29/4/11

Arthur Koestler: Una vida entre dos hogueras


José Luis Pardo

Las Memorias de Arthur Koestler son una verdadera mina a propósito de las causas y los mecanismos psicológicos del fanatismo

En 1932, tras perder su empleo en la prensa alemana al divulgarse su afiliación al comunismo, Arthur Koestler, que entonces tenía 26 años, se preparaba para emigrar desde Berlín hacia la URSS en busca de la tierra prometida. Gracias al Partido había firmado un contrato con una editorial soviética para escribir un libro titulado Rusia vista por un burgués, en el que un periodista liberal, al conocer los formidables resultados del Plan Quinquenal, se convertía sinceramente al comunismo y se hacía un acérrimo defensor de la Unión Soviética.

Como luego fue notorio, el resultado terminó siendo, a la larga, exactamente el contrario. Koestler comenzó su viaje pertrechado con una inflexible coraza ideológica y emocional de fidelidad a la utopía marxista, y fue acumulando una formidable cantidad de experiencia, en un viaje a lo largo y ancho del territorio estalinista, sobre la realidad del país, del Estado, del Partido, de la sociedad y de la organización política que había ido a conocer, una experiencia que contradecía frontalmente sus convicciones y sus propósitos y que, tras múltiples avatares (su militancia antifascista le llevaría primero a prisión franquista en Sevilla y luego a un campo de concentración nazi en Francia).

Rusia tiene mucho petróleo, pero… ¿y la gasolina?

Rusia tambien tiene mucho Kandinsky
Vlad Grinkevich

Parece paradójico pero hay déficit de combustible en Rusia, uno de los principales suministradores de petróleo en el mundo y esto no son especulaciones sino una lamentable realidad.

El pasado fin de semana, la escasez de gasolina en la República Altai en Siberia Occidental provocó largas colas en las gasolineras que sólo venden 20 litros de carburante por vehículo.

Ante la tumba de Herbert Marcuse


Herbert Marcuse fue un notable filósofo y sociólogo alemán, conocido como uno de los máximos representantes de la Escuela de Frankfurt y uno de los más importantes pensadores europeos del siglo XX.

Criticó al sistema capitalista porque su ideología era afín a las izquierdas. Su más famosa obra es 'El hombre unidimensional', publicado en 1964, en plena revolución estudiantil. También destaca la obra 'Eros y civilización', donde examinó el pensamiento de Sigmund Freud. También fue un profundo estudioso del marxismo, cosa que se reflejó en obras como 'El marxismo soviético'.

Gran amigo de Heidegger, Marcuse se vio obligado a emigrar a Estados Unidos debido al nazismo. Allí ejerció la docencia en universidades como Harvard, Columbia o Boston, cargos que le hicieron ganar el respeto de sus colegas de profesión.

Marcuse falleció en Starnberg tras sufrir una apoplejía. Su colega y también gran teórico Jürgen Habermas, que también murió en esa localidad alemana, cuidó de él en sus últimas horas.

Alain Badiou insiste con La filosofía, otra vez

 
Jorge Alemán

Voy a presentarles una hipótesis que tengo con respecto a la lectura de este libro que me concierne en el más alto grado porque toca una serie de temas en los que estoy sumamente involucrado. En primer lugar la expresión “el deseo de filosofía”. Conocíamos desde hace ya muchos años el Manifiesto por la filosofía: nada de entregarse a la experiencia del final de la filosofía, sino de mantener con ella una relación de afirmación. Pero ahora aparece en escena el deseo como soporte del acto del filósofo, lo que tiene una clarísima raíz lacaniana, pues no fue Freud, sino Lacan, como ustedes saben, quien habló del “deseo del analista” y ahora se trata del “deseo del filósofo”.
El deseo interviene siempre para reactivar algo que ha quedado sedimentado. El deseo sólo puede aparecer en escena en la medida que en la escena el deseo no tiene lugar; es siempre un intruso y esta intrusión me parece muy importante destacarla. Así que ahora el filósofo habla del deseo. Por supuesto si se habla del deseo -como el deseo tiene siempre obstáculos, al deseo no le va bien con el mundo, nunca puede relacionarse con el mundo de una manera, vamos a decir, connatural; el deseo no vino para acompañar al mundo, es antinómico al mundo- así que “el deseo de la filosofía” no se lleva bien con el mundo y el mundo va, en cierto sentido, contrario “al deseo de la filosofía”. Esto me parece que es muy importante y que tiene resonancias muy cercanas en nuestra experiencia. Por eso invito a los psicoanalistas a que lean este libro porque hay algo del destino mismo del psicoanálisis que se puede leer en él.

EE UU: El 1% de la población recibe la cuarta parte del ingreso de ese país

 
Soledad Loaeza

En la más reciente edición de la revista Vanity Fair, el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz publica una aguda crítica a la concentración del ingreso y de la riqueza en Estados Unidos, propiciada por las políticas liberales del último cuarto de siglo, uno de cuyos efectos ha sido la creciente desigualdad. Sus observaciones se concentran en el uno por ciento de la población que recibe la cuarta parte del ingreso de ese país. Semejante riqueza se ha traducido, de manera inevitable, en poder e influencia, y en políticas de gobierno orientadas a satisfacer los intereses de este reducidísimo grupo social. De ahí el título del artículo: Del 1%, por el 1%, para el 1%, que también podríamos titular: Dinero llama dinero.

Evocación del Che Guevara

Foto: Aleida March y el Che en Santa Clara
Rosa María García Vargas

El amor entre Ernesto Che Guevara y Aleida March de la Torre surgió un día cualquiera, a finales de 1958, en medio del peligro, las privaciones y las tensiones de la guerra. Se casaron en junio de 1959, poco después de que él obtuviera el divorcio de su primer matrimonio y fueron como tantas parejas que por entonces debían repartir su tiempo entre las obligaciones impuestas por el deber y su pequeño núcleo familiar, que con los años fue creciendo. Ocho años de matrimonio y cuatro hijos en común llenaban de alegría los escasos instantes en que el Che y Aleida compartían tras largas jornadas de trabajo, viajes, discursos, reuniones… Se vieron, por última vez en octubre de 1966.

Evocación de Aleida

Un poco perdida en el anonimato a que su modestia y sencillez la obligaba, Aleida se ha dedicado durante años a las innumerables tareas encomendadas por la Revolución y por el comandante Fidel Castro.

Datos sobre el poeta venezolano Elías David Curiel

 Elías David Curiel

Ebriedad de nube: inmanente y frágil, alumbra el cielo enlunado del poeta.

María Cristina Solaeche
Porque no hay muerte sino vida del lado allá del canto, del lado allá del vuelo, del lado allá del tiempo.
El muro de la tarde – atardecido en nuestra tarde-, apenas una línea blanca junto al campo y junto al cielo.” Fernando Paz Castillo

Elías David Curiel, poeta, maestro preceptor de escuela y periodista, nace el 9 de agosto de 1871, en Santa Ana de Coro, la Ciudad Raíz de Venezuela o Ciudad Mariana, flanqueada por los médanos, la sierra  y el mar Caribe. Su padre Don David Curiel Maduro y su madre la Sra. de Curiel, judíos sefarditas provenientes del judaísmo reformista de Holanda que se exilia en la isla de Curaçao; los padres estuvieron entre los primeros que se establecieron en Coro en 1824.

Para comprender mejor su obra, es necesario recordar  tres momentos críticos que tuvieron que padecer los sefarditas en la ciudad coriana: los meses finales de 1831, cuando circulan panfletos insultantes llamando a expulsar a todos los judíos, con amenazas de muerte y agresiones a sus  hogares; más violento aún fue el de 1855, donde de nuevo aparecen los xenófobos pasquines pidiendo la expulsión de todos los judíos, acusándoles falsamente de acaparamiento del comercio, empobrecedores del pueblo e irrespetuosos de la fe católica y de las mujeres.

Vaticano cocina un milagro que hará santo a Wojtyla / José Gregorio Hernández: “Ya vamos pa’llá”

Wojtyla, un "santo" record
Jose Gregorio deberá esperar mil años
Miguel Mora

Roma se prepara, se blinda y se engalana para la beatificación de Juan Pablo II, la más rápida de la edad moderna, que se celebrará el domingo, apenas seis años y 29 días después de su muerte y desbancando del podio a Teresa de Calcuta por dos semanas. El prefecto de la ciudad, Giuseppe Pecoraro, anunció ayer que la policía estima que un millón de peregrinos llenará la plaza de San Pedro, donde Benedicto XVI oficiará la esperada y controvertida ceremonia de beatificación.

Pero mientras tanto el Vaticano está ya ultimando el paso sucesivo: el proceso para convertir a Karol Wojtyla en santo ha empezado ya. Según ha dicho al diario La Repubblica, el prefecto de la Congregación para las causas de los santos, Angelo Amato, hasta Roma han llegado ya "muchas" indicaciones de nuevos milagros atribuidos a Juan Pablo II, "desde todas partes del mundo", y los promotores de la santidad están trabajando con los mismos criterios que han guiado la beatificación: "rapidez y rigor".

"Bastaría uno solo", ha dicho el jefe del dicasterio vaticano. "Ahora debemos elegir una de las indicaciones, y ver, con la ayuda de los especialistas, científicos y médicos, cuál podemos tomar en consideración para proceder al examen jurídico del milagro".