6/2/11

El Derecho y la Construcción del Socialismo

Fresco de Pompeia relativo a la Lex Canuleia (Fragmento)

Daniel Adam Blanco
"Los países libres son aquellos en los que son respetados los derechos del hombre y donde las leyes, por consiguiente, son justas."
“Toda ley que viole los derechos inalienables del hombre es esencialmente injusta y tiránica, no es una ley en absoluto."
: Robespierre
Este artículo se centra en la disputa llevada a cabo entre dos posturas ideológicas representadas por Liria y Zahonero por una parte y opositores por otra (Galcerán Huguet y John Brown por citar algunos) que vienen a defender o a criticar la continuidad de los valores de la Ilustración con respecto al Rechtstaat en un estado socialista. En resumen, la postura adoptada por Liria y Zahonero se basa en defender el modelo Kantiano de limitación de la democracia pura al considerar que esta práctica lleva al despotismo y que toda democracia debe estar encarrilada por unos límites establecidos que aseguren la defensa de unos derechos y garantías fundamentales (esencialmente individuales) del ciudadano.

Slavoj Žižek dice que tiene un sueño

Slavoj Žižek por Josu Santesteban

Una mirada sobre Europa: El filósofo esloveno Slavoj Žižek anima a salir de la situación de punto muerto en la que se encuentran los débiles liberales y los exaltados extremistas para conseguir que Europa avance.

Cuando, hace una década, Eslovenia estaba a punto de entrar en la Unión Europea, uno de nuestros euroescépticos recurrió a un chiste de los hermanos Marx sobre lo que suponía contratar a un abogado: ¿Los eslovenos tenemos problemas? ¡Pues unámonos a la UE! ¡Así tendremos más problemas aún, pero al menos tendremos a la UE para que se ocupe de ellos! Así es como muchos eslovenos ven a la UE: ofrece algo de ayuda, pero también acarrea nuevos problemas (reglamentos y multas, demandas económicas para ayudar a Grecia, etc.).

Declina la influencia de Occidente


Noam Chomsky

El mundo árabe está en llamas, informó Al Jazeera el 27 de enero, mientras los aliados de Washington pierden rápidamente influencia en toda la región.

La onda de choque fue puesta en movimiento por el dramático levantamiento en Túnez que derrocó a un dictador apoyado por Occidente, con reverberaciones sobre todo en Egipto, donde los manifestantes avasallaron a la policía de un dictador brutal.

Algunos observadores compararon los sucesos con el derrumbe de los dominios rusos en 1989, pero hay importantes diferencias.

De Portugal a Egipto: una moraleja

Umpiérrez

William Blum

En julio de 1975 fui a Portugal porque en abril del año anterior un golpe militar incruento había derrocado el régimen fascista de 48 años apoyado por EE.UU., el único resto colonial que quedaba en el mundo. Siguió un programa centrado en la nacionalización de industrias importantes, control por parte de los trabajadores, instauración del salario mínimo, reforma agraria y otras medidas progresistas. Oficiales militares en una nación occidental que hablaran como socialistas era ciencia ficción para mi mente estadounidense, pero se había convertido en realidad en Portugal. El centro de Lisboa estaba abarrotado desde la mañana hasta la noche de gente que discutía los cambios y ponía panfletos en los tablones de anuncios. La foto de un niño colocando una rosa en el cañón de un fusil en manos de un soldado amistoso.

Umberto Eco pide a Berlusconi: ¡Dimite ya! No somos un país de proxenetas

Allan Mcdonald


Miles de personas asisten en Milán a un acto de protesta contra el primer ministro Silvio Berlusconi.  Convocados por la asociación Libertad y Justicia, intelectuales como Umberto Eco, Roberto Saviano, el pianista Maurizio Pollini, la periodista Concita De Gregorio o Paul Ginsborg, historiador inglés y ciudadano italiano, han exigido hoy la dimisión del primer ministro ante unas 9.000 personas que llenaban el polideportivo y otros varios millares que han seguido el acto desde el exterior por pantallas gigantes.

La intervención más irónica y punzante ha sido la de Umberto Eco. "He llegado aquí con gran escepticismo, pensando que por mucho que gritemos, Berlusconi no dimitirá jamás. Creíamos que tenía solo en común con Mubarak una sobrina, y ahora vemos que tiene también ese vicio de no dimitir. Ni aunque el ejército esté en contra", ha bromeado.

"¿Por qué no dimite nuestro jefe de Gobierno?", ha proseguido Eco entre las risas de los asistentes. "Primero porque si lo hace queda en manos de los jueces. Y segundo porque tiene diputados dispuestos a todo, que todavía no han cotizado suficiente para la pensión o no han recibido bisutería suficiente. Está bien apoyado. ¿Qué hacemos aquí, entonces? Hemos venido a defender el honor de Italia", ha continuado entre aplausos.