10/9/11

Con el Chino Valera Mora, poeta de militante ternura, amanecemos de bala


Daniela Saidmam
Un 25 de septiembre nació el poeta trujillano, ese que sigue vivo en los versos que ondean palabras, y nombran y sueñan, los sudores y amores del Pueblo.
Hay días que pesa el hambre, que hace nudos en la garganta y en los nudillos la injusticia. Hay días en que se agria la ternura, en los que la soledad ajena pesa, y se queda entre pupila y pupila el niño sin escuela y el dolor centenario del abandono. Hay días en que lo más turbio, lo más triste, las heridas más hondas, empañan el sol y entonces, no hay manera, uno amanece de bala.
Y es que Víctor Valera Mora, el Chino, vivió de bala. Él sigue siendo una de las voces fundamentales de la poesía venezolana contemporánea. Con una ternura militante se enfrentó siempre al consumismo capitalista, a la explotación y la opresión de los hombres, con una poesía que nació precisamente de la lucha, de la rebeldía necesaria, de la utopía posible. Sus versos son banderas henchidas de vientos y esperanzas, con ellos supo denunciar la hipocresía burguesa, a la iglesia, a la cultura oficial, a los académicos, los burócratas y a los pacatos. Todo en él fue siempre alegre metralla, cálido fusil de palabras que edificó con poemas una trinchera para la lucha que aún no acaba.

Datos sobre el Bolero, de Maurice Ravel (+ sonido & video)


Inicialmente llamado “Fandango” fue creado en 1928 por el músico francés Maurice Ravel (1875-1937) y surge por encargo de la bailarina rusa Ida Rubenstein, quien pidió a Ravel que compusiera un ballet formado por obras pianísticas del español Isaac Albéniz.
Tras una gira por Estados Unidos, Ravel supo que los derechos de orquestación de Iberia de Albéniz los tenía en exclusividad el director de orquesta español Enrique Fernández Arbós.
De tal modo, Ravel se decide a crear una obra nueva y se le ocurre elaborar una obra experimental: un ballet para orquesta que sólo utilizaría un tema y un contra-tema repetidos con orquestación in crescendo.
Ver el Bolero en video
Ciertamente la obra fue recibida con cierta perplejidad, y el propio Ravel advertiría que esta obra sólo representa una experiencia en una dirección muy especial y limitada, se trata de un simple estudio de orquestación. Deseo enormemente no haya confusiones con respecto a mi "Bolero".
Una única melodía repetida insistentemente sin que el tempo cambie, en do mayor crescendo acabando con una modulación sorprendente en mi mayor. Se trata de una obra con un ritmo que parece que nada la pueda parar. Una auténtica obra maestra, llena de magia, aunque se concibiera como un simple estudio de orquestación.

A que nos enfrentamos


Miguel Manzanera  /  Especial para Gramscimanía
Hace ocho años la invasión de Irak provocó una ola de indignación en el mundo entero. Hoy la destrucción de Libia nos deja estupefactos ante el cinismo de la política mundial, e inermes frente al poder mortífero de los ejércitos imperialistas. ¿Qué ha sucedido mientras tanto durante estos años?, ¿qué es lo que ha cambiado en la coyuntura histórica para que se admita con tranquilidad la destrucción de un país?
El crimen contra la población iraquí continuada desde la Guerra del Golfo, mediante el bombardeo sistemático del territorio con uranio, las carencias que los iraquíes tuvieron que sufrir, el millón de muertos causado por el bloqueo americano, la impudicia de una guerra de rapiña para apropiarse de los recursos petrolíferos de la zona, crearon la conciencia de estar viviendo una bajo un régimen político inaceptable. Las mentiras de la propaganda oficial de la Casablanca quedaron en evidencia, y de alguna manera se visualizó el montaje del aparato de dominación. La destrucción de un país en vías de desarrollo, enviándolo de nuevo a la Edad Media –como dijo el presidente de los EE.UU., George Bush-, para poder apoderarse de su petróleo.