14/1/11

El presidente de Túnez huye, el ejército toma el control y el gringo al acecho

Foto: Zine al Abidine Ben Alí

“O tempora, o mores” (Oh! Tiempos aquellos, qué costumbres), locución latina que se usa bien para criticar usos y costumbres del presente, y rememorar los buenos y viejos tiempos. ¿Qué pudo pasar con Ben Alí, presidente de Túnez, tan popular él…

Omar Montilla

El presidente de Túnez, Zine al Abidine Ben Alí, después de ejercer el poder ininterrumpidamente por 23 años, se vio obligado a renunciar y a huir, como ya lo tenía planeado y acordado con los EE UU,  hacia Arabia Saudita, otra autocracia árabe fiel al Imperio, y según se comprobó, su avión aterrizó en la ciudad saudí de Yedda. Las protestas de los ciudadanos fueron la excusa de la Embajada de los EE UU para obligarlo a salir del país, porque su situación ya era insostenible.

¿Propaganda política?

El video que mostramos a continuación es un mensaje político del partido CDU, en el poder en Alemania, en contra del llamado Partido de los Verdes (Die Grünen), que como se sabe tiene en su programa la protección del medio ambiente. Como se puede ver, Internet goza cada día más de la atención de los partidos políticos, lo que resulta obvio cuando constatamos que los eventuales votantes están navegando en las mismas aguas. Según el programa de principios políticos aprobado en 2002 por Die Grünen, sus valores fundamentales son "la ecología, la autonomía, una justicia ampliada y una democracia viva", además de "la no-violencia" y "los derechos humanos". Algunos de sus puntos principales son la reforma ecológica de los impuestos, la sostenibilidad del uso de la energía, los derechos de los animales y la seguridad social.

La prensa y la televisión cada día merecen menos interés, lo que queda evidenciado en Venezuela con el asalto masivo a las redes sociales por parte de la izquierda. Es emblemático en caso de @chavezcandanga, que ha sobrepasado con creces más de 1.148.000 seguidores, caso único en Venezuela y Latinoamérica.

Datos sobre el nuevo (¡por ahora!) puente chino


Cuando a mediados de este año se abra al tráfico, el puente Qingdao Haiwan pasará a ser el puente marítimo más largo del mundo: 42,58 kilómetros, formando una inmensa Y entre las ciudades de Huang Dao y Qingdao y el aeropuerto de esta última, en el noreste de China. El puente supera en cinco kilómetros la longitud del que atraviesa el lago Pontchartrain, en el estado norteamericano de Louisiana, un indicio más del relevo de poderes en la primacía mundial.

En el puente Haiwan podría correrse una maratón completa (42,195 metros) y aún quedaría sitio para instalar las tribunas de meta y una carpa para el piscolabis de después. Pero más allá de su impresionante longitud, las cifras de esta obra de ingeniería son impactantes.

Haití, Wikileaks y libro de estilo

Alizia Stürtze 

Un texto sin contexto es como una brújula sin norte. Miro en Google a ver qué tipo de telegramas diplomáticos sobre Haití ha filtrado Assange en Wikileaks y me encuentro con una información tan superficial por su obviedad como la de que «la embajadora USA en Puerto Príncipe dijo que el todavía presidente Préval quería `orquestar’ las elecciones en Haití» y que seguía siendo «el hombre imprescindible», a pesar de su afición a la bebida. O con otra que no constituye novedad alguna, ya que había sido denunciada anteriormente. Me refiero al hecho de que Aristide, el presidente elegido por abrumadora mayoría pero no del gusto de USA (ni de Francia) por su izquierdismo y sus amistades «peligrosas» , fue derrocado por segunda vez en 2004 mediante una operación pergeñada por Washington, que a continuación le secuestró a Sudáfrica y apoyó la posterior terrible represión.

Crisis del euro: ¿una oportunidad para la identidad europea?


Encarna Hernández

Uno de los aspectos que más ha puesto en duda el desarrollo de una identidad europea compartida es el carácter “instrumental” del apoyo que los ciudadanos europeos otorgan al proceso de la integración europea.

Un apoyo basado en los beneficios que las ciudadanías nacionales perciben de la pertenencia de su país a la UE, o al euro, impulsado en buena medida por épocas pasadas de bonanza económica, pero, en definitiva, un apoyo totalmente ausente de un componente identitario de carácter colectivo, denso” y fuertemente cohesionado.

Datos sobre Alfred Hitchcock

Secuencias de "La Ventana Indiscreta

Fuente de miles de metros de negativo y cientos de páginas, Sir Alfred Hitchcock (13 de agosto de 1899, Leytonstone, Londres, Inglaterra – 29 de abril de 1980, Bel Air, Los Ángeles, Estados Unidos), fue el más sobresaliente director del cine clásico de Hollywood. Su cine está en los bordes: entre el cine de género y el cine de autor, entre las superficiales historias de los bestseller y la mayor profundidad psicoanalítica; entre la sutura y la evidencia del artificio. Entre el cine clásico y el cine moderno, Hitchcock es el más moderno de los directores clásicos y el más clásico de los directores modernos.    

Deidad del cine de suspenso (La ventana indiscreta, 1954; Vértigo, 1958; Extraños en un tren, 1951; Rebecca, 1940), indagó sobre los límites del lenguaje cinematográfico en Cuéntame tu vida, 1945 –la escenografía de una secuencia onírica fue realizada por Salvador Dalí- y en La soga, 1948 –un intento de filmación en un único plano secuencia, recurso también utilizado, en menor medida, en Atormentada, 1949; más tarde, con el advenimiento de tecnologías digitales, la concreción de este experimento se definiría con El arca rusa (Aleksandr Sokurov, 2002). Hitchcock colaboró en Memoria de los campos (Sidney Bernstein, 1945), uno de los primeros documentales sobre los campos de exterminio, y apostó a la televisión desde sus inicios con el ciclo Alfred Hitchcock presenta.

Humboldt y Bonpland continúan deslumbrando

Manuel Cabré (Venezuela) La Silla de Caracas

Aimé Bonpland y Alexander von Humboldt redescubrieron América del Sur a través de una expedición científica durante la que entraron también en contacto con la realidad política y social del lugar. Los investigadores Pablo Penchaszadeh y Miguel de Asúa publican un libro que reproduce la saga de esos científicos europeos que marcaron desde sus orígenes las ciencias del ambiente, la meteorología, la fitogeografía y la geofísica.

Deslumbrante podría ser el término que describa al libro “El deslumbramiento, Aimé Bonpland y Alexander von Humboldt en Sudamérica”. A través de una edición impecable que incluye fotografías, ilustraciones, numerosas fuentes bibliográficas y análisis históricos, Pablo Penchaszadeh y Miguel de Asúa describen el viaje de “descubrimiento” que Bonpland y Humboldt realizaron en América del Sur. La edición cuenta con el apoyo de la embajada de Francia, el CONICET, el Museo Argentino de Ciencias Naturales (MACN) y la revista Ciencia Hoy.