10/8/11

Aquel premio: “Un hombre sin palabra no vale nada”


Kirmen Uribe
Mi primer premio literario más o menos importante lo recibí mientras estaba en la cárcel. Corría el año 1995 y me encontraba en la prisión de Basauri, cumpliendo condena por insumiso. De pronto, miles de jóvenes decidimos no ir al servicio militar obligatorio. Fue un movimiento espontáneo y no partidista, muy parecido al 15-M. Recuerdo que los demás presos nos miraban con una mezcla de extrañeza y admiración.