15/10/11

Las controversias en torno a la teoría de la alienación y su tratamiento en la filosofía tardía de György Lukács

Georgy Lukács por David Levine

Martín Salinas
Resumen
El filósofo húngaro György Lukács ha sido uno de los pioneros en reinstalar el análisis de la alienación como fenómeno social general, y propio del ámbito del mundo del trabajo en particular, con su influyente Historia y conciencia de clase (1923); sin embargo, tanto en su sistemática obra tardía (su Estética -1963-, o en Ontología del ser social –pub. póst. 1984-), como en los ensayos o en diversas intervenciones del mismo periodo (El hombre y la democracia -1968-, Pensamiento vivido -1971-) se advierte un renovado interés, que no se limita ya a rastrear aquellos aspectos fenomenológicos de la alienación, como a reconocer la base ontológica, categorial, de un fenómeno que ha mutado históricamente. La crítica de la manipulación (tanto la “brutal” del bloque soviético como de la “sofisticada”, propia de las sociedades capitalistas), como crítica de las diversas formas en que se efectúa la alienación social del individuo moderno, se erige como antesala del proyectado “renacimiento del marxismo” al que Lukács se abocó en su vejez, en tanto superación de una humanidad “muda” respecto de su esencia genérica, y en procura de una “democracia de la vida cotidiana”.
Las controversias críticas a las que dio lugar la publicación de los escritos de juventud de Marx, en 1932 (sobre todo, con la aparición de los Manuscritos económico–filosóficos de 1844), en torno a la unidad y a articulación de su obra, guardan una estrecha relación con el denominado “renacimiento del marxismo” y la relevancia asignada al concepto de alienación. De acuerdo con György Márkus, la meta de este „renacimiento de Marx estaba dirigida en primer lugar contra el marco completamente petrificado de un marxismo institucionalizado (…)