1/1/11

Žižek: El espectro de la Ideología



Žižek, Slavoj (2003) “El espectro de la Ideología”, en “Ideología. Un mapa de la cuestión”, S. Žižek (Comp.), Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, pp.7-42.

Hoy es posible asegurar la existencia de la ideología “en tanto matriz generativa que regula la relación entre lo visible y lo no visible, entre lo imaginable y lo no imaginable, así como los cambios producidos en esta relación” (Žižek, 2003: 7).

Esta matriz puede ser reconocida en múltiples situaciones, pero antes de cualquier ejercicio de “crítica ideológica” es preciso definir qué se entiende por “ideología”. No obstante, partir con una definición del concepto implica arriesgar una reflexión epistemológica donde aparece como imposible salir por fuera de la noción misma de ideología. En efecto, la noción de ideología aparece menospreciada en estos días por el hecho de que cualquier forma de crítica ideológica implicaría un “lugar privilegiado”, apartado de la agitación social, permitiendo a quien pretende ejercer la crítica ideológica percibir algún tipo de mecanismo oculto que regula la visibilidad y la no visibilidad social. Tal y como señala Žižek: “¿acaso la afirmación de que podemos acceder a este lugar no es el caso más obvio de ideología?” (Ibíd.: 9).

El mundo del cine de Aki Kaurismäki

Foto: Aki Kaurismäki

Jesús María Dapena Botero

Definitivamente, Aki Kaurismäki hace parte del cine contemporáneo, tanto si se lo considera como un realizador de cine de autor como si se lo considera simplemente un diseñador de la pantalla, un esteticista vacío, quien antepone la belleza formal a los contenidos intelectuales, filosóficos, morales o sociales, con la frialdad de la postmodernidad, siempre a la busca de cierto perfeccionismo, crítica que me parece absolutamente injusta. El cineasta mismo se considera un autor, lo que, para él, significa ser su propio director, su propio productor, lo cual implica tener plenos poderes y decidir con plena libertad, gracias a la financiación de un comerciante chino, residente en Manhattan.

Datos sobre “La Primavera” de Botticelli

Botticelli / La primavera

Es una obra pintada en torno a los años 1478-1482, con la técnica del temple sobre tabla, que actualmente se encuentra en la Galería Degli Uffizi, en Florencia. Inspirada en fuentes literarias, en realidad se trata de una especie de emblema mitológico del amor platónico, tema muy apreciado por la escuela neoplatónica florentina. Esta escuela se desarrolló en la corte de Florencia en torno a los Medicis y estuvo liderada por Marsilio Ficino y Pico della Mirandola, teniendo notables seguidores, entre los que destacaron en el siglo XV, el pintor Alessandro di Mariano di Vanni Filipepi (1445–1510), más conocido por Botticelli, representante de la vía no cientifista de la pintura florentina de dicho siglo.

Los historiadores y los críticos no se muestran totalmente de acuerdo sobre el significado del cuadro, ya que nos muestra en un solo plano una serie de escenas que podrían parecer incluso inconexas, pero estarían ligadas por un hilo conductor en consonancia con las claves mitológicas de la escuela florentina.

Pensando la emergencia de un nuevo sujeto político en América Latina

Rafael Monasterios (Venezuela) Curarigua

Adrián Berardi

Introducción

Con el triunfo de la revolución cubana en 1959, se abre en América Latina un período de alza de las disputas políticas e ideológicas, el movimiento obrero y estudiantil comienza a consolidarse como el elemento de cambio para esta región. El Mayo francés en 1968 determina un punto de inflexión también en Sudamérica; el Cordobazo argentino en mayo de 1969; el frustrado proceso de una nueva revolución en Bolivia, de la mano del Che Guevara y su estrategia de guerra de guerrillas, con el apoyo de obreros y campesinos en el ´67.

Esbozo sobre los elementos materiales de la ideología

Roberto Matta (Chile) Interruptor

El concepto  ideología,  por  años  ha  sido  el “blanco”  de las muchas teorías que aún hoy luchan por impregnar en éste, contenidos e intereses particulares. Esta situación ha generado la aparición de un sinnúmero de definiciones, que  en muchos  casos  hacen perder de vista la objetividad del debate; y concentran una actitud que más bien podríamos llamar egocéntrica, la “creación” de definiciones propias. No es raro  encontrar  que cada autor trate, en el tema de  la ideología, una nueva  definición; y más bien es común observar que mientras prospera tal situación,  el debate se hace trillado  y  se entorpece el conocimiento de esta clase específica de fenómeno social denominado ideología.

Datos sobre Simone de Beauvoir

Foto: Simone de Beauvoir, en sus 45 años

El segundo sexo era existencialista

Mónica Monteys

Simone de Beauvoir nació en París en 9 de enero de 1908, en el seno de una familia acomodada. Fue hija del abogado Georges de Beauvoir y de Françoise de Brasseur. Simone y su hermana Helène recibieron una educación burguesa asentada en los valores de la religión católica. Su padre, cuya vida se debatió siempre entre la vieja aristocracia de Saint-Germain y la burguesía, en realidad no perteneció a ninguna de las dos clases, hecho que condicionó sin duda su postura y relación con el mundo. Pese a que pudiera parecer un librepensador en materia de religión, sus ideas políticas eran afines a las de la extrema derecha. Se opuso al sufragio universal, y, por prejuicios aristocráticos, también a la República. Por su parte Françoise, la madre de Simone, defendió siempre los valores que le inculcaron sus padres: un profundo sentido del puritanismo, el rechazo de todo materialismo y la creencia en la fe como fuente de alimento de la existencia.

Georges de Beauvoir no tuvo suerte en los negocios, sobre todo debido a su irresponsable suegro (un banquero y especulador de Verdún que terminó en la cárcel), que lo instigó a participar en empresas arriesgadas que terminaron por conducirlo a la ruina. Esa fue la razón por la que, en 1919, los Beauvoir se vieron obligados a abandonar su domicilio en el barrio de Montparnasse para instalarse en un pisito de la calle Rennes, húmedo y poco luminoso, sin ascensor ni agua corriente. Simone y Helène tuvieron que compartir habitación, y además a los Beauvoir no les quedó más remedio que prescindir del servicio, algo realmente impensable en los círculos burgueses de la época.

Simone de Beauvoir, precursora de la categoría Género

Simone de Beauvoir

Claudia Herrera

El problema de la mujer siempre ha sido un problema de hombres

Novelista, filósofa existencialista y feminista francesa (1908-1986). Revolucionó con sus contundentes afirmaciones el mundo patriarcal donde interactuaba cotidianamente. Fundadora junto a Camus y Sartre de la revista “Tiempos Modernos” (1945), publicó novelas y ensayos como: “Todos los hombres son mortales”, “Memorias de una joven de buena familia”, “La sangre de los otros”, “Los Mandarines”, “Las bellas imágenes”, “La mujer rota”, “Final de cuentas”, “Para una moral de la ambigüedad “, “América al día”, entre otros escritos.

Bomba sobre Hiroshima: El filme secuestrado

La bomba cae sobre Hiroshima

Rodolfo Santovenia

Según los relatos primero fue un resplandor blanco. Se diría que era el estilo del sol. Ciega a miles de personas a la vez. Llena al cielo de una tal intensidad que las casas, las colinas, las calles y las sombras desaparecen de inmediato. En las retinas no queda más que una luz devoradora. Instintivamente, la gente tiende las manos hacia delante y empieza a tientas su marcha hacia el sufrimiento.

Los primeros pasos de la humanidad en la hora H de la era atómica empiezan en una nada blanquecina. Ni un solo contorno neto. Ni una línea. Ni una masa. Al principio de la creación del universo debió ocurrir lo mismo. Una diezmilésima de segundo. Esa es la duración del primer acto.

Paul Valéry, entonces y ahora



Ariel Guersenzvaig

Walter Benjamin comienza su ensayo La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica con una impresionante cita de Paul Valéry, que ilumina el debate sobre la entonces nueva naturaleza de la creación artística:

“En un tiempo muy distinto del nuestro, y por hombres cuyo poder de acción sobre las cosas era insignificante comparado con el que nosotros poseemos, fueron instituidas nuestras Bellas Artes y fijados sus tipos y usos. Pero el acrecentamiento sorprendente de nuestros medios, la flexibilidad y la precisión que éstos alcanzan, las ideas y costumbres que introducen, nos aseguran respecto de cambios próximos y profundos en la antigua industria de lo Bello. En todas las artes hay una parte física que no puede ser tratada como antaño, que no puede sustraerse a la acometividad del conocimiento y la fuerza modernos. Ni la materia, ni el espacio, ni el tiempo son, desde hace veinte años, lo que han venido siendo desde siempre. Es preciso contar con que novedades tan grandes transformen toda la técnica de las artes y operen por tanto sobre la inventiva, llegando quizás hasta a modificar de una manera maravillosa la noción misma del arte.”: Paul Valéry, Pièces sur L’Art, 1931 - Le Conquete de l’ubiquite

La Obra de Arte en la era de la reproducción mecánica

Masaccio - El pago del tributo
Walter Benjamin 

«En un tiempo muy distinto del nuestro, y por hombres cuyo poder de acción sobre las cosas era insignificante comparado con el que nosotros poseemos, fueron instituidas nuestras Bellas Artes y fijados sus tipos y usos. Pero el acrecentamiento sorprendente de nuestros medios, la flexibilidad y la precisión que éstos alcanzan, las ideas y costumbres que introducen, nos aseguran respecto de cambios próximos y profundos en la antigua industria de lo Bello. En todas las artes hay una parte física que no puede ser tratada como antaño, que no puede sustraerse a la acometividad del conocimiento y la fuerza modernos. Ni la materia, ni el espacio, ni el tiempo son, desde hace veinte años, lo que han venido siendo desde siempre. Es preciso contar con que novedades tan grandes transformen toda la técnica de las artes y operen por tanto sobre la inventiva, llegando quizás hasta a modificar de una manera maravillosa la noción misma del arte.»: Paul Valéry, Pièces sur l'art («La conquéte de l'ubiquité»).

Sorgo Rojo, de Mo Yan

“Si pudiera escoger el Premio Nobel, sería Mo Yan”: Kenzaburo Oe
“Mo Yan merece un lugar en la literatura universal. Su voz encontrará el camino hasta el corazón de los lectores”: Amy Tan

Mo Yan es el autor más famoso, prohibido y al mismo tiempo pirateado de la China contemporánea. Conocida en Occidente gracias a la adaptación cinematográfica de Zhang Yimou, Sorgo rojo es una novela sobre la familia, el mito y la memoria, en la que fábula e historia se unen para crear una ficción cruel e inolvidable. Ambientada en una zona rural de la provincia de Shangdong, Sorgo rojo arranca con la invasión japonesa de los años treinta, y cuenta, a lo largo de cuatro décadas de la historia de China, la conmovedora historia de tres generaciones de una familia. Mo Yan seduce al lector con las desventuras del comandante Yu y de la joven Jiu’er, una chica obligada a casarse con el hombre que su padre ha dispuesto: un viejo leproso muy rico, que posee una destilería. El sorgo, utilizado como ingrediente de un potente vino, era en tiempos de paz centro y símbolo de la vida campesina. En tiempos de guerra, se convierte en el centro de la lucha por la supervivencia.

Mo Yan nació en 1955 en la provincia de Shandong, en el seno de una familia de granjeros. Abandonó la escuela durante la Revolución Cultural para trabajar en una refinería de petróleo. A la temprana edad de veinte años, Mo Yan se unía al ejército de liberación popular. Empezó a escribir en 1981, siendo todavía soldado. Tres años más tarde se le asignó una plaza de profesor en el Departamento de Literatura de la Academia Cultural del Ejército. Influido por la crítica política de Lu Xun y el realismo mágico de García Márquez, Mo Yan es el novelista más elogiado y premiado de una generación de escritores surgida a mediados de la década de los ochenta que retrata las costumbres y los mitos de la China rural. Sorgo rojo (1987) fue el debut literario de Mo Yan y se convirtió en poco tiempo en una de las novelas más leídas en China, donde obtuvo las más altas distinciones literarias. Llevada al cine en 1988 por el director Zhang Yimou, ganó el Oso de Oro del Festival de cine de Berlín y fue candidata al Oscar.

Treinta años sin Marshall McLuhan

Foto: Marshall McLuhan  por Robert Lansdale

Célebre por sus postulados sobre la "aldea global" y por aquella sentencia que resumía su pensamiento: “el medio es el mensaje'', el filosofo y teórico de la comunicación Marshall McLuhan murió hace 30 anos, el 31 de diciembre de 1980.

Medio y mensaje, el pensamiento del teórico canadiense y asegura que “en una hipotética nueva religión tecnológica, el ahora sería el oráculo, el profeta cuyos vaticinios devendrían en verdad absoluta, en el mismísimo Dios''. El texto profundiza sobre el avance de la revolución tecnológica: “Como lo sería una barricada de arena levantada a mano para detener un tsunami. El tsunami se llama Internet y su esencia se encuentra en la copia y en la interconexión, dos conceptos que llegaron para quedarse''.

El lenguaje es el contenido abstracto y la forma concreta del pensamiento, las mentalidades, las ideologías y los sentidos comunes, afirmo Marshall McLuhan, McLuhan fue un autentico visionario de las comunicaciones digitales, se adelanto a su tiempo, pues su trabajo representa el punto de partida para emprender la interpretación de las acciones comunicativas que se realizan actualmente a través de interfaces.

El filosofo  y pensador revolucionario Antonio Gramsci afirma en su "Introducción al estudio de la Filosofía y el Materialismo Histórico" que "Si es verdad que todo lenguaje contiene los elementos de una concepción del mundo y de una cultura, será también verdad que por el lenguaje de cada cual se puede juzgar la mayor o menor complejidad de su concepción del mundo", donde coincide con McLuhan.

Feliz Año Nuevo

Frei Beto

Feliz año nuevo a los que cultivan al niño que os habita, juegan en la resbaladilla del arco iris, cortan la Luna en rajas de queso y juegan a la ronda gigante alrededor del Sol, porque saben que la vida es breve y los apegos fastidiosos.

Feliz año nuevo a los liberadores de pájaros disecados, pues creen en el milagro de la resurrección y desdeñan los signos de muerte, convencidos de que el amor supera al dolor y la vida se sobre pone al concepto.

Feliz año nuevo a los que hacen de la soledad abrigo, fuente y ejercicio de vuelo, conocen el valor de cada palabra y la importancia de retroceder para agilizar el salto, convencidos de que es necesario aprender a cerrar los ojos para ver mejor.

Feliz año nuevo a quien cultiva las paradojas y ya no guarda ninguna certeza, apenas la fe, y jamás eleva la voz para imponer su razón, ni se considera el señor de todas las verdades, lleva en el alma las lecciones de los sufrimientos y contempla al semejante como misterio y como pasión.