6/9/11

Constitución y Crisis Educacional: La batalla decisiva en Chile


Fatal sería que los insurgentes de hoy depositáramos en la Constitución, las leyes vigentes y la tramitación parlamentaria, la solución de la crisis educacional, la reforma tributaria y otras múltiples demandas ciudadanas.
Juan Pablo Cárdenas
Las movilizaciones estudiantiles fueron el detonante de la enorme explosión social que vive nuestro país después de 17 años de autoritarismo y dos décadas de expectativas frustradas. Más allá de ese conjunto de manifestaciones que en algún momento nos hicieron despertar del prolongado letargo de la post dictadura, lo cierto es que ha sido la demanda por una educación pública gratis, de calidad y amplia cobertura la que ha despertado el malestar de los trabajadores, como los consumidores y de todos los chilenos vulnerados por las inequidades escandalosas y la inicua aplicación a que nos someten las directrices políticas y económicas dispuestas por el Dictador y sacralizadas por los gobiernos que le siguieron.
Lo que hoy tenemos es un país que pertenece efectivamente a un puñado de empresas  que se enseñorean en todo nuestro territorio y en que el crédito y en que hasta las grandes tiendas defraudan a diario los precarios recursos de la inmensa mayoría. En que nuestro medio ambiente es degradado por el bandidaje de los grandes inversionistas y la complacencia criminal de quienes deben velar por nuestra soberanía e integridad, es decir,  la clase política y las Fuerzas Armadas. Las cuales comparten prebendas escandalosas en relación a los escuálidos recursos destinados a la educación, la salud, la vivienda  y las pensiones de los jubilados.

Un nuevo amanecer de los movimientos sociales en Chile

Un nuevo amanecer en Santiago de Chile

Sergio Grez Toso
El año 2011 quedará inscrito en la historia de Chile como el de un nuevo despertar de los movimientos sociales después de más de dos décadas de aletargamiento debido a la combinación de la acción “natural” del modelo económico neoliberal, del recuerdo del régimen de terror de la dictadura, de las trabas y cortapisas legales e institucionales para la expresión de las demandas sociales, de la virtual dictadura mediática impuesta por un puñado de grupos económicos y de poder, además del control y cooptación de estos movimientos ejercidos durante largo tiempo por los gobiernos de la Concertación y sus partidos.

En lo que va corrido de este año, los movimientos sociales en Chile se han sucedido con insólita rapidez, masividad y persistencia. En apretada e incompleta síntesis habría que mencionar la protesta regional de Magallanes, las movilizaciones contra el megaproyecto de HidroAysén, las marchas por los derechos de la diversidad sexual, los paros comunales de Calama, la protesta de Arica, las huelgas de los trabajadores del cobre (estatales y privados), los paros de los empleados fiscales, sin olvidar la persistente lucha de los mapuches por la recuperación de sus tierras y la reconquista de su autonomía y libertad.

La crisis del capitalismo en el siglo XXI y sus disyuntivas


Luis Arizmendi
1.- La crisis actual del mito del progreso
 La crisis global contemporánea que apenas estamos viendo nacer, como constatan las profundas desestabilizaciones económicas recientes de Europa y EU derribando la ilusión de que conformaba un fenómeno puramente pasajero, constituye, sin duda, la crisis más compleja, de mayores alcances e inéditos riesgos, de la historia del capitalismo. Ha llegado cimbrando y haciendo pedazos la imagen promovida por el discurso del poder “neoliberal” en la vuelta de siglo, ante todo con el crecimiento de EU y el acelerado posicionamiento de China en la economía del orbe, de que presuntamente había sucedido ya el ingreso irreversible a una nueva  belle époque.

Reeditando la euforia que acompañó las fases de auge de la acumulación capitalista en el pasado –euforia que estuvo ahí en el primer auge que generó la edificación de la economía moderna en Occidente en los siglos XVIII y la primera mitad del siglo XIX, que volvió a suscitarse con el segundo auge que se dio en el tránsito del siglo XIX al siglo XX y que nuevamente existió en el marco del crecimiento de postguerra que integró lo que los franceses califican como lostrente glorieuses –, el crecimiento de fin de siglo XX y primeros años del siglo XXI fue precipitadamente exacerbado como el símbolo no solo de un progreso económico y político garantizado para todas las naciones, sino como el símbolo de un nuevo capitalismo que, al “globalizarse” con el “neoliberalismo”, llegaba para vencer y dejar atrás la repetición cíclica de las crisis.

Nueva versión de la obra de Dario Fo: ¡Aquí no paga nadie! ("Sotto paga! Non si paga!")


Resulta curioso comprobar en este texto cierta coincidencia con la situación actual de España, y, por fin, parece que también de Italia. Porque la obra habla de ciudadanos indignados, dos amas de casa en concreto, que deciden practicar la desobediencia civil, robando comida de los supermercados que suben los precios sin parar en plena crisis económica. El montaje de la obra tuvo tanta repercusión, que en Milán se produjeron casos reales de “saqueo” de supermercados, y Fo fue denunciado por “instigación al delito”. Casi 40 años más tarde ha reescrito este texto, cambiándole hasta el título y situándolo en la Italia de Berlusconi. Por supuesto, en la versión se han eliminado las referencias concretas a ministros y otros políticos, que además, gracias a la tan esperada reacción del pueblo italiano, dentro de poco habrán desaparecido, por suerte, del mapa político.
Esto nos reconduce a la vieja polémica de si envejecen los textos políticos, como las farsas que Fo escribió en los duros años 70, los “años del plomo” en una Italia amenazada por el rebrote del fascismo. Este peligro ha preocupado siempre a Dario Fo, y posiblemente sea el origen de esta operación de “aggiornamento” que ha practicado en Sotto paga! Non si paga!
Fo centra este cambio sobre todo en el personaje de Juan, haciéndolo menos dogmático, más flexible, aunque sin renunciar a sus convicciones de izquierda, como los otros personajes, policía radical incluido. Y así el texto sigue teniendo, como todos los que son buenos, la calidad de ser, tal vez, aún más oportuno que cuando se escribió.
Revisada por Franca Rame
Traductora: Carla Matteini
Fuente: http://www.hiru-ed.com/COLECCIONES/SKENE/Aqui-no-paga-nadie.htm

China en la alocada y arriesgada carrera nuclear


Salvador López Arnal  /  Especial para Gramscimanía
China tiene actualmente 14 reactores en activo y unos 25 en construcción. El 80% de su electricidad se genera quemando carbón. Es el primer emisor, no en término proporcionales ni en duración temporal, de CO2.
MA [1] ha informado en Público de varios telegramas diplomáticos, aireados afortunadamente por Wikileaks y publicados con fecha 25 de agosto por The Guardian, en los que se observa que China opta por una tecnología “barata” para sus nuevos reactores. Tras la hecatombe de Fukushima, se pensó que el gobierno chino apostaba por un parón nuclear indefinido o cuanto menos muy dilatado. La conjetura parece falsarse. El gobierno del primer ministro Wen Jiabao, muy alejado de las decisiones de sus homólogos alemán y japonés (cuyo nuevo titular también ha cambiado sus posiciones), ha anunciado la reanudación de un gigantesco programa nuclear que puede hacer de la República Popular la tercera potencia nuclear del mundo, cerca, muy cerca de Estados Unidos y Francia. Ya en 2008, antes de la hecatombe nipona, China planeaba la construcción de unos sesenta reactores nucleares nuevos. A pesar del desastre incalculable de Fukushima cuyas consecuencias negativas parecen no debilitarse ni tener fin, el número de reactores parece haber aumentando desde entonces.

Adolfo Sánchez Vázquez, rara avis del marxismo


“Todo lo echaste por la borda: libertad, respeto a la verdad, liberación de la esclavitud económica, pensamiento metódico y constructivo. Y sólo la infeliz elección de una palabra, aunque bien intencionada, te cayó en gracia: ¡Dictadura!”: Wilhelm Reich, Escucha pequeño hombrecito
“Sin perder los ideales, sin perderlos, / me sentí como Adán cuando, expulsado, / no pudo retener del paraíso / sino tan sólo el cuerpo de su amada.”: Enrique González Rojo, El Hereje
Miguelángel Díaz Monges
Entre mis muy parcos aprendizajes durante mis estudios de filosofía se cuenta que titularse en dicha disciplina es cosa tan distante a ser filósofo como licenciarse en letras dista de ser escritor. Todo mundo debería saber, pero no aspiro a que sea así, que filosofía significa amor al conocimiento. Con esa base vale decir que Adolfo Sánchez Vázquez fue un verdadero filósofo.
Discípulo de Ortega y Gasset, durante una juventud demasiado temprana para alcanzar claridad y definición, rompería con él respetuosamente al inclinarse por Hegel y Marx principalmente; pero la ruptura no es tan radical como pretenden las lecturas más ramplonas, pues Sánchez Vázquez abrazó un marxismo humanista que se niega a anular al individuo pensante en pro del bienestar común, mismo que depende –precisamente– del pensamiento y –sobre todo– la praxis individual, por lo que no debe ser limitado y no puede ser anulado. Conservó ciertos principios del Perspectivismo de Gasset y la idea de la circunstancia, entendida como la filosofía a comprender si se quiere comprender la individualidad. Compartió con él y otros filósofos del 98 español el pesimismo humanista que haría de esa etapa del pensamiento ibérico una oscura enmienda quijotesca de la centenaria práctica de combatir molinos. No creo caer en el disparate al afirmar que veía en el idealismo una fuente nutritiva para el materialismo de un marxismo donde la praxis era lo fundamental, pero la praxis movida por la idea, el pensamiento, la reflexión filosófica.

Cartas de Antonio Gramsci desde la cárcel


Antonio Gramsci vivió sus últimos años en una prisión italiana. ‘Cartas desde la cárcel’ recupera sus últimos escritos.
Benito Navarrete
A los 35 años de edad, en 1926, siendo secretario general del Partido Comunista Italiano, Antonio Gramsci es detenido, acusado de conspiración y encarcelado en la prisión de San Vittore, Milán. A pesar de la incomunicación a la que le sometieron y de sus problemas de salud (que provocaron su temprana muerte), Gramsci desarrolló en la cárcel una portentosa y admirable actividad intelectual.
“¡Tenemos que evitar que ese cerebro funcione durante veinte años!”, dijo el fiscal durante el juicio a Gramsci; un juicio que no era más que una pantomima con final ya conocido. Sin embargo, de la cárcel de San Vittore salieron sus imprescindibles Quaderni del carcere, 2.848 páginas de reflexiones y apuntes fundamentales para el desarrollo teórico del marxismo y,sobre todo, un extenso epistolario de casi 500 cartas.

El secreto de Waris Dirie, la flor del desierto (+ video)


Waris Dirie, nacida en Somalia en una modesta familia de pastores nómadas huyó fuera de su país a los 13 años y de una boda de conveniencia. Anduvo días por el desierto antes de llegar a Mogadiscio, capital de Somalia. Allí, sus parientes la mandaron a trabajar como criada a la Embajada de su país en Londres, donde pasó la adolescencia sin saber leer ni escribir. Antes de volver a un país destrozado por la guerra, prefirió permanecer ilegalmente en Londres donde conoció a Marilyn, una dependienta con carácter, que la acogió y las dos se hicieron amigas íntimas. Tras algún tiempo en Londres, como en un cuento de hadas, recorrió un camino fascinante hasta pisar las pasarelas más famosas y ser portada de las mejores revistas de moda convirtiéndose en una de las modelos más solicitadas de la época.
Sin embargo, la bella Waris Dirie traía un terrible secreto no revelado...