27/4/11

Los españoles están emigrando una vez más: Venezuela en la mira


El número de personas con nacionalidad española que reside en el extranjero ha aumentado un 8,2 (128.655 personas) por ciento en el último año hasta alcanzar los 1.702.778, según los datos del Padrón de Españoles en el Extranjero (PERE) con fecha 1 de enero de 2011.

Por continentes, el 61,6 por ciento (1.049.465) de los residentes en el extranjero tiene fijada su residencia en América, el 35 por ciento (602.178) en Europa y el 3 por ciento en el resto del mundo (14.917 en África, 19.310 en Asia y 16.908 en Oceanía).

Asimismo, el mayor incremento de inscritos en el PERE en el último año se ha producido en América con 102.764 personas más y en términos relativos, este aumento lo han protagonizado Asia y América con un aumento del 10,9 por ciento en ambos casos.

Los países extranjeros en los que residen más personas de nacionalidad española son Argentina (345.866), Francia (189.909), Venezuela (173.456) y Alemania (108.469), aunque destaca el incremento de la población española residente en Cuba de un 43,3 por ciento en el último año, pasando de 52.638 residentes en 2010 a 75.433 en 2011.

Diversidad Cultural: ¿Es la cultura una mercancía más?


Paulo Slachevsky 

La reciente crisis sub prime que afectó con fuerza las economías de casi todos los países del mundo, puso de manifiesto una vez más que el mercado no se regula por sí solo, que el funcionamiento del sistema económico y financiero requiere a lo menos de regula­ciones, controles y leyes, que impidan, limiten, la especulación, la concentración, la colusión, el mal uso de la información, etc. Sin la acción de entidades regula­doras, el afán de lucro hace tambalear el modelo mismo en su lógica propia: económica, financiera.

No pode­mos sorprendernos entonces que sean fuerte­mente golpea­das otras áreas del quehacer humano cuando se ven subsumidas por las lógicas del mercado.

La recolonización en África: Costa de Marfil


Diokgbéne Bomboma

Supongo que en este momento todos los que como Helena Resano, presentadora del telediario del mediodía de La Sexta (cadena de televisión española), pedían la intervención de la llamada “comunidad internacional” en Costa de Marfil, estarán muy contentos y satisfechos de sí mismos, ya que dicha intervención ha ocurrido y el Presidente Laurent Koudou Gbagbo es hoy día prisionero del jefe de los rebeldes y perdedor de las elecciones de noviembre de 2010, a favor de Alassane Dramane Ouattara. En su demanda de intervención, la señora Resano no daba datos que permitieran entender el porqué de su petición. Lo único que apuntaba era que el Presidente Laurent Gbagbo había perdido la segunda vuelta de las elecciones presidenciales celebradas el 28 de noviembre de 2010 y que, desde entonces, se negaba a abandonar el poder a favor de Alassane Ouattara, supuesto vencedor de dichos comicios por voluntad de una supuesta “comunidad internacional”.

Sarkozy: Contigo si (Marruecos), contigo no (Libia)

Sáhara Libre por Fidel Ernesto Vásquez

Presidente Abdelaziz denuncia el diferente rasero que París aplica a Libia y al Sáhara Occidental

El presidente saharaui, Mohamed Abdelaziz, no dudo ayer en mostrar su descontento con la actitud del Estado francés en una visita realizada por 92 cargos electos y representantes de la sociedad civil de ese país a los campamentos de refugiados de Tinduf, en el desierto de Argelia. Acusó directamente al país galo de utilizar dos varas de medir en la lucha de los derechos humanos: «Francia ha intervenido militarmente Costa de Marfil y Libia invocando la protección de los civiles, pero se niega a establecer un mecanismo en el Sáhara Occidental para proteger a las personas de violaciones y abusos».

Quiso de ese modo hacer referencia al veto impuesto por París el año pasado en el Consejo de Seguridad de la ONU a la ampliación de competencias de la misión especial para el referéndum en el Sáhara Occidental (Minurso). «Francia ganaría influencia y prestigio si cesara en su apoyo a la ocupación y el expansionismo marroquí. Sería mucho mejor si adoptara una postura de neutralidad y exigencia del cumplimiento del Derecho Internacional».

La máquina de escribir ha muerto


Qué hubiera sido del siglo XX sin la máquina de escribir. Posiblemente la literatura y el periodismo no serían el mismo. Qué pérdida irreparable para nuestra colección de mitos si Ernest Hemingway no se hubiera parado cada día ante su mesa y machacado con sus dedos de cazador empedernido esa mágica conjunción de teclas.

Desde los lejanos días en que Leon Tolstoi cometiera la irreverencia de adoptar ese satánico artilugio ha llovido mucho, y el imaginario de los vecinos de esta gran aldea se pobló de escritores asidos a cuartillas en blanco y periodistas corriendo a la redacción para ultimar la primicia.

Cuando comenzó la invasión de los ordenadores personales, muchos se aferraron a las máquinas de escribir como antiguos tejedores a sus agujas. El tiempo fue suavizando las asperezas, y las innegables bondades de las computadoras relegaron a las Remington, convirtiéndolas en sofisticados objetos decorativos, un adorno con estilo en ciertos lugares.

Un imperio de autócratas, aristócratas y matones comienza a tambalearse


Washington embarrancado

Alfred W. McCoy & Brett Reilly

Introducción del editor de Tom Dispatch

Las potencias imperiales se protegen de los riesgos. El ejemplo reciente más impresionante es Egipto. Mientras el Pentágono inyectaba dinero en las fuerzas armadas egipcias (aproximadamente 40.000 millones de dólares desde 1979), gracias a WikiLeaks sabemos que el gobierno entregaba montos mucho más pequeños (millones, no miles de millones) a diversas “organizaciones financiadas por el gobierno de EE.UU.” con ciertas relaciones con el Congreso o con los partidos demócrata y republicano.

Parte de ese dinero, a su vez, se invertía en “campañas de construcción de la democracia” orientadas a enseñar a jóvenes activistas egipcios cómo organizar un movimiento contra su gobernante autocrático, cómo hacer mejor uso de las redes sociales, etc.

El 0,2 % de familias rusas controla casi el 70% de la riqueza

[Pulsar en la infografía para ampliarla]

Hoy día el 0,2 por ciento de familias en Rusia controla casi el 70 por ciento de la riqueza nacional, declaró el vicepresidente del Tribunal de Cuentas, Valeri Goregliad.

"Debemos reconocer que el 0,2 por ciento de familias en Rusia controla casi el 70 por ciento de la riqueza nacional. Esta desigualdad no puede incentivar el crecimiento económico", apuntó. Dijo que mira a este problema "no desde el punto de vista de la justicia social, sino desde el punto de vista de la eficacia económica".

En su opinión, no puede ser estable el actual modelo cuando el Estado debe mantener casi en solitario el sector social. "En Rusia, el sistema de distribución del producto añadido es extremadamente deformado y constituye un factor de contención del desarrollo económico", afirmó Goregliad.

Por último, señaló que de ninguna manera se debe aumentar infundadamente los salarios sin el respectivo crecimiento del rendimiento del trabajo.

"Hoy el salario medio en Rusia constituye el 40 o el 60 por ciento del salario medio europeo. En realidad, el rendimiento del trabajo en las empresas rusas no crece tan velozmente", dijo el vicepresidente del Tribunal de Cuentas de Rusia.