12/8/11

La protesta de las carpas resucita dinámicas saludables en la sociedad israelí


Iuval Ben-Amí  /  Especial para Gramscimanía
En el año 1.989 mi padre fue designado corresponsal de la Radio Estatal de Israel en Washington, y mi familia dejó [Israel] por un período de tres años en Estados Unidos.  Estaba muy claro entonces qué país dejábamos y a qué país estábamos yendo.  Nosotros considerábamos Israel como una especie de “comunidadland”; un lugar donde la gente estaba involucrada en la vida del otro, a veces excesivamente.  De la tierra que nos esperaba de otro lado del océano, por otro lado, se decía que era “alienaciónland”.  Historias de horror describían a los Estados Unidos como un lugar donde la gente era acuchillada en las calles, y luego dejada a desangrar hasta morir mientras masas de transeúntes los ignoraban.

El mundo pagará por la globalización con una larga recesión


Vlad Grinkevich
Estos días, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, garantizó que su país continuará siendo “uno de los lugares más seguros del mundo para las finanzas”.  Pero sus aseveraciones no frenaron las caídas en los mercados estadounidenses. Al final de las sesiones del 8 de agosto, el índice Dow Jones registraba un descenso del 5,5% el S&P 500, del 6,7% y el Nasdaq, del 6,9%.
Muchos expertos creen que la rebaja en la calificación de riesgo de la deuda soberana estadounidense y la aguda reacción de los mercados son los primeros síntomas de una nueva oleada de crisis.

El Banco Central Europeo rescata a Italia y España


María Selivanova
La decisión del Banco Central Europeo de adquirir bonos soberanos de Italia y España salvó los mercados financieros europeos de una amenaza real de hundimiento. Las cotizaciones cayeron, pero no tanto como se podría haber esperado tras la rebaja efectuada por la agencia Standard & Poor’s en la calificación de riesgo a la deuda soberana de EEUU, de AAA a AA+.  La maniobra del BCE fue confirmada por el ministro de economía francés, François Baroin, aunque ya habían corrido rumores que anticipaban el comienzo de la compra de los bonos.

Twitter ha incendiado Londres

Vicman

Benedetto Vecchio
No hay rebelión, insurrección o revolución que no plantee una pregunta, tan fastidiosa como precursora de respuestas evasivas o, elemento aún más preocupante, unas demandas de limitar el uso de los medios de comunicación social y las redes sociales. Esta vez la demanda la han suscitado los disturbios londinenses, y ha provocado reacciones embarazosas entre los operadores de redes sociales o la toma de posición de grupos de hackers, que han invitado a Facebook, Twitter y el servicio de mensajería de Blackberry a no colaborar con la policía. De lo contrario –ha afirmado un grupo que se autodenomina Team Poison– atacarán los servidores de las redes sociales.
Todo comenzó con una declaración de Steve Kavanagh, comisario adjunto de la policía de Londres. Este oficial no se anduvo con rodeos: los disturbios han sido organizados utilizando Twitter. Como prueba, leyó algunos tuits en los que se invitaba a hombres y mujeres a presentarse en tal o cual lugar con el fin de hacer tal o cual cosa. Sin embargo, el índice señalaba el objetivo equivocado. En un artículo publicado en la versión en línea de The Guardian se hablaba de otro servicio de mensajería con características similares a Twitter.

La necesaria unidad de la izquierda panameña: ¿Un laberinto sin salida?


Olmedo Beluche 
Desde abril la organización MLN-29, en nombre de FRENADESO, ha lanzado reiteradas calumnias contra los dirigentes del Partido Alternativa Popular, contra Juan Jované y contra mi persona en particular. Se nos acusa de “traidores” en base unos supuestos Wikileaks. Pese a dos declaraciones del PAP, la campañita sigue. Muchos sectores de la vanguardia se nos han acercado para expresar su preocupación porque ese camino de calumnias e injurias, elegido por el MLN-FRENADESO, bloquean la legítima aspiración a la unidad de la izquierda panameña frente al régimen corrupto de la oligarquía y sus partidos. A ellos van dirigidas estas reflexiones. 
Nuestros actos y nuestras palabras desmienten la pretendida calumnia de FRENADESO. Simpatizamos con el proceso encabezado por Hugo Chávez desde el inicio (cosa que no pueden decir ellos, que tuvieron nexos hasta recientemente con el grupo antichavista “Bandera Roja”); hemos defendido críticamente el movimiento bolivariano en multitud de eventos, artículos y comunicados; nuestro programa nos define como bolivarianos y hemos sido invitados oficialmente en varias ocasiones a eventos internacionales realizados en Caracas.