13/2/11

El derecho a la insumisión


Maurice Blanchot

"Una vez más, fuera de los marcos y de las consignas establecidas, ha nacido una resistencia, mediante una toma espontánea de conciencia, buscando e inventando formas de acción y medios de lucha en consonancia con una situación nueva, de la que los grupos políticos y los periódicos de opinión han convenido, sea por inercia o timidez doctrinal, sea por prejuicios nacionalistas o morales, no reconocer su sentido y exigencias auténticos."

Aquí tienen otro fragmento de Escritos Políticos, de Maurice Blanchot, en esta ocasión es una declaración colectiva en la que participó Blanchot sobre el derecho a insumisión en el contexto de la guerra de independencia de Argelia: A principios del pasado julio, por iniciativa de algunos de sus signatarios, la siguiente declaración fue sometida a la reflexión de escritores, artistas, universitarios, y hasta el día de hoy ha recibido la conformidad de 121 de ellos:

Un movimiento muy importante se está produciendo en Francia, y es necesario que la opinión francesa e internacional esté mejor informada al respecto, en el momento en el que el nuevo giro de la guerra de Argelia debe llevarnos a ver, no a olvidar, la profundidad de la crisis que se abrió hace seis años.

La caída de Mubarak y la bancarrota de los imperios occidentales


Rosa L. Blanc

Luego de tres décadas de apoyo militar y económico a la dictadura de Mubarak y de enviar billones de dólares anualmente para sostenerlo, las primeras declaraciones de los líderes occidentales ante la caída de Mubarak ha sido vendernos la idea de que fueron sus "principios democráticos liberales" los que han prevalecido intentando capitalizar de la revolución árabe para ahora aparecer como los que en todo momento han apoyado las reformas democráticas en Egipto. Parecieran revolucionarios de la Plaza Tahrir. Ninguna excusa pública o autocrítica ante el pueblo egipcio por haber apoyado las atrocidades, el despojo de recursos, las torturas, los asesinatos, y la destrucción económica neoliberal que occidente ha ejercido a través de la dictadura de Mubarak. Ahora los lobos se disfrazan de ovejas.

Gracias Egipto por devolvernos la esperanza


Abdel Bari Attwan

La música más celestial que he escuchado en mi larga vida fue aquel discurso pronunciado por el general Omar Suleimán el pasado 11 de febrero de 2011, en el que anunció la renuncia del presidente Mubarak y la entrega del poder al Consejo Superior del Ejército. En cambio lo peor que han percibido mis oídos fue el último discurso de Mubarak pronunciado el día anterior, en el que anunció la trasmisión parcial de sus poderes a su ayudante Omar Suleimán.

El primer discurso que sólo tuvo 12 palabras dejó locos de contentos a más de 350 millones de árabes y a 1.500 millones de musulmanes de todo el planeta que esperaban con impaciencia ese momento, la caída del dictador y el inicio de la era democrática.

Algo raro hay detrás de la situación argelina


Nos invade la consternación al saber que el convocante de las manifestaciones en Argel, Said Sadi, líder del RCD… es íntimo amigo del filósofo franco-argelino y furibundo sionista Bernard Henri Levy..

Fernando Casares

Durante estas últimas semanas hemos asistido a un hito histórico en dos países del Magreb. Tanto en Túnez como en Egipto, el pueblo en una muestra de valentía histórica le ha perdido el respeto al poder autoritario y corrupto de sus gobiernos y ha salido a las calles de forma masiva y multitudinaria como actor de cambio y protagonista de su propia historia.

La historia dio un giro en la Plaza Tahrir de El Cairo

Plaza Tahrir en El Cairo

Robert Fisk

Luego de estar en Irlanda del Norte y vivir los días posteriores a la revolución portuguesa, llegué a Medio Oriente en junio de 1976 y me instalé en El Cairo con el encargo de cubrir una de las interminables negociaciones para poner fin a la guerra civil en Líbano. Pero luego de comer vegetales sin lavar en un restaurante local me dio gastroenteritis –fiebre entérica es una frase tallada en muchas lápidas de Raj– y pasé noche tras noche con ratas en el estómago y chorreando sudor en el lino de la cama. La primera vez que me aventuré a la calle me desmayé sobre una banca de concreto de una parada de autobuses, entre un paso a desnivel y una plaza con pasos elevados de hierro quemante, repletos de egipcios que vociferaban.

Notas especiales sobre el amor


Alain Badiou

¿Es el amor un sentimiento ético por excelencia, una reinvención de la vida o un riesgo inútil? ¿Quizás es cuerpo y deseo? ¿O acaso se trata, como decía el gran poeta portugués Fernando Pessoa, de un pensamiento? Para el gran filósofo Alain Badiou, el amor es ante todo una construcción duradera cuyo verdadero objeto es el progreso de la pareja y no la satisfacción de los individuos que la componen. Una aventura obstinada para alcanzar un «proceso de verdad» -la verdad del Dos- que nos permita experimentar el mundo a partir de la diferencia respecto al otro. En su ensayo Elogio del amor ofrece una profunda y hermosa reflexión sobre el concepto del amor y su universalidad. A continuación les ofrecemos un pasaje.

¿De qué hablamos cuando hablamos de amor?

Lorenzo Lotto (Italia) Micer Marsilio y su esposa

Patricia Rodón

"El amor es un no sé qué, que empieza no sé cómo y termina no sé cuándo", decían las damas galantes. Cuando el amor llega al alma y al cuerpo de una persona sucede algo extraordinario: se sufre, se desea, se teme. El enamorado se rinde ante el misterio del otro. Sin embargo, aunque es universal hay tantos tipos de amor como amantes.

“¿Qué se ama cuando se ama, mi Dios: la luz terrible de la vida / o la luz de la muerte? ¿Qué se busca, qué se halla, qué / es eso: ¿amor? ¿Quién es?”, pregunta con dolor en el poema Gonzalo Rojas. “Pero, ¿qué es el amor? / El amor es un puente verde sobre un precipicio azul”, contesta Witold Gombrowicz.