21/6/11

Europa: ¿comienzos de una revolución anticapitalista?


Atilio Boron
En un pasaje memorable del Manifiesto Comunista Marx y Engels sostienen que con su ascenso la burguesía desgarró impiadosamente el velo ideológico que impedía que hombres y mujeres percibieran la verdadera naturaleza de sus relaciones sociales “para no dejar subsistir otro vínculo que el frío interés, el ‘pago al contado’.” El capitalismo, decían,  “ha ahogado el sagrado éxtasis del fervor religioso, el entusiasmo caballeresco y el sentimentalismo del pequeño burgués en las aguas heladas del cálculo egoísta. … En una palabra, en lugar de la explotación velada por ilusiones religiosas y políticas ha establecido una explotación abierta, descarada, directa y brutal.” Y culminan esa sentencia diciendo que en ese mundo construido por la burguesía “todo lo sólido se disuelve en el aire; todo lo sagrado es profanado y los hombres, al fin, se ven forzados a enfrentarse, sobriamente, con sus condiciones reales de existencia y sus relaciones recíprocas.”
Varias consideraciones son pertinentes en relación a estas palabras. En primer lugar para expresar la admiración que todavía hoy despierta esa extraordinaria capacidad de los fundadores del materialismo histórico para retratar, en unos pocos trazos, las profundas consecuencias que el  ascenso de la burguesía tuvo sobre los hombres y mujeres de aquel tiempo. Segundo, para decir que el propio Marx revisaría aquella tesis cuando en el primer capítulo de su obra cumbre, El Capital, sentara los lineamientos generales de su teoría del fetichismo de la mercancía. Revisión que no significaba una corrección en lo tocante al tránsito histórico del feudalismo al capitalismo pero sí acerca del carácter abierto y transparente de la explotación en el seno de la sociedad capitalista. En la nueva formulación de Marx la explotación se invisibiliza, queda oculta bajo los pliegues del mercado y disimulada por la falsa equidad de la compraventa de la fuerza de trabajo. En esa ficción el obrero desprovisto de una conciencia socialista que lo inicie en los secretos de la plusvalía puede inclusive llegar a engañosamente congratularse por la “buena” remuneración recibida de su patrono.

El gobierno de los rentistas


Paul Krugman
Los últimos datos económicos han acabado con cualquier esperanza de que termine pronto la sequía laboral de EE UU, que ya se ha prolongado tanto que el parado estadounidense medio lleva sin trabajar casi cuarenta semanas. Sin embargo, no hay voluntad política de hacer nada respecto a la situación. Lejos de estar dispuestos a gastar más en la creación de empleo, ambos partidos coinciden en que es hora de recortar drásticamente el gasto -destruyendo empleos de paso- y la única diferencia que hay entre ambos es en cuanto a la magnitud.
Tampoco la Reserva Federal acude al rescate. El martes, Ben Bernanke, el presidente de la Reserva, admitía lo sombrío del panorama económico, pero indicaba que no hará nada al respecto. Y el alivio de la carga de la deuda de los propietarios de viviendas -que podría haber hecho mucho por fomentar la recuperación económica general- simplemente ha desaparecido del programa. El actual plan de alivio hipotecario ha sido un desastre y solo ha gastado una ínfima parte de los fondos asignados, pero no parece haber interés por renovarlo y reanudar el esfuerzo.

El capital financiero transnacional y las grandes potencias continúan saqueando impunemente a los pueblos del mundo. El caso de Grecia


Alejandro Teitelbaum 

La llamada “troika” (FMI, Unión Europea y Banco Central Europeo) está actuando en las crisis de varios países europeos (Irlanda, Portugal, España y Grecia) para favorecer los intereses del capital financiero transnacional en detrimento del interés nacional y en perjuicio de las condiciones de vida de los pueblos de dichos países. Por ejemplo en Grecia frente a la enorme deuda acumulada (por mala gestión, por pago de intereses elevados sobre las deudas, por compras de armamentos a sus principales acreedores Alemania, Francia y Estados Unidos(1), etc.) se plantean básicamente tres alternativas.

Otro aniversario del asesinato de Fabricio Ojeda

Foto: Fabricio Ojeda

Antonio Pérez Carmona
 La escueta explicación de los escorpiones, pulcramente trajeados, era que se había ahorcado con una cuerda de nylon. Otra versión decía que con una persiana.
¿De dónde sacó el cordel fibroso para el estrangulamiento, más aún cuando el sitio de suplicios físicos era muy reducido y los perros de presa vigilaban al cautivo en todo momento? – se preguntaba la gente.
En aquella celda estrecha, hermética, no se hallaba una hojilla para cortarse las venas, menos un hilo de cáñamo o una cerda, para la muerte de cuajo. Por eso nadie se tragaba la torpe declaración, la cual, naturalmente, no generó el estupor, preconcebido, como impacto noticioso, ya que de antemano se sabía que se armaba la forma de justificar el crimen, y para ello se utilizaba la pretendida verosimilitud del suicidio.

El plan de desestabilización contra Siria

Mapa de Siria

Thierry Meyssan
Las operaciones contra Libia y Siria tienen actores y estrategias comunes. Pero los resultados son muy diferentes ya que no hay comparación posible entre ambos Estados. Thierry Meyssan analiza este cuasi-fracaso de las fuerzas colonialistas y contrarrevolucionarias y pronostica para estas últimas un efecto de boomerang en el mundo árabe.
Aunque el intento de derrocar al gobierno sirio tiene muchos puntos de similitud con la maniobra contra Libia, los resultados son muy diferentes debido a las particularidades sociales y políticas de los países en que se desarrollan. El proyecto tendiente a acabar simultáneamente con esos dos Estados ya había sido enunciado desde el 6 de mayo de 2002 por John Bolton, el entonces subsecretario de Estado de la administración Bush. Nueve años más tarde, su puesta en práctica por parte de la administración Obama está enfrentando numerosos problemas.
Al igual que en Libia, el plan inicial contra Siria consistía era un golpe de Estado militar, lo cual rápidamente resultó imposible a falta de lograr encontrar los oficiales necesarios para ello. Según la información que hemos recibido, también estaba prevista la aplicación de un plan idéntico en el Líbano. En Libia, la existencia del complot se supo antes de tiempo y el coronel Kadhafi logró arrestar al coronel Abdallah Gehani [1]. No quedó entonces otro remedio que someter el plan original a una revisión en medio del inesperado contexto de la«primavera árabe».

La guerra secreta en Portugal

Foto: Humberto Delgado, el «general sin miedo»

Daniele Ganser
El Gladio tenía una base eficaz en el Portugal de Salazar. Aunque su funcionamiento se conoce sólo de forma indirecta, a través de la las investigaciones italianas, el historiador Daniele Ganser ha logrado determinar el papel que desempeñó el Gladio en Portugal y en las colonias africanas de ese país. El Gladio hizo posible que la OTAN, lejos de conformarse con asesinar a los opositores de Salazar, atacara también a líderes revolucionarios de primera línea, como Amílcar Cabral.
En mayo de 1926, el general Manuel Gomes da Costa tomó el poder en Portugal mediante un golpe de Estado, derogó la Constitución, disolvió el parlamento e instauró la dictadura. Años más tarde, el dictador Salazar tomó las riendas del país. Salazar apoyó a Franco durante la Guerra Civil española, proporcionándole tropas y armamento. Salazar y Franco se aliaron para garantizar a Hitler y Mussolini la neutralidad de toda la península ibérica, facilitando así considerablemente el accionar de estos últimos en el frente del este. Los cuatro dictadores estaban de acuerdo sobre la necesidad de combatir y erradicar el comunismo en la Unión Soviética y en sus respectivos países.
Al salir victoriosa la URSS de la Segunda Guerra Mundial y como resultado de la derrota de Hitler y de Mussolini, en 1945 Salazar y Franco se vieron en una posición delicada. Pero los Estados Unidos del presidente Truman se lanzaron entonces en una guerra mundial contra el comunismo y los dos dictadores de la península ibérica obtuvieron así el silencioso apoyo de Washington y de Londres. A pesar del apoyo de Salazar al golpe de Estado de Franco y de su alianza con las potencias del Eje, Portugal fue autorizado en 1949 a figurar –para sorpresa de muchos– entre los miembros fundadores de la OTAN. Vino después un reinado de cerca de 40 años, prácticamente sin contraparte, hasta que el fallecimiento de Salazar, en 1970, permitió al fin el comienzo de una transición hacia la democracia en Portugal y la integración de ese país a la Unión Europea.

Carta a la ciudadanía democrática. ¿Por qué IU se va a abstener en la investidura del Presidente de la Junta de Extremadura?


Miguel Manzanera Salavert  /  Especial para Gramscimanía
La organización extremeña de IU ha decidido abstenerse en la sesión de investidura del Presidente de la Junta de Extremadura; eso permitirá un gobierno del Partido Popular en nuestra región, en contra de la decisión de la dirección federal de no permitir el paso de la derecha ‘ni por activa ni por pasiva’. Para entender por qué ha sucedido eso, hay que tener en cuenta varios factores que determinan nuestra decisión.
El primero es que no se pueden achacar los hechos a la tutela del PCE sobre IU en Extremadura, como hacen algunos. Entre nosotros hay varios partidos, por ejemplo, el llamado Bloque de Izquierda, que tiene al menos dos miembros en la Presidencia de la organización y un buen número de delegados en el Consejo Político Regional, el órgano que ha tomado la decisión que comentamos. Me consta que tanto entre los miembros de ese partido, como entre los del PCE ha habido división de opiniones, algunos han votado la abstención y otros no. Justamente por un problema político que venimos arrastrando desde hace cuatro años, una parte importante del PCE se encuentra fuera de IU y sus votos no han computado para la consulta que se ha realizado a las bases.