3/9/11

Sombras y luces en el peronismo de hoy


Bajo el nombre de peronismo en los últimos 20 años, hemos vivido situaciones claramente denigrantes y de las mejores que ha transitado el país
Mirta Ventura
El peronismo en los 90
Pensamos en los fines de los 90 que ya no había más lugar para el peronismo. Menem se había convertido en el mejor representante del neoliberalismo. En lo económico, se había entregado completamente a las solicitudes de los Estados Unidos. La deuda externa creció de tal modo que nos volvimos cada vez más dependientes. En lo social, las leyes laborales nunca estaban a favor del trabajador. En lo ético, la farándula menemista se convirtió en un oprobio no soportable. En todo ese período no se enarboló ni una de las banderas constitutivas del peronismo. Tampoco se fomentaba la unión de los países latinoamericanos.

¿Por qué fracasó la Confederación peruano-boliviana?


Isaac Bigio  /  Especial para Gramscimanía
Una de las primeras cosas que hizo Ollanta Humala apenas fue electo fue visitar La Paz donde declaró a Evo su intención de resucitar a la Confederación Peruano-Boliviana (CPB).  Si Vietnam, Yemen y Alemania se reunificaron, ¿por qué no podría hacerlo el "bajo" y el "alto" Perú? 
En los 3 primeros casos las divisiones duraron pocas décadas y fueron producidas porque esos países quedaron escindidos por sistemas sociales diferentes, mientras que la separación de los "dos Perús" es tan profunda (17 décadas han pasado aparte) que los alto-peruanos ya no se consideran como tales sino como bolivianos. 
A fin de indagar cuáles fueron las causas que conllevaron a la destrucción de la CPB de 1836-39 hablé con Natalia Sobrevilla, directora de Estudios hispánicos de la Universidad de Kent y autora de un libro sobre el fundador de ésta, el mariscal Santa Cruz. 
Según ella, la CPB colapsó por causas externas e internas. Argentina envió tropas hacia Bolivia y Chile hacia Perú. Lima fue ocupada por tropas que venían desde Chile por segunda vez (la primera fue en 1821 durante la independencia y la tercera fue en la guerra de 1879-83). Gran Bretaña, quien apoyaba a Santa Cruz y a sus ideas libre-cambistas, no intervino para defender a la CPB.

José María Arguedas y el socialismo libertario


Franz García Uceda
Como ya es de conocimiento público, este año se conmemoran los cien años del natalicio de José María Arguedas, quien fuera no solo un prolífico escritor con talante universalista, sino un antropólogo acucioso, y dedicado al estudio y revalorización de la cultura originaria e indigenista del Perú profundo, que a pesar de ser relegada y expoliada de la oficialidad nacional, se muestra emergente desde hace décadas construyendo un imaginario diferente en las relaciones sociales por un país y un mundo mejor.
A inicios de este año se dio una suerte de polémica en torno a la denominación oficial que debería llevar nuestro país en este periodo anual, decidiéndose -el 31 de diciembre pasado- el entonces gobierno de Alan García, por el centenario del “descubrimiento” científico de Machu Picchu, con claros afanes astutos para publicitar turísticamente la devolución de las piezas arqueológicas que aún tiene la Universidad de Yale, y además con el propósito de burlarse del sentir popular, pretendiendo que el nombre de Arguedas no sea perennizado ni ensombrezca el Nobel ganado, a costa de la remembranza hipócrita, por Mario Vargas Llosa. Tampoco olvidemos que el entonces vicepresidente, Luis Giampietri propuso que este año fuera el del Centenario del Primer Submarino Peruano. Es decir, cualquier cosa, menos Arguedas.