29/8/11

En torno al materialismo de Gramsci

Antonio Gramsci por David Levine

Georg H. Fromm
§1. En un importante ensayo, Francisco Fernández Buey1 traza un lúcido cuadro de las peripecias de la noción de materialismo en el pensamiento de Antonio Gramsci, desde sus precoces escritos juveniles hasta los Cuadernos de la cárcel, para concluir que aún en sus textos más maduros, Gramsci no logró trascender –superar – del todo el lastre del idealismo filosófico en el cual se formó inicialmente. Por ello, no puede menos que concluir lapidariamente al respecto: “[...] no puede considerarse al Gramsci de los Cuadernos un materialista en sentido propio.”2 Y los planteamientos gramscianos que aduce en apoyo de esta conclusión3 no admiten discusión posible.
§2. Una vez establecido esto, queda todavía el urgente problema hermenéutico, a saber: ¿cómo es posible que el gran marxista italiano –con el desarrollo de su formación teórica y su rica experiencia práctica a la cabeza de los comunistas luchando de frente con las huestes fascistas– haya permanecido hasta el final lastrado por resabios idealistas en su cosmovisión?
Lo primero que habría que señalar es que el joven Gramsci sufrió la poderosa influencia del idealismo de Benedetto Croce, nada menos. En la cultura italiana de fines de siglo XIX y comienzos del XX, Croce jugó un papel –salvando las distancias de rigor– comparable al que jugó Hegel entre los intelectuales alemanes de la primera mitad del siglo XIX. Pero con una diferencia crucial, a saber: el abismal desnivel –en riqueza, variedad y sofisticación– que salta a la vista entre la cultura filosófica alemana en la que se formó el joven Marx y la italiana que le tocó como marco intelectual/cultural al joven Gramsci. En efecto, en la Alemania de ese momento se había dado uno de los más extraordinarios movimientos en la historia de la filosofía, a saber, el desarrollo del Idealismo Alemán, que a partir de la filosofía crítica de Kant, se desarrolla vertiginosa y polifacéticamente en los múltiples y variados sistemas elaborados por Fichte y Schelling, para desembocar, luego, en el ingente sistema de idealismo absoluto de Hegel.

Pesimismo y emancipación política en el pensamiento de Theodor W. Adorno

Theodor W. Adorno por David Levine

Facundo Nahuel Martín
A menudo se descarta o desprecia el pensamiento de Adorno tildándolo de pesimista. Cuando se trata de cifrar los límites y alcances del pesimismo adorniano, el debate entre los especialistas parece oscilar entre dos posiciones, una histórica y otra omnihistórica. La lectura histórica establece que el pesimismo de Adorno obedecería a causas contingentes, determinadas y potencialmente superables -aunque sea de forma oscura y vaga-. Según esta lectura Adorno se habría vuelto pesimista ante el desarrollo del fascismo y de las múltiples y perfeccionadas formas de dominio de la sociedad de masas, tanto más sutiles cuanto difíciles de combatir. La lectura omnihistórica, en cambio, establece que Adorno era pesimista de modo ineluctable y generalizado porque su concepción de la naturaleza humana lo era.
Al mismo tiempo, el problema del conflicto político -ligado al del pesimismo- resulta central para el marxismo hoy. De un lado, el marxismo es a menudo blanco de las críticas contra la “metafísica de la subjetividad”, sean o no de cuño posmoderno. Como intentaremos mostrar, tanto Jorge Dotti como Miguel Abensour cargan las tintas contra el carácter presuntamente absolutizante y sujeto-céntrico del pensamiento político marxista. Según estos autores, la crítica marxista del Estado estaría transida peligrosamente por supuestos no sólo utópicos, sino también -y peor aún- antropocéntricos y totalistas. Esos supuestos, se dice, conducen a la persecución paranoide de la diferencia antes que a la liberación de los hombres.

Chile: una revolución en marcha (+ Video)


Manuel Cabieses

“Las desigualdades en Chile son excesivas, inmorales, intolerables”. Sebastián Piñera, presidente de la República (Discurso en el 80º aniversario del diario “La Segunda”, 27 de julio de 2011)

Resulta difícil para muchos aceptar que en Chile estamos viviendo una verdadera revolución, en este caso un proceso de profundos cambios que llevarán a término la democratización que dejó a medio camino la hoy agonizante Concertación de Partidos por la Democracia. 
Como toda revolución verdadera, es diferente y sorprende incluso a sus propios actores, pero sobre todo, a las fuerzas conservadoras encargadas de mantener incólume, a sangre y fuego, el orden heredado. Así ocurrió en Chile en 1970, y vuelve a suceder hoy en condiciones bien diferentes. Esta revolución -con un sello juvenil e imaginativo- no pretende derrocar al gobierno ni tomar el poder, ni reemplazar el sistema capitalista por otro más justo que no se sustente en la propiedad privada de los medios de producción. Aún no es hora.
Video sobre situación chilena
La palabra “revolución” para definir al bullente movimiento de estudiantes que desde hace tres meses conmueve al país, no es excesiva. Los jóvenes han tomado las banderas de la protesta social de amplios sectores -incluyendo las usualmente pasivas capas medias-, y las han proyectado al futuro, libres de todo reduccionismo dogmático y del cálculo pequeño que ha envilecido la política nacional.

Dimensión de la guerra en México


Adolfo Gilly
Es sabido, en buena doctrina militar, que una nación no puede utilizar a su ejército en tareas de combate a la delincuencia sin condenarlo a la desmoralización y la destrucción. La persecución y el control de la criminalidad es tarea de otro órgano del Estado: la policía. Esa tarea y este cuerpo tienen sus propias reglas, sus modos de investigación, persecución y regulación del crimen, así como su ámbito específico de actividad y responsabilidad.
Haber encargado, por las razones que fuere, la persecución al narcotráfico como tarea primordial del Ejército Mexicano, y haber confundido y fundido su actividad con la que corresponde a los cuerpos policiales, es una descomunal irresponsabilidad –mido mis palabras– por parte del gobierno federal. Haber convertido la represión de una actividad criminal como el tráfico de drogas en una guerra –una guerra interna contra un enemigo impreciso, ubicuo y enmascarado que ha llevado a las corporaciones militares y policiales del Estado también a enmascararse– es una consecuencia natural de esa irresponsabilidad.
Resulta así que el Estado nacional mexicano está en guerra por decisión exclusiva del Poder Ejecutivo. Está por lo tanto en una situación excepcional, la de un Estado que, en los hechos, actúa una y otra vez por encima y al margen de las normas constitucionales y legales que fijan y delimitan sus poderes y sus relaciones con la sociedad. La proyectada ley de seguridad nacional propone diluir y desvanecer aún más la existencia y la vigencia de dichas normas.

El Partido Comunista toma el poder (pacíficamente) en Nepal

Foto: Baburam Bhattarai, primer ministro de Nepal  

El parlamento nepalí eligió ayer como primer ministro a Baburam Bhattarai, del Partido Comunista de Nepal-Maoísta (PCN-M), en una inesperada primera ronda de votaciones. Cuarto político que ocupa ese cargo en tres años y trigésimo quinto en la historia de la pequeña nación del Himalaya, Bhattarai aventajó por 340 a 235 votos al candidato del centro-derechista Partido del Congreso Nepalí, Ram Chandra Poudel, gracias al apoyo de los partidos más pequeños del sur del país.
El nuevo primer ministro prometió completar el dilatado proceso de paz en que está inmerso el país desde el 2006, cuando los maoístas renunciaron a la lucha armada como opción al poder, así como adelantar el proceso de redacción de una nueva Constitución. Su predecesor, Jhalanath Khanal, del Partido Comunista de Nepal (Unificado Marxista-Leninista), renunció a principios de agosto tras siete meses de infructuosos esfuerzos en el puesto por alcanzar aquellos objetivos.
Uno de los empeños más difíciles de Bhattarai consistirá en rehabilitar a los casi 20 mil antiguos miembros del Ejército Popular de Liberación que aún esperan en sus campamentos, sin abandonar las armas, las garantías de una existencia digna y segura.

¿Cómo salir de la guerra en Colombia?


César Jerez
No hay ningún derrotado ni victoria militar que se avizore. Durante el primer semestre de 2011 se produjeron 1.115 acciones de las Farc. La fuerza pública ha sufrido 1100 bajas en esos mismos seis meses 
Después de realizado el multitudinario encuentro nacional por la tierra y la paz, la semana pasada en Barrancabermeja, diferentes sectores políticos y sociales han manifestado que recién se inicia un periodo de cambios cualitativos que permitirían las condiciones para un eventual nuevo diálogo con las guerrillas de las FARC y el ELN.
Durante este encuentro reiteradamente se manifestó, por parte de las organizaciones campesinas, indígenas y afrodescendientes, que la guerra como método para alcanzar la paz se encuentra agotada. En sus mensajes recientes las guerrillas coinciden con este axioma, al tiempo que llaman a la necesidad de darle fin al conflicto político, social y armado precisamente mediante una salida política.

De Irak a México: violencia, injerencia y armamentismo


Un atentado suicida perpetrado  en una mezquita de Bagdad dejó un saldo de 30 muertos y un número igual de heridos: una lamentable muestra más de que Irak, a más de ocho años de la invasión estadunidense, no ha logrado recuperar la normalidad y la convivencia pacífica…
La ocupación militar que siguió a la agresión militar de 2003 se tradujo en una polarizada violencia facciosa que ha dejado centenares de miles de muertos. Diversos analistas han apuntado la posibilidad de que la proliferación de cruentos atentados en las principales ciudades de Irak no haya ocurrido a pesar de la presencia militar estadunidense y británica, sino más bien impulsada por los propios invasores a fin de dividir a la sociedad iraquí, debilitar cualquier intento de resistencia y generar justificaciones para alargar la ocupación.

La soberanía alimentaria en Europa


Gustavo Duch Guillot
Ya tenemos aquí los primeros ajustes estructurales que los gobiernos europeos están imponiendo a su población, con el único interés de salvar el capitalismo y sus grandes beneficiarios (las banca privada, los grupos inversores y las grandes corporaciones). Y todo hace pensar que en los próximos meses estas políticas antisociales se endurecerán y extenderán. Ya tenemos aquí, también, las primeras movilizaciones generales (en Grecia y España, fundamentalmente) para advertir y denunciar los sistemas económicos y de gobernanza que nos han conducido a este escenario. Y entre los diferentes espacios de resistencia y transformación, ya tenemos aqui –creativa y enérgicamente– la respuesta de los movimientos sociales europeos preocupados por un modelo de agricultura global parte responsable de la crisis.”
Con estas palabras se abre la declaración final del trabajo de más de 400 personas del mundo rural, agrario, ecologista, consumidores y consumidoras, etcétera, reunidas en la ciudad de Krems (Austria) durante el pasado mes de agosto, presentando la soberanía alimentaria como alternativa a la crisis capitalista en la que nos encontramos.

¿Qué pasaría si Chávez reformase la Constitución sin referéndum popular como se hará en España?

Aníbal Garzón Baeza
Las viejas “democracias” europeas solo ven la paja en el ojo ajeno, y si no hay paja la inventan. 
Cuando en la República Bolivariana de Venezuela se celebró un referéndum popular sobre la reforma constitucional para modificar 69 artículos del total de 350, donde uno de ellos definía la posibilidad de presentarse como candidato a elecciones populares las veces que lo desee un cargo político, entre ellos el Presidente del Estado, las corporaciones mediáticas y las agendas de los estados imperialistas tacharon a Chávez de dictador, mientras en países europeos la reelección de presidentes u otros cargos no tiene límite. 
Felipe González en el Estado español estuvo 14 años (1982-1996) y no estuvo más por que perdió las elecciones generales contra José María Aznar. Jordi Pujol como Presidente del gobierno catalán estuvo 23 años, de 1980 a 2003, y por qué no se presentó más veces. Helmut Khol fue canciller de la Republica Federal Alemana, y seguidamente de la Alemania Unificada, de 1982 a 1998, es decir, 16 años consecutivos. François Mitterrand fue Presidente de la República Francesa durante 14 años, de 1981 a 1995. Mientras Chávez es etiquetado de dictador por permanecer por voluntad popular en el poder los europeos son adjetivados carismáticamente de democráticos con prestigio.

Canadá está de luto por Jack Layton

Foto:  Jack Layton

María Páez de Víctor
Canadá está de luto por la muerte el 22 agosto 2011 de uno de sus grandes ciudadanos: Jack Layton, líder de izquierda, quien dejó una profunda huella en la política canadiense. Lo están homenajeando a través de este enorme país, especialmente en Toronto, ciudad a la cual sirvió como consejero municipal durante 20 años, antes de ser electo jefe del partido socialista NDP. Este es el único partido canadiense que ha apoyado a la revolución bolivariana de Venezuela.
Fue un político muy querido, de gran carisma, que sabía comunicarse con su pueblo, siempre con una sonrisa y un optimismo que parecía inagotable. Nunca vendió sus principios. El pueblo lo llamaba “Jack”, con cariño, como si fuese un amigo personal.
En Canadá se decía que ‘la izquierda estaba muerta” pero Jack les demostró que esto no era cierto. En las elecciones de este año realizó una hazaña política única en la historia canadiense, logró simultáneamente tres cosas: (1) aumentar para el NDP el número de puestos parlamentarios de apenas 37 a 103 puestos, (2) en Quebec los votos para el NDP arrasaron con el partido separatista Bloc, que quedó reducido a 4 puestos, y (3) espectacularmente, el NDP llegó a ser el Partido Oficial de Oposición, relegando al arrogante Partido Liberal a partido de tercer puesto.

Colombia: La batalla de las ideas


Alberto Pinzón Sánchez 
El Marxismo enseña que cuando una consigna política es asimilada por un pueblo entero; esta adquiere una fuerza material semejante a la corriente de un torrentoso río en su tramo final: serena en su superficie, pero incontenible en la profundidad. Y esto es lo que está sucediendo en Colombia, donde finalmente la idea-fuerza de la Solución Política al histórico conflicto social-armado (una sola palabra), se ha logrado imponer en la conciencia colectiva popular a orillas del torrentoso río Magdalena en Barrancabermeja, durante este caluroso agosto del 2011, después de 5 décadas de militarismo oligárquico ruinoso (para el pueblo, no para los militaristas) e inútil en la pretensión geoestratégica estadounidense de anexarse todo el continente americano con la argucia imperialista de la “War Drugs” (guerra contra las dogas) impuesta por el Pentágono en 1970 como parte de la estrategia militar en su guerra de anexión del pueblo vietnamita.

Momento político en Chile: Globalización, ajuste económico y la educación


Juan Francisco Coloane

El movimiento estudiantil que convulsiona el ambiente político en Chile y que lleva más de tres meses es un tema local con impacto internacional. 
Si el movimiento es indicador de algo, es que la aplicación de casi tres décadas décadas de reforma educacional en Chile no está funcionando. Aunque existe algo más profundo aún. Como educación ha sido uno de los “ejes ideológicos” del Ajuste, es probable que la evidente inadecuación del Ajuste Económico a la realidad del desarrollo chileno, se esté evaluando por los resultados en el sector de la educación.
En el proceso de movilizaciones un aspecto central del problema ha pasado inadvertido y que sea tal vez lo más determinante. El modelo educacional chileno es obra y gracia de los programas de reforma sectorial implementados a escala mundial por el Banco Mundial y que las economías de cada país debían adoptar imperativamente para poder ser rescatados de las falencias económicas de la crisis de los años 70 que se prolonga en los 80 del siglo pasado .

Libia será un emirato árabe, ¡al diablo con África!

viCman

La “defensa de civiles” se convierte en “derecho al saqueo”
Pepe Escobar
La “carga del hombre blanco” no permite que se pregunte a los africanos lo que piensan sobre el actual ataque occidental/árabe monárquico a las costas septentrionales de su continente. Por lo menos hay algunos que no se andan por las ramas.
Más de 200 dirigentes e intelectuales africanos publicaron una carta en Johannesburgo, Sudáfrica, subrayando “el abuso del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para involucrarse en la diplomacia militarizada a fin de efectuar el cambio de régimen en Libia, así como la marginación de la Unión Africana”.
En cuando a los “vencedores” occidentales en Libia, ya ni siquiera juegan a las estratagemas publicitarias. Richard Haass, presidente de esa Gotha del establishment estadounidense que es el Consejo de Relaciones Exteriores, escribió un artículo de opinión en el Financial Times en el que señala con descaro: “La intervención ‘humanitaria’ introducida para salvar vidas que se creía estaban amenazadas fue en los hechos una intervención política para producir el cambio de régimen”.
En cuanto a esos despreciables actores en sus pequeños roles locales –libios de Cirenaica– Haass ya los envió al basural de la historia: “Los libios no serán capaces de administrar por su propia cuenta la situación que está a punto de emerger”, y con “dos millones de barriles de petróleo al día” en juego, la única solución es una “fuerza internacional”. Traducción: Ejército de ocupación – como en Afganistán e Iraq. Bienvenidos al neocolonialismo 2.0.

El capitalismo: la fábrica de la fragmentación


David Harvey    
El impulso de acumulación de capital es el motivo central de la narrativa de la transformación de Occidente en los últimos tiempos y parece dispuesto a tragarse a todo el mundo en el siglo XXI. Durante los últimos trescientos años ha sido la fuerza fundamental que opera para moldear de nuevo la política, la economía y el ambiente del mundo. Este proceso de usar el dinero para hacer más dinero no es el único que se lleva al cabo, por supuesto, pero es difícil explicar los cambios sociales de estos últimos trescientos años si no lo observamos con cuidado.
El materialismo histórico contemporáneo intenta aislar los procesos fundamentales de acumulación de capital que generan los cambios sociales, económicos y políticos para, por medio de su atento estudio, comprender mas o menos los porqué y los cómo de esos cambios. El enfoque está en los procesos, en lugar de estar en las cosas o en los acontecimientos. Es como observara un alfarero trabajar en el torno: la descripción del proceso podrá ser sencilla, pero los resultados pueden variar infinitamente en forma y tamaño. Sin embargo, decir que está en operación un proceso sencillo no es decir que todo venga a terminar por verse exactamente igual, que los acontecimientos sean predecibles con facilidad o que todo pueda explicarse sólo refiriéndonos a él.
El impulso de acumulación de capital ha ayudado a crear ciudades tan diversas como Los Ángeles, Edmonton, Atlanta o Boston y ha transformado hasta volverlas casi irreconocibles (aunque de modos muy distintos) ciudades antiguas como Atenas, Roma, París y Londres.

Bancarrota capitalista: se agotaron las aspirinas


Jorge Altamira 
Crisis mundial
Cuando ingresa en su quinto año, la bancarrota capitalista que comenzó a mediados de 2007 avizora su fase más aguda. Se habla ni más ni menos que de la caída del Bank of America, uno de los primeros de Estados Unidos. El Bank of America había absorbido en el primer año de la crisis a rivales como Countrywide -el cual estaba hasta el cuello en créditos incobrables por hipotecas- y se había quedado con otro en el tope del ranking -el poderoso Merril Lynch. Semejantes bocados lo atoraron, debido a las enormes deudas que habían contraído estos bancos para financiar la especulación inmobiliaria. 
A esta calamidad, se han sumado las penas y resarcimientos que deberá pagar por el fraude que cometió con otros bancos en oportunidad del ‘defol' de la mayor aseguradora del mundo, AIG. Por medio de la intervención del secretario del Tesoro norteamericano, el America se hizo pagar los créditos que tenía sobre AIG unas pocas horas antes de que la aseguradora declara la cesación de pagos; el mismo beneficio recibieron otros bancos, como el francés Société Gènerale.
Una caída del America desataría quiebras generalizadas, pero lo mismo ocurriría con las alternativas para salvarlo. Una inyección de capital, del orden de los 60 mil millones de dólares, provocaría una reducción fuerte del precio de sus acciones (superior al derrumbe que ya experimentó: en lo que va del año, sus precios se derrumbaron desde 14 a 7 en el día de hoy, o sea un 50%) y la consecuencia sería una extendida depresión en la Bolsa. 

Cómplices de los insanos

Bruno Peron Loureiro  /  Especial para Gramscimanía
Hasta hace poco tiempo, no desconfiaba tanto de la nocividad de los medios de comunicación hegemónicos y creía que demasiado recelo hacia ellos podía ser exagerado, una vez que  disponemos de herramientas interactivas –sobre todo de los recursos del Internet- que finalmente permiten que nos informemos y expresemos nuestras opiniones sobre temas diversos.
Luego reconocí que las formas clásicas de desigualdad y opresión  se perpetúan a través de nuevos modos de vehiculación y transposición de la cultura, como la artimaña empleada por empresarios poderosos  para deponer jefes de Estado y al contrario de lo que pregona su discurso, violar normas de derechos humanos y de autodeterminación de los pueblos.

El Tiempo Pasa: Un mundo mejor es posible

Raúl Lara (Bolivia) Sueño de Sevaruyo

Jorge Aniceto Molinari
Pasa para todos,  no pasa igual en Nueva York, que en Trípoli, o como para un pobre en relación a un rico. El tiempo es igual para todos y diferente para cada uno de nosotros.
El modo de producción capitalista que llegó a los confines del planeta, basó su desarrollo en las diferencias de clase, se apoyó en una fractura social existente y durante un periodo no exento de luchas sociales mitigó con el desarrollo esta realidad. En una etapa de desarrollo estadual nacional, vieron con habilidad (sus dirigentes más lúcidos) que era necesario un colchón social, eso fue históricamente la seguridad social, la previsión social. (Estamos hablando de fines de siglo 19 y principios del 20.

Libia y nuestra propaganda de guerra

Allan Mcdonald

Anne Morelli
Los ciudadanos de nuestros países democráticos deben alzarse y hacer oír sus voces para tratar de evitar a Siria la pesadilla de la intervención militar de las fuerzas de la OTAN bajo mandato de la ONU o de las “coaliciones de voluntarios” que han padecido y que continúan padeciendo los pueblos de Afganistán, de Iraq, de Somalia y de Libia. Indignada por la visión unilateral generalizada por los periodistas sobre las guerras cada vez más destructivas y sanguinarias que se desarrollan ante nuestros ojos, Anne Morelli, profesora de la Universidad Libre de Bruselas y Presidenta de “Mujeres por la Paz”, reacciona por medio de este hermoso y generoso texto (Silvia Cattori).
Los principios generales de la propaganda de guerra siempre son similares. Tratan de hacer que nos unamos a una causa belicista por medio de declaraciones primero pacifistas y después resignadas: nos vemos “obligados” por el Otro a hacer la guerra. Él la ha provocado y nosotros vamos a comprometernos en ella por unas causas nobles: la protección humanitaria de los civiles, la democracia, la lucha contra el militarismo desenfrenado de nuestro enemigo ...
Por supuesto, nuestro enemigo comete sistemáticamente atrocidades, mientras que nuestro ejército está compuesto de gentilhombres, todo lo más susceptibles de un “abuso” involuntario. Además, nosotros no arriesgamos nada con esta guerra: la aplastante superioridad de nuestros ejércitos nos garantiza unas “pérdidas cero”, mientras que nuestros enemigos están condenados desde un principio a la derrota. Finalmente, quien se oponga a esta guerra corta, moral y ferozmente victoriosa solo puede ser un agente del enemigo.