17/5/11

El fundamentalismo religioso y el imperialismo ¿Amigos o enemigos?


Lal Khan

Después de que el último soldado ruso cruzara el río Oxus, volviendo de Afganistán a la Unión Soviética en 1989, el filósofo estadounidense de origen japonés Francis Fukuyama (perteneciente a la Universidad de St. James, Maryland y agente de la CIA),  sacó su tesis infame del "Fin de la historia". Sin embargo, aunque el muro de Berlín había caído y la Unión Soviética se había derrumbado, esta tesis fue pronto refutada por la propia historia cuando la primera Guerra del Golfo estalló en 1991. La orgía de euforia en torno al "fin del comunismo" pronto se convirtió en resaca en cuanto la economía capitalista se encaminaba a la recesión y la crisis se agudizaba a escala mundial.

Bin Laden, el homo sacer y bando soberano

Adolfo Vásquez Roca / Homo Sacer

Abdennur Prado
Se recomienda leer a Giorgio Agamben: Homo Sacer, El estado de excepción, Medios sin fin, Lo que queda de Auschwitz… Todos ellos editados por Pre-Textos.
Es extraordinario comprobar hasta qué punto todas las categorías del pensamiento de este escritor italiano se hacen presentes. Nos referimos a categorías como el bando soberano, el homo sacer, el estado de excepción, el campo de concentración, el musulmán… Tenemos un buen ejemplo de esta convergencia entre análisis crítico y realidad política en todo lo que ha rodeado la cacería de Bin Laden. Pero puede hacerse extensivo a muchas otras áreas: las leyes anti-terroristas y de extranjería, la creación de tribunales especiales, los campos de internamiento de extranjeros, la aceptación de la tortura, la prohibición del burka, la supremacía cada vez más patente de la excepción sobre la regla…
En conjunto, la creciente normatividad y burocratización de la existencia hace añicos los proclamados “derechos fundamentales”.

Se profundiza la crisis en Europa, Japón y EE UU


Rob Sewell

Se mire por donde se mire hay agitación y crisis, desde Europa hasta Japón y los Estados Unidos. Esto refleja la enfermedad mundial del capitalismo que está luchando por salir de su reciente crisis. Esta es una confirmación de las ideas marxistas, que explican que el capitalismo es un sistema en crisis.

“Una variedad de golpes desagradables - revoluciones, desastres naturales, aumento de los precios de los alimentos y crisis de la deuda pública – son todas señales de que vienen aguas agitadas", explicó el profesor Eswar Prasad, de la Universidad de Cornell. Si estas son aguas agitadas, sería difícil imaginar cómo serían los mares tormentosos. Es evidente que nuestro profesor está decidido a no arrastrar al pánico a su audiencia.

Libia: Otro crimen del imperio

Foto: Muammar Gadafi

Manuel Justo Gaggero

El líder cubano Fidel Castro, en una de sus profundas reflexiones, señala: “Me hago, una pregunta ¿Por qué tanta coincidencia entre el asesinato realizado en Abbottābad y el intento de asesinar a Gadafi?”.

Y sigue analizando estas, que sin duda, no son coincidencias.
“Hace pocos días aviones norteamericanos bombardearon la casa de uno de sus hijos Saif Al Arab, asesinando a este, a su hijo de sólo 4 años y a dos primos menores. La casa fue absolutamente destruida”.

Los asesinatos de nunca acabar: José Tohá fue estrangulado

Foto: José Tohá

Conocido el dictamen pericial practicado por expertos del Servicio Médico Legal de Chile lo primero que salta a la vista es la categórica declaración formulada a Efe en 2009 por el ex médico forense de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones de Chile, Alfonso Chelén: "A José Tohá lo estrangularon". El criminalista, que en marzo de 1974 prestaba servicios en la Policía de Investigaciones, fue el primero en entrar a la habitación 303 del Hospital Militar de Santiago el 15 de marzo de 1974.
Allí encontró el cadáver del ex ministro de Interior y Defensa del gobierno de Allende, colgado dentro de un armario pero con los pies extrañamente apoyados en el suelo y las piernas flexionadas. Tohá medía 1,90 mts. de estatura. El cinturón que ataba el cuello a un hierro que atravesaba la parte superior del armario tenía un nudo que el doctor Chelén deshizo fácilmente y que no habría soportado el peso de un cuerpo colgando. Todas las investigaciones que el criminalista realizó ese día en la habitación, así como las fotografías tomadas al cuerpo y el sitio del suceso desaparecieron rápidamente.

No matarás

Juan José Tamayo

Todos los códigos morales de las religiones son concordes en la prohibición de matar, hasta convertirla en imperativo categórico, si bien es verdad que las religiones la transgreden con la misma facilidad y frecuencia con que se formula. Las distintas versiones del decálogo hebreo lo expresan lacónicamente: «No matarás» (Éx 20,13; Dt 5,1). Hasta la vida de Caín, asesino de su hermano Abel, debe ser protegida. La propia ley del Talión (’ojo por ojo y diente por diente’) (Éx 21,24-25; Lv 24,17-20; Dt 19,21), presente también en el Código de Hammurabi y en las leyes asirias, que es de naturaleza social y no individual, tiene como objetivo poner límites a los abusos y excesos de la venganza.
El Sermón de la Montaña, considerado por Gandhi como un modelo de programa social, corrige la ley veterotestamentaria del Talión y propone como alternativa el amor a los enemigos y la no resistencia al mal (Mt 5,38-45). El Corán se muestra más exigente al respecto: matar a una persona que no ha matado a nadie ni ha corrompido la tierra es como matar a la humanidad. Salvar la vida de una persona es como salvar la vida de toda la humanidad (Corán 5,32). Es verdad que el Corán mantiene la ley del Talión (2,178-2179), pero, a renglón seguido, invita al perdón y al acuerdo. También el hinduismo es contundente en la prohibición de matar y no admite excepciones.