18/7/11

¿Qué es un Paradigma?

 
Giorgio Agamben

1. En mis investigaciones he debido analizar figuras –el homo sacer y el musulmán, el estado de excepción y el campo de concentración que son, ciertamente, aunque en diversa medida, fenómenos históricos positivos, pero que eran tratados en dichas investigaciones como paradigmas, cuya función era la de construir y hacer inteligible la totalidad de un contexto histórico-problemático más vasto. Puesto que esto dio lugar a equívocos, en particular, entre aquellos que –con mayor o menor buena fe – creyeron que yo intentaba ofrecer tesis y reconstrucciones de carácter meramente historiográfico, será oportuno detenerse aquí en el sentido y en la función del uso de paradigmas en la filosofía y en las ciencias humanas.

La música y la poesía, las primacías y la precedencia


Gustavo Rubén Giorgi
Vivimos integrados (o atrapados) entre las ideas y las cosas, e interrogándonos sobre ellas. ¿Qué es la vida? ¿Adónde vamos? ¿De dónde venimos? Preguntas y más preguntas, pocas certidumbres, y respuestas desde y para todos los talantes, son los medios que arbitramos para matizar con algún consuelo nuestra angustia ante la irecusabilidad del sino, que es morir sin saber nada. Pero el hombre, que es curioso por sobre todas las cosas, no desespera ante una batalla que sabe perdida, y reincide en aquel vano ejercicio intelectual que quizás constituya la razón y la justificación de su existir. Por ejemplo, tratando de establecer, una y otra vez, a través de los tiempos y entre tantísimos otros enigmas, qué es la poesía.

El capitalismo: Un sistema agotado


Antonio José Gil Padilla
En un tiempo tan inestable como en el que ahora vivimos, la confusión se adueña de todo el espacio intelectual e informativo, y la opinión sin fundamento y el “yo creo” sustituyen al pensamiento crítico y constructivo, al debate serio y al análisis hecho con rigor. La inseguridad y el desconcierto arrastran a un gran número de supuestos expertos y mediocres comentaristas de los medios de comunicación a la falta de concreción, a la discusión estéril y al desencuentro, en suma, al error. La ignorancia y la ausencia de talento subyacen bajo posiciones conservadoras que, a diario, expiden absurdas e ineficaces soluciones de parcheo, sembrando la incertidumbre en el conjunto de la sociedad.

Desde posiciones acomodadas, temen el declive de un sistema socioeconómico que se ha mantenido durante tantos años, pero que ahora se encuentra agotado, agónico, tambaleante, ahogado en sus propias contradicciones, perdido entre las tinieblas que él mismo, como fenómeno con vida propia, y sus defensores han creado. En todo ese maremagno, en el que domina la fe frente a la razón, ni tan sólo se insinúa la alternativa. Es como si este sistema fuera justo, incuestionable y sólido.

André Gorz y su esposa Dorine: Historia de un amor

[Ampliar]

Juan Forn
Miren la pareja de la foto, proyéctenla al futuro y sobreimprímanle estas frases: “Acabas de cumplir ochenta y dos años. Has encogido seis centímetros, sólo pesas cuarenta y cinco kilos, pero sigues siendo bella, elegante y deseable. Hace cincuenta y ocho años que vivimos juntos y te escribo para comprender lo que he vivido, lo que hemos vivido juntos, porque te amo más que nunca”. Ahora imaginen que esas frases son el comienzo de una carta, de él a ella, una carta de cien páginas que él irá escribiendo noche a noche, mientras ella duerme en el cuarto de arriba de una casita rodeada de árboles, en las afueras del pueblito de Vosnon, en la región francesa del Ausbe.

El peligro de no saber leer las imágenes


Isabel Alba
La televisión ha servido para fijar la ideología dominante, pero ¿cómo podemos usar las imágenes que transmiten para mejorar nuestra formación?
Desde la infancia se aprende a decir sólo lo que es adecuado y a reprimir lo inadecuado, mientras se fomentan patrones de conducta completamente opuestos, que agudizan las desigualdades y refuerzan el orden establecido. De este modo, se potencia un discurso superficial que oculta de la vista los modelos de conducta reales que son los que determinan el actuar cotidiano.

Hoy el petróleo, mañana los alimentos


Fortunato Esquivel
El debate es urgente, pues la modernidad, nos está empujando de a poco a aceptar las imposiciones de los poderosos imperiales que aparentemente quieren poner en vigencia otra forma del ajuste estructural. Esta vez por la vía de los alimentos. Es decir, por el estómago. Los grandes productores agrícolas todavía bailan en una pata, tras la aprobación de la Ley de Revolución Productiva, pues lograron introducir pocos pero definitivos artículos que les permitirá utilizar semillas transgénicas, que desde luego, serán proporcionadas por las transnacionales que tienen dominio universal sobre ellas.

Habitación y conglomerados urbanos


Bruno Peron Loureiro
"Los presidentes de los países del Sur que prometen el ingreso al Primer Mundo, un acto de magia que nos convertirá a todos en prósperos miembros del reino del despilfarro, deberían ser procesados por estafa y por apología del crimen.”: Eduardo Galeano - Patas Arriba
 ¿Estaría definitivamente resuelto en Brasil el problema de la vivienda si el gobierno decidiese inyectar todo el dinero necesario –en detrimento de las políticas públicas de otros sectores– en la concesión de casas a quienes no las tienen y en la solución de todas las fallas estructurales que distancian a millones de viviendas de los patrones mínimos de dignidad?

Grecia es una víctima del capitalismo


Manuel E. Yepe
Grecia, cuna de la democracia esclavista, parece encaminada a estar entre los países llamados a excavar la ya próxima sepultura de la democracia capitalista. “Para comprender lo que el futuro depara al pueblo de Grecia, usted debe imaginar que un intruso llega a su casa, le apunta a la cabeza con un arma y le exige que le entregue su salario, sus ahorros, su auto, su televisor y su refrigerador”.
Así ve la situación el escritor y periodista estadounidense Zoltan Zigedy en su sitio Web “ZZ´s Blog” donde, bajo el título “Capitalism Mugs Greece. Who is Next?”, explica que el pueblo griego no se benefició para nada con las orgíacas ganancias de la banca internacional, ni estimuló su irresponsable conducta y, sin embargo, ahora se le fuerza a pagar el precio de los daños causantes del colapso del sistema capitalista mundial.

El buen vivir

Gustavo Márquez Marín  /  Especial para Gramscimanía

Ante la crisis de la civilización occidental  hegemónica, nacida de la explotación ilimitada e irracional de la naturaleza y de  los seres humano,  con el fin de sostener la acumulación creciente del capital por una minoría oligárquica mundial,   está surgiendo el “Buen Vivir” como el nuevo paradigma civilizatorio posmoderno y anticapitalista, emergiendo de la sabiduría de nuestros ancestros.

La cosmovisión de los pueblos originarios se ha hecho más relevante hoy, cuando está amenazada la vida en el planeta por desequilibrios ambientales, generados por la voracidad insaciable del capital y su correlato, el desenfreno consumista, incongruente  con las necesidades humanas reales, pero sin el cual el sistema sucumbiría.

La vinotinto nos da una gran alegría (+ 9 Fotos & Video)


Nuestro equipo nacional de fútbol escribió este domingo la página más gloriosa de su historia, al alcanzar las semifinales de la Copa América, el torneo de selecciones más antiguo del mundo. El partido contra Chile -que ganó Venezuela con marcador de 2 a 1-  fue una auténtica batalla de once contra once, y como en toda batalla, los 22 terminaron siendo menos porque entre expulsiones, goles, golpes y carreras, se logró el objetivo. Durante un tiempo Chile jugó mejor, pero… nuestros muchachos demostraron toda su bravura caribe. Venezuela comenzó anotando  a la media hora de juego con un cabezazo de Vizcarrondo tras pelota detenida, de Arango. A partir de ese momento todo fue sangre, sudor, y no lágrimas porque los hombres no lloran, luchan.

Ver las fotos
Ver el video
Parecía escrito que a la vinotinto le empatarían el partido. Así fue. Humberto Suazo metió el gol austral con dos palos previos como mensajeros de lo que venía en el minuto 69. A diez minutos del final llegó el momento épico del fútbol que viste de vino: Arango metió una falta en el punto penal que el portero no controló y Cichero metió al fondo de las redes. El grito más fuerte de su vida: Gol. Tomás Rincón cayó con una roja, pero en este tipo de guerras los triunfos hacen milagros, y si Venezuela le gana a Paraguay, el recuperador resucitará de entre los muertos para una final que le callará la boca al mundo.