14/12/11

Lo que queda en Irak tras la retirada de EE UU


Gabriel Gatehouse

Antes de que finalice el año, los últimos 30.000 militares de Estados Unidos que quedan en Irak tendrán que marcharse. Después de ocho años, dentro y fuera del país se cuestiona el costo económico y de vidas humanas que ha tenido el conflicto.

En el mismo día que el presidente Barack Obama marcó el fin de la invasión con un discurso ante un grupo de soldados que estuvo en Irak, la BBC recorre el país que dejan las tropas estadounidenses.

El Trio de las Azores: ¿Quedarán impunes?
"He estado aquí durante más de seis años", comenta John, un contratista estadounidense que conduce una camioneta por las calles polvorientas del Campamento Kalsu.

"Estoy ayudando a hacer lo que hay que hacer. Tómelo con calma", agrega mientras sube el volumen de su iPod, conectado al estéreo de la camioneta. De repente brota una mezcla de música country y western. John es uno de los decenas de miles de estadounidenses, civiles y militares, que van a salir de Irak.

El campamento, ubicado 50 kilómetros al sur de Bagdad, es una conocida parada de camiones militares. Y durante estos días está repleto. Cada día convoyes de camiones y una hilera de tanques se dirigen hacia esta base de camino al sur, hacia Kuwait.

Todavía hay unos 30.000 soldados de EE.UU. en Irak. A finales de diciembre todos deben haberse ido.

J.R. Mora
Un costo alto

Esta invasión ha costado a Estados Unidos alrededor de US$1 billón y ha dejado un saldo de cerca de 4.500 soldados muertos. Y mientras se hacen las maletas de la retirada surge una pregunta inevitable: ¿todo esto ha valido la pena?

Jason Kidder, el oficial encargado del campamento, señala que él y sus hombres se sienten orgullosos de lo que han logrado. "Ahora veo los barrios con mercados abiertos, agua corriente y electricidad. La cooperación entre los militares de EE.UU. y el gobierno iraquí realmente contribuyó a que las comunidades recuperaran un nivel de desarrollo bastante decente. Y por eso me siento muy orgulloso de decir que estuve aquí y que formé parte de este cambio".

Ese orgullo no es compartido en la cercana ciudad de Iskenderiyah: "Aún no tenemos agua corriente ni electricidad ni se ha reconstruido nada". Esa es la conclusión de Hussein Matar, un conductor de taxi que viene del santuario chiíta de Karbala y que hace una parada en un kebab de carretera: "Los estadounidenses invadieron Irak para liberarnos de Saddam Hussein. Pero las cosas se pusieron aún peor. Dijeron que Irak se convertiría en el paraíso. ¿Dónde está?", se pregunta el hombre.

El costo de la invasión para Estados Unidos no se puede comparar con el precio pagado por los iraquíes. Según estimaciones conservadoras, el número de iraquíes muertos supera los 100.000 desde 2003. Durante el último mes, 258 personas perdieron la vida en tiroteos y explosiones, una cifra que no es inusualmente alta.

Los iraquíes siguen viviendo con el temor diario de la violencia y la infraestructura del país se encuentra todavía en ruinas.

La factura de la invasión
  •         Más de 100.000 civiles iraquíes muertos según la organización Iraq Body Count. Otras organizaciones como Iraqi Family Health Survey aumentan la cifra a 151.000.
  •         Cerca de 4.500 soldados estadounidenses muertos, según el Departamento de Defensa de Estados Unidos.
  •         En US$1 billón se calcula el costo que la invasión de Irak le ha supuesto a las arcas estadounidenses. Según el premio Nobel de economía Joseph Stiglitz el costo real sería de U$3 billones.
  •         La Organización Internacional de las Migraciones señala que más de 1,6 millones de iraquíes fueron desplazados de sus hogares (5,5% de la población del país).