9/10/11

El Gran Polo Patriótico



Gustavo Márquez Marín  /  Especial para Gramscimanía
La alianza partidista del “Polo Patriótico” permitió crear la nueva mayoría que llevó a la Presidencia a Hugo Chávez en 1998, propinándole una derrota estratégica al bipartidismo adeco-copeyano. Este triunfo de la izquierda desencadenó un proceso constituyente inédito del cual emergió la V República y las transformaciones en curso que por la voluntad popular, han sobrevivido a las emboscadas -del golpe 11A y el paro petrolero- de la oligarquía y la derecha respaldada por el Departamento de Estado.
La construcción del “Gran Polo Patriótico” a la que nos convoca el Presidente Chávez, se da en otras circunstancias. Después de 12 años de gobierno bolivariano -con sus aciertos y errores- ha madurado la conciencia política y el protagonismo del pueblo. La política de plena soberanía e inversión social de la renta petrolera, ha permitido disminuir la pobreza y la desigualdad social, superando tempranamente las metas del milenio. La progresividad de esas conquistas sociales quedarían comprometidas, si la derecha (MUD) vuelve al gobierno para retomar el proyecto neoliberal e inicia un nuevo ciclo de privatizaciones con PDVSA incluida. El retorno de la vieja política cuartorepublicana, subsidiaria Washington, constituye una amenaza para las grandes mayorías, que de imponerse, volveríamos a los tiempos de la dictadura “democrática” del capital, lo cual comenzaría por derogar la CRB como lo intentó Carmona “el breve”. 
Para el decadente imperio estadounidense es una prioridad defenestrar la revolución bolivariana, porque necesita retomar el control de nuestro petróleo y eliminar un actor importante en la geopolítica regional y mundial, en la que se juega la construcción del Bloque de CELAC y el fortalecimiento desde la región, de la tendencia de construcción de un mundo multipolar, lo cual va en contramarcha a su hegemonía regional y global.
Por ello, el Gran Polo Patriótico, no debe limitarse a una alianza de partidos de izquierda, aunque ese sea parte de su núcleo promotor. Debe conformarse como un gran frente nacional antiimperialista y anti neoliberal, en defensa de los logros sociales de la revolución, que vaya más allá de lo electoral.