2/8/11

Entre China y EE UU se acabó la amistad


Michael R. Krätke
El Banco Central chino y los directores de los fondos estatales del gigante asiático comienzan a perder la paciencia: no hay ya, en su opinión, absolutamente nada que ganar con la declinante liquidez de los EE.UU., y sí mucho que perder.
 Ben Bernanke, el presidente de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, ha mantenido heroicamente su presidencia. Desde comienzos de año la Fed compró en masa bonos del tesoro estadounidense para, con más de 1'5 billones de dólares en bonos del tesoro en la cartera, convertirse en el principal acreedor del propio estado. Aún muy poco como para mantener a raya el descontento de China, Japón, Reino Unido y los estados del Golfo, sus acreedores extranjeros.

El conflicto armado y la apuesta militar de la oligarquía colombiana

Alejandro Obregón (Colombia) El velorio

Daniel Pali
El presidente Santos ha vuelto a reclamar gestos de buena voluntad de la insurgencia. Ha dicho: “si ellos realmente quieren la paz, como la queremos todos los colombianos, tienen que comenzar a hacer unos gestos”.Estamos sin duda ante una frase cínica e hipócrita, en el teatro del absurdo, donde la oligarquía colombiana es protagonista, los gestos de buena voluntad se reclaman unilateralmente, tanto el presidente Santos, como los analistas políticos prepagos legitimadores de la salida militar al conflicto, sin recato dicen que el balón de la paz está en la cancha de las FARC. 
Pretenden reclamar gesto tras gesto de buena voluntad de la insurgencia, mientras la oligarquía mantiene el carril militar, carril militar desarrollado por unas fuerzas militares genocidas y violadoras de derechos humanos.

Crisis del euro: Las mentiras de la austeridad y la recuperación


Serge Latouche
Frente a la sociedad del crecimiento sin crecimiento, el autor plantea una entrada en la sociedad del decrecimiento, o de prosperidad sin crecimiento. La “ricuperación” es lo que se propuso en la cumbre del G20 de Toronto, un programa que anunció simultáneamente la recuperación y la austeridad. El acuerdo final de esa cumbre se hizo bajo una síntesis errada: la reanudación de la economía controlada por el rigor y la austeridad medida por la recuperación. La ministra de Economía francesa, que no era todavía presidenta del FMI, Christine Lagarde, se arriesgó entonces al neologismo “ricuperación”, una contracción de los términos rigor y recuperación.

El atractivo de Afganistán


Las potencias asiáticas luchan por conquistar un lugar en sus vastas reservas minerales y oleoductos estratégicos mientras Occidente sigue bombardeando
Pepe Escobar
Rara vez Afganistán se contempla como un santo grial de minerales. Pero resulta que entre 1 y 3 billones [millones de millones] de dólares en riqueza mineral yacen inexplorados al otro lado del Hindu Kush. Hay suficiente uranio, litio, cobre y mineral de hierro para convertir potencialmente a Afganistán en un centro neurálgico de materias primas.

Libia, más guerras y otros mitos: Vinimos, vimos, destruimos, olvidamos


William Blum
Hablemos de Libia 
El 9 de julio participé en una manifestación frente a la Casa Blanca, cuyo tema era “¡Detengan los bombardeos en Libia!” La última vez que había participado en una protesta contra bombardeos estadounidenses de otro país, que la Casa Blanca presentaba como “intervención humanitaria, como lo hace ahora, fue en 1999 durante los 78 días de bombardeo de Serbia.

Bienestar antisistémico: Evo Morales y otro mundo


Daniel González Almandoz
El líder boliviano continúa en sus acciones para que otras cosmovisiones, en clara ruptura con el mercantilismo capitalista y el eurocentrismo. Luego de reconocer los derechos de la Madre Tierra y postular el derecho al Sumak Kawsay, Evo Morales impulsa en la ONU el reconocimiento del agua como Derecho Humano universal. El presidente de Bolivia, Evo Morales convocó a que las Organizaciones de Naciones Unidas (ONU) implementen las políticas necesarias para que el agua se respete como un Derecho Humano Universal.

Las mil caras del fascismo


Jesús Valencia
La tarde del 22 de julio Noruega se convirtió en epicentro informativo. Un tal Anders Behring acababa de protagonizar una brutalidad sin nombre: había segado la vida de casi cien personas. El sosegado país escandinavo sufrió un shock. Las agencias de información hurgaron en la biografía del energúmeno, detallaron la tragedia y recogieron las incontables adhesiones de condolencia que llovían desde todo el mundo; Ban-Ki Mon, secretario general de la ONU, y Barak Obama, estuvieron entre los más madrugadores.

El presidente Obama se rinde


Paul Krugman
Están preparando un trato para aumentar el techo de la deuda federal de EE.UU. Si se aprueba, muchos comentaristas declararán que se ha evitado el desastre. Pero se equivocarán.
Porque el trato en sí, considerando la información disponible, es un desastre, y no solo para el presidente Obama y su partido. Dañará una economía que ya está deprimida; probablemente empeorará, no mejorará, el problema del déficit de EE.UU. a largo plazo; y lo más importante, al demostrar que la extorsión pura funciona sin un coste político, llevará lejos a EE.UU. por el camino al estatus de una república bananera.

Los restos de Salvador Allende todavía no descansan


Ernesto Carmona
Una semana después que el juez Mario Carroza aceptara la tesis del suicidio del Dr. Salvador Allende y dispusiera la entrega del cuerpo a la familia, sus restos continúan en la morgue de Santiago a la espera de un nuevo funeral, programado para el 4 de septiembre por su hija Isabel, senadora por el partido Socialista.

Existe pero no existe: el Partido Comunista Chino


 Slavoj Žižek
El discurso de Kruschev de 1956, donde denunciaba los crímenes de estado de Stalin, fue un acto político del cual ‘el régimen soviético nunca se recuperó totalmente y Kruschev tampoco’, según su biógrafo William Taubman. Aunque fue un acto evidentemente oportunista, había en él algo más, un tipo de exceso desenfrenado que no puede explicarse en términos de estrategia política. El discurso socavó de tal manera el dogma del liderazgo infalible que la nomenklatura entera se hundió en una parálisis temporal. Cerca de una docena de delegados colapsaron durante el discurso y tuvieron que ser sacados para recibir ayuda médica; uno de ellos, Boleslaw Bierut, secretario general del Partido Comunista polaco, de línea dura, murió de un ataque al corazón.

El nuevo código Chávez: cambiar para avanzar


Aram Aharonian
En los últimos doce años, no cabe duda que la Revolución Bolivariana ha logrado metas sumamente fascinantes, sobretodo en la inclusión social, pero tampoco cabe duda que se ha equivocado, como todas las revoluciones, tal como lo revela el constante llamado a rectificaciones en el discurso y la acción revolucionaria, que ha desarrollado en las últimas semanas el presidente Hugo Chávez.

Una estafa de 16 billones de dólares


Atilio A. Boron
La atención de la opinión pública internacional está centrada en el acuerdo pírrico firmado entre Barack Obama y el Congreso mediante el cual el presidente se compromete a aplicar un duro programa de ajuste fiscal, centrado en el recorte de gastos sociales (salud, educación, alimentación) e infraestructura por 2.5 billones de dólares (2.500.000 millones de dólares) pero preservando, como lo exige el Tea Party, el nivel actual del gasto militar y su eventual expansión. A cambio de esto, la Casa Blanca recibió la autorización para elevar el endeudamiento de Estados Unidos hasta 16.4 billones de dólares (es decir, 16.400.000 millones de dólares), cifra superior en unos dos billones al PIB de ese país. Con esto se espera –confiando en la “magia de los mercados”- superar la crisis de la deuda pública y reactivar la languideciente economía norteamericana. Esta receta ya fue implementada a sangre y fuego en América Latina y no funcionó; y tampoco lo hizo en la convulsionada Europa de estos días. Con este acuerdo lo único seguro será el agravamiento de la crisis y, de su mano, la acentuación de la belicosidad norteamericana en el escenario mundial.