciones en contra de la visita del Papa a España. Una de las más originales es la que llevaron a cabo el artista alemán Julius Von Bismarck que, junto al español Santiago Sierra, plantaron un poderoso e inquietante NO en distintas apariciones del Pontífice durante esos días de agosto.


Utilizaron la tecnología del “Image Fulgurator”, una forma de proyectar imágenes a priori invisibles para el ojo humano, pero que quedan plasmadas en las fotografías tomadas por la gente. Julius Von Bismarck, el padre de este sistema patentado en 2007, ha golpeado con el fulgurator a un buen número de líderes mundiales, desde Obama, al que plantó una cruz en el atril de su discurso en Berlín, a Mao Zedong, que inmortalizó en la Plaza de Tian’anmen con una paloma blanca delante de la cara. Pero no había tenido ocasión de hacerlo con el Sumo Pontífice. Para lograrlo, Julius se unió al artista Santiago Sierra, padre del NO Global Tour, una gira con la que lleva años viajando por el mundo proyectando la palabra NO con esta tipografía en formas físicas y, ahora, divinas.

Una breve fábula de la eurozona


Un banco, una pandilla de ministros y unos tratados sin valor
Mike Whitney
Pongamos que usted deseara construir un país nuevo, pero que ignorara todo acerca de las instituciones civiles, la burocracia o la historia. Lo que debería preocuparle sería tan solo crear un entorno que fuera bueno para los negocios, en donde el rigor presupuestario y los acuerdos comerciales fueran la ley de esta tierra.
Así que usted se gasta un montón de dinero en bombo publicitario de su Estado Idílico dirigido a políticos y al público en general, publicidad que proclama que su nueva creación será la vía rápida para la paz y la prosperidad. Para sorpresa de todos, tanto llegan a amar la idea que pasan por alto el fallo estructural que está en el corazón de este diseño, es a saber, que la confederación libre de estados carece de un gobierno central. La única cosa que mantiene a los países unidos es una moneda compartida además de restricciones presupuestarias. Eso es. Pero los peces gordos de las empresas y los magnates de la banca se encogen de hombros y no hacen caso del problema porque, bien, los gobiernos en realidad no hacen nada de todos modos, ¿no es cierto? Solamente entorpecen los grandes negocios.
Esa es la razón por la cual usted ideó un modelo totalmente diferente, un modelo que puso al Banco Central en el centro del universo, rodeado de un reguero de eurócratas (ministros de finanzas) que realizan sus dictados y cantan sus alabanzas.

Nuestro sistema capitalista está al borde de la desintegración


El achacoso euro es parte de una crisis más amplia
Will Hutton
De haberse enfrentado hace ochenta años a los actuales acontecimientos económicos, nadie habría tenido duda alguna: estaríamos viviendo evidentemente una crisis del capitalismo. Por el contrario, existe una renuencia colectiva a llamar al pan, pan. Esta es a veces una crisis de la Unión Europea, otras una crisis del euro, y otras una crisis de la deuda o de voluntad política. Es todas estas cosas, pero se trata de subtramas de una historia mucho más amplia: la forma en que se ha concebido y practicado el capitalismo durante los últimos treinta años ha topado con los parachoques. Mientras no se reconozca esto, las economías occidentales seguirán encerradas en un estancamiento que podría incluso transformarse en un desastre económico de envergadura.
Dicho simplemente, el mundo tiene billones y billones de desbordante deuda de particulares financiada por demasiadas divisas distintas, cuyo riesgo queda presuntamente aliviado por más billones todavía de apuestas financieras que no minimizan en conjunto un ápice el riesgo sistémico. Todo este edificio financiero, soportado por minúsculas cantidades de capital, se creó durante tres décadas respaldado por la teoría de que los mercados no cometen errores. El capitalismo se concibe y ejercita mejor, afirma esta teoría, con banqueros y empresarios cazadores-recolectores que no le deben lealtad ni al Estado ni a la sociedad.

Gregorio Selser, un investigador-militante de las realidades de Nuestra América

Foto: Gregorio Selser

Gilberto López y Rivas
A 20 años de su aniversario luctuoso, es necesario plantear-replantear-recordar-vislumbrar la vida y obra de Gregorio Selser, un acucioso investigador-historiador-periodista-divulgador de la historia contemporánea de América Latina; un entrañable formador-maestro-tejedor del anti-imperialismo como brújula de la accidentada geografía-historia-gesta de nuestra patria grande; un consecuente militante del periodismo de investigación-acción-denuncia; un hombre afable-modesto-generoso para quienes nos acercábamos en búsqueda de su siempre pertinente consejo.
Para ello, aquí destacamos el compromiso político que permeó su obra, digno de mención y de memoria; y, sobre todo, el rescate historiográfico --como basamento de nuestra identidad latinoamericana-- que significó para muchos de nosotros sus memorables trabajos, algunos de los cuales se tornaron clásicos, como: Sandino, General de hombres libres (1955) y El pequeño ejército loco (1958), obras bandera-símbolo-imaginario de resistencias y revoluciones, pero, también, paradigma de una ciencia social comprometida con su realidad social. Recuerdo que las tareas internacionalistas de la Nicaragua de la década de los ochenta tuvieron lugar con el acompañamiento de estas lecturas obligadas, referentes imprescindibles para comprender a ese pueblo de guerreros y poetas. En especial, Sandino, general de hombres libres, publicado originalmente en 1955, se reeditó cuatro años después, con mucha más documentación y con prólogo del escritor guatemalteco Miguel Ángel Asturias, pasaba de mano en mano entre esa generación formada al calor de las revoluciones cubana y nicaragüense.

¿Existe lucha de clases?


Vicenç Navarro
Warren Buffet es uno de los ricos más superricos de EEUU y del mundo. Se caracteriza por ser inteligente, por conocer muy bien la realidad que le rodea y por hablar muy claro, frecuentemente en contra de la clase social a la que pertenece. Es, como The Wall Street Journal lo define, un “traidor a su clase”. Entre sus declaraciones, la más citada por los no ricos es aquella en la que indicó que, en contra de aquellos que creen que ya no hay clases sociales en EEUU (y que, por lo tanto, asumen que el concepto de lucha de clases es anticuado e irrelevante), la realidad que él conoce es que sí que hay clases sociales y que también existe una lucha entre ellas en la que su clase –los superricos– gana cada día a costa de los intereses de la mayoría de la población, que consigue sus rentas a partir del trabajo en lugar del capital.
Tal señor escribió recientemente un artículo en The New York Times, Stop Coddling the Super-Rich (Basta de mimar a los superricos, 15-08-11), en el que explicaba los impuestos que él paga comparándolos con los que pagan los empleados de su compañía (él es un inversor financiero). Señala que pagó este año en impuestos 6.938.744 dólares, lo cual, señala, es una cifra más que respetable. Pero tal cantidad es menos del 17% de sus ingresos anuales, un porcentaje mucho menor que el de sus empleados, cuyo porcentaje varía desde el 33% al 41%, con un promedio (de los empleados de su despacho) de un 36%. Considera, con razón, que ello no es justo. Y subraya que los superricos no están contribuyendo al sacrificio general que el Gobierno federal de EEUU está pidiendo de todos los ciudadanos para salir de la crisis. A ninguno de los superricos se le ha pedido hasta recientemente que haga ningún sacrificio, y ello a pesar de que –tal como señala Buffet– la crisis les ha ido muy bien a los superricos.

El singular camino de Cuba


Manuel E. Yepe  /  Especial para Gramscimanía
“Las reformas emprendidas por el Partido Comunista de Cuba que fueran refrendadas por el Sexto Congreso difieren de las reformas soviéticas tanto como la playa de Varadero de la tundra siberiana”.
Así lo valoran los profesores estadounidenses Roger Keeran y Thomas Kenny, autores de un importante libro titulado “Socialism Betrayed” (Socialismo traicionado) en el que analizaron en 2010 las razones del colapso del Estado socialista, el desmembramiento de la Unión Soviética y el proceso de imposición del capitalismo “desde arriba” en los inicios de la última década del pasado siglo.
Keeran y Kenny comparan, desde la óptica marxista de ambos, la debacle soviética con el actual proceso de actualización del socialismo cubano y rechazan contundentemente a quienes han sugerido que el socialismo cubano está en problemas y que Cuba va por el camino de la URSS bajo Mikhail Gorbachev.
En artículo titulado “Whither Cuba? “(¿A dónde va Cuba?), publicado en varios medios alternativos de izquierda en lengua inglesa, los profesores Roger Keeran y Thomas Kenny explican que parten de los resultados de sus investigaciones para el libro que ambos escribieron acerca del socialismo traicionado en la URSS, así como de las experiencias de Keeran en dos viajes a Rusia bajo Gorbachov y las observaciones de ambos autores durante una reciente estancia en Cuba.
Consideran que “las reformas cubanas expresan una política de lucha, no oportunista, contra las condiciones económicas existentes y el enfrentamiento con el imperialismo, el bloqueo y los efectos de la recesión mundial.

Desigualdades como causa de la crisis


Vicenç Navarro
Desde hace años, algunos pocos hemos estado señalando que una de las causas más importantes de la Gran Recesión actual es el enorme crecimiento de las desigualdades sociales, con una gran concentración de las rentas en los sectores más adinerados de la población (cuyas rentas proceden primordialmente de las rentas del capital) a costa de las rentas de la mayoría de la ciudadanía (cuyas rentas proceden primordialmente del trabajo). Ello ha determinado un descenso muy notable de la capacidad adquisitiva de la mayoría de la población, forzándola a endeudarse. Ni que decir tiene que el sector que se ha beneficiado más de esta necesidad de endeudarse ha sido el capital financiero y muy en especial la banca. Éste es el origen del enorme endeudamiento de las familias.
Por otra parte, el descenso de la capacidad adquisitiva de la población ha determinado un problema de escasa demanda de bienes y consumos, responsable de la ralentización de la actividad económica. La gente no compra como compraba antes y, además, está profundamente endeudada. Ello conlleva una baja rentabilidad de lo que se llama capital productivo. Y el capital deja de invertirse en la economía productiva para pasar a invertir en actividades especulativas, siendo la penúltima la burbuja inmobiliaria, y ahora la burbuja de la deuda pública.

Datos sobre los “negro spirituals”


La historia de los negro spirituals está íntimamente vinculada a la historia de los afro americanos. Los primeros en arribar a América provinieron mayoritariamente como esclavos de diversas regiones de la costa oeste de África.
Su forma de vida fue contada por ellos mismos a través de cantos y narraciones. Trabajaban en plantaciones y en la construcción. Sus amos les tenían prohibido bailar y tocar los tambores como solían hacerlo en su país natal. Sólo podían cantar durante el horario de trabajo con el fin de coordinar el esfuerzo para cargar grandes pesos.
A manera de introducción, presentamos aquí tres elocuentes –y muy bellos, por cierto– ejemplos de esta música:
Algunos amos les permitían cantar canciones más suaves y tranquilas siempre y cuando no estuviesen dirigidas contra ellos. Los cantos eran la vía que encontraban para compartir sus alegrías, sus penas y esperanzas y en otras ocasiones para transmitirse mensajes secretos. Los esclavos tenían permitido asistir a los servicios de la iglesia y solían quedarse después del servicio religioso para bailar o cantar.

Asia y la nueva crisis mundial


Martin Khor
Funcionarios de los ministerios de Economía y bancos centrales de varios países asiáticos se reunieron en Manila la semana pasada, en un taller sobre Asia y la crisis mundial, en el que participaron también expertos independientes.
La reunión, organizada por la Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico y el Banco Central de Filipinas, no pudo ser más oportuna, en especial ante al agravamiento sustancial en las últimas semanas de las perspectivas económicas a corto plazo de Estados Unidos, Europa y Japón.
En la “gran recesión” de 2008-2009, la región se vio afectada por una brusca caída de las exportaciones, que repercutió en el Producto Nacional Bruto (PNB). Pero las políticas de estímulo económico aplicadas por los países desarrollados y varios países asiáticos -entre ellos China, India y Malasia- provocaron una rápida recuperación.
El cambio de políticas en los países desarrollados, que pasaron del estímulo fiscal a la austeridad, es una de las principales razones de la reciente desaceleración, que esta vez parece que durará más.
Asia es vulnerable a una nueva recesión debido a su alta dependencia de las exportaciones. Un documento de South Centre estima que las exportaciones contribuyen aproximadamente en un cincuenta por ciento al reciente crecimiento previo a la crisis. China ya se está preparando para una reducción de sus exportaciones y del crecimiento de su PNB.

El singular camino de Cuba


Manuel E. Yepe  /  Especial para Gramscimanía
“Las reformas emprendidas por el Partido Comunista de Cuba que fueran refrendadas por el Sexto Congreso difieren de las reformas soviéticas tanto como la playa de Varadero de la tundra siberiana”.
Así lo valoran los profesores estadounidenses Roger Keeran y Thomas Kenny, autores de un importante libro titulado “Socialism Betrayed” (Socialismo traicionado) en el que analizaron en 2010 las razones del colapso del Estado socialista, el desmembramiento de la Unión Soviética y el proceso de imposición del capitalismo “desde arriba” en los inicios de la última década del pasado siglo.
Keeran y Kenny comparan, desde la óptica marxista de ambos, la debacle soviética con el actual proceso de actualización del socialismo cubano y rechazan contundentemente a quienes han sugerido que el socialismo cubano está en problemas y que Cuba va por el camino de la URSS bajo Mikhail Gorbachev.
En artículo titulado “Whither Cuba? “(¿A dónde va Cuba?), publicado en varios medios alternativos de izquierda en lengua inglesa, los profesores Roger Keeran y Thomas Kenny explican que parten de los resultados de sus investigaciones para el libro que ambos escribieron acerca del socialismo traicionado en la URSS, así como de las experiencias de Keeran en dos viajes a Rusia bajo Gorbachov y las observaciones de ambos autores durante una reciente estancia en Cuba.
Consideran que “las reformas cubanas expresan una política de lucha, no oportunista, contra las condiciones económicas existentes y el enfrentamiento con el imperialismo, el bloqueo y los efectos de la recesión mundial.

El envejecimiento humano


Lewis Wolpert
Lewis Wolpert, un reconocido biólogo inglés, relata en su último libro los más recientes y sorprendentes hallazgos científicos del proceso de envejecimiento.
Para Lewis Wolpert hay cuatro etapas en la vida de un ser humano: la infancia, la adultez activa, la madurez y, finalmente, la que el llama "te ves muy bien" en alusión a esa frase que las personas como él, de más de 60 años, intercambian entre sí cuando se encuentran después de mucho tiempo. La vejez, como a la mayoría de mortales, le tomó a él por sorpresa y hoy se pregunta cómo pudo un joven de 18 convertirse en un viejo de 81, su edad actual. "Este tema nunca hizo parte de mi agenda cuando joven. Y por eso cuando llegué a esta edad todo me pareció una revelación", dice.
Motivado por su experiencia y conocimiento sobre biología celular, Wolpert recopiló en un libro todas las evidencias que lo asombraron en su propia búsqueda de lo que significa envejecer y las compiló en el libro You're looking very well, que ha sido un éxito en Gran Bretaña.
Y una de las primeras sorpresas para él es que no hay ninguna evidencia de que la vejez mate, porque no es una enfermedad. Muchos médicos todavía dicen que la gente muere de vieja, pero según Wolpert esto no es cierto y siempre hay una explicación para el fallecimiento de alguien, así sea un nonagenario. Lo que sí viene con los años es una incapacidad del organismo para luchar contra cualquier enfermedad, especialmente aquellas que aparecen por la senectud. El autor explica que durante toda la vida se van acumulando daños moleculares en las células, y esto ocurre porque el mecanismo de reparación de estas averías se debilita con el tiempo. "Envejecemos por el uso y el desgaste, en una manera no muy distinta a la de cualquier otra máquina".

Estados Unidos: Ley y Orden


Orestes Martí  /  Especial para Gramscimanía
Ley y Orden (Law & Order) es una serie "policíaca" de televisión que también aborda la temática legal en los EE.UU. Fue creada por el prolífico Dick Wolf y se estrenó el 13 de septiembre de 1990 por la NBC. La trama de los diferentes "episodios", se desarrolla en la Ciudad de Nueva York y aborda la vida cotidiana de esa enorme ciudad. En la "trama" el departamento de policía (los buenos) tratará de resolver los crímenes que a diario se cometen por "los malos" (generalmente, negros, latinos, indocumentados, "terroristas" y toda suerte de personajes de este tipo). Por su parte, los fiscales (buenos también) serán los encargados de representar a las "víctimas".
No voy a analizar con el amable lector las diversas "tramas" que el escritor nos ha querido mostrar. Ya en trabajos anteriores abordamos el asunto de la llamada "Industria del entretenimiento" y el papel que juega en vendernos una "sociedad virtual", como si fuera la real y viceversa.
En la realidad real, la sociedad norteamericana actual -además de crecer en su  tasa de pobreza y en la de  desempleo- es mucho más cruda y violenta que la que nos quiere dibujar la tal "industria" y los datos parciales que brinda el FBI -que muestran disminución de algunos índices, comparando el año 2010 con el 2009-; si usted no lo lo cree, eche una ojeada a los datos siguientes:

La revuelta como oportunidad

Foto: Fausto Bertinotti

Fausto Bertinotti
Rossana Rossanda ha iniciado una discusión que día a día refleja más la apremiante necesidad de la izquierda. Se han producido intervenciones bastante interesantes ya sea en cuanto a las causas que han agravado la crisis europea o en cuanto a la exploración de las intervenciones programadas para afrontarla por fuera de la desastrosa moneda corriente. En todo caso, según mi opinión, útilmente e ha desafiado la nueva ortodoxia del equilibrio presupuestario hasta prever salidas radicales. Pero todavía me parece que la discusión debería tomar un giro diferente. ¿Podemos enfrentar aún el tema como si viviésemos en una época democrática con una política en marcha dotada de cierta autonomía y una izquierda capaz de influir sobre las elecciones de fondo? Me temo que no. En cuyo caso se podría tal vez seguir esta línea de razonamiento.
Lo que la revuelta ha intuido debería constituir la base tanto del renacimiento de la política domo de un accionar político autónomo del sistema económico-social y del sistema de poder político que se ha venido conformando. La revuelta ha intuido que, para reiniciar el juego, es necesario dar un salto, es decir poner radicalmente en el terreno de las discusiones las decisiones políticas que vienen siendo tomadas por el poder constituido y oponerse a los lugares y las formas donde y como han sido asumidas.
La crisis es una ocasión. Pero hace falta ver para quién. La ocasión está siendo aprovechada hasta el final por las clases dirigentes para hacer tabla rasa con la Europa del compromiso social y democrático. Un panorama social totalmente diferente está ocupando ese lugar. Y como si todo lo que se vino acumulando en los años de la restauración modernizadora, y acelerado en los últimos meses, hubiera hecho precipitar este devastador agosto.

Un Marx desconocido: La Deutsche Ideologie - I

Foto: Karl Marx, 1875

Nicolás González Varela   /  Especial para Gramscimanía
“Yo mismo carezco de una recopilación de mis propios trabajos, que fueron escritos en diferentes idiomas e impresos en diferentes lugares. La mayoría de ellos ya no están disponibles en librerías”: Karl Marx a N. F. Danielson, 7 de octubre de 1868)
“Tres jefe comunistas alemanes, entre los cuales se encuentra el conocido Marx, están preparando una edición de ocho volúmenes sobre el Comunismo, su doctrina, sus conexiones, su situación en Alemania, Suiza, Francia e Inglaterra. Y todo ello sobre documentos. Los otros dos colaboradores son Engels y Hess, conocidos comunistas”: Informe secreto de la policía de Prusia, París, 17 de febrero, 1846
Un gran biógrafo de Marx, Boris Nicolaïevski, reconocía en 1937 que de cada mil socialistas, tal vez sólo uno haya leído una obra completa de Marx; y de cada mil antimarxistas, ni uno. Y lo peor, concluía, es que Marx ya no estaba de moda. Cuarenta años antes, un gran teórico y militante, hablo de Labriola, al participar en el publicitado debate sobre la valencia científica de la obra de Marx en 1897, (la llamada “primera crisis del Marxismo”, y cuyos principales interlocutores eran nada menos que intelectuales de la talla de George Sorel, Eduard Bernstein y Benedetto Croce) [1] se preguntaba con inocencia “los escritos de Marx y Engels… ¿fueron leídos enteramente por algún externo al grupo de amigos y adeptos próximos, esto es, de los seguidores e intérpretes directos de los autores mismos?... Añádese a eso la rareza de muchos de los escritos aludidos, y hasta la imposibilidad de dar con algunos de ellos.” Y concluía proféticamente si “este ambiente literario”, esta situación hermenéutica adversa, no era uno de los culpables de la mala asimilación, de la aparente decadencia y crisis del pensamiento de Marx. Con pesimismo recapitulaba en una sentencia profética: “Leer todos los escritos de los fundadores del socialismo científico ha resultado hasta ahora un privilegio de iniciados.” [2] Ya el fundador del anarcosindicalismo Georges Sorel, con quién precisamente intercambia opiniones Labriola, había llegado a conclusiones similares en su balance parcial del arraigo del Marxismo en las condiciones materiales de Europa a inicios del siglo XX. Según Sorel y por el mismo motivo: “les thèses marxistes n'ont point été, généralement, bien comprises en France et en Angleterre par les écrivains qui s'occupent des questions sociales”. [3]