2/4/11

Eclipse parcial de Sol captado desde el espacio (+ Fotos)


Eclipse de sol - Pulsar para agrandar
Desde que el telescopio espacial Solar Dynamics Observatory (SDO) fuera puesto en órbita por la NASA a 36.000 kilómetros sobre la Tierra muchas espectaculares imágenes del Sol nos ha proporcionado. Pues bien, a todas las vistas ahora tenemos que sumar otra más, la que acompaña a este post.

La imagen que veis fue tomada por el SDO el pasado 29 de marzo durante una de las dos “temporadas de eclipses” -momento en la que la nave, la Tierra y el Sol llegan a alinearse casi perfectamente una vez al día por un periodo de una hora- por las que pasa el telescopio anualmente hacia la época de los equinoccios; concretamente la misma muestra la imponente estrella parcialmente oscurecida por la Tierra al interponerse esta entre el telescopio y el Sol.

A diferencia de aquella otra espectacular imagen captada por el SDO en octubre de 2010 que recogía la Luna eclipsando el Sol, en esta el borde de la sombra no se ve tan perfecto por que la atmósfera terrestre bloquea la luz solar en diferentes grados dependiendo de su densidad.

Fukushima es mucho peor que Chernóbil (+ Fotos & video)


“Es extremadamente lamentable” que Tepco, la compañía dueña de la central de Fuskuhima, haya dado información errónea sobre radiaciones en la planta por segunda vez en una semana, como ha declarado un portavoz de la Agencia Nacional de Seguridad Nuclear e Industrial de Japón, Hidehiko Nishiyama.

A la agencia no le cuadra la cifra del nivel de concentración de yodo radiactivo 10.000 veces por encima del límite legal en el agua subterránea en la central, que la eléctrica facilitó ayer, porque hay errores en sus análisis. Lo único cierto es que sí hay altísimas dosis de radiactividad en el agua bajo el edificio de turbinas del reactor 1, pero los datos deben revisarse a la baja porque se han detectado fallos en los programas de evaluación de Tepco de materiales como telurio, molibdeno y zirconio.

Niños, hormigas y dinosaurios


Jon Juanma  /  Especial para Gramscimanía

Hay ocasiones en que los niños se van a jugar con los amigos y vuelven a casa llorando. Entonces la madre o el padre les preguntan qué ha pasado. Si los pequeños no son capaces de decírselo, los padres investigan por su cuenta hasta dar con la causa. Algunas veces son las compañías, otras resultan los propios juegos...

Históricamente los mejores entretenimientos infantiles persiguieron el hacer pasar un buen rato a los más pequeños, provocarles sonrisas, animarlos a compartir, aprender, etc.; pero los hay que también consiguen justo lo contrario.

Los malos juegos suelen finalizar con el llanto de un niño (o de varios). Acostumbran a ser crueles y los buenos padres intentarán, una vez descubiertos, que sus hijos no se acerquen más a ellos. Aquí no hay negociación posible, los juegos tienen sus normas y si hacen daño es mejor no volver a jugarlos. No hay diálogo ni reforma posible cuando la regla es golpear al más débil o arrancarles las antenas a los animalitos, jamás se debe volver si no se tolera que la diversión principal sea mofarse del resto de los compañeros.