28/9/11

La Miss Universo y nuestras raíces angoleñas

Foto: Leila Lopes, Miss Universo

Isaac Bigio  /  Especial para Gramscimanía
Leila Lopes se convirtió en la Miss Universo Nº 60, y en la primera africana latina que detenta esa corona, lo cual ha generado una cadena de insultos racistas que a los iberoamericanos nos debe golpear doblemente pues ella habla nuestra lengua y de su natal Angola ha provenido gran parte de los 150 millones de latinoamericanos de herencia africana.
Desde el 2001, 7 hispanoamericanas habían ganado ese cetro y en el 2011 se pensaba que siendo la final en Brasil, le tocaría el turno a otra latina o la representante del país anfitrión, aunque al final ésta pasó a la concursante de lo que muchos perciben como una nación más ligada lingüística y culturalmente al Brasil que a cualquiera de sus 11 vecinos y el resto de 34 Estados americanos: Angola.
Después del gigante que tiene la mitad del área y de los habitantes de Suramérica, el país del mundo que más habla portugués, practica la capoeira y ve las series de Tv brasileras es Angola.
Desde que los portugueses llegaron al Brasil en el 1500, los pueblos con los que éstos estuvieron más ligados fueron los del resto del imperio luso, en particular Portugal y sus colonias africanas. Hoy hay más de 200 millones de personas de color de lengua materna portuguesa o española y la mitad de los casi 200 millones de brasileros son descendientes de esclavos.

Hoy la lengua materna número uno dentro de los morenos del planeta no es el swahili u otra lengua nativa africana ni el francés o el inglés que se disputan el ser la lengua oficial de mas Estados africanos, sino el portugués.
Hoy Brasil y América Latina tienen muchos más descendientes de angoleños que los casi 20 millones de habitantes de dicha república del África austral. Brasil es el país donde está el 85% de los que hablan portugués como lengua materna en el globo y entre 1808-1821 fue la sede del imperio luso que gobernaba a sus colonias en África y Asia.
Desde fines del siglo XIX la mayor parte de África fue repartida entre Londres, París, Bruselas, Berlín y Roma, pero esas colonias duraron menos de un siglo. En cambio, las portuguesas fueron las primeras y las últimas dependencias europeas del África. Lisboa dominó esas tierras desde antes de Colón hasta 1975, casi el doble de tiempo del que Madrid controló a los Andes. Si las independencias hispanoamericanas se libraron con soldados de otros países de dicha región, Angola es la única nación africana cuya independencia se dio con miles de hispanoamericanos (venían de Cuba, desde donde se rumorea son los padres de la Lopes).
Leila Lopes vive en Inglaterra y su triunfo viene siendo festejado entre el millón de personas que allí tenemos orígenes hispánicos o lusos (los mismos que demandan ser reconocidos como una minoría oficial), más que entre el otro millón de sus habitantes que descienden de los afro-caribeños de la Commonwealth británica.
Las raíces angoleñas son tan profundas en América Latina que hasta en Perú, el país suramericano que por barco está más lejos del África, ha dejado su marca. La mayor procesión católica de ese país es a un Cristo Moreno pintado por un angoleño. El mayor santo limeño (San Martín) desciende de angoleños.  Uno de los bailes afroperuanos es el landó, cuyo nombre deriva del de la actual capital angoleña (Luanda). El Hotel María Angola es uno de los más distinguidos de Miraflores, aunque antes a varios barrios de esclavos peruanos se les llamaba angoleños.
Si uno empieza a escrudiñar la historia se topará con muchas más revelaciones. El primer descendiente de colonizadores que lideró una independencia latinoamericano no fue Bolívar, San Martín o Hidalgo, sino alguien quien liberó a parte de México hace 4 siglos: Gaspar Yunga, quien proviene de una zona cercana a Belice, una ciudad angolana que probablemente le dio su nombre al último país latinoamericano en haberse independizado (hoy hace 30 años).