8/9/11

Leonardo da Vinci en el Polo Norte


 Un artista ha recreado el más célebre dibujo de Leonardo da Vinci, “El hombre de Vitrubio”, en la capa de hielo del Ártico para llamar la atención sobre su deshielo, informó la organización Greenpeace. La capa de hielo del Ártico se ha reducido casi al mismo nivel que en 2007 cuando alcanzó su récord más bajo. John Quigley, un artista especializado en arte aéreo, viajó a la región a bordo del barco rompehielos de Greenpeace y reprodujo el más famoso dibujo de Da Vinci -un hombre en dos posiciones sobreimpresas con las piernas y los brazos abiertos- a unos 800 km del Polo Norte.

La obra de arte, que Quigley ha llamado “Hombre de Vitrubio fundiéndose”, mide el equivalente de cuatro piscinas olímpicas. El artista cortó las piernas del hombre y uno de los brazos del hombre, fundiéndolos simbólicamente en el mar para ilustrar el hielo desaparecido.
Ver Nota del Editor
Quigley usó tiras de cobre, utilizadas habitualmente en paneles solares, para recrear este dibujo de hace cinco siglos. “Literalmente el cambio climático se está comiendo el cuerpo de nuestra civilización”, explica el artista en un clip video publicado por Greenpeace. La capa de hielo nunca ha sido tan pequeña como lo fue en agosto pasado, con excepción de 2007, según el Centro Nacional de Informaciones sobre Nieve y Hielo, con sede en Estados Unidos, que comenzó sus medidas por satélite en 1979.
Nota de Omar Montilla
Leonardo da Vinci realiza una visión del hombre como centro del Universo al quedar inscrito en un círculo y un cuadrado. El cuadrado es la base de lo clásico: el módulo del cuadrado se emplea en toda la arquitectura clásica, el uso del ángulo de 90º y la simetría son bases grecolatinas de la arquitectura. En él se realiza un estudio anatómico buscando la proporcionalidad del cuerpo humano, el canon clásico o ideal de belleza. Sigue los estudios del arquitecto Vitrubio (Marcus Vitruvius Pollio ) a quien Julio Cesar encarga la construcción de máquinas de guerra. Vitrubio tuvo escasa influencia en su época pero no así en el renacimiento ya que fue el punto de partida de sus intentos y la justificación de sus teorías. Su obra fue publicada en Roma en 1486 realizándose numerosas ediciones. Parece indudable que Leonardo se inspiró en el arquitecto romano.
El hombre de Vitrubio es un claro ejemplo del enfoque globalizador de Leonardo que se desarrolló muy rápidamente durante la segunda mitad de la década de 1480. Trataba de vincular la arquitectura y el cuerpo humano, un aspecto de su interpretación de la naturaleza y del lugar de la humanidad en el "plan global de las cosas". En este dibujo representa las proporciones que podían establecerse en el cuerpo humano. Para Leonardo, el hombre era el modelo del universo y lo más importante era vincular lo que descubría en el interior del cuerpo humano con lo que observaba en la naturaleza.