21/10/11

Datos sobre la música coral


En la música para canto se denomina “coro”, “coral” o “agrupación vocal” a un conjunto de personas que interpretan una pieza de música vocal de manera coordinada. Es el medio interpretativo colectivo de las obras cantadas o que requieren la intervención de la voz. El coro está formado por diferentes tipos de voces, agrupadas en cuerdas. Cada cuerda agrupa las voces en función del registro (intervalo de notas que es capaz de interpretar) de cada una. En total son seis: tres femeninas y tres masculinas.
Coro de Manos Blancas de Barquisimeto
Femeninas
Soprano: es la voz más aguda de la mujer o del niño. Su registro oscila entre Do4 y La5. Es la voz que habitualmente soporta la melodía principal. Mezzo-soprano: es una voz menos común (generalmente cantan en la fila de contraltos). Su registro se sitúa entre el de las sopranos y las contraltos. Contralto: es la voz grave de las mujeres (generalmente cantan mezzosopranos en esta fila debido a que las verdaderas contralto son poquísimas) o los niños. Su registro oscila entre Fa3 y Re5.
Masculinas
Tenor: es la voz más aguda de los hombres; suele oscilar entre Si2 y Sol4. Barítono: es la voz con registro medio de los hombres y la más común; su registro oscila entre el de los bajos y los tenores, y se sitúa entre Sol2 y Mi4 Bajo: es la voz grave y poco común de los hombres; su registro se sitúa entre Mi2 y Do4.
Los coros se componen habitualmente de cuatro cuerdas: sopranos, contraltos, tenores y bajos. Cada cuerda interpreta simultáneamente una melodía diferente, y es gracias a la formación de diferentes acordes que se consiguen los efectos deseados por el autor.
Clasificación de los coros
La tipología coral puede clasificarse atendiendo a diversos criterios:
< Por el criterio de instrumentalidad
< Coro “a cappella”: cuando el coro canta sin acompañamiento instrumental.
< Coro concertante: cuando el coro canta con acompañamiento instrumental.
< Por el criterio de timbre
< Coro de voces iguales: cuando contienen voces de la misma naturaleza, voces blancas o graves a un mismo tiempo.
Formaciones típicas de coros de voces iguales blancas
A dos voces: sopranos y contraltos.
A tres voces: sopranos, mezzosopranos y contraltos.
A cuatro voces: sopranos primeras, sopranos segundas, mezzosopranos y contraltos.
Formaciones típicas de voces iguales graves
A dos voces: tenores y bajos.
A tres voces: tenores, barítonos y bajos.
A cuatro voces: tenores primeros, tenores segundos, barítonos y bajos.
Coro al unísono: No es extraño encontrar coros que cantan al unísono, sobretodo en corales menos profesionales o de aficionados, de música popular, o en muchas parroquias, coros de jóvenes, etc. También los coros que cantan música en canto gregoriano (la antigua música de la Iglesia Católica, que sigue siendo su música oficial) cantan, por exigencias de la partitura, al unísono. Destacan las de muchos monasterios de monjas o monjes, como el caso del Coro de Monjes del Monasterio de Santo Domingo de Silos; el Coro de Monjas del Monasterio de Santa María la Real de Las Huelgas (Burgos); La Capilla Gregorianista Easo (Donostia - San Sebastian).
Coro de voces mixtas
Cuando contienen voces de diferente naturaleza, voces blancas y graves a un mismo tiempo. La composición típica de coros de voces mixtas puede ser:
A cuatro voces: sopranos, contraltos, tenores y bajos. Es la formación más habitual, llamada también por su abreviatura SATB.
A seis voces: sopranos, mezzosopranos, contraltos, tenores, barítonos y bajos.
Tipos de coros en función de la composición de sus voces
Escolanía: coro de niños o de voces blancas dividido en sopranos y contraltos. Las Escolanías están relacionadas con centros religiosos, debido a la reticencia de las Iglesias cristianas de admitir a las mujeres en los cantos de la liturgia. Las agrupaciones más famosas de voces blancas son los Niños Cantores de Viena, el Coro de niños de Tölz, el Coro de Santo Tomás deJohn College Chorus de Londres. Tradicionalmente en España destacan las Escolanías de diversos templos catedralicios o monasterios, como la Escolanía de la Basílica de la Mare de Déu dels Desemparats, en Valencia o la del Monasterio de Montserrat, el San Lorenzo de El Escorial, La Escolania del Coro Easo, la Escolanía del Recuerdo, la Santa Cruz del Valle de los Caídos y los Niños Cantores de Gijón entre otras muchas.
Coro de mujeres: coro de voces blancas dividido en sopranos, mezzos y contraltos.
Coro de hombres: coro de voces graves dividido en tenores altos, tenores bajos, barítonos y bajos.
Coro mixto: coro de voces blancas y graves. Es el más completo debido a la presencia de toda la gama de tesituras y timbres.
Clasificación de los coros atendiendo al tamaño
Cuarteto vocal mixto, formado por cuatro cantantes, uno de cada tesitura.
Octeto: duplicación del cuarteto mixto.
Coro de cámara: de reducidas dimensiones (entre diez y veinte cantantes). Aunque habiendo las cuatro tesituras de voces habituales puede cantar cualquier composición habitual, muchas composiciones son específicas para un coro de pequeñas dimensiones.
Coro mixto, coro sinfónico, Orfeón, masa coral (también llamado Schola u otras denominaciones): es la formación más habitual, con diversidad de integrantes, aunque se considera tal a partir de unos 20 o 25 cantantes, a pesar de haber grandes orfeones con más de 100 cantantes. La palabra 'orfeón' proviene de Orfeo, dios griego bajo cuya protección se encontraba el teatro y, especialmente, los grupos de actores (los coros del teatro clásico).
Historia
Desde un principio no se le llamaba coro, si no solo era simplemente un grupo de personas que se reunían a cantar, al principio fue la voz humana imitando a la naturaleza, después a medida que el Hombre evoluciona y se desarrolla, también en los aspectos musicales como la de ser el instrumento musical humano, que es la voz.
El coro va tomando forma y auge en Grecia que es donde nacieron varias de las artes. Los coros eran utilizados para adorar a sus deidades (dioses). También en otras culturas como la Indú se utiliza el canto, esta era una manera de adorar al dios Bahaman que era su deidad superior, también se contaban historias, por medio del canto como ser la creación del mundo.
En el antiguo Egipto la música era considerada como la jerarquía inmediata al Faraón y los principales músicos de la orquesta del palacio real, pero en primer lugar el cantante principal era considerado con rango de parientes de Rey.
En Mesopotamia la música estaba íntimamente asociada con ritos de adoración a los astros y dioses, el dios Ea protector de la música representado por el sonido de un gran tambor y no solo adoraban con intervención de la música, si no que los relacionaban con ella directamente, consideraban que algunos dioses eran músicos según muestran esculturas y relieves.
En la antigua China a la música la relacionaban, con el orden del universo y podía afectar la armonía del mundo, se le atribuía a los sonidos poderes mágicos, esta música era capaz de afectar la vida humana positiva o negativamente.
En casi todas estas civilizaciones solo permitían cantar a los hombres, pero a diferencia de Mesopotamia se organizaban coros de mujeres, los cuales al momento que ellas recibían a los hombres, cuando llegaban victoriosos de la guerra entonaban, un canto de alabanza " Coro de Mujeres" al estilo (Antifonal).
El coro surgió en la antigua Grecia como expresión musical y teatral colectiva, el coro siguió existiendo en Roma, donde consta su presencia en actos musicales de circo Flavio, en la época del emperador Claudio.
Ligado en la Edad Media a las funciones litúrgicas, el coro fue adquiriendo mayor importancia gracias a la polifonía en los dos siglos que precedieron al renacimiento.
El coro es un ejercicio colectivo que históricamente nace en el momento en el que un grupo de personas se ponen a cantar juntas bajo unas mismas directrices marcadas por ellas mismos o por la personalidad de un director.
“Coro” proviene del griego “ronda”. Los coros griegos eran formaciones de hombres, mujeres, mixtos o de hombres y niños. Cantaban solamente música monódica, normalmente en el teatro.
En el Antiguo Testamento está documentada la existencia de coros organizados en Israel. Eran coros escolásticos con acompañamiento instrumental cuyo repertorio se transmitía de generación en generación. Los coros estaban compuestos únicamente por varones adultos aunque se permitía añadir niños.
En la Edad Media se forman coros en las iglesias y monasterios para acompañar a la liturgia, normalmente integrados solo por hombres (monasterios masculinos y catedrales) o solo mujeres (monasterios femeninos). En la liturgia habitual respondía y cantaba todo el pueblo conjuntamente (hombres y mujeres). Es también la Edad Media la que inventa una notación musical que llega hasta nuestros días y que nos permite construir el repertorio coral.
A principios del siglo X, en el periodo conocido como Ars antiqua, aparece la polifonía que permite el desarrollo de las agrupaciones vocales. Se canta en principio a dos voces y más tarde a tres y cuatro voces, aunque no en forma de coro sino de solistas (tríos y cuartetos).
En los siglos XIV y XV, en el periodo conocido como Ars nova, los niños pasan a formar parte de los coros, constituyendo las voces agudas de las obras polifónicas.
En el siglo XVI aumenta el número de integrantes y se nombran las voces según su tesitura (cantus, altus, tenor y bassus).
En los siglos XVII y XVIII, en los periodos denominados Barroco y Clasicismo, los coros siguen aumentando el número de integrantes y las voces que designan su tesitura son nombradas con los términos actuales (soprano, contralto, etc.). Aumenta el número de partes vocales reales. Es la época de las grandes obras corales de Händel, Bach, Vivaldi, Haydn y Mozart.
En el siglo XIX, durante el romanticismo, se da una revolución en el mundo coral con la megalomanía de los conjuntos corales que llegan a agrupar a más de ochocientos integrantes y el fenómeno de socialización, siendo los coros considerados como medios de solidaridad y formación de los individuos. El siglo XX continúa con el fenómeno de socialización.
Las posibilidades de una agrupación vocal son casi infinitas. A título de ejemplo, dejamos aquí tres distintos coros para poder apreciar su enorme versatilidad, con una obra del Barroco italiano (Beatus vir, de Antonio Vivaldi), el “Arroz con leche” en tratamiento coral en una fuga a cuatro voces, y un popurrí de obras corales que barre un enorme abanico, para coro mixto