11/9/11

La búsqueda de una alternativa en Pakistán


Lal Khan
El caos y la masacre humana que perdura en Karachi desde hace  más de tres décadas se intensifican de forma periódica. Otra ola de esta violencia terrible se ha desatado en las últimas semanas. Sin embargo, esta ola de  horripilantes asesinatos  y  devastación no es la causa sino el síntoma de la severa enfermedad del sistema social y económico, esta crisis terrible es la que está empujando actualmente a la sociedad a las garras de la barbarie.
Aquellos  en la cúspide  de la pirámide política de este sistema y en los círculos del poder parecen no tener idea de cómo erradicar  esta violencia y forjar una paz duradera. O tal vez las estructuras políticas y el Estado se han ellos mismos enredados en este caos ya que los conflictos que están explotando son un enfrentamiento entre diferentes sectores de capital financiero que representan los intereses creados de las distintas facciones beligerantes de las instituciones políticas y estatales.

A diez años del 11-S: ¡Cómo ha cambiado el mundo!


Alan Woods
Los acontecimientos del 11 de Septiembre de 2001 sin duda representaron un punto de inflexión en la historia. El décimo aniversario de los ataques contra las Torres Gemelas y el Pentágono nos ofrece una oportunidad de hacer un balance de la última década, una década que ha reorganizado la historia del mundo.
En el décimo aniversario del ataque a las Torres Gemelas, millones de personas revivirán los horrores de aquel día fatal. Las pantallas de televisión están abarrotadas de imágenes impactantes de muerte y destrucción.
Una vez más vemos las llamaradas de combustible en llamas al chocar los aviones contra los altos edificios; la gente desesperada arrojándose al vacío; el derrumbe de los edificios que llenó el aire de Nueva York de polvo asfixiante e hizo la noche en medio del día, y los hombres y mujeres cubiertos de polvo gris observando como criaturas de otro planeta.

Polonia: ¿Una enseñanza para Europa?

Henryk Stażewski (Polonia) Abstracción

Maciek Wisniewski

Mientras la política en la mayor parte de la Unión Europea está dominada por la crisis y por un conflicto social, producto de las falsas salidas de ella como la austeridad, el principal conflicto en la política polaca se sigue dando en torno de la catástrofe del avión presidencial el año pasado, o sea en un campo simbólico.
El primer ministro Donald Tusk, que con su liberal-conservadora Plataforma Cívica (PO) enfrentará elecciones parlamentarias este mes de octubre, no deja de subrayar que Polonia ha sido el único país de la UE que no se desplomó. Que gracias a “sus políticas correctas” era “una isla verde en un mar rojo de la crisis”.
Piotr Kuczynski, un asesor y analista de mercados financieros comenta: Claro que el gobierno dice que fueron sus medidas. Pero en realidad nos salvamos por un abanico de factores, más bien objetivos.
Las regulaciones estrictas previnieron que los bancos se involucraran en los derivados, quedando relativamente inmunes a la crisis. Ya que las exportaciones representaban sólo 40 por ciento del PIB, un papel importante jugó la demanda interna, suavizando el impacto. Y como el país no entró a la zona euro, preservando su moneda, zloty, quedó fuera del torbellino desatado por las agencias de rating que en búsqueda de la ganancia combaten la moneda común europea. Además la pérdida de valor de zloty aumentó la competitividad. Y por último, Polonia ha sido el mayor beneficiario de los fondos para los nuevos miembros de la UE (unos 67 mil millones de euros), que estimularon a la economía.

Libia: Cuando la libertad se hipoteca

Ariel


Silvestre Montilla

En los últimos días hemos visto la cara de la más cruenta de las barbaries que muestra el imperialismo cuando entra en crisis el sistema que lo sustenta, Libia ha mostrado la profunda inmoralidad de las potencias de occidente cuando nos hablan de democracia y DD.HH.
Lo que comenzó como movilizaciones por demandas legítimas y como ecos de la revolución Árabe; inmediatamente fue confiscado y puesto al servicio de los intereses de las trasnacionales imperiales, quienes ahora no sólo se disputan los recursos que ya Gadafi había entregado, sino que también se pelean por los cuantiosos contratos para reconstruir lo que el negocio de la guerra ha destrozado.
No dudamos del carácter dictatorial y autocrático de quien por décadas fuera un líder nacionalista y símbolo de la liberación de los pueblos y que desde hace algunos años en actos de indiscutible traición vino dando el más grosero de los virajes en una serie de pactos, entregas y concesiones con el capital trasnacional, así como la sistemática represión y persecución contra el pueblo Libio y sus organizaciones de avanzada; Gadaffi por muchos años representó peligro e incomodidad para occidente, pero desde hace poco más de una década fue uno de sus más grandes aliados en la región y el más disciplinado de su colaboradores, en actos de obscena reciprocidad, éste permitió la privatización de los recursos libios y a cambio, las potencias imperialistas le bajaron dos a las campañas y ataques en su contra permitiéndole el ingreso a los organismos de cooperación económica internacional , asistir a las grande cumbres y entrar en una especie de coexistencia pacífica que representó para el líder Beduino una especie de relación “ganar-ganar”.

La verdadera muerte de un Presidente (+ Fotografías)

Gabriel García Marquez por David Levine

El golpe de Estado en Chile del 11 de septiembre de 1973 fue organizada por militares y carabineros chilenos, partidos de derecha, empresarios, así como planeada, organizada, solventada y asesorada por EEUU. La acción militar culminó con el bombardeo al Palacio de la Moneda y la muerte del presidente constitucional Salvador Allende, imponiéndose la dictadura militar de Augusto Pinochet.
En 2003, el premio nobel de literatura colombiano Gabriel García Márquez escribió el  siguiente artículo sobre la trágica muerte de Allende, con un interesante análisis sobre las razones de ese amargo final para el proceso democrático chileno
Gabriel García Márquez
A la hora de la batalla final, con el país a merced de las fuerzas desencadenadas de la subversión, Salvador Allende continuó aferrado a la legalidad.
La contradicción más dramática de su vida fue ser al mismo tiempo, enemigo congénito de la violencia y revolucionario apasionado, y él creía haberla resuelto con la hipótesis de que las condiciones de Chile permitían una evolución pacífica hacia el socialismo dentro de la legalidad burguesa. La experiencia le enseñó demasiado tarde que no se puede cambiar un sistema desde el gobierno, sino desde el poder.
Esa comprobación tardía debió ser la fuerza que lo impulsó a resistir hasta la muerte en los escombros en llamas de una casa que ni siquiera era la suya, una mansión sombría que un arquitecto italiano construyó para fábrica de dinero y terminó convertida en el refugio de un Presidente sin poder.

La sombra del 11- S en la cultura política

Richard Drew  /  'Falling Man'

Rafael Hernández
Los eventos históricos, a la manera de los grandes amores, con el tiempo se agigantan desmesuradamente –o simplemente se desdibujan y olvidan. Mientras veíamos las torres recaer, y el muro del Pentágono convertido en una tronera humeante, todos estábamos instantáneamente seguros de que estos hechos dejarían una marca perenne en nuestra memoria, y que el mundo no sería el mismo en lo adelante.
Fue así. Sin embargo, diez años después, se puede apreciar de modo más ecuánime en qué medida  los principales cambios atribuidos al acontecimiento -en el ámbito de la cultura y el pensamiento, en la dinámica del poder, la política y las corrientes ideológicas a nivel mundial– solo pueden entenderse como parte de un proceso de transición,  que aún dura, y del que septiembre  11 de 2001 solo fue un hito.
Las causas profundas de esta transición responden a cambios estructurales del orden hegemónico mundial, que arrancan en la posguerra fría, y que han producido un mundo infinitamente más complejo e incierto que cuando imperaba la bipolaridad Este-Oeste. Tampoco nosotros,  los de entonces –como diría el poeta– somos los mismos.  En efecto, no solo la arquitectura del sistema internacional –cuya naturaleza algunos despachan rápidamente llamándola unipolar- ha sufrido metamorfosis profundas, sino las mentes, las ideas y la sensibilidad, es decir, la cultura de las sociedades contemporáneas.  En comparación con el arrastre profundo de esos cambios, ocurridos en el lapso de más de dos décadas, las devastaciones del 9.11 adquieren una connotación fragmentaria, como esa pieza de un rompecabezas que se distingue entre todas por su color aparentemente revelador, y sin embargo, insuficiente por sí misma para  restituir el sentido de la imagen total.

Minorías, Estados y violencia ¿El fin del jacobinismo?


Immanuel Wallerstein
No hay Estado en el mundo moderno sin minorías. O para ponerlo de otra manera, hay en todos los estados algún grupo que es definido socialmente como el de estatus alto, sea que esto lo defina la raza, la religión, el lenguaje, la etnicidad o alguna combinación de estos atributos. Y siempre hay otros que no comparten estos atributos. Casi siempre las minorías han tenido menos acceso a los derechos económicos, políticos y socioculturales. Son, en ese elemental sentido, oprimidos, y sienten que están oprimidos. Es común que, de un modo u otro, busquen obtener un estatus igual que sienten merecer como ciudadanos de dicho Estado. Una minoría no es una concepto numérico. Hay algunas minorías que constituyen la mayor parte de la ciudadanía.
Cualquier lector de la prensa mundial conoce los casos famosos: los kurdos en Turquía, los católicos en el Ulster, los vascos en España, los pueblos indígenas en los estados andinos, los afroestadunidenses en Estados Unidos, los intocables en India, los tibetanos en China, los sudaneses del sur en Sudán, los saharauis en Marruecos. Y la lista continúa. Con mucha frecuencia han recurrido a la violencia, especialmente en los últimos 40 años, frustrados en su búsqueda de mayores derechos –acceder a mejores empleos, utilizar su lenguaje o practicar su religión, establecer instituciones autónomas o ser representados adecuadamente en la legislatura-. Cuando dicha minoría se agrupa geográficamente en una zona relativamente compacta, ha buscado la secesión en algunos casos.

Paul Krugman le tiene tirria al oro


“Ni del vino ni del oro, harás nunca tesoro: Viejo proverbio español, que a estas alturas del siglo XXI, su vigencia está muy discutida, al menos yo lo creo así.
Foto: Paul Krugman
Paul Krugman la ha tomado con el oro últimamente y le dedicó la semana pasada la mitad de sus blogs al precio del oro, desarrollando el argumento de que el precio del oro se determinaba según la regla de Hotelling. Esta forma de hablar de Krugman es para decir que el oro es como los diamantes, un bien artificialmente atesorado para sostener su precio.
Busca evitar que pensemos en el oro como dinero, un bien que se atesora porque es un depósito de valor, es decir ahorro. Los keynesianos como Krugman o Bernanke quieren evitar que el oro como sea considerado como dinero, puesto que entonces rápidamente encontraría la explicación a la subida de su precio (o tipo de cambio) en la Ley de Gresham.  Nada les da más miedo a estos economistas que la gente de la calle se haga preguntas sobre cuál es el dinero bueno y cuál es el malo, y qué aspectos determinan la bondad del dinero. Todos sabemos lo que dice la copla sobre la falsa moneda, “que de mano en mano va, y ninguno se la queda”.

Cinco grandes mentiras sobre el 11-S

Nueva York, a diez años del 11-S

Renán Vega Cantor
“La verdad está tan ensombrecida en estos tiempos, y la mentira tan extendida, que, si no amamos la verdad, no sabremos reconocerla”: Blaise Pascal
 Por estos días se repite la versión oficial de los gobernantes de los Estados Unidos sobre los atentados del 11 de septiembre de 2001. Los medios de comunicación de todo el mundo como loros amaestrados repiten dicha versión, sin cuestionarla en lo más mínimo y dándola por cierta. Todas las críticas a la versión oficial, debidamente argumentadas y con sólidos fundamentos, son acalladas con el calificativo ligero de que se trata de teorías conspirativas. Decir esto en realidad es un chiste de quinta categoría, porque si hay alguna teoría conspirativa, difícil de creer, es la que desde el mismo día de los acontecimientos dio el gobierno de George Bush II. Esa versión, en pocas palabras, afirma que varios terroristas de la red Al Qaeda, dirigida por Osama Bin Laden, secuestraron cuatro aviones que mantuvieron en su poder durante dos horas volando en el espacio aéreo de los Estados Unidos y luego los estrellaron contra el World Trade Center y el Pentágono. Como resultado del impacto de los aviones se derrumbaron las torres gemelas y fue averiada la parte baja del edificio del Pentágono. Esta historia contiene tantas mentiras que es casi imposible encontrar en la historia de la humanidad una patraña semejante, plena de falsedad y manipulación. Por todo esto, es necesario recordar algunas de esas grandes mentiras.

El fantasma del euro sigue recorriendo Europa


El Banco Central Europeo se divide. Renuncia el director alemán porque no quiere nada de ayuda para Italia y España. Se derrumban las bolsas. Milán pierde el 5%. Euro en mínimo histórico, lo mismo que la credibilidad de la Unión Europea.
El sueño de una Unión Europea basada en una moneda única ha encajado un golpe muy fuerte: la renuncia de Jürgen Stark  como miembro de la Junta Directiva del Banco Central Europeo (BCE) debido a desacuerdos sobre la política de apoyo, es decir, al hecho de que  el banco de Frankfurt compre títulos del gobierno español e italiano. La dimisión de Stark sucede a la de Weber de la presidencia del Bundesbank de hace unos meses. También él estaba en desacuerdo con la política de Merkel. En Alemania, coherencia no falta. Sin embargo, la crisis que se ha desatado es muy dura y confirma que con el euro sólo no puede construirse una Unión Europea. Ahora podría ocurrir de todo puesto que en los próximos meses habrá una recaída en la recesión o por lo menos un período prolongado de estancamiento en todas las grandes economías. El espectro de un enfriamiento de la economía está haciendo resurgir temores y egoísmos nacionales. Incluso en la poderosa Alemania, para la que la OCDE prevé una caída del PIB en los próximos trimestres.

¡Otro sacudón más! Se cocina la rebaja de la gran banca francesa


La banca se prepara para lo que puede ser otro sacudón. La agencia de calificación Moody’s prepara la rebaja de la calificación de las grandes entidades francesas, BNP Paribas, Société Generale y Credit Agricole entre otras. El motivo: su exposición a la debacle  de Grecia.
Según ha podido saber, esta misma semana podría hacerse público el informe de Moody's, que ya colocó a las tres entidades en perspectiva negativa en junio para analizar "el potencial de inconsistencia entre el impacto de un posible default griego o reestructuración y los actuales niveles de calificación de la deuda", según aseguró la entidad hace tres meses.
En la actualidad, Moody's tiene una calificación sobre la deuda de BNP Paribas a largo plazo de Aa2, el tercero más elevado. Credit Agricole, de Aa1, el segundo más alto, y Societe Generale es Aa2. Los recortes de las calificaciones de la banca francesa, con todo, no serían de más de un escalón.

Chile y la mala educación


 Daniel Martínez
“En cuanto a establecimientos particulares de enseñanza que imparten la educación pagada, el Gobierno de la Unidad Popular también garantizará el respeto y cumplimiento de las normas constitucionales y legales, pero deben integrarse al sistema nacional de educación. No creemos que deba aceptarse que la educación sea considerada un negocio, y por lo tanto, velaremos para controlar los cobros que allí se hacen y para que, al mismo tiempo, la educación pagada no represente una segregación, desde el punto de vista cultural, para los niños de Chile”: Salvador Allende, 1971
Este 11 de septiembre, mientras la morbosidad mediática del mundo se dirigirá hacia Nueva York y la Casa Blanca, en Chile una mayoría cada vez menos silenciosa mirará hacia su corazón y su historia para recordar un nuevo aniversario del Golpe de Estado, el 38 para ser exactos.
En una ocasión, después de una de sus derrotas electorales, el Dr. Salvador Allende reiteró su decisión a seguir compitiendo y comentó algo sarcástico, “Cuando me muera, me ponen en mi tumba: Aquí yace Salvador Allende, candidato a presidente de la República”. En estos días, en medio de una gran discreción familiar, el ex Presidente fue enterrado por tercera vez y espero que sus huesos -llevados y traídos por la geografía chilena- terminen por descansar en paz, cualquiera sea la lápida que se les ponga.

11-S: Diez años matando y mintiendo

La explosión en el edificio 7

JF-Cordura
“Líbrame de los que hacen maldad, y sálvame de los hombres sanguinarios...”: Salmo 59: 2
Hace unos días, la web de la BBC publicaba un breve informe titulado “En busca de la novela de la era del 11-S”. Se trataría de buscar la «que finalmente defina» esa era, para lo cual la autora mencionaba una serie de libros de ficción relacionada con los célebres atentados. Ninguno de ellos, al parecer, cuestiona el fondo del asunto: quién lo hizo. Es posible que la indagación hubiera sido más fructífera si esta periodista se hubiera parado a pensar, críticamente, en la propia versión oficial. Resulta difícil imaginar que pueda haber una novela mejor que ésa sobre el 11-S, y desde luego ninguna otra ha tenido tanto éxito.
El "atentado" contra el Pentagono
Pues hablamos de un verdadero “superventas”, aunque en este caso los “compradores” de la novela se han tomado el argumento al pie de la letra. Que era, a fin de cuentas, lo que buscaban sus autores. Aquéllos se han creído datos tan inverosímiles como que no saliera ningún caza a proteger el Pentágono, pese a que cuando se estrelló el supuesto Boeing contra éste había transcurrido más de una hora, según la propia versión oficial, desde las primeras noticias de secuestro del avión que acabaría empotrado contra la Torre Norte, casi una hora desde este impacto y más de media hora desde el choque del segundo aeroplano contra la Torre Sur. O pese a que el Edificio 7 cayera de manera comparable a la de las Torres Gemelas sin roce de avión alguno (por cierto, la propia BBC hizo una extraña contribución –seguramente involuntaria– a esta parte de la novela). O pese a que los tres edificios del World Trade Center se desplomasen de forma tan rápida y simétrica, en unos casos supuestamente por los “avionazos” y en otro sin su ayuda. Cualquiera de estos hechos debería bastar por sí solo para desacreditar toda la versión oficial. Y hay muchos más.

11S, un atentado ‘miediático’ (Si, por miedo)


El terrorismo sigue vivo en el corazón del imperio
Víctor J. Sanz
Durante los días previos al décimo aniversario de los autoatentados contra las torres gemelas, la prensa se ha dejado llevar por las necesidades del imperio estadounidense de rellenar de paja el muñeco deshilachado que representa el papel de terrorista enemigo. Y no crean que falta quien llega a creer que el muñeco cobra vida cuando se rellena..
En  ningún diario ha faltado la expresión “amenaza creíble y específica” para referirse a esa extraña casualidad que, con origen en algún oscuro despacho oficial del imperio, ha salido a la luz alertando de un supuesto riesgo de atentado ‘conmemorativo’. Incluso desde ese mismo despacho oficial han certificado la necesidad que el imperio tiene de recordar que, aunque solo sea ‘oficialmente’, Al-Qaeda estuvo detrás de los atentados, y la mejor manera de hacerlo es afirmar que los supuestos sospechosos de esa supuesta amenaza “creíble y específica” guardan estrecha relación con Al-Qaeda. Uno llega a pensar que, tal vez, en el corazón del imperio sepan sobre amenazas “creíbles y específicas” más que la madre que las parió. Tal vez sea el propio terrorismo imperial es la más creíble, más específica y más aterradora de cuantas amenazas sufre el mundo.

11 de Septiembre: Caras del terrorismo en Estados Unidos (+ Fotografias)


José Luis Méndez Méndez
Ha transcurrido una década desde el aciago 11 de septiembre de 2001, cuando el terrorismo golpeó a la nación norteamericana, desde entonces la cruzada de la lucha contra ese flagelo librada por el gobierno de Estados Unidos ha ocasionado cientos de miles de muertos y heridos en todo el mundo. El terrorismo de Estado ha sido utilizado por administraciones estadounidenses, durante más de medio siglo, como instrumento de su sostenida agresión contra Cuba.
Emigrados cubanos como mercenarios fueron captados, entrenados, armados y dirigidos para ser utilizados en la ejecución de cientos de actos de terror en Cuba, contra sus intereses, personal y de otros países en el mundo. Paradójicamente ninguno de estos criminales son considerados terroristas, ni sus organizaciones están incluidas en las numerosas listas que cada año confecciona Estados Unidos para certificar quién es terrorista y quién no.
Sin embargo Cuba, que ha sufrido el terrorismo durante más de cinco décadas, hace treinta años que aparece en una de esas listas como supuesto país patrocinador del terrorismo según la versión norteamericana.

11S: ¿Quién cumplirá la lista?

Iroel Sánchez

El 2 de marzo de 2007, en una entrevista con la periodista Amy Goodman, el General Wesley Clark -que fuera Comandante en Jefe de la OTAN- confesó que apenas una semana después de los atentados contra las Torres Gemelas se le mostró un documento donde se indicaban las acciones militares futuras de Estados Unidos. “Este es un memo que describe la forma en que vamos a tomar a siete países en cinco años, comenzando con Iraq, Siria, Líbano, Libia, Somalia, Sudán y, rematando, Irán“, le dijo Clark a la directora de Democracy Now que le informaron. Viendo lo sucedido posteriormente y el actual decursar de  los acontecimientos es comprensible por qué relató el muy condecorado General que un año después la misma persona que le diera a conocer el documento le dijo: “Señor, yo no le mostré esa nota! Yo no la mostré a usted!”.
A principios de 2003, Collin Powell – como Secretario de Estado norteamericano- había compartido con el Consejo de Seguridad de la ONU las supuestas evidencias de que Saddam Hussein poseía armas de destrucción masiva. Mientras, los grandes medios inoculaban la idea en la opinión pública de que el gobierno de Iraq mantenía estrechos vínculos con Al Qaeda, la siniestra organización que con base en Afganistán se señalaba como autora de los atentados. Por su parte, el vicepresidente Dick Cheney reafirmaba la amenaza que se cernía sobre el planeta de modo alarmante: “Saddam puede lanzar en 45 minutos un ataque nuclear”

Tornado con arcoíris (+ foto)

[Pulsar para ampliar]

Medios en EEUU han difundido esta imagen donde se observa un tornado fundiéndose con un arcoíris sobre Kansas. La fotografía fue captada por el cazador de tormentas Eric Nguyen en 2004. Lo espectacular de la fotografía es que la luz que ilumina al tornado es una combinación entre la que emite el Sol, por un pequeño hueco entre las nubes, proveniente de la izquierda, y por la propia luz del arcoíris con el cual el tornado parece estar fundido.
La NASA ha descrito así, desde una perspectiva técnica, el escenario: “Una nube blanca de tornado desciende desde una oscura nube de tormenta. El Sol se muestra desde un claro huevo en el cielo, a la izquierda, iluminando algunas casas en primer plano. Coincidentemente el tornado aparece al extremo de la derecha sobre el arcoíris”.

¿Éramos felices y no lo sabíamos?


Luis Britto García  /  Especial para Gramscimanía
1. ¿Será el pasado la única Utopía de la derecha? ¿Por eso miente un historiador que Venezuela Colonial era  rica y unida? ¿Antaño era unión la esclavitud y  riqueza  la miseria? ¿Será que  confunden nostalgia con amnesia? ¿Habrá que salir a la búsqueda de esa utopía perdida?
2. ¿Encontraremos la dicha en las últimas décadas del siglo pasado? ¿Se puede imaginar mayor felicidad que la de un país donde  80% de los venezolanos vivía en  pobreza y 43,35%  en  pobreza crítica? ¿Donde 40%  habitaba en ranchos u otras viviendas insalubres? ¿Era posible mayor ventura que una tasa de mortalidad por desnutrición que creció de 1,6 por cien mil habitantes en 1983, a 3,1 en 1987 y a 4,6 en 1990? ¿Qué las muertes por desnutrición en menores de un año aumentaran de 13,8 por cien mil nacidos vivos en 1983, a 40 en 1989 y a 60 en 1990? ¿Cómo no disfrutar de un alza del  índice de precios al consumidor  de 1.262,9 % entre 1984 y 1993; de un dispararse del costo de los bienes más necesarios, como alimentos y bebidas, en un 2.240,5%?  ¿Hubo alguna vez mayor júbilo que morir de mengua porque no existían módulos de Barrio adentro? ¿Mayor beatitud que ver morir niños como moscas por ausencia de un Cardiológico Infantil? ¿Qué vivir en tiniebla eterna por falta de una Misión Milagro?

Diez años del 11 de septiembre


David Brooks
 “Si ves algo, di algo”. El mensaje oficial antiterrorista del gobierno estadunidense se repite en carteles, anuncios en las estaciones de metro, en los medios, mientras cada vez más cámaras graban los movimientos de ciudadanos, y en los aeropuertos los pasajeros son sometidos a múltiples inspecciones y una ley permite a las autoridades espiar a la población.
Pero a lo largo de estos 10 años después del 11-S, al parecer nadie vio ni dijo nada (oficialmente) de otra amenaza que ha causado más destrucción que ese atentado terrorista: la crisis económica. El “terrorismo” ha sido sustituido por la inseguridad económica como el asunto nacional de mayor preocupación en este país.
Sin embargo, poco ha cambiado en el discurso oficial (a fin de cuentas aún tienen que justificar varias guerras y medidas de seguridad). El clima de temor generado por los atentados del 11-S alcanzó toda esquina del país, nutrido por la cúpula política y por los grandes medios, y transformó el panorama político y social.

Padre nuestro, por qué me has abandonado


Reseña de la última película de Nanni Moretti
Mariano Kairuz
Padre nuestro, por qué me has abandonado, cómico hasta lo hilarante, ácido por desencanto y leve pero no superfluo en la intimidad más dolorosa, Nanni Moretti ha venido expresando en su cine su rabiosa desilusión con la izquierda italiana. Ahora, después de esa pequeña joya del sufrimiento de cámara como La habitación del hijo y la polémica película sobre Berlusconi El caimán, se traslada al otro gran centro de poder de su país: el Vaticano. Pero lejos de la gracia previsible al enfrentar un psicoanalista y un Papa que no quiere asumir, Habemus Papam salva la discusión entre alma e inconsciente con una exploración silenciosa y demencial de la fe en uno mismo.
El alma y el inconsciente no son compatibles, se le advierte al psicoanalista mandado llamar del Vaticano para enfrentar en una primera (y única) sesión al Sumo Pontífice recién elegido. El terapeuta que interpreta Nanni Moretti en su última película, Habemus Papam, es ese personaje que, como nos ha acostumbrado en su obra previa, funciona un poco como la conciencia graciosa y casi sin filtro del autor: un psicoanalista agnóstico y vanidoso (se considera a sí mismo el più bravo de su profesión) al que, sorpresa, a nadie en la Santa Sede se le ocurrió palpar de creencias antes de convocarlo. El analista de Moretti es un tipo, acaso por puro aburrimiento mientras su misión fracasa y el Vaticano lo obliga a permanecer entre sus muros, capaz de leer freudianamente a los cardenales pasajes de la Biblia.