6/5/11

Las 20 ciudades más antiguas del mundo

Jericó hoy: la ciudad más antigua del mundo

Las ciudades antiguas están llenas de mitos, historia y leyendas. El ser humano, desde el neolítico, ha tenido la necesidad de concentrarse para dar respuesta de forma más efectiva a sus necesidades. Así nacieron. Figuran en el elenco dos ciudades palestinas: Jericó y Jerusalén, la primera como la más antigua del mundo. En el Líbano hay 4 ciudades antiguas: Byblos, Sidón, Beirut y Tiro; en Siria: Halab y Damasco y en Grecia: Atenas y Tebas. Cádiz (España) es la ciudad más antigua de Europa occidental y Plovdiv (Bulgaria) de Europa Oriental.

Jericó es la ciudad más baja del mundo, a 250 metros bajo el nivel del mar y a 10 kilómetros, al norte del Mar Muerto, rodeada de campos cultivados y estanques de agua, tan azules como piedras preciosas engarzadas, en una joya. El manantial que ha convertido Jericó en un oasis, Ein-al-Sultan, está relacionado con el profeta Eliseo, quien purificó el agua con sal a pedido de los habitantes de Jericó, como se dice en II Reyes (2,19-22)”.

Zygmunt Bauman: Las soluciones previstas para la crisis actual recaen en las viejas recetas

Henryk Stażewski (Polonia)  Relief II
Héctor Pavón

“Un mundo nuevo y cruel”

El sociólogo que sacudió a las ciencias sociales con su concepto de "modernidad líquida" advierte, en una entrevista exclusiva, que hay un temible divorcio entre poder y política, socios hasta hoy inseparables en el estado-nación. En todo el mundo, dice, la población se divide en barrios cerrados, villas miseria y quienes luchan por ingresar o no caer en uno de esos guetos. Aún no llegamos al punto de no retorno, dice con un toque de optimismo.

"El Estado benefactor volvió para los ricos"

Según el filósofo, las soluciones previstas para la crisis actual recaen en las viejas recetas. Así las compara con la administración de drogas a un adicto, como parte de su proceso de cura. Sin embargo, señala, estamos viviendo un "interregno": una situación de cambio del viejo orden mundial que está siendo reemplazado por otro, cuyas características aún desconocemos pero que, seguramente, replanteará la relación entre poder y política. También reflexiona aquí sobre los temores, las carencias y las incertidumbres de esa transición.

Justicia, doble faz

Gustavo Márquez Marín  /  Especial para Gramscimanía

"Cuanto quisiereis que os hagan a vosotros los hombres, hacédselo vosotros a ellos." , Mateo. Evangelios, 7,12

La absolución del terrorista Luis Posada Carriles, ha mostrado de nuevo las inmensas grietas ético-procesales existentes en la institución judicial estadounidense, al estar sintonía con  el doble discurso imperial que utiliza la fachada de la “lucha contra el terrorismo y la defensa de los DDHH”, como camuflaje para adelantar la política guerrerista e intervencionistas de EEUU en el ámbito global. No fue por casualidad que el tribunal de la causa le dio  la espalda a evidencias contundentes, algunas contenidas en documentos desclasificados del FBI, que señalan a este siniestro personaje adlátere de la CIA, solicitado  en extradición por el gobierno venezolano,  como responsable entre otros de crímenes, de la voladura en 1976 de un avión cubano  con 73 personas a bordo.

En EEUU se sigue aplicando la pena de muerte, en muchos casos a inocentes que han sido víctimas de “errores” de una administración de justicia que, históricamente no ha estado exenta de sesgos racistas y políticos. Las detenciones secretas, así como  la aplicación de  torturas con “técnicas” como el “waterboarding” y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes por “razones de estado”, dentro y fuera de su territorio o en los países ocupados, contraviniendo el derecho internacional, reflejan su verdadero rostro.

Estas prácticas han sido facilitadas por acuerdos de seguridad con países, que en algunos casos contemplan el establecimiento de bases militares, que otorgan inmunidad judicial a los mercenarios y funcionarios al servicio del imperio. Al no haber ratificado EEUU el tratado que crea la Corte Penal Internacional, ésta tampoco podría juzgarlos por sus horribles crímenes de lesa humanidad. No obstante,   su gobierno  se autoerige en paladín defensor de los DDHH, pero solo para golpear a los gobiernos que obstaculizan sus ambiciones expansionistas. De otro lado, han guardado silencio frente a las atrocidades que cometieron contra sus pueblos  dictaduras latinoamericanas, africanas o asiáticas, alineadas con su política imperialista.  La suya es una justicia doble faz.

Confucio y el pensamiento (re)emergente


Manuel Pavón Belizón

La inauguración hace unos meses de una gran estatua de Confucio al norte de la plaza de Tian’anmen revistió una enorme carga simbólica en China en cuanto que podía interpretarse como una ‘rehabilitación’ oficial de su pensamiento, tras décadas de olvido y denuesto por parte de las autoridades del PCCh. Sin embargo, la figura de Confucio sigue generando cierta incomodidad entre determinados sectores intelectuales e ideológicos; la fulgurante retirada de la estatua hace unas semanas fue interpretada por algunos como síntoma de este debate latente.

La filosofía confuciana había sido denostada por el maoísmo como sinónimo de atraso, feudalismo y contrarrevolución en épocas como la Revolución Cultural.

Tras Portugal, ¿cuántos Estados en quiebra deben pedir auxilio todavía?

¿Quién, detrás de Portugal?

András Szigetvari

¿Cuántos Estados en quiebra deben pedir auxilio todavía? El nuevo plan de salvamento confeccionado para Portugal debería ser el último, puesto que Europa va a tener que reorganizar de arriba abajo la unión monetaria, valora Der Standard.

Como norma general, los sindicatos comunistas, los desfiles en los que se mostraban retratos del Che Guevara y los eslóganes socialistas no se asocian a la derecha. En Portugal, sin embargo, éste es el caso en los últimos días. Cuando se les pregunta sobre las causas de los desengaños financieros de Portugal, los camaradas lisboetas de la confederación sindical obrera CGTP y los diputados conservadores proporcionan la misma respuesta: el euro es la causa de todos los males.

Antes de la introducción de la moneda única, en 2002, el país podía superar sus malas etapas financieras devaluando el escudo. La devaluación permitía bajar el precio de una parte de los servicios de la deuda y mejorar la competitividad del país hacia el exterior al proporcionar al mercado productos a precios reducidos.

David Graeber deja para nosotros los Fragmentos de antropología anarquista


El anarquismo ha tenido y tiene poca presencia en el ámbito académico, a diferencia del marxismo. Esto se debe, en gran medida, a que el anarquismo ha estado siempre más interesado por la práctica que por grandes disquisiciones teóricas. No ha sido nunca la pretensión del anarquismo adelantar un modelo futuro a aplicar, pero sí ser fiel en los medios a los fines perseguidos, de ahí la indiscutible influencia de las ideas libertarias en las prácticas y modos de organización de los movimientos críticos con la globalización capitalista.

Al anarquismo siempre se le ha acusado de falta de solidez teórica; a lo que David Graeber responde: «Más que una Gran Teoría, podríamos decir que lo que le falta al anarquismo es una Base Teórica: un mecanismo para confrontar los problemas reales e inmediatos que emergen de todo proyecto de transformación». Así que el propósito del presente ensayo no es otro que el de dar respuesta a la pregunta: «¿qué tipo de teoría social puede ser realmente de interés para quiénes intentamos crear un mundo en el cual la gente sea libre para administrar sus propios asuntos?».

La antropología ha tenido siempre una cierta afinidad con el anarquismo —con el que tuvo lazos más o menos estrechos a principios del siglo XX—, puesto que «los antropólogos son el único grupo de científicos sociales que conocen las sociedades sin Estado que existen en la actualidad; muchos han vivido en zonas del mundo donde los Estados han dejado de funcionar o al menos han desaparecido temporalmente y donde la gente se organiza de forma autónoma». La antropología dispone de unas herramientas y de un saber que puede resultar de gran valor para asentar las bases de un proyecto de transformación social cada día más urgente.

Egipto e Israel se orientan hacia una crisis: Un nuevo clima en El Cairo

Jonathan Cook

Funcionarios israelíes han expresado alarma ante una sucesión de medidas del gobierno interino egipcio que temen que puedan indicar una inminente crisis en las relaciones con El Cairo. La creciente desavenencia se subrayó ayer cuando dirigentes de las facciones rivales palestinas Hamás y Fatah firmaron un pacto de reconciliación en la capital egipcia. El papel secreto de Egipto en la mediación del acuerdo tomó por sorpresa a Israel y a EE.UU.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, calificó el acuerdo de “tremendo golpe para la paz y gran victoria para el terrorismo”. Otros eventos han aumentado las preocupaciones israelíes respecto a sus relaciones con Egipto, incluso señales de que El Cairo espera reanudar sus vínculos con Irán y renegociar un antiguo contrato para suministrar gas natural a Israel.

Aún más preocupante para los funcionarios israelíes son las informaciones sobre los planes de las autoridades egipcias de abrir el cruce hacia Gaza en Rafa, cerrado durante los últimos cuatro años como parte del bloqueo del enclave, respaldado por Occidente, a fin de debilitar a Hamás, el grupo islamista que gobierna la Franja.

Las formas del contra-proceso (El caso boliviano)

Roberto Mamani  (Bolivia) La energía del agua

Raúl Prada Alcoreza

Hablamos de las formas que se oponen al proceso de transformaciones, llamado comúnmente proceso de cambio, que se refiere históricamente al proceso desatado por los movimientos sociales y las naciones y pueblos indígenas originarios, al proceso que deriva en el proceso constituyente e inicia el despliegue de la voluntad política de descolonización. Este proceso está íntimamente ligado a la aprobación de la Constitución por parte del pueblo boliviano, Constitución que define un Estado plurinacional comunitario y autonómico. La aplicación de esta Constitución exige transformaciones institucionales radicales y transformaciones estructurales económicas, políticas, sociales y culturales; una nueva relación entre Estado y sociedad, convirtiendo al Estado en Instrumento de la sociedad, avanzando a su reincorporación en el contexto de una sociedad integral. Esta nueva relación se expresa políticamente en el sistema político de la democracia participativa, en la participación y el control social.

WikiLeaks: Masivas violaciones a los derechos humanos en Guantánamo


No causó sorpresa la revelación efectuada por WikiLeaks respecto de casi 5.000 informes secretos compartidos entre las fuerzas de control de la base de Guantánamo y el Departamento de Estado de los Estados Unidos, relacionados a las masivas violaciones a los derechos humanos de los presos alojados en esa cárcel de máxima seguridad.

Las filtraciones difunden información acerca del perfil de más de 700 hombres que pasaron por las celdas de esa prisión. Según informó el diario español "El País", los detenidos eran clasificados según una escala de tres niveles de peligrosidad, evaluación basada mayoritariamente en conjeturas, sospechas o delaciones de otros presos sometidos a torturas.

El estudio minucioso de los perfiles y los datos con que las fuerzas estadounidenses los elaboraron confirman que la cárcel fue tan sólo un depósito de personas brutalmente maltratadas. Y que entre sus detenidos hubo maestros, granjeros y periodistas que ninguna relación tuvieron con actividades terroristas.

De los más de 700 presos cuyos perfiles fueron revelados, 89 no suponían riesgo alguno para la seguridad del país. En tanto que Estados Unidos reconoció que es "improbable que otros 77 fuesen una amenaza para la nación o sus aliados". Por lo demás, los informes permiten concluir que el 20% de los detenidos fue conducido al centro de detención de forma arbitraria.

Giorgio Agamben, Homo Sacer, Derecho Romano y Bin Laden


En «Homo Sacer», Giorgio Agamben habla de la figura del derecho romano que se aplicaba a aquellos sujetos cuya vida, tras haber cometido un delito, estaba expuesta al poder soberano. El homo sacer no podía ser sacrificado, pero podía ser asesinado sin impunidad, ya que su muerte no tenía valor alguno. Esta figura, que Agamben recupera para hablar de los parias del siglo XX –masas exterminadas que no llegan a ser sujetos políticos, sino mera vida física– sitúa al individuo al margen, entre la ciudadanía y la vida social. Está vivo, pero es como si ya estuviese muerto, como los forajidos de los Western: «Se busca vivo o muerto».

En cierto modo, el asesinato –porque matar a alguien, ya sea «legalmente», en guerra, o en acto de terrorismo, no es otra cosa que asesinato– de Osama Ben Laden sólo se entiende según el modelo del homo sacer. De hecho, el titular de las noticias ha sido: «EE.UU. mata a Ben Laden». Es decir, es el pueblo, «el poder soberano», el que imparte justicia y juzga que esa persona ya no es una persona. El problema está aquí, por supuesto, no en que el sujeto mereciese ser matado –y descuartizado en trocitos pequeños–.

El problema es lo que supone que un poder soberano, el estadounidense, expanda su soberanía a un lugar lejano, y allí, sin impunidad alguna, «haga justicia», y no sólo para desarticular una red terrorista –que, desgraciadamente, seguirá operando–, sino para realizar una «venganza simbólica». Y para que esto suceda así sólo hay dos opciones: que estemos en guerra o que hayamos asistido a un acto de terrorismo global. Si en su día no apoyamos esa guerra, no podemos ahora congratularnos felizmente con este asesinato –aunque hubiésemos querido matarlo con nuestras propias manos–.

El relato de la muerte de Bin Laden se cae a pedazos


Iñigo Sáenz de Ugarte

¿Una mujer como escudo humano? No. ¿Osama bin Laden estaba armado y disparó contra los asaltantes? No. ¿La mansión costaba un millón de dólares? No. Pero Bin Laden se resistió y los soldados no podían asumir riesgos. ¿En serio?

Decíamos que elementos fundamentales del relato sobre la caza de Bin Laden eran falsos. Da la impresión de que al final no quedará nada que sea cierto. Tras saberse que todo lo anterior era una invención, al menos sabíamos (o se suponía que sabíamos) que algunos ocupantes de la casa en la que estaba Bin Laden habían respondido a los disparos. Recordemos lo que dijo el portavoz de la Casa Blanca:
“En el primer piso del edificio de Bin Laden, dos mensajeros de Al Qaeda fueron asesinados junto con una mujer que murió en el fuego cruzado”, dijo Carney [Secretario de prensa de la Casa Blanca]. “Bin Laden y su familia se encontraban en el segundo y tercer piso del edificio. Existía la preocupación de que Bin Laden se opondría a la operación de captura, y de hecho se resistió”.
Podíamos haber dicho: los portavoces de la Casa Blanca siempre mienten.

La batalla por Siria es decisiva

[Pulsar sobre el mapa de Siria para ampliarlo]

La sociedad siria pasa por un periodo de inquietud a consecuencia de los disturbios incesantes que han sacudido fuertemente la estabilidad y seguridad que han caracterizado a Siria durante los últimos años. Los riesgos de violencias confesionales son reales, alimentados por las prédicas sectarias en un país de diversificado tejido étnico-religioso, considerado hasta hace poco como el último refugio de las minorías en Oriente gracias a su régimen laico y a su identidad árabe.

El viento del cambio que barre al mundo árabe ha estimulado el movimiento popular en Siria que reclama reformas políticas, sociales y económicas. Pero importa observar que el presidente Bachar el Assad, que ha promovido recientemente un amplio plan de reformas ha ido más allá de las reivindicaciones de determinados partidos de la oposición. Ha levantado el Estado de Urgencia y ha autorizado las manifestaciones pacíficas, mientras que se procederá a un debate nacional sobre los partidos y las medias con el objetivo de instaurar el multipartidismo. Figuras de la oposición han acogido favorablemente todas estas medidas, contrariamente a las que quieren sumergir al país en el caos de acuerdo con planificaciones que nada tienen que ver con la reforma y cuyas miras están puestas en destruir las constantes nacionales vinculadas directamente con el conflicto arábigo-israelita.

La voluntad de suscitar disturbios en Siria refleja una determinación foránea por debilitar a este país, considerado como el principal actor en la lucha por el porvenir de la región. Una serie de indicios y de pruebas irrefutables lo aseveran:

El asesinato de Osama Bin Laden


Fidel Castro Ruz

Los que se ocupan de estos temas conocen que, el 11 de septiembre de 2001, nuestro pueblo se solidarizó con el de Estados Unidos y brindó la modesta cooperación que en el campo de la salud podíamos ofrecer a las victimas del brutal atentado a las Torres Gemelas de Nueva York.

Ofrecimos también de inmediato las pistas aéreas de nuestro país para los aviones norteamericanos que no tuvieran dónde aterrizar, dado el caos reinante en las primeras horas después de aquel golpe. Es conocida la posición histórica de la Revolución Cubana que se opuso siempre a las acciones que pusieran en peligro la vida de civiles.

Partidarios decididos de la lucha armada contra la tiranía batistiana; éramos, en cambio, opuestos por principios a todo acto terrorista que condujera a la muerte de personas inocentes. Tal conducta, mantenida a lo largo de más de medio siglo, nos otorga el derecho a expresar un punto de vista sobre el delicado tema.