3/9/11

¿Por qué fracasó la Confederación peruano-boliviana?


Isaac Bigio  /  Especial para Gramscimanía
Una de las primeras cosas que hizo Ollanta Humala apenas fue electo fue visitar La Paz donde declaró a Evo su intención de resucitar a la Confederación Peruano-Boliviana (CPB).  Si Vietnam, Yemen y Alemania se reunificaron, ¿por qué no podría hacerlo el "bajo" y el "alto" Perú? 
En los 3 primeros casos las divisiones duraron pocas décadas y fueron producidas porque esos países quedaron escindidos por sistemas sociales diferentes, mientras que la separación de los "dos Perús" es tan profunda (17 décadas han pasado aparte) que los alto-peruanos ya no se consideran como tales sino como bolivianos. 
A fin de indagar cuáles fueron las causas que conllevaron a la destrucción de la CPB de 1836-39 hablé con Natalia Sobrevilla, directora de Estudios hispánicos de la Universidad de Kent y autora de un libro sobre el fundador de ésta, el mariscal Santa Cruz. 
Según ella, la CPB colapsó por causas externas e internas. Argentina envió tropas hacia Bolivia y Chile hacia Perú. Lima fue ocupada por tropas que venían desde Chile por segunda vez (la primera fue en 1821 durante la independencia y la tercera fue en la guerra de 1879-83). Gran Bretaña, quien apoyaba a Santa Cruz y a sus ideas libre-cambistas, no intervino para defender a la CPB.
A nivel interno un problema que tuvo la CPB fue los resentimientos que generó en el norte de Perú y en el sur de Bolivia. La CPB se basó en 3 repúblicas: la de Bolivia y la de los recién creados Nor-Perú y Sur-Perú. Mientras Lima se reducía a capital de uno de los 3 componentes de la CPB (el del norte) y dejaba por primera vez en su historia de ser la capital de todo el territorio en la que estaba, en el sur se abría una pugna entre Cusco y Arequipa por ser la ciudad hegemónica sur-peruana. Tacna fue elegida para ser capital de la CPB, aunque esta ciudad tenía una población inferior a muchas otras de la CPB. 
Uno de los enemigos de la CPB fue el mariscal Gamarra, el cual sí estaba de acuerdo con unir a ambos países, pero no bajo una confederación sino bajo la égida centralista del Perú. 
Para poder derrotar a Santa Cruz, Gamarra y Castilla (el futuro libertador de los esclavos) se unieron a las tropas chilenas, quienes les derrotaron en el valle del río Ancash cerca de Yungay. 
Esa batalla es recordada en Chile como uno de los íconos de su nación y en el Perú, donde sólo se cuestiona a la tercera invasión mapochina, se decidió apoyar ésta renombrando hasta hoy al departamento de Huaylas como Ancash. Gamarra hizo su congreso constituyente en Huancayo en 1839 donde se proclamó Presidente debido a que sus aliados chilenos aún ocupaban Lima. Luego él marchó a ocupar La Paz en cuyas inmediaciones fue muerto en 1841, liquidándose su intento de anexar Bolivia. 
Para Natalia hoy, al igual que en 1836-39, las regiones más pro-unión son las que bordean las fronteras y las más adversas son las más distantes y Lima, mientras que Chile y otros países siguen adversos a dicha unión