13/6/11

Elecciones en Portugal: espejo del funcionamiento del engranaje capitalista


Miguel Urbano Rodrigues
Los partidos ostentan las insignias del poder, pero el poder real lo tiene el capital que, cuando lo considera oportuno, transfiere el gobierno al partido que le conviene
Presentadas por los dirigentes de los partidos de la burguesía como acontecimiento de importancia transcendental, las elecciones legislativas portuguesas solamente lo fueron en apariencia.
El espectáculo del gran circo electoral, montado en el contexto de una gravísima crisis, no exhibió innovaciones. El desenlace no deparó sorpresa alguna. A un desastroso gobierno del Partido Socialista, responsable de una política neoliberal que llevó al país casi a la bancarrota, le seguirá un desastroso gobierno del Partido Social Demócrata–Centro Democrático Social, que ejecutará una política neoliberal aún más ortodoxa, más humillante, dictada desde fuera. En la práctica, el nuevo Primer ministro cumplirá el papel de intermediario del poder real, extranjero. Su capacidad de decisión será mínima, como ejecutor de la política impuesta por el triunvirato (UE, FMI, y BCE), definida en la Carta de Intenciones impuesta a Portugal, y firmada por el gobierno del PS y por el PSD y el CDS.

Dziga Vertov y la realidad arrancada a través del cine


César de Vicente
La gran transformación que produjo la revolución rusa en todos los órdenes de la vida social está aún por estudiar. El dominio de los estudios sobre el estalinismo y la represión han ocultado el significado del extraordinario período que supuso para la cultura y el arte los años que siguieron a 1917. De hecho, solamente una parte de las vanguardias soviéticas ha podido ser asimilada al régimen estético dominante en occidente. Otra parte, sin embargo, ha quedado sin historia, a pesar de constituir una nueva forma de producción ideográfica opuesta a la ideológica. Tal vez por ello Dziga Vertov escribió sus memorias y preparó para la edición sus diarios cuando ya no pudo continuar con su proyecto, como hizo el director de escena alemán Edwin Piscator en 1929 con su libro El teatro político. Vertov era miembro del grupo del Cine-Ojo, una forma de filmación y construcción documental que toma su material de la vida cotidiana, sin guiones preestablecidos, sin actores ni decorados. Coautor de manifiestos y llamamientos en los que se reclamaba que el cine se sometiera a su propio lenguaje (deshaciéndose de la literatura y el teatro en que se basaban la mayoría de las películas) y a la verdad, Vertov es uno de los intelectuales cuya obra conforma el Modo de Representación Material, si queremos completar las magistrales teorías del crítico de cine Noël Burch.

El Canto General, la historia de la Patria Continente. Latinoamérica en versos

Diego Rivera  /  Canto General

Hugo Moreno Peralta
Ante la complejidad de los problemas económicos y políticos a resolver, en la mal llamada “crisis mundial” –crisis dice relación con un momento de un proceso, cuando está en duda la continuación, modificación o cese de éste. La crisis no puede durar meses ni años–, por la cual, los politicastros se culpan unos a otros, ya no están a las alturas de las circunstancias. Es imprescindible la formación de un político de vía amplia, comprometido con la lucha de salvación de la Humanidad, que tenga el coraje y la honestidad para descorrer el velo de la farsa y la mentira, en todos los campos que oculta su orweliana realidad.
El poeta del amor y la esperanza de la Patria continente, Latinoamérica, Pablo Neruda, luchó toda su vida sin permitirse el lujo de darse por vencido, obligándose una y otra vez a demostrar y hacer indiscutiblemente, evidente, a despecho de la patética realidad capitalista salvaje, el reino del alma y del espíritu. Compartió y apoyó la proclamada indignación de la clase trabajadora y de la juventud contra la soberbia y despotismo capitalista, porque encerraba y encierra, unas medidas con cuya ayuda no sólo pueden desenmascararse los ya pasados y actuales intentos de esclavización de la humanidad, por muy solapados que se nos acerquen.
El Canto General, publicado en 1950, es el corazón de un ser humano luchador por la vida y la esperanza. Su poesía como realismo y fantasía nacida de la tierra y de su vida, alcanza el Premio Nobel de literatura. Su leal compañero y amigo de lucha, el Presidente de Chile, Dr. Salvador Allende Gossens, le saluda y felicita en nombre del Pueblo de Chile: “El Premio Nobel de Literatura ha sido otorgado a un chileno, a Pablo Neruda, este galardón, que incorporan a la inmortalidad a un hombre nuestro es la victoria de Chile y de su pueblo y, además, de América latina”. Nuestro Pablo Neruda le contesta, con una pregunta, al Presidente de Chile: “¿Cómo podría yo levantar la frente, iluminada por el honor que Suecia me ha otorgado, sino me sintiera orgulloso de haber tomado una mínima parte en la transformación actual de mi país?”.

Por qué Hawái no es un Estado legítimo de EE UU

Ubicación de Hawái en el Océano Pacífico

La conducta de Obama dice más de su persona que su certificado de nacimiento
Thomas Naylor
En el alboroto sobre si el presidente Barack Obama nació en Hawái o no, pocos parecen haberse dado cuenta, de que desde el punto de vista de muchos historiadores y eruditos legales, Hawái no es un Estado legítimo de EE.UU. Si el gobierno de Hawái no hubiera sido derrocado ilegalmente en 1893 por los marines estadounidenses mediante un acto clásico de ‘Destino Manifiesto’ y de diplomacia de cañoneras al estilo de EE.UU., Hawái todavía sería actualmente una nación independiente, soberana.
A pesar de una serie de hábiles acciones ilegales del gobierno de EE.UU., Hawái no se puede considerar un Estado legalmente bona fide de ese país. En 1898 EE.UU. abrogó unilateralmente todos los tratados existentes de Hawái y pretendió anexarlo sobre la base de una resolución del Congreso. Dos años después EE.UU. estableció ilegalmente el llamado Territorio de Hawái sobre la base de la espuria Ley Orgánica. Después de un período de prolongada ocupación beligerante por parte de EE.UU., Hawái se colocó en el Artículo 73 de la Carta de las Naciones Unidas, como un “territorio no-autónomo” bajo la autoridad administrativa de EE.UU. Luego, en 1959, EE.UU. informó falsamente a la ONU de que Hawái se había convertido en el Estado 50 de EE.UU. después de un plebiscito ilegal. Entre los que pudieron votar en esa elección inválida hubo miembros de las fuerzas armadas de EE.UU. y sus familiares estacionados en Hawái. En otras palabras, se permitió a los ocupantes de Hawái que votaran sobre su futuro.

Los hijos de Gramsci

Julia Schucht, la esposa de Gramsci y sus hijos Delio y Giuliano
Martín Kohan

Están los que pensaron que con las palabras se podía todo y están los que nunca vieron en ellas otra cosa que impotencia. Se escribieron obras poéticas enteras y se erigieron sistemas políticos enteros sobre una base o sobre la otra, con una premisa o con la otra. Pero muy probablemente no haya nunca existido nadie que se viera tan apartado del contacto directo y tan sujeto al alcance de las puras palabras como llegó a estarlo Antonio Gramsci. Y no ya respecto de la praxis política o de sus compañeros de partido, sino en el ámbito cercano de lo más íntimo, respecto de Julia, su mujer, y respecto de sus dos hijos, Delio y Julián.
Gramsci fue detenido por el régimen fascista de Mussolini el 8 de noviembre de 1926. En 1928 se dictó su condena a veinte años de cárcel. Se había casado con Julia Schucht en 1923; su primer hijo había nacido en septiembre de 1924 y el segundo en agosto de 1926, en Moscú. Pasaría en la cárcel casi el resto de su vida, porque la libertad definitiva que le fue otorgada en 1937 llegó demasiado tarde, apenas a pocos días de su muerte.
Gramsci cayó preso (a la prisión siempre se cae) cuando tenía treinta y cinco años, y salió de la cárcel, para morir, cuando tenía cuarenta y seis. A lo largo de esa década, quien más lo visitó en las diversas prisiones de Italia fue Tatiana, su cuñada; pero no Julia ni tampoco los hijos, que vivían en Moscú. Las cartas debieron ocupar ese espacio y esa ausencia. Las palabras eran todo y tenían que hacerlo todo. Toda correspondencia suple en parte el cara a cara y procura subsanar, así sea con resignación, la imposible inmediatez de un contacto. Pero cuando esa correspondencia inscribe sus coordenadas en la cárcel, la regla general de la distancia y su tenue reparación se agravan con dramatismo. En el caso de Gramsci hay algo más: su trato con Julia, a pesar de tener dos hijos, había sido relativamente escaso, con más faltas que presencias, limitado a pocos meses y por demás interrumpido, signado por la distancia entre la Unión Soviética e Italia. Con Delio, el hijo mayor, alcanzó a convivir por un año (y ese año Gramsci podía recordarlo, pero Delio no). Julián nació poco antes de la detención de Antonio Gramsci, lo uno en Moscú y lo otro en Roma. Nunca se vieron.

Perú: Otra brecha en la muralla neoliberal


Enrique Lacolla
El triunfo de Ollanta Humala en Perú permite mantener viva la llama de la esperanza en una gradual integración latinoamericana.
La segunda vuelta de la elección peruana dio el triunfo a Ollanta Humala. Es una información muy positiva, a pesar del estrecho margen que señaló su victoria. Pero esta exigüidad numérica, sumada a la necesidad que tuvo de moderar su discurso para conciliarse a fuerzas que difícilmente vayan a apoyarlo en un intento de renovar de manera drástica las coordenadas de la realidad peruana, deben limitar los entusiasmos y poner paños fríos a los que siempre están listos para avizorar un mañana socialista no bien alguna cosa contradice las líneas de fuerza de la política imperialista en el mundo.

El extraño juego de Obama y Netanyahu


Marc Saint-Upéry
Henry Siegman, antiguo director del Congreso Judío Americano, tiene un enfoque interesante sobre el problema de Oriente Medio. Le recuerda una clásica broma de la era soviética: nosotros pretendemos trabajar, y ellos pretenden que nos pagan. Así funciona el proceso de paz, dice Siegman: los gobiernos israelíes pretenden que están buscando una solución para dos Estados, y Washington pretende que les cree.
La difícil relación entre Barack Obama y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu complica singularmente este extraño jueguito. Hay poca química y mucho recelo entre los dos hombres, pero la desconfianza del establecimiento israelí y del lobby pro-Israel hacia Obama tiene motivaciones más profundas.

China, Cuba, el petróleo y las 90 millas


Manuel Alberto Ramy
Hace apenas 72 horas se marchó de Cuba el vicepresidente chino Xi Jimping, probable sucesor del actual presidente Hu Jintao. Durante su estancia, Cuba y China firmaron trece convenios entre los que se destacan los sectores del petróleo y las comunicaciones. El monto de los acuerdos, así como de otras facilidades de financiación, son citados en los medios. Pocos números y mucho  para pensar. La parquedad es elocuente.
Busqué en los medios de información chinos y lo mismo: una visión general. Gracias a la ayuda de un colega generoso accedí al sitio web de la Compañía Nacional de Petróleo de China (CNPC), la más importante del país asiático, cuyo presidente, Jiang Jiemin, firmó el convenio con la parte cubana, CubaPetróleo (CUPET). ¿Qué dice CNPC?
En esencia que ambos “firmaron un acuerdo marco cooperativo entre las dos compañías petroleras estatales” y, según dicho acuerdo, “CNPC hará untotal uso de sus avances en materia de exploración y desarrollo de petróleo y gas, servicios petroleros, ingeniería constructiva y materiales y equipos para ayudar a Cuba a reducir costos de operación y aumentar la producción de petróleo crudo y tasas de recuperación en algunos de los campos petroleros existentes…”. La información agrega: “También CNPC aumentará la cooperación con Cupet en la exploración y desarrollo en Cuba de nuevos bloques petroleros terrestres y marítimos”. (Subrayado y negritas son míos.)
Para mi queda claro que China continúa afirmando su presencia en la isla –segundo socio comercial de Cuba después de Venezuela--, y que ahora, además, pudiera estar tentada a aventurarse en el mar invirtiendo en alguno de los 56 bloques con promesa de petróleo en la Zona Económica Exclusiva de Cuba en el Golfo de México.
En conversación con el colega antes mencionado, este me comentó que la posible decisión de los asiáticos de aventurarse en algún lote provenía de  “fuentes no confirmadas, pero serias”. Pudiera ser cierto. De momento prefiero tocar solido y apreciar que el acuerdo firmado por el CNPC, que aborda buena parte del proceso petrolero, está bien asentado en base a una decisión política muy importante del gobierno de la República Popular de China. Y que esto lo hace a 90 millas de las barbas del Tío Sam.