21/3/11

Datos sobre las perspectivas estratégicas de China

El liderazgo político chino está en una situación muy difícil

Andrew Gavin Marshall

China, como alternativa, no tiene dicha cohesión directa entre los sectores político, económico y militar. Los militares chinos son intensamente nacionalistas, y mientras la élite política es más cooperativa con los intereses estadounidenses y con frecuencia trabajan para conseguir intereses mutuos, los militares ven a Estados Unidos como un desafío directo y antagónico y por supuesto que lo es. La élite económica china, en concreto, su élite bancaria, está fuertemente integrada con Occidente, tanto es así que es muy difícil separar a las dos. No existe tal integración entre los establishment militares chinos y estadounidenses, ni tampoco existe una dinámica interna dentro de China que refleje el sistema estadounidense de imperio. Las divisiones entre los círculos militares, políticos y económicos son más pronunciadas en China que en Estados Unidos.

Los niños de la guerra

Este artículo será publicado en abril
Kelley Beaucar Vlahos
 
Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.
En el discurso del estado de la unión de este año, el Presidente Barack Obama declaró: “La guerra de Iraq está llegando a su fin”, al menos para los estadounidenses, y “vamos a irnos con la cabeza muy alta”, porque “hemos cumplido nuestros compromisos”.

Sin embargo, para millones de iraquíes, la guerra está muy lejos de haber acabado, de hecho, para un creciente número de familias que habitan en las ciudades que casi fueron totalmente destruidas durante los años de insurgencia y contrainsurgencia, la crisis está tan sólo empezando. Que seamos capaces de asumir responsabilidades por nuestro papel en tal debacle será lo que determine si podremos de nuevo algún día mantener “altas las cabezas” en política exterior. Como un iraquí-estadounidense dijo a TAC, “sólo porque nosotros no prestemos atención, no significa que el resto del mundo no esté prestando atención”.

Según los estudios realizados y los relatos de los testigos de los últimos años, Faluya, una ciudad prácticamente arrasada por la artillería pesada estadounidense en dos importantes ofensivas a lo largo de 2004, está experimentando una tasa espeluznante de defectos de nacimiento entre su población local. La situación se hace eco de los informes similares que sobre Basora empezaron a circular tras la I Guerra del Golfo de 1991.

La manipulación política del lenguaje y la hegemonía del neoliberalismo

Quino

José María Zufiaur

Uno de los mayores logros del neoliberalismo, con el que ha cimentado en gran medida su hegemonía ideológica, es la manipulación del lenguaje.

Uno de los mayores logros del neoliberalismo, con el que ha cimentado en gran medida su hegemonía ideológica, es la manipulación del lenguaje. Entre las principales tareas a las que dedican sus esfuerzos los numerosos think tanks que trabajan al servicio del nuevo capitalismo se encuentra la de generar la mixtificación de sus mensajes ideológicos mediante una utilización fraudulenta del lenguaje. Los partidos de gobierno usan la misma técnica que tales centros de alimentación ideológica neoliberal: es más, no pocos de los responsables de las áreas económicas de los gobiernos proceden de tales núcleos de pensamiento.

Por ejemplo, la palabra reforma ya no quiere decir mejora sino retroceso. La solidaridad no consiste en redistribuir desde los ricos hacia los pobres, sino en favorecer a los ricos a costa de los pobres o, en todo caso, en una solidaridad entre pobres. La igualdad es cada vez menos una igualdad entre clases para devenir casi en exclusiva en una igualdad entre sexos. La empleabilidad no quiere decir que el Estado y la sociedad vaya a favorecer con políticas estructurales, más allá de las subvenciones que hacen modificar el lugar que los parados ocupan en la fila del desempleo, el empleo de los sin empleo sino que cada desempleado y cada trabajador (potencial desempleado) se convierta en "empresario de sí mismo". Garantizar las pensiones no quiere decir que en el futuro los pensionistas tengan una tasa de sustitución, respecto al último salario, igual o mejor que la actual, sino que las pensiones públicas no hayan desaparecido, aunque el porcentaje de las mismas que se sitúen por debajo del umbral de pobreza supere, dentro de 40 años, el 50 o el 60% de los pensionistas.; algunas previsiones ya calculan que en 2030 el porcentaje de pensionistas pobres en la UE será del 40%. Hace un par de años era del 20% y, en España, del 28%. También significa que crezcan, al mismo tiempo, las pensiones privadas subvencionadas con fiscalidad pública.

La intervención occidental en Libia y la represión en Bahrein


Tonino

La extraordinaria experiencia de movilización democrática de Bahrein ha sido ahogada en sangre con la intervención de las fuerzas armadas saudíes.

Yo vivo aquí, en Bahrein, y he sido testigo de un avanzadísimo despertar de la consciencia política y social. Tras los primeros enfrentamientos y las primeras violencias, la vieja dirigencia chiíta ha sido descabalgada y desautorizada por una nueva generación de protagonistas: los jóvenes y las mujeres. Han sabido tomar en sus manos la organización de la lucha política con métodos absolutamente pacíficos y de masa, una organización capilar y objetivos y consignas totalmente claros y transparentes: libertad y democracia.

Los periodistas como Michele Giorgio (del Il Manifesto) y el enviado especial de La Repubblica han podido constatar la situación y han dado cuenta de ella con informaciones puntuales y rigurosas. Pues bien; en este momento pido que los demócratas se hagan cargo de una movilización cuando menos pareja de la desarrollada en los enfrentamientos de los insurgentes libios, los cuales no eran ni pacíficos ni estaban desarmados, no tenían plataformas políticas tan transparentes y estaban en alguna medida patrocinados por servicios secretos de medio mundo y por el propio Consejo del Golfo que enviado tanques a Bahrein.

Una "guerra humanitaria" con sed de petróleo

Umpiérrez

Francesc Casadó

Nos encontramos ante una `guerra humanitaria´ para proteger al pueblo libio que es como llama ahora nuestra clase política a las intervenciones militares y los bloqueos económicos contra `dictadores´. Una de las medidas de presión al régimen del coronel Gaddafi va a ser el embargo de armas, resulta hilarante cuando el gobierno de J.L. Zapatero ha vendido durante el periodo 2006-2010 el importe de 23 millones de euros en armamento -misiles, bombas, armamento ligero y material de apoyo- al mismo país que ahora prohíbe su comercio (1).

Los preparativos para poner en práctica la zona de exclusión aérea por los países miembros de la Unión Europea han sido liderados en todo momento por el presidente francés Nicolás Sarkozy, el exceso de celo demostrado por el gobernante solo se puede entender en clave xenófoba. En una reciente entrevista el filósofo Noam Chomsky (2) hacía estas declaraciones respecto al cariz racista en política: "(...) Siempre he sentido que Europa es mucho más racista que Estados Unidos. (...) Tomemos a Francia por ejemplo. La negación del Holocausto recibe una publicidad enorme, acompañada por muchas posturas con pretensión de superioridad moral, pero sería incomparablemente peor que la negación del Holocausto si Francia estuviera deportando judíos a la miseria y la opresión, como de hecho lo está haciendo, con pocas protestas detectables dentro de Francia."

La mujer, el Estado y la revolución Política familiar y vida social soviéticas 1917-1933

De Wendy Z. Goldman, con Prólogo de Andrea D’Atri

A cien años de que se conmemorara por primera vez el Día Internacional de la Mujer, la agrupación de mujeres Pan y Rosas y Ediciones del IPS presentan, por primera vez en castellano, La mujer, el Estado y la revolución, una obra fundamental de la historiadora Wendy Z. Goldman sobre la política familiar y la vida social soviéticas desde la revolución triunfante de 1917 hasta 1936, momento en que los resortes del régimen soviético ya se encontraban bajo el férreo control de la burocracia estalinista.

En esta vasta y minuciosa investigación, Wendy Z. Goldman demuestra cómo el espíritu libertario del bolchevismo animaba no sólo las reformas del código civil engendrado por la revolución victoriosa, sino también los más avanzados debates sobre el amor libre, la eliminación progresiva del trabajo doméstico y las más osadas innovaciones pedagógicas, alentando profundos debates que trasuntaron la vida política y social soviética en esos años. Si como dijera Rosa Luxemburgo sobre los bolcheviques, “ellos se atrevieron” a tomar el poder, Wendy Z. Goldman nos recuerda que ellos y ellas también se atrevieron –¡hace casi un siglo!– a “tomar el cielo por asalto” y cuestionar de raíz las milenarias instituciones patriarcales como el matrimonio basado en la dependencia económica, la esclavitud doméstica de la mujer y la propia familia, pensando y creando al mismo tiempo nuevas formas de relaciones humanas, despojadas de la coerción y el despotismo patriarcal.

De cómo John Maynard Keynes ‘le falló’ a Japón


El crecimiento seguirá lento en Japón con apalancamientos fiscales que crecen de forma insuficiente; las políticas fiscales y monetarias del país fueron insuficientes incluso antes del terremoto.

Darius Dale

No hace falta decir que la situación en Japón es aterradoramente trágica y que nuestros pensamientos y oraciones están con las víctimas de la crisis, tanto con las vivas como con las difuntas.

Dicho esto, el riesgo crítico administrativo en el que debemos concentrarnos determina qué comprar y qué vender, y a qué nivel. Para hacerlo debemos tener una estrategia proactiva de administración de riesgo, que comprenda por completo que el riesgo siempre es latente. Como dijo Rahm Emanuel famosamente después del colapso de Lehman Brothers,"no queremos que una crisis seria sea desaprovechada".

La alianza igualitaria

Fidel Castro por David Levine

Fidel Castro Ruz

Al anochecer del sábado 19, después de opíparo banquete, los líderes de la OTAN ordenaron el ataque contra Libia.

Desde luego, nada podía ocurrir sin que Estados Unidos reclamara su papel irrenunciable de máximo jefe. Desde el puesto de mando de esa institución en Europa, un oficial superior proclamó que se iniciaba la “Odisea del Amanecer”.

La opinión pública mundial estaba conmovida por la tragedia de Japón. El número de víctimas del terremoto, el tsunami, y el accidente nuclear, no ha cesado de crecer. Son ya decenas de miles las personas muertas, desaparecidas e irradiadas. Crecerá considerablemente también la resistencia al uso de la energía nuclear.

El mundo está sufriendo a la vez las consecuencias del cambio climático; la escasez y el precio de los alimentos, los gastos militares y el derroche de los recursos naturales y humanos, crecen. Una guerra era lo más inoportuno que podía ocurrir en estos momentos.