20/12/11

De cómo Irán pudo bajar a "La Bestia de Kandahar”

El avión espía gringo, un drone RQ-170 se hizo conocido como “La Bestia de Kandahar". Para hacer volar los drones fantasmas en Afganistán necesitaban burlar a los radares de los talibanes. El drone es bastante grande  con una envergadura de aproximadamente 65 pies (20 m.) a 90 pies (27 m.) y un peso de despegue de unas 10,000 libras.

Aquí está "La Bestia de Kandahar": Manso y en tierra
El eje oriental unido a Irán y Siria en esta mundial guerra encubierta ha asestado una estocada mortal al eje sionista al hackear electrónicamente y robarles uno de sus aviones espía portador de la tecnología militar más avanzada existente en la actualidad cuando el avión se encontraba realizando una incursión ilegal en el espacio aéreo de Irán haciéndolo aterrizar en su territorio para burla y sorna del bando atacante.

Ver video de la TV iraní
Las agencias noticiosas iraníes aseguraron que las fuerzas de la defensa del país, bajaron el drone,  lo que los reportes iraníes dijeron  fue una aeronave fantasma RQ-170. Está diseñado para penetrar las defensas anti-aéreas enemigas que pudieran ver y posiblemente derribar a tiros los drones menos sofisticados como el Depredador y el Reaper.

Informe original en ingles y traducción al español sobre este tema
Los funcionarios estadounidenses reconocieron el domingo que habían perdido un drone cerca de la frontera iraní pero declinaron decir que tipo de aeronave era. Los primeros reportes del estrellamiento del drone llegaron de la agencia noticiosa semi-oficial iraní, la Fars. “El ejército de Irán ha  bajado una aeronave intrusa estadounidense RQ-170 en el oriente de Irán”, la red televisora estatal en lengua Árabe, al-Alam, citó a una fuente anónima diciendo: “El drone espía, que ha sido bajado con el mínimo daño, fue tomado por las fuerzas armadas“.

Reuters escribió que funcionarios Estadounidenses dicen que no tienen información de que Irán haya derribado a tiros el drone. Por supuesto que Irán jamás afirmó haberlo derribado a tiros, de forma que esa es una no-negativa. Irán solo “bajó” el drone por medio de un sistema de guerra electrónica.

La pregunta es: “¿Cómo lo hicieron?”

Como esta es una detección de un drone fantasma, ese es el primer problema. Un radar monostático común en donde el emisor del rayo del radar y el receptor que atrapa el eco del avión están en el mismo lugar, no encontraría el avión. La forma del drone y su recubrimiento reductor de eco, dispersaría demasiado el rayo.

Pero, al usarse un radar bistético en que el emisor está separado del (los) receptor(es) por una distancia comparable a la distancia el blanco esperado hasta los objetos voladores fantasmas pueden ser detectados.


La detección por medios electrónicos también es posible si el drone está recibiendo y enviando información vía su enlace de satélite y no nada más, siguiente, silenciosamente, un curso de vuelo pre-programado. Mientras se envía la señal desde el drone hacia el satélite en un rayo altamente direccional, un avión que esté equipado con los radios necesarios volando por encima del drone y cerca de la línea de visión entre el satélite y el drone puede ser capaz de localizarlo. Si el drone usa su propio radar para “ver alrededor” – Irán recibió hace poco el sistema “anti-fantasma” Ruso Avtobaza – que probablemente fue el que lo detectó.

Los iraníes dicen que no derribaron el avión sino que lo “bajaron” con el mínimo daño. Creo que lo que hicieron fue hacerlo aterrizar.

Este drone RQ-170 se hizo conocido como “La Bestia de Kandahar. Cuando fue observado por primera vez hace cuatro años. Para hacer volar los drones fantasma estadounidenses en Afganistán es, obviamente, necesario para escapar a los radares del Talibán. El drone es bastante grande  con una envergadura de aproximadamente 65 pies (20 m) a 90 pies (27 m) y un peso de despegue de unas 10,000 libras.

Cuando el drone está en el aire, se le controla vía enlace satelital desde una estación de operación remota. Pero durante el despegue y el aterrizaje, el drone se pilotea vía radio en línea de visión por medio de un operador cerca del campo de despegue o de aterrizaje. Esto es necesario porque el enlace satelital remoto tiene una demora de varios cientos de mili-segundos que es demasiada tardanza para corregir el empuje del viento y otros problemas durante el despegue y el aterrizaje.

Lo que parece que hicieron los iraníes fue apoderarse del control del drone en línea de visión. Esto después de interrumpir electrónicamente su enlace satelital. La sola interrupción del enlace satelital no sería suficiente pues el drone hubiera seguido su acción pre-programada como volar de regreso al lugar de donde salió. Con el control de visión activo, una interrupción de enlace satelital no causaría que abortara lo pre-programado.


Podemos, razonablemente, suponer que los iraníes tienen una estación cerca del aeropuerto de Kandahar que está escuchando todo el tráfico de radio militar ahí. Tuvieron cuatro años para analizar las señales de radio entre el operador terrestre y los drones. Aun si esta señal de control está codificada, el patrón de reconocimiento durante tantos vuelos por cuatro años les hubiera dado suficiente información para quebrar el código.

Irán tendrá el sumo cuidado de esconder bien el drone pues los Estados Unidos tratarán de destruirlo si se conoce su ubicación. Cuando los chinos recogieron partes de un avión fantasma F-117 que fue derribado en Yugoslavia, los Estados Unidos bombardearon su embajada en Belgrado.

Habiendo adquirido un drone fantasma con tecnología punta y con el mínimo daño, Irán podrá copiar gran parte de su tecnología así como podrá encontrar nuevas medidas contra tales drones. También habrá muchos intereses de otros lados por esta tecnología. Podemos apostar que los agregados militares de Rusia, China, India y Pakistán y otras embajadas ya están haciendo fila en el Ministerio de la Defensa Iraní y están listos para hacerles unas muy lucrativas ofertas.


US, Israel shocked by undamaged captured drone 


Iran exhibited the top-secret US stealth drone RQ-170 Sentinel captured on Sunday, Dec. 4. Its almost perfect condition confirmed Tehran's claim that the UAV was downed by a cyber attack, meaning it was not shot down but brought in undamaged by an electronic warfare ambush.
This is a major debacle for the stealth technology the US uses in its warplanes and the drone technology developed by the US and Israel.
The state of the lost UAV refutes the US military contention that the Sentinel's systems malfunctioned. If this had happened, it would have crashed and either been wrecked or damaged. The condition of the RQ-170 intact obliges the US and Israel to make major changes in plans for a potential strike against Iran's nuclear program.
Earlier Thursday, DEBKAfile reported:
The Obama administration's decision after internal debate not to send US commando or air units into Iran to retrieve or destroy the secret RQ-170 stealth drone which fell into Iranian hands has strengthened the hands of the Israeli faction which argues the case for striking Iran's nuclear installations without waiting for the Americans to make their move.
Senior Israeli diplomatic and security officials who followed the discussion in Washington concluded that, by failing to act, the administration has left Iran not only with the secrets of the Sentinel's stealth coating, its sensors and cameras, but also with the data stored in its computer cells on targets marked out by the US and/or Israeli for attack.
DEBKAfile’s military sources say that this knowledge compels the US and Israel to revise their plans of attack for aborting the Iranian nuclear program.
Like every clandestine weapons system, the RQ-170 had a self-destruct mechanism to prevent its secrets spilling out to the enemy in the event of a crash or capture. This did not happen. Tehran was able to claim the spy drone was only slightly damaged when they downed it.
The NATO spokesman claimed control was lost of the US UAV and it went missing, a common occurrence for these unmanned aircraft.
The enigmas surrounding its capture continue to pile up. How did Iran know the drone had entered its airspace? How was it caused to land? Most of all, why did the craft's self-destruct mechanism which is programmed to activate automatically fail to work? And if it malfunctioned, why was it not activated by remote control?
Thursday, Dec. 8, The New York Times and the Wall Street Journal reported that from Sunday, Dec. 4, when Tehran announced the stealth drone's capture, the Obama administration weighed sending special commando forces into Iran from bases in Afghanistan to bring the downed aircraft back to Afghanistan or blow it up to destroy the almost intact secret systems - either by a sneak operation or by an air strike.
Iranian officials said the drone was detected near the Iranian town of Kashmar, 200 kilometers from the Afghan border and presumably moved to a military or air base inside the country. The NYT disclosed that the special force would have used "allied agents inside Iran" to hunt down the missing aircraft, the first time Washington has admitted to support from "allied agents" operating covertly in Iran.
In the end, the paper quoted a US official as explaining that the attack option was ruled out "because of the potential it could become a larger incident." If an assault team entered the country, the US "could be accused of an act of war" by Tehran.
The Obama administration's internal discussion on how to handle the loss of the high-value reconnaissance drone was followed tensely in Jerusalem. The decision it took against mounting a mission to recover or destroy the top-secret Sentinel was perceived in Israel as symptomatic of a wider decision to call off the covert war America has been conducting for some months against Iran's drive for a nuclear bomb – at least until the damage caused by RQ-170 incident is fully assessed.
A senior Israeli security official had this to say: “Everything that’s happened around the RQ-170 shows that when it comes to Iran and its nuclear program, the Obama administration and Israel have different objectives. On this issue, each country needs to go its own way.” 



Los servicios secretos de EE UU e Israel han sido humillados

Irán exhibió el drone fantasma ultra-secreto Estadounidense Sentinel RQ-170 capturado el domingo 4 de diciembre. Su condición casi perfecta confirmó el dicho de Teherán de que la nave no tripulada fue hecha bajar por medio de un ciber ataque, lo que significa que no fue derribado a tiros sino hecho aterrizar sin daño por medio de una emboscada electrónica guerrera.

Este es un grave debacle para la tecnología fantasma que usa Estados Unidos en sus aviones de guerra y la tecnología para drones desarrollada por Estados Unidos e Israel.
El estado de la aeronave no tripulada perdida refuta la controversia militar Estadounidense de que los sistemas del Sentinel fallaron. Si eso hubiera sucedido, se hubiera estrellado y se hubiera despedazado o dañado. La condición intacta del RQ-170 obliga a Estados Unidos y a Israel a hacerle grandes cambios a los planes de un potencial ataque al programa nuclear de Irán.

La decisión de la administración Obama después de un debate interno de no enviar un comando o unidades aéreas Estadounidenses para recuperar o destruir el drone fantasma RQ-170 que cayó en manos Iraníes ha reforzado a la facción Israelí que alega el caso para atacar las instalaciones nucleares de Irán sin esperar a que los Estadounidenses tomen acción.

La "Bestia" vista desde diversos ángulos
Altos diplomáticos Israelíes y funcionarios de seguridad que seguían la discusión en Washington llegaron a la conclusión de que, al fracasar en esta acción, la administración ha dejado a Irán no sólo con los secretos del recubrimiento fantasma del Sentinel, sus sensores y sus cámaras, sino también con la información guardada en sus celdas de computadora sobre objetivos marcados por los Estadounidenses y los Israelís para atacarlos.

Fuentes militares de Debka dicen que este conocimiento obliga a los Estados Unidos y a Israel a revisar sus planes para el ataque con el fin de abortar el programa nuclear de Irán.

Igual que todos los sistemas de armas clandestinas, el RQ-170 tenía un mecanismo auto-destructor para evitar que sus secretos pasaran al enemigo en el caso de un estrellamiento o captura. Esto no sucedió. Teherán pudo apoderarse del drone espía con muy leve daño cuando lo hicieron bajar.

El vocero de la OTAN afirmó que se perdió el control de la nave, algo común que sucede en esas aeronaves no tripuladas.

El enigma que rodea a su captura sigue creciendo. ¿Cómo supo Irán que el drone había entrado a su espacio aéreo? ¿Cómo lo hicieron aterrizar? Más que nada, ¿Porqué el mecanismo auto-destructor de la nave que está programada para activarse automáticamente falló? Y si se descompuso, ¿Por qué no fue activado por control remoto?

El jueves 8 de diciembre, el The New York Times y el Wall Street Journal reportaron que desde el domingo 4 de diciembre, cuando Teherán anunció la captura del drone fantasma, la administración Obama sopesó el envío de fuerzas de comandos especiales hacia Irán, que saldrían de las bases de Afganistán para recuperar el drone y traerlo a Afganistán o destruir con una explosión sus casi intactos sistemas secretos – ya sea con una operación encubierta o con un ataque aéreo.

Los funcionarios iraníes dijeron que el drone fue detectado cerca del poblado Iraní de Kashmar, a 200 kilómetros de la frontera Afgana y presuntamente iba hacia una base militar o aérea dentro del país. El NYT reveló que la fuerza especial hubiera usado “agentes aliados dentro de Irán” para ir a la caza de la aeronave perdida, la primera vez que Washington ha admitido contar con el apoyo de “agentes aliados” que están operando en encubierto dentro de Irán.

Al final, el diario citó a un funcionario estadounidense explicando que la opción del ataque fue descartada “debido al potencial de convertirse en un incidente más grande” si es que llegara a entrar un grupo de asalto al país, Estados Unidos “podría ser acusado de un acto de guerra” de parte de Irán.

La discusión interna de la administración Obama sobre cómo manejar la pérdida del valiosísimo drone de reconocimiento fue seguida con mucha tensión en Jerusalén. La decisión que tomó contra el montaje de una misión para recuperar o destruir al ultra-secreto Sentinel, la percibieron los Israelíes como sintomática de una decisión más amplia para cancelar la guerra encubierta que Estados Unidos ha estado llevando a cabo desde hace algunos meses contra e las intenciones de Irán para crear una bomba nuclear – por lo menos hasta que el daño causado por el incidente del RQ-170 haya sido ampliamente evaluado.

Un alto oficial de la seguridad Israelí dijo esto: “Todo lo que ha sucedido alrededor del RQ-170 demuestra que cuando se trata de Irán y de su programa nuclear, la administración Obama e Israel tienen diferentes objetivos. En este asunto, cada país necesita tomar su propio rumbo”.


Así mostró la televisión iraní a la “Bestia de Kandahar”,  el avión espía capturado: