16/6/11

Jorge Luis Borges: Espejos y máscaras del inmortal


Silvina Friera
Cuatro escritores argentinos –Edgardo Cozarinsky, Sylvia Molloy, Juan José Becerra y Guillermo Martínez– aceptan el convite de revisar el inventario borgeano, rehuyendo tanto la monumentalización complaciente como la estampita escolar.
El apellido de un escritor puede evocar una beatitud inaccesible o ser sinónimo de una autoridad reverencial hasta la náusea. La obra, en cambio, flirtea con un porvenir cuyo engranaje se va articulando al andar de las sucesivas lecturas. A 25 años de su muerte, Borges a secas –como si en el camino se hubiera despojado del acaso barroco o folletinesco Jorge Luis– cifra un puñado de coordenadas móviles y moldea una autonomía literaria abierta a las múltiples miradas de los lectores. Más allá de la saturación, la repetición y hasta la deliberada pereza intelectual por reproducir un libreto que condenaría al museo textual las mejores páginas del autor de Otras inquisiciones, cuatro escritores aceptan el convite de revisar el inventario borgeano, rehuyendo la monumentalización complaciente y la estampita escolar. Desde un umbral de cierta “incorrección” pertinente para conjurar “la placa bruñida”, Sylvia Molloy sugiere aprender a ver a Borges como veía Pierre Menard a Cervantes: como un escritor “contingente”, “innecesario”, para volver a leerlo. Edgardo Cozarinsky repara en un único texto desperdigado “en innumerables fragmentos contradictorios”, que solos no representan la complejidad de una obra. Juan José Becerra plantea la existencia de “literaturas autónomas” que quizás hayan surgido de la onda expansiva de Borges, como las de Ricardo Piglia y César Aira, para convertirse en “otra cosa”. Guillermo Martínez rechaza las simplificaciones académicas que postulan a un Borges como organizador o divisor de aguas del canon y propone rescatar un puñado de lecciones que no deberían perderse de vista, como la precisión, el papel de la corrección, la búsqueda del adjetivo certero y la ambición de llegar a una forma “última y perfecta”. “Esto, señor, es una digresión”

¿El marxismo es una ciencia?

Karl Marx por David Levine

Rosendo López González

Introducción
Se trata en este escrito de observar la dimensión científica del marxismo, es decir, como un sistema de conocimientos abiertos que pueden ser ampliados a medida que las sociedades, con sus revoluciones tecno-científicas, se desarrollan. Por esta vía, puede plantearse el marxismo como un importante programa de investigación científica que copa una fase del estudio del capitalismo y que va desarrollándose en la medida que el éste hace lo propio. Al respecto me parecen muy útiles  las idea planteadas por Federico Engels (1820-1895) escritas en 1886 en el texto Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana, en el sentido que tres importantes descubrimientos, para la época, han dado un gran impulso a sus investigaciones, ellos son: el descubrimiento de la célula, la transformación de la energía, y por último los trabajos de Darwin. (Engels, 1976).   
En consecuencia, si miramos el marxismo desde el horizonte epistémico, el marxismo no tiene por qué temer a modificaciones en el marco de un sistema de conocimientos y en el caso de que sus tesis e hipótesis resulten falsas, serán criticadas y rechazadas. Esta es una forma generalizada en el actuar de las diferentes ciencias, y si miramos al marxismo como teoría científica no puede ser una excepción. Además, una ciencia se renueva cuando sus problemas de investigación conducen a unos cambios  progresivos.

Jean-Paul Sartre, el hombre de los conflictos históricos concretos

Foto: Jean-Paul Sartre
Alain Badiou

Sartre participó en tres grandes combates políticos. Es a través de ellos como se convirtió en esta figura del intelectual progresista del que cada uno lleva el duelo si es del movimiento, y, si es de la reacción, denuncia lo que llama el error, la perversión o el crimen. En los años 1950, frente al anticomunismo desencadenado, frente a la adhesión americana, Sartre se comprometió del lado del PCF, estimando que solamente ahí se encontraba la expresión obrera. En los años 1960, Sartre se une al campo anti-imperialista. Combate contra la guerra colonial en Argelia. Descubre la potencia popular de los pueblos del tercer mundo. A principios de los años 1970, después de Mayo del 68, Sartre experimenta el carácter reaccionario del PCF. Con los maos de la época, se pone al lado de los inmigrantes, de los OS1, de los mineros del Norte, de las revueltas anticapitalistas y antisindicalistas.

Treinta años de exactitud en la revuelta, de justa metamorfosis en las posiciones, de cóleras ajustadas. Y ello, por otra parte, en una gloria mundial incontestada. Sólo es comparable, en nuestra historia literaria, a Voltaire, príncipe literario del siglo XVIII, defensor de Calas, Sirven, el caballero de la Barre; a Rousseau, novelista de inmensas tiradas, entre las que aún resquema el Contrato Social; a Víctor Hugo, monumento histórico vivo que, casi completamente sólo entre los artistas y los intelectuales, se dirige contra el golpe de Estado del 2 de diciembre, y después contra la represión de la Comuna. Son estos nuestros grandes escritores nacionales. Combinan una audiencia inmensa, un estatuto glorioso, un rechazo a que los dobleguen, una movilidad de revuelta jamás quebrada. Son, estos, escritores que no ceden.

Riflessioni spagnole

Foto: Toni Negri
Toni Negri

In queste ultime settimane, per lavoro, sono stato in Spagna. Sono naturalmente stato preso in cura dagli “indignados”, ho attraversato alcune piazze ed accampamenti, ho interrogato e discusso con molti compagni. Chi sono gli “indignados”? Non pretendo di raccontarlo – ci sono decine di narrazioni alle quali si può facilmente attingere. Riporto qui solo alcuni appunti.
Chi sono gli “indignados”.
Democracia Real, Ya nasce due mesi prima del 15 maggio. È una associazione di attivisti informatici, meno radicali ma altrettanto efficaci di Anonymous. Si erano già fatti vivi contro la legge Sinde che puniva il pirataggio su Internet nel gennaio del 2011 e sviluppano un discorso e una lotta contro la firma di quell’accordo, deciso da PP e PSOE (destra e sinistra), benedetto del vice presidente americano Biden. Di conseguenza l’associazione incita al rifiuto del voto: “no les votes!”, e sviluppa un discorso sul sistema rappresentativo spagnolo, contro il bipartitismo con la richiesta di una nuova legge elettorale proporzionale, diretta a favorire il pluralismo e l’equità.

La CELAC y la ruptura del mundo unipolar


Homar Garcés 
La creación oficial de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) el 5 de julio de este año en Caracas viene a rubricar los nuevos procesos sociales y políticos que se han originado en las naciones de nuestra América en la búsqueda de mayores niveles de democracia e independencia respecto a la hegemonía del imperialismo estadounidense.

Imperialismo, fundamentalismo y revolución árabe: Socialismo o terrorismo


Disyuntiva: el asesinato de Osama Bin Laden puede provocar un renacimiento de Al Qaeda en medio de la gran Revolución Árabe. Terrorismo imperial y terrorismo religioso se retroalimentan en una escalada reaccionaria que no tiene fin. La era de ataques suicidas, explosiones de bombas y otros medios violentos es mucho menos eficaz que el levantamiento popular del pueblo árabe para cambiar la calidad de vida de las poblaciones. Recorrer el camino desde el cambio de regímenes a la alternativa socialista es el desafío. El autor es militante del Partido Laborista de Pakistán.
Farooq Tariq
Durante los primeros cuatro días después del asesinato de Osama Bin Laden, la reacción de las masas en Pakistán fue muy variada. En Punjabi (la provincia más habitada del país) hubo una compasión generalizada hacia Bin Laden, aunque no muchos la expresaron. En Sindh las respuestas difirieron según la ciudad; en Karachi, por ejemplo, hubo una mayor conmiseración hacia Bin Laden y una condena al ataque estadounidense. No pasó demasiado en la provincia de Khaiber Pakhtoonkhawa, donde Bin Laden fue asesinado. También Baluchistan (última de las cuatro provincias) respondió levemente en contra de los asesinatos. Pero la reacción en contra del ataque está creciendo en la ciudad de Abbotabad y alrededores; y se expandirá a otras áreas del país.

Pierre Hadot y Michel Foucault: dos visiones diferentes sobre la filosofía como forma de vida

Foto: Pierre Hadot
Foto: Michel Foucault
Luis Roca Jusmet

La filosófica práctica tiene una dimensión fundamental en la ética, entendida aquí en el sentido antiguo, como un arte de vivir, como una forma de vida noble. Desde perspectivas y trayectorias diferentes dos filósofos franceses, Pierre Hadot y Michel Foucault han intentado extraer lo que podemos aprender de las escuelas filosóficas grecorromanas. Nacidos con pocos años de diferencia (Hadot en 1922, Foucault en 1926) hasta muy tardíamente no coincidieron en sus intereses.

Michel Foucault nace en una familia burguesa y conservadora de la ciudad de Poitiers. Tuvo una infancia típicamente burguesa y una educación católica. El año 1943 aprueba el bachillerato y se traslada a París para entrar en la ENS, examen que no aprueba peo por influencia de sus padres entra en el Liceo del barrio Latino. A través de Jean Hypollitte tiene una formación filosófica básicamente hegeliana. En 1946 entra en la ENS, donde es un estudiante insociable y conflictivo, con una homosexualidad mal llevada por la intolerancia del entrono. Estudia las corrientes de moda en Francia, que son la fenomenología y el existencialismo. Se hace amigo y se forma con el historiador de la ciencia Georges Canhilheim, muy crítico con al psicología, que tenía un gran interés por Foucault.

Zygmunt Bauman traslada el concepto de "daño colateral" a la sociedad moderna


Joaquín Rábago
El sociólogo y filósofo polaco Zygmunt Bauman traslada en su último libro el concepto de "daño colateral", normalmente aplicado a las consecuencias accidentales de las intervenciones militares, a las víctimas de una sociedad cada vez más globalizada.
En "Collateral Damage: Social Inequalities in a global age" (Ed. Polity, 182 páginas), el teórico de la llamada "modernidad líquida" advierte de la espoleta de efecto retardado que supone el crecimiento incesante de la desigualdad en el mundo y la ceguera al respecto de políticos y otros que prefieren mirar para otro lado.
El incremento de la desigualdad, cada vez más visible donde quiera que se mire, es considerado, explica Bauman, solo como un problema económico y cuando se discute, lo que ocurre rara vez, es únicamente por lo que puede suponer de amenaza para la ley y el orden y no por sus peligros a corto o medio plazo para el bienestar físico y la salud mental de la sociedad y la cohesión de sus miembros.

Marxismo e idealismo en el combate contemporáneo


Intelectuales critican a Chávez: estrategias en colisión, vía institucional o guerra prolongada
Luis Bilbao
Con ribetes diferentes al de tiempo atrás, una contradicción velada en la última década se agudiza en América Latina para las fuerzas anticapitalistas: vía armada o camino institucional para la conquista, afianzamiento y defensa del poder. En la perspectiva de revolución socialista, lucha armada o electoral son métodos. En tanto tales deberían ser asumidos como tácticas, determinadas por circunstancias y posibilidades, que bien pueden transformarse en su contrario según el desarrollo de los acontecimientos. Pero en un período histórico acotado, concebidos como estrategias, esos métodos difícilmente pueden coexistir y al cabo uno habrá de resumirse en el otro o acabarán chocando de frente.