16/8/11

La conducta heroica y revolucionaria del Che Guevara

Última foto del Che

Marcelino García Contreras
En el año 1969 la publicidad orquestada desde el mismísimo departamento de la CIA emitía en todos los medios informativos que circulaban en América Latina y principalmente en México, instrucciones muy claras y precisas de seguir sosteniendo la teoría informativa de que la presencia en Bolivia de el “Che Guevara” y su grupo guerrillero había sido contra la voluntad de los campesinos bolivianos, y la comparaban, me refiero a la acción revolucionaria del Che, a la  misma condición de una invasión como la que frecuentemente realizan los Estados Unidos en cualquier parte del mundo en donde los mandatarios no caminan al son que toca el imperio norteamericano.
Lo que pretendo establecer aquí en esta colaboración es que la información que llegaba a la juventud de aquella época entre los cuales el que escribe se encontraba, eran noticias tendenciosas para considerar la acción de Ernesto Guevara como perniciosa y sobre todo dañina para la salud mental de los jóvenes mexicanos que en provincia, no tenían una autentica información de lo que realmente había sucedido en 1968, durante la confrontación entre estudiantes con el Ejército Mexicano, que produjo el heroico 2 de Octubre como un acontecimiento que se convirtió en el punto de partida de los tiempos democráticos que hoy estamos viviendo.

Datos sobre Fidel Castro ¿Cómo pudo cumplir los 85?

Fidel Castro dirigiendo "in situ" la batalla de Playa Girón 

Luis A. Pérez Benítez
Fidel Castro nació el 13 de agosto de 1926 y tuvo seis hermanos llamados Juanita Agustina, Emma, Angelita, Raúl y Ramón, de la unión de Ángel Castro Argiz originario de Galicia y la cubana Lina Ruz González -veintiséis años menor que su esposo- y dos medios hermanos habidos como consecuencia del matrimonio anterior de aquél con María Luisa Argota. En palabras plasmadas en sus interesantes memorias, Juanita Castro Ruz nacida en 1933 -quien trabajó para la CIA en contra del propio régimen de su hermano Fidel Castro Ruz, allá por los años sesentas- afirma que Fidel siempre ha tenido un carácter firme, fuerte, diferente al de los demás hermanos y fue el líder de la familia.

Eugène Atget: El paseante meticuloso (+ Fotogalería)


José Andrés Rojo
Algunas de las imágenes de Eugène Atget no son nada más que líneas rectas, formas circulares, claros y sombras. Ocurre en muchas de las esquinas que fotografió, donde las llamativas singularidades de algunos de los edificios imponen, sin embargo, su componente anecdótico y trasladan a segundo plano lo que acaso es más relevante: el encuadre, la yuxtaposición de rayas, tangentes y curvas, las negruras y los golpes de luz.
Ver las fotos de Atget
Esa discreta elegancia y ese gusto por los elementos geométricos quedan mejor resaltados en sus patios, sus escaleras, sus elementos decorativos, y es ahí donde sus imágenes adquieren un aire intemporal. El 12 de noviembre de 1920, Atget le explicó en una carta a Paul Leon, el director de Bellas Artes, que tenía en su poder "todo el viejo París". Y era verdad. Había recorrido cada una de sus calles cargando con su aparatoso equipo fotográfico y había atrapado cuanto había visto: casas, palacios, palacetes, hoteles, iglesias, catedrales, fábricas, tabernas, tiendas, chabolas, fortificaciones, tejados, pasajes, parques, puentes, almacenes, galerías comerciales, mercados, arcos, fuentes, fachadas, portales, baldosas, ventanas, tubos, árboles (en fin: etcétera).

Gran Bretaña: La casa incendiada

 
Michael Weiss
Desde que me trasladé a vivir a Londres hace más de un año, he visto a una mujer arrojar un gato vivo a un cubo de basura porque sí; a un grupo denominado Partido Socialista de los Trabajadores manifestarse contra el Royal Bank of Scotland, que es de propiedad pública en un 84%, y a un hombre arrojar una tarta de espuma de afeitar a un magnate de los medios de comunicación derrotado dentro de un edificio oficial.
Los estadounidenses, en general, se habrán quedado asombrados y horrorizados al ver a unos alborotadores enmascarados y con capuchas recorriendo Londres, volcando coches, quemando tiendas de muebles de cien años de antigüedad y saqueando comercios como si fueran de compras: incluso se probaban la ropa que iban a robar.

¿Café?... Si, ¡por favor!

Renato Guttuso (Italia) Il Caffe Greco

Nieves & Miro Fuenzalida 

Según la leyenda Sartre escribió las 776 páginas de El ser y la nada en un café. Una de las imágenes mas celebradas en la historia de la filosofía es su descripción fenomenológica del garzón del café Les Deux Magots en Saint-Germain-Despres, para ejemplificar el concepto de “mala fe”. Por pura curiosidad uno podría preguntarse ¿Entonces… cuantas de las ideas que allí hay deberíamos agradecérselas a la cafeína? No, en serio. La pregunta no es banal. Hay una larga historia de la complicidad entre las casas de café y la creación intelectual.

Los libros tienen su destino


Juan Ángel Juristo
Hace unos cuatro años un amigo, Manuel Ortuño,  que es editor, me pidió que le trajera de Roma, Totta colpa di Tordelli, un libro que causó en su momento un cierto revuelo en Italia y que publicó una editorial de clara tendencia anarquista. El libro trataba del rechazo editorial y de los tejes y manejes, de la corrupción un tanto tonta y miserable, que afecta al mundillo de los libros.
El autor había puesto varios señuelos al crítico más eminente de Italia y a muchos grandes editores y, finalmente, reprodujo las cartas que unos y otros le habían mandado, cartas en las que se transparentaba la mala fe y, sobre todo, el desprecio con que era tratado aquel que mandaba un manuscrito. Hay que decir que lo que impactó al mundillo cultural italiano no eran las consecuencias que tales rechazos pueden provocar, al fin y al cabo el mundo es así, ni siquiera la endogamia un tanto cochambrosa que de la cosa se colegía, no, lo que escandalizó fueron los cargos atribuidos al gran crítico y que dejaban transparentar sus chanchullos.